Konjiki no word master capítulo 191!!

konjiki_no_wordmaster_volume_1_cover11

 

Bueno gente, como les dije, ya salió el cap 190 en ingles, y ahora les paso el 191.

Faltó editar algunas partes como: poner el nombre al costado del dialogo, poner los diálogos en comillas, etc. Pero esas cosas son solo estética, así que no tendrán problemas en entender, creo xD

En fin, haré esas cosas en otra ocasión. Además, como la traducción en español recién va en el 101, dejaré este cap por aquí y lo acomodaré en el futuro :p

 


 

Capítulo  191: Hacia la batalla final del torneo

En cuanto al resultado, cuando se supo que el final de la quinta batalla terminó en empate, ambos lados, sin pensar que se convertiría en esta situación, todos se quedaron en silencio y nadie abrió la boca.

En especial del lado de los Gabranth. A pesar de que el rey de las bestias, Leowald, participó, todos se quedaron rígidos por el resultado que no podían creer.

Pero entre ellos, Solo Lalashik se estaba riendo mientras le dice a Leowald, que estaba cargando a Leglos:

— Es el resultado del mal hábito que salió de Leo-sama. Este es.

— ¡Lalashik-sama!

Sin pensarlo, Barid alzó la voz apresuradamente para reprobar las palabras de Lalashik, que las tomó como un insulto, pero.

— Lo siento.

Sorprendentemente, quien dio esas palabras de disculpas fue Leowald.

— Leowald-sama…

No solo Barid, sino que las miradas de todos los presentes se dirigieron hacia él.

— Este quinto duelo, si hubiera usado todo mi poder desde el principio, puede que no hubiera terminado así.

— Es cierto. Pero Leo-sama, te emocionaste por el inesperado verdadero poder del enemigo y pensaste que querías ver el poder total del oponente. Eso es, bueno, si se debe decir que es la causa, pues sí es la causa.

— … Fuu, a pesar de que todos hasta ahora han peleado con todas sus fuerzas por los Gabranth, no pude ofrecerles la victoria.

Todos se quedaron en silencio sin saber que decir.

— Leo-sama, pero aún no ha acabado, ¿sabes?

— … Aah.

— Por las reglas de Agas Shi. En el caso de que se llegue a la quinta batalla, y aun así termina en empate, cada equipo envía a un representante y se desarrolla la batalla  final del torneo. Esas son las reglas.

Leowald recuesta en el suelo lentamente a Leglos.

— Denle el tratamiento médico.

Le dijo eso a Kukulia y Mimir que vinieron a su lado, y ambas responden asintiendo. Leowald también responde con un ligero movimiento del mentón y todos los que estaban delante, entran en su campo de visión.

— Esta vez, por mi error, terminó en empate. Pero si puedo tomar la oportunidad para redimirme, por favor ¿no me dejarían a cargo de la batalla del final del torneo?

Recibiendo esas palabras, por un momento fluye el silencio, pero declara “¡Rey-sama! Con eso como comienzo, por todos lados se revolotea el coro de Rey-sama.

— ¡Nosotros creemos en el rey-sama!

— ¡Así es! ¡Nuestro rey es el más fuerte!

— ¡El destino de los Gabranth está en las manos de nuestro rey!

Las voces de alago por unanimidad entran a las orejas de Leowald. Una vez más, el pecho de Leowald se calienta. “Qué confíen en mi hasta este punto, en verdad les agradezco”, pensó él.

— ¿Pero de verdad está bien? El representante, efectivamente, puede ser Leo-sama que ya salió dos veces, pero ¿no has agotado tu fuerza física y tu poder mágico?

— Aún hay un poco de tiempo hasta que empiece la batalla de los representantes. Te demostraré que me recuperaré en ese tiempo. Llama al grupo médico.

— … Yo me encargaré, Leo-sama.

— Disculpa las molestias.

Entonces, Leowald alza el puño en lo alto. Al hacer eso, rugen aún más los gritos de alegría como si el ambiente temblara.

— ¡Definitivamente obtendré la victoria con mi mano!

— ¡Ooooooooooohhhhhh! (todos)

Los sentimientos de unieron en uno solo. “Después de esto, solo queda ganar”, Leowald se endureció a sí mismo.

— Disculpa, Lala, Arrastrarte hasta aquí, al final, yo te traje.

— ¡Na ja ja! No, no, aunque me veas así, he obtenido suficientes ganancias.

Diciendo eso, dándole una mirada a Muir y Arnold, vuelve a ver a Leowald. Al parecer fue bueno que pudiera confirmar el crecimiento de sus discípulos.

