Capítulo 20: Lobo Gris II

Capítulo 19ÍndiceCapítulo 21


[Raza] Goblin

[Nivel] 12

[Clase] Duque; Jefe de la horda

[Habilidades] <<Comandante de la horda>> <<Voluntad Desafiante>> <<Aullido Abrumador >> <<Esgrima B->> <<Avaricia insaciable >> <<Alma Errante>> <<Sabiduría de gobernante>> <<ojos de la serpiente azul>> << Danza al borde de la muerte >><<Ojo de la serpiente roja>> << Manipulación mágica >> << Alma de guerrero enloquecido >>

[Protección Divina] Diosa del Inframundo, Altesia

[Atributos] Oscuridad, Muerte

[Subordinados bestia] Kobold (Lv9)

[Estado anormal] <<Encanto de la santa>>


El Lobo Gris medía 2 metros, haciéndolo más grande que yo. Cicatrices podían verse por su pelaje. Pero esas cicatrices no daban la imagen de debilidad, sino que rezumaban un aura de experiencia.

Lobos de complexión pequeña y pelaje marrón seguían al Lobo Gris. Había 20 de ellos, pero en contraste con el terror que influía el Lobo Gris, esos lobos no eran más que carne de cañón.

A pesar de que estuviéramos en un bosque, no es como si hubiera arboles por todos lados equitativamente. Había también algunos lugares donde los árboles eran menos densos, y algunas áreas llanas. Y el Lobo Gris escogió esas llanuras, el área con pocos árboles, para su caza.

«Necesito conseguir tiempo para Gi Gu y los demás hasta que sean capaces de encontrar una salida y correr de vuelta a la aldea».

Mientras pensaba eso para mí mismo, observé la inminente amenaza.

Nunca he luchado contra un Lobo Gris, pero se… ¡que esta cosa es sin duda formidable! Y a pesar de ello, no pude evitar sonreír.

«¿Fuerte? ¿Formidable? ¿Y que tiene eso que ver conmigo? Un lugar como este no es apropiado para ser mi tumba».

Con estos pensamientos, alcé mi voz y ordené a los goblins.

—¡Defenderé la retaguardia! ¡Ahora, corran!

A mi voz, los goblins corrieron con los escoltas.

Los lobos formaron una línea a medida que se acercaban, sus garras listas para atacar desde una multitud de ángulos.

—Vuelve mi cuerpo irrompible (escudo)— recité.

Me preparé para la inminente batalla, e invoqué un escudo sobre mi cuerpo, manteniendo el daño al absoluto mínimo.

Simplemente esquivar no iba a ser suficiente para esta batalla. Incluso si esquivara todos sus ataques, no sería suficiente para crear una abertura y contraatacar.

Uno de los lobos fue a por mis piernas desde abajo en mi flanco derecho. Otro trató de bloquear mis brazos desde el lado contrario. Y desde atrás, otro saltó, apuntando a mi cuello.

Todo pasó en un parpadeo. Una velocidad que Iron Second sería incapaz de alcanzar. La pequeña estatura de los lobos no ayudó dado que el contraste entre mi colosal espada y su estatura enana me dejaba en una posición incómoda.

A pesar de ello, moví mi espada.

Con una fuerza dominante que podría convocar vientos, moví mi espada. Iron Second destelló, y los lobos en frente de mi fueron cortados por la mitad. La espada completó su recorrido, pero no frenó. Siguiendo la trayectoria de la que había venido, la espalda volvió, y en su camino, liquidó al lobo restante, lanzándolo por el aire.

La [habilidad] <<Esgrima B->> demostró su valía.

Mi dignidad completamente exhibida, rugí un aullido que sacudió la tierra, activando la [habilidad] <<Aullido Abrumador>>.

— GURUuuRUAA!

Con ello, mis oponentes se detuvieron, incapaces de moverse.

«Ahora, ¿qué van a hacer?».

El Lobo Gris frente a mi permaneció imperturbable.

Tal vez está planeando dejar la caza solo a sus subordinados lobos sin mover un dedo, pero no puedo relajarme. Por supuesto, matar a todos estos lobos no sería un problema para mí, pero esa no es la cuestión. El problema es que hay la posibilidad de que simplemente me ignoren, vayan a por el grupo principal y maten a los no-combatientes uno tras otro.

Ese resultado es inaceptable. Por eso es precisamente que debo mostrar mi fuerza, y mantenerlos fijos aquí. Cuando su líder comprenda que no es posible derrotarme a menos que pelee personalmente, hará su movimiento. Y una vez lo haga, sus subordinados se quedarán para protegerlo.

Como esperaba, a pesar de cuan sereno estuviera el Lobo Gris, dio un paso delante de su manada.

«¿Oh? ¿Así que te sientes con ganas de hacerlo?

Los lobos subordinados ya eran rápidos. ¿Cuánto más lo sería el Lobo Gris? Tendré que prestar atención, y asegurarme de medir correctamente la distancia entre nosotros.

—UwooUUwooUu!

Al aullido del Lobo Gris, su cuerpo se volvió un borrón.

Antes de que lo supiera, mi cuerpo estaba por los aires. Un golpe me había alcanzado por un lado, lanzándome por los aires dando vueltas.

«¡Rápido!».

Aunque me hubiera alcanzado, gracias al escudo que invoqué previamente, no recibí ningún daño fatal. Solo que mis posibilidades de ganar se habían vuelto ligeramente más tenues.

¿Cómo se supone que voy a pelear contra un oponente que es tan rápido que no puedo ni verlo?

«No, ahora mismo mi objetivo no es matarlo, sino ganar tiempo. No debería-».

Mientras reflexionaba sobre la situación, el lobo se volvió un borrón de nuevo.

Sentí un golpe alcanzarme, y fui lanzado por los aires de nuevo. Entonces el Lobo Gris se acercó calmadamente.

«¡Esto no es bueno! ¡A este ritmo, voy a perder!».

¿Quién es el cazador? ¿Quién es el cazado? En ese momento, el Lobo Gris respondió claramente a la pregunta.

◆◆◆

Con un corte de su espada larga, Gi Gu asesinó al lobo en frente de él. Entonces, miró hacia atrás.

El admirado líder de Gi Gu aún no había vuelto.

La primera vez que Gi Gu vio al jefe, era ya mucho más fuerte que él. Un cuerpo azulado que era más grande que el suyo.

El recuerdo dejó en el goblin una sensación de miedo que a partir de ese día reinaría sobre él.

Al fin y al cabo, Gi Gu solo se había vuelto el líder de la horda por la muerte de su predecesor. Una posición que simplemente se plantó a sus pies, por así decirlo.

Tampoco había Goblins Raros en aquella época.

Gi Gu creía en su propia fortuna. Y al mismo tiempo, esperaba no cometer el fallo de su predecesor.

Y justo como Gi Gu había esperado, durante su tiempo como líder de la horda, fueron capaces de recolