Capítulo 02 – Siervo dominando a su superior

Capítulo 1ÍndiceCapítulo 3

 

Me reprimía el hambre después de ir por pequeñas presas.

Fue a través de esto que fui capaz de pasar la noche.

El número de presas que había devorado eran un total de cuatro. Dos de los cuales eran conejos, una rana y el otro un lagarto.

Teniendo una comida como esta, si aún fuera humano, entonces ya habría vomitado sin dudar. Con esta comida, y la última noche de descanso, no había más dudas acerca de mí.

Monstruo.

Soy un monstruo.

Ver mi forma espantosa ya se había convertido en algo normal. Por lo menos, ya no temblaba cuando me veía a mí mismo.

A parte, no todo es tan malo. Me di cuenta cuando estaba cazando. Este cuerpo es considerablemente más formidable que la de un humano.

Ojos que ven en la oscuridad, uñas que pueden desgarrar presas, colmillos bastante fuertes para desgarrar. Tal poder no podía siquiera compararse con la  débil fuerza de un humano.

Además, no hay nada que temer cuando se trate de agua sucia. La resistencia de este cuerpo es excepcional, el agua sucia no me afecta.

La humanidad había dejado muchas cosas a través del curso de la evolución. Y esas cosas que la humanidad había perdido, este cuerpo todavía las poseía.

Si lo deseo, podría vivir el resto de mis días como esto, y no tendría el más mínimo problema. Debido a que este cuerpo es en realidad más conveniente que mi cuerpo humano.

Por supuesto, me gustaría ser perdonado de tener que vivir aquí, reducido como un monstruo.

Desplomándome bajo la sombra de un árbol, me puse a pensar.

Ahora, ¿Qué debo hacer?

Definitivamente no quiero convertirme en un monstruo.

Una vez había leído algo sobre una situación como esta antes. Era una historia sobre un hombre que se convirtió en un tigre. En esa historia, el hombre creció loco, y él no se convirtió con la mente de un tigre, pero si su cuerpo.

No quiero terminar como eso.

Las posibilidades son, estoy en un mundo diferente. Y lo más probable es que ya no soy humano. En ese caso, tengo que encontrar una manera de volver.

Ahora, ¿Qué debo hacer?

Reflexionando sobre mi curso de acción mientras jugaba con el conejo que había cogido justo antes del amanecer.

Pensando en ello, ¿No habría cómo hablar como duende?

“Obtener alimentos”, dijo.

Él hablo, ciertamente lo hizo. Si es así, entonces es capaz de hablar.

Dado que la comprensión mutua es posible, entonces ¿Eso implica que hay otros duendes también?

Puede que no sepa cómo volver, pero si hay una comunidad, entonces debería haber una manera para mí de conseguir información.

Esto lo puse en mente. Tomé el conejo y empecé a caminar hacia ese antro.

Pero tan pronto como lo hice, sentí un escalofrío por mi columna vertebral, lo que me hizo parar en seco. Mientras sentía esa sensación correr hacia mí, me lancé de inmediato a un arbusto.

El miedo circulaba a través de todo mi cuerpo, haciendo que mis pies tiemblen incontrolablemente.

Curioso y alerta, tensé mis oídos. Allí, un doloroso sonido zumbando entró en mis oídos. Al mismo tiempo, vi una araña gigante alrededor del tamaño de dos hombres adultos, caminando como un rey.

Mi corazón estaba en calma como el hielo, pero mis piernas temblaban sin señal de detenerse.

Mi lógica cuestionó la identidad del monstruo, pero mi instinto despertó algún tipo de miedo primordial hacia la bestia.

Mi cuerpo no podía dejar de agitarse por el balance de poder entre el depredador y la presa. El comer y el que está siendo comido.

 

Seis ojos rojos completamente inhumanos, miraban alrededor mientras buscaba a su presa. Mientras que seis miembros, cada uno comparable a la altura de un humano.

“Kisha!”

En el momento en que estaba pensando, paró de moverse de golpe, esa araña monstruo saltó abruptamente al arbusto frente al arbusto donde me escondía

“Guwoo!”

La criatura que se ocultaba en el arbusto frente al mío se sobresaltó preso del pánico. Esa criatura tenía la cabeza horrible de un cerdo, al mismo tiempo, tenía dos piernas para caminar. En otras palabras, un Orco.

Preso del pánico, el orco intentó huir, pero la araña monstruo iba tras él. El orco intentó saltar fuera de los arbustos, pero la araña monstruo movía hábilmente sus extremidades largas, con una velocidad demasiado rápida para los ojos, lo condujo a una esquina.

En una esquina, el orco fue empujado por la espalda con dos patas de la araña. Entonces, la araña monstruo trajo sus mandíbulas escalofriantes hacia la cabeza del orco. Con un “Chomp”, mordió la cabeza del orco, aplastando su cráneo y liberando una gran cantidad de líquido cefalorraquídeo, materia cerebral y sangre. En su boca de la araña, las piezas de esa cabeza de cerdo repugnante nadaban dentro de esa abertura carnívora, la araña monstruo vorazmente devoraba cada pedazo de él, ya que se tomó su tiempo, disfrutando de la hora de comer.

Viendo la batalla de dos monstruos de la cima de la cadena alimenticia, desplegándose ante mis ojos. Mi cuerpo de monstruo, no podía dejar de temblar.

Sin embargo, reuní todo el sentido de la razón que tenía dentro de mi cuerpo, todo el coraje que pude para salir sin hacer ruido. Después de que había tomado cierta distancia, inmediatamente corrí tan rápido como pude y me dirigí hacia la guarida.

Yo, que había y debería haber vivido entre humanos toda mi vida, acababa de ser despertado con lo absurdo de la naturaleza, la ley de la selva.

 

 

 

 

△ ▼ △

 

 

 

“Gigi”

Sonidos incomprensibles escaparon de mi boca, mientras corría.

Pero al llegar a la guarida, esto podría no ayudar pero no pude evitar sentirme dudoso para entrar a ese agujero oscuro y estrecho. Sin embargo, no tenía tiempo que perder porque esa araña gigante puede llegar en cualquier momento. Al no tener tiempo restante, alcé mi voz y grité hacia la guarida. Poco tiempo pasó, y un duende salió.

“Alimentar.”

Lo mismo, horrible rostro, acompañado de una mirada que no podía ser descrito como nada más que odio. Sin embargo, había una cosa que me sorprendió, la diferencia en nuestras alturas.

Aunque sólo había pasado una noche fuera, esto lo haría parecer un poco justo.

Le entregué el conejo al duende, lo mire sin decir una palabra. Luego desapareció en el foso. No sabía si debía perseguirlo o no, pero después de un tiempo, volvió a salir. Con una mirada severa, rugió ante mí.

“¡Ven! ¡Enemigo, viniendo!”

El duende tiró fuertemente de mi brazo, y me llevó al foso.

Yo deje salir un grito para por la fuerza dominante. Al parecer, nunca tuvo intenciones de retenerme de vuelta en primer lugar.

El duende luego me llevó a una habitación, se fue rápidamente a recoger un mazo.

“Recoger.”

Cuando miré a mí alrededor, me di cuenta de algo. La sala puede parecer un poco de mala calidad, pero en realidad era una armería.

 

En cualquier caso, quiere que escoja uno, ¿no?

Mientras sentía miedo por el duende, busqué en la armería un arma. Por desgracia, todos eran de mala calidad.

No es que esperaba que estos monstruos tengan una katana japonesa o una lanza, pero al menos, me esperaba algo se parezca a un arma.

Con esto en mente, trabajé para encontrar algo propio de la fantasía, como algo que se asemeje a una espada larga. Desafortunadamente, todo lo que pude encontrar fueron un mazo razonablemente largo, una estaca en punta, y una horquilla que se utiliza para la agricultura.

Bueno, mejor que nada, supuse.

Habiéndome convencido a mí mismo, tomé el mazo.

“Ven.”

Dijo el duende y rápidamente nos fuimos de la habitación.

Mientras yo estaba medio pensando, estaba siguiéndolo.

 

 

△ ▼ △

 

 

“Prisa.”

El tipo me instó a ir más rápido, mientras tenía que reducir este mazo demasiado largo. Había pensado que sólo quería que coja un arma, pero luego me llevó a la superficie, y luego incluso me hizo correr. Finalmente, después de haber estado impensadamente apresurados, llegamos a nuestro supuesto destino, un pueblo que parece estar abandonado.

Realmente no podría decirlo, si era realmente un pueblo abandonado o no, ya que podía ver algunas sombras revolviéndose.