— ¿Pero lo entiende? El representante de la batalla… Probablemente el oponente sea…

— Aah… Él…cierto.

— … Leo-sama, su rostro está sonriendo, ¿sabe?

— Ups, ¿de verdad?

Inconscientemente, toca su rostro para restaurarlo. Sin embargo, viendo a tal Leowald, Lalashik también sonríe.

— Entiendo sus sentimientos, pero, es fuerte…ese Hiiro.

— … Lo sé.

Ambos rodean sus miradas hacia el campamento de los Evila a lo lejos.

 

Los Evila se apresuraron hacia la Eveam que había perdido el conocimiento. Marione la bajó lentamente.

— … Uh…

A diferencia de Leglos, al parecer ella recuperó el conocimiento.

— … ¿Dónde…estoy…?

Tal vez porque su conocimiento aún estaba borroso, su mirada estaba vagando en el aire. Entonces en esos ojos, se reflejó a Marione y a los otros Evila.

Al ver sus rostros aparentemente de preocupación, sus pensamientos se aclararon lentamente. Entonces, al entender la situación de que la ubicación actual era fuera del cráter, abrió completamente los ojos y se levantó de la cintura para arriba.

— ¡Ah!

Sin embargo, un terrible dolor atacó su cuerpo y detuvo su respiración.

— Su majestad, por favor quédese quieta.

— Ku…ah…hah hah hah… Marione…yo… Nosotros…

Al escuchar esas palabras llenas de amargura, Marione mueve silenciosamente su cabeza de un lado a otro. Al ver esa apariencia, su rostro se envuelve en la desesperación. Entonces, apretando fuertemente su puño, todo su cuerpo tiembla por el remordimiento y la furia.

— Entonces…yo…después de todo…per…

— No perdió, su majestad.

— … ¿Eh?

Mira fijamente a Marione con una mirada vacía.

Es cierto que su majestad pudo ofrecernos la victoria, pero tampoco fue una derrota.

— … ¿Qué, qué quieres decir?

Aunque su tono cambió, Eveam, olvidándose de pestañear, miró fijamente esperando una respuesta.

— Fue un empate.

— ¿Empate…?

— Sí.

Por la interrupción de Leglos, el último hechizo de Eveam, que estaba casi completo, terminó en un fracaso y explotó accidentalmente. En ese momento, la explosión que ocurrió envolvió a los cuatro, en especial a Eveam y Leglos que estaban cerca, los hizo volar, y por ese shock ambos perdieron el conocimiento. Ambos cayeron simultáneamente incapacitados de competir, y el resultado termino en empate.

— … Ya veo… Aún estamos atados a la esperanza, cierto.

Fluyó un tono de voz aliviado. Pero aun así, no poder obtener la victoria con sus propias manos, es la realidad.

— Guh….

Soportando el dolor, una vez más levanta su cuerpo de la cintura para arriba. Marione le dice que siga durmiendo, pero ella agita su cabeza y se niega. Se apoya en el cuerpo de él para levantarse y dice.

— … Lo, lo siento…

Bajó su cabeza enfrente de todos. El silencio toma el control de los alrededores.

— De ser posible… Yo quise darles la victoria…pero parece que eso ya no es posible.

Su tono ya es completamente como la de una chica normal, pero esa actitud honesta arrebató la mirada de todos.

— Lo siento…

A tal chica, Shublarz la abraza gentilmente.

— Su majestad, ya está bien.

— Shubarz…

— U fu fu, yo también perdí, por eso no tienes nada de qué avergonzarte. Su majestad se esforzó.

— ……

— Además, no es como si todo se hubiera acabado. Queda el último representante.

Con esas palabras, los rostros de todos se tensan. Así es. Todavía no es que se haya llegado al final. La verdadera última batalla es la siguiente.

— Por eso, aun no debe llorar.

Shublarz, viendo la cara de Eveam, le dice como si fuera una orden.

— Si vas a llorar, lloremos todos después de que ganemos, ¿sí?

Viendo a Shublarz que da una sonrisa cálida como la de una madre, se siente como si el corazón se calmara.

— … Entiendo. Es como dices, Shublarz.

Entonces, Eveam, dirige su mirada a cierta persona.

Quien estaba ahí, con los brazos cruzados y los ojos cerrados, era Hiiro Okamura.

 

 

— Hiiro… Una vez más, ¿está bien si dependo de ti?

— Tu tono está regresando, Maou.

— ¿Eh? Ah…

Tal vez finalmente se dio cuenta, mientras su rostro se termina de colorear por en algunos lados, dice.

— ¡A, ahora eso no importa o sí!