¿Que son ésos?

Resulta que lo que se había congregado allí, eran un gran número de duendes verdes. Y en el centro había una existencia jefe, tenía la piel de color rojo.

“¡Ven!”

 

El duende que vino conmigo, tomó mi brazo y de la mano me llevó hasta donde estaba ese jefe rojo. Como el duende me trajo, no podía dejar de abrir los ojos ampliamente, mirando esa cosa que no se podía creer que tenga rastro de majestad.

El duende rojo era de estatura respetable, brazos grandes, un fuerte brillo en los ojos, y más que nada, un rostro horrible. Fue equipado con una armadura oxidada, una espada con una astilla en la hoja. Mirándolo, no podía creer que éramos de la misma raza

“Rey, ven. Esto, pipsqueak “.

Al oír esas palabras fragmentadas, tuve una buena idea  lo que era la relación de estos dos.

El rojo es su rey, y estos duendes son sus siervos. Y así, este chico me hace tener una audiencia con el rey, a alguien que es aún más bajo que él.

Entonces de repente, el rey me miró.

“Tú, último. Bastardo lento, tener castigo”.

En otras palabras, ¿Quiere castigarme porque estoy al último?

No me jodas… ¿Quién crees que eres?

Mientras pensaba eso, el duende junto al bastardo rojo ya me había inmovilizado.

“Yo, amable. No te voy a matar”.

Mirando hacia arriba, mis ojos se cruzaron con los ojos del duende rojo.

Cuando vi los ojos de ese monstruo, me dije a mí mismo que nunca me olvide de esta imagen.

Esos ojos se enturbiaron con un sentido de superioridad y desprecio. El tipo de mirada condescendiente que un padre, un maestro, o un hermano de mierda te daría.

Entonces sentí un golpe en mi espalda.

“Gugigi!”

Sintiendo el dolor, no pude evitar soltar un grito.

Ese duende rojo me estaba golpeando con un palo, mientras mostraba signos de placer.

 

Se sentía como si lo disfrutara, golpeándome varias veces. Después de un momento, se detuvo, pisándome la cabeza dijo esto.

“Yo, el rey. No… Desobedecer”.

Te mataré.

No sé dónde será, pero definitivamente ¡Te mataré!

En este mundo de pesadilla, por primera vez, tuve la oportunidad de recuperar una emoción nostálgica.

Era un mundo diferente a partir de ese deseo de comer, que llevaba lidiando hace rato.

No me importa, incluso si dices que eras humano.

Tal vez se podría decir que una emoción tal, no debería haber nacido en un mundo como éste, que se conforma por la ley de la selva. En un mundo así, donde el fuerte es siempre fuerte y el débil siempre débil.

“Responder.”

El odio me llenó, lo suficiente hasta el punto en que podría gotear, le contesté.

“Gai”

No voy a desafiar.

Cuando la sangre azul sangró de mi cuerpo, me juré, voy a matar a ese hijo de puta.

 

 

 

△ ▼ △

 

 

 

Juré una maldición, mientras el jefe duende estaba pisándome el cuerpo, oí una voz que estaba cerca de ser un grito de un lugar lejano.

“¡Enemigo!”

 

De repente, me echaron a un lado, y el jefe rojo elevó su voz.

Mientras yo estaba tirado en el suelo como basura, me quedé mirando distraídamente esa escena.

Al lado del duende rojo estaban muchos duendes, y al final de su vista había tres orcos.

Esos orcos acribillaron varias decenas de duendes, mientras se acercaba el duende rojo.

Pero a pesar de la inmensa mayoría de duendes, los orcos eran 2 veces su tamaño, fácilmente los barrían con su mazo.

No era una pelea.

Esa fue mi honesta impresión. Con tan grande diferencia en cuerpo, no hay manera de que podían ganar una pelea por adelantado.

Con un vaivén, sus cabezas eran aplastadas, y sus fluidos espinales estallaban. Los duendes atacaban al orco uno tras otro. Pero sus cuchillas voluminosas eran detenidas por la grasa del orco, y no podían darle una herida mortal.

Durante todo esto, el duende rojo se limitó a dejar los duendes sin salir a ayudar.

Ese jefe rojo solamente miraba a esos orcos como eran rodeados por un muro de duendes verdes. Mientras este los miraba, incluso hizo que los duendes junto a él se unan a la lucha.

Pero tal cosa no tenía sentido. Algo así como que no tenía esperanza de detener a los orcos que empujaban. Con el uso de sus cuerpos, los orcos fueron capaces de romper el muro de los duendes.

Hacer caer a un duende era todo lo que necesitaban. Mientras uno caiga, la pared, también seguiría. Pero no es que los orcos no tenían heridas. De hecho, los orcos tenían heridas por todo el cuerpo, tanto es así, que estaban enojados. Se podía ver sus ojos parpadeando de la ira, sin rastro de razón.

Deben haber estado desesperados por salir de ese cerco.

Y entonces uno de los orcos señaló hacia el duende rojo y se estrelló con él.

“Gururu!”

“Guga”

 

A pesar de que fue el choque de dos monstruos, terminó rápidamente.

 

Todo lo que quedaba era el resultado esperado.

Eso orco ignoró el corte profundo de su hombro y envió a volar al duende rojo, desapareciendo en el bosque.

En cuanto al duende rojo, creo que quedó inconsciente.

Ni siquiera se retorció.

Mientras pensaba en eso, me di cuenta de una espada por el borde de mis ojos. La espada que cayó, la espada con una astilla en la hoja.

“Tu Tump”

En ese instante, oí el latido de mi corazón que comenzaba a correr…

Reuní toda la fuerza que pude, haciendo caso omiso a las quejas del monstruo mientras me incorporaba.

 

“Gi, gigi —”

 

Bien, bien. Esto es una serie de fortuitos acontecimientos, ¿No es así?

¿Correcto?

A pesar de estar mareado, agarré esa cosa que me llamó la atención.

La espada larga con una astilla en la hoja.

Entonces me acerqué al inmóvil duende rojo.

No debería haber muerto después de eso.

“Gigigi.”

—- ¡Muere, hijo de puta!

Empujé la espada larga en el cuello del duende rojo con todas mis fuerzas.

Cuando la punta de la espada había atravesado profundamente su garganta, Levanté la espada horizontalmente.

 

“Gigugyaguguaa!”

 

“Dji, –Djai”

Y mientras el duende rojo moría, hizo eco su último aliento, luego cesó

“Gu, Babbabba …”

Lo maté.

“Gigigugugagu”

¿Qué es esto?

Estoy en realidad mucho más agitado de lo que esperaba.

“Gi, gigu !? ‘

Mientras pensaba en ello, sentí algo estallar dentro de mí, haciendo que me caiga de rodillas.

“Gigi, Guha !?”

Sentía algo extraño dentro de mí, no podía mantener mi cabeza. Algo estaba sucediendo. Algo inexplicable, una sensación horrible de algún tipo, me comía por dentro.

Allí, oí una espada caer con un golpe a la distancia.

“Ah… ahhh…”

Sólo unos segundos había pasado, pero sentía como una hora de dolor. Cuando el dolor se desvaneció, miré a mí alrededor.

Muy callado.

Mirando alrededor, descubrí para mi sorpresa que todos los duendes me miraban.

¿Estoy… estoy en problemas?

Lamentablemente, sin embargo, no puedo reunir la más mínima resistencia. Ni siquiera la fuerza para huir.

Mientras me temía lo peor, un duende se acercó.

“Rey.”

¿Qué?

“¿Ahh?”

 

¿Qué quiso decir este duende hace un momento? ¿Rey?

“Sus órdenes.”

Dudosamente, miré hacia atrás a esas palabras torpes, entonces miré mis brazos.

Rojo, horrible, y duro como el acero.

¿Cómo debería describir las emociones que sentí en ese momento?

No era la sencilla felicidad de ser fuerte. Tampoco era la repugnancia de estar contaminado con la fealdad. Más bien, estaba intoxicado.

Fue lo que me pregunté.

Pero independientemente, estoy definitivamente intoxicado.


 

Capítulo 1ÍndiceCapítulo 3

6 pensamientos en “Capítulo 02 – Siervo dominando a su superior

  1. Pero si ya me he leido esto señoras y señores. Bendecido por el Dios del Fuego, habla muy mal, vive con hambre, su mejor amigo es Rou, No espera… SPOILER!

    Me gusta

  2. Pingback: ¡Goblin Kingdom: Capítulo 02! – Gustang translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s