Al parecer tuvo éxito en regresar su tono de alguna forma. Después, dando un profundo respiro,

— Hiiro, En el último momento, termino dependiendo de ti, que eres un Humas, pero…

— … Durante mi estadía.

— ¿Eh?

Naturalmente, sin entender el significado de las palabras de Hiiro que recibió, ella abre su boca atónitamente.

 

— Durante mi estadía, solicito la comida de esa mujer cocinera.

— … Ehm… ¿con, con eso es suficiente?

— ¿Con eso? Eso es algo importante.

 

Sin pensarlo, abre sus ojos y mira furiosamente a Eveam. No ignoró que trate así a la comida.

 

— ¿Entonces? ¿Qué dices? Mientras me quede en Haos, ¿puedes prometer que me ofrecerás comida que me satisfaga?

— … Lo prometo.

— Ah, y cuando acabe este duelo, haz que de una vez pueda entra a la biblioteca. Esas son las condiciones.

— … También lo prometo.

— Bien, entonces iré un rato.

 

Dando la impresión como si fuera a dar un paseo, saca un conejo de su cuello y empieza a caminar.

— Espera, Hiiro.

 

Allí, Liliyn lo llama para detenerlo.

 

— ¿Qué?

— … No te descuides.

— Aah, gano y vengo.

 

Además, Nikki y Mikazuki, y también Shamoe, despiden a Hiiro con gritos de ánimo.

 

— ¡Maestro! ¡Si es shishou, sujetos como ellos harán kabun zo!

— ¡Mikazuki también lo animará mu~cho!

— ¡De-de-de-de-de lo mejor, por favor!

 

Además, Mariones abre la boca.

— Originalmente, es natural que yo salga, pero… es lamentable, pero el yo de ahora es imposible que gane a ese tipo.

— ……

— No es mi deber poder decirte esto, pero quisiera que correspondas a los sentimientos de su majestad.

— … Está bien si gano, cierto.

 

Shublarz y Ornolds dijeron unas palabras.

— Hiiro-kun, puede que sea duro, pero nuestro destino, disculpa que te lo encarguemos.

— Si eres tú, que Aquinas y su majestad reconocieron… No, todos los que están aquí confían en ti. Te lo encargo, chico.

 

Después de ver tranquilamente sus miradas, una vez más, vuelve a caminar. Desde atrás se puede escuchar los gritos de ánimo de los soldados. En ese momento, tiene la sensación de que su ropa está siendo jalada. Voltea para confirmar y,

— … Da lo mejor nano.

Allí estaba Ionis. Y a su costado, con ojos brillantes, también estaba parado Halbreed.

— ¡Héroe![1] ¡Se lo pido!

 

Siendo confiado hasta este punto, como se esperaba, no puede obtener un mal resultado. Desde un principio no tenía intención de perder, pero obtuvo más motivos para no perder.

Entonces, señalando a Eveam.

— ¡Ya sabes, cuando acabe esto, sigue la comida!

— ¡Ah, sí, lo sé!

Entonces, dándose la vuelta, una vez más, recibiendo por la espalda los ánimos de todos, avanza hacia adelante.

 

 

— ¡No fo fo fo fo! Vaya, vaya, es como si fuera un héroe[2], ¿eh, Hiiro-sama?

Llegando al centro del cráter, el mayordomo pervertido estaba riendo.

— Deja de bromear. No me iguales a esos hipócritas. Al final, esto es un pedido.

— ¡No fo fo fo fo! ¡Entiendo! ¡Entonces dejémoslo así!

Ya que aún queda tiempo para el comienzo, por mientras, estaban hablando, y ambos mueven sus cejas con una sacudida. Fue porque sintieron un espíritu absurdo. Siguiendo con los ojos al dueño de ese espíritu, allá estaba, acercándose hacia aquí caminando, una bestia feroz.

— Jo jo, vaya, vaya, la persona de allá parece que tiene una motivación completa, ¿cierto?

— Hah, disfrutas los problemas de otros eh, jii-san.

— ¡No fo fo fo fo! Vamos, ya llegó.

Hay una diferencia aplastante en el físico. El oponente de enfrente, ciertamente tiene el cuerpo de un monstruo. Ese cuerpo pulido al extremo, comparado con Hiiro era como el cielo y la tierra, así de extraña era la comparación.

— Disculpen la espera.

— Está bien, ¿entonces? ¿Tienes una condición física completa?

— ¡Ga ja ja! Eso te lo demostraré en esta batalla.

Ambos se miraron con furia como si se estuvieran revisando el uno al otro.

— Finalmente, podemos pelear, Hiiro.

Una voz ronca penetrante que estimula el tímpano. A la vista, parecían un adulto y un niño, pero a esa ambición liberada de Leowald, Hiiro no se agitó ni un milímetro. Viendo esto, las esquinas de la boca de Ledo subieron.

— Peleemos todo lo que nos apetezca. Y, yo ganaré.

— No, yo. Yo ganaré.

Ambos se miraron fijamente y no desviaron sus miradas ni un milímetro. Silva, siendo una tercera persona, ya estaba a punto de ser abrumado.

— Hiiro, ¿Hacemos una apuesta?

— ¿Apuesta?

— Sí. Por supuesto, tú también tienes un beneficio.

— … Escucharé por ahora.

— Si gano, Hiiro, serás mío.

— Me rehusó con todas mis fuerzas.

La atmosfera se endureció apropiadamente. Leowald, tal vez porque no pensó que fuera a ser rechazado rápidamente, involuntariamente se quedó con una mirada vacía.

— ¿Po-por qué?

— Yo soy normal. Si quieres un hombre, ya que conozco a unos cuantos con doble reputación, te los presentaré.

Al decir eso, los dos hombres que estaban en este Desierto Valaaru, sintieron escalofríos en su espalda. Ellos eran, el lolicon pervertido y el mayordomo pervertido, que tenían dos reputaciones, pero el mayordomo tuvo un calambre en su rostro, y en cuanto al lolicon, inclinó su cabeza sin entender el motivo.

— ¡I-Idiota! ¡Quién es homosexual! ¡No lo dije en ese sentido!

Como se esperaba de Leowald, negó desesperadamente ese malentendido que detestó completamente.

— Entonces no lo digas de forma que se pueda malentender.

— Ah… Escucha, ¡si gano, ven a Pashion!

Al parecer, era una invitación. Parece que le agradó a Leowald más de lo que pensó. Sin embargo, ahora no tiene intención de tener una residencia permanente.

— Entonces, ¿si yo gano?

— Te daré a Mimir.

— No la necesito, idiota.

Aunque Leowald pensó que hubiera sido mejor no escuchar esas palabras, tal vez asumió que podría ser rechazado.

— Entonces, di lo que quieres.

Se quedó pensando al escuchar eso, pero…

— … Nada.

No se le ocurrió nada en especial.

— … ¿Para ti, mi país no es nada atractivo?

Viendo a Leowald que se estaba deprimiendo,

— Aunque digas eso… Entonces, ¿qué tal si me debes una?

— ¿Deberte?

— Sí, algún día definitivamente cobraré ese favor. ¿Qué te parece así?

— … En verdad eres un hombre extraño.

— ¿Ah?

— Hasta ahora, a los tipos que le hice esta apuesta, todos desearon mi status, mi país o gran cantidad de dinero, pero pensar en deber un favor, tú eres el primero.

— ¡No fo fo fo fo! ¡Es porque no puede medir a Hiiro-sama con una escala normal!

— Cállate pervertido

— ¡Qué severo! ¡No fo fo fo fo!

Viendo esa conversación, Leowald, inconscientemente, relajó su rostro.

— ¡Ga ja ja! Ya veo, ¡Entonces aceptaré esa apuesta! ¡Definitivamente ganaré y te mostraré que te obtendré!

— Inténtalo si puedes.

Al parecer, terminó el duelo de palabras. Silva, sintiendo que el aire entre ellos cambió nuevamente, traga saliva.

— ¿La preparación…ya está lista?

Ambos responden asintiendo al mismo tiempo.

— Entonces…

Con un sonido, una vez más ambos al mismo tiempo salta hacia atrás para tomar distancia.

— ¡Que comience la batalla final!

— El ring de la última batalla que decide el destino de los Evila y los Gabranth, sonó ahora.

 


 

Notas del traductor: 

[1] 英雄 (eiyuu) Significa héroe, dando un sentido más de leyenda, es decir, alguien que DERROTÓ una gran maldad, por ejemplo.

[2] 勇者 (yuusha) También significa héroe, pero se diferencia del anterior en que, es alguien que PODRÍA DERROTAR a una gran maldad, pero aún no lo hace.

10 pensamientos en “Konjiki no word master capítulo 191!!

  1. hola desea saber si van a continuar con esta novela y desde que cap ya que voy por el 191 y escuche rumores de que van a abandonar el proyecto
    (cuando el 192)

    Me gusta

  2. gracias recién me interesado en esta novela que me ha llamado la atención hasta el punto de trasnochar leyendo les agradezco por su trabajo. (cada cuanto salen los caps)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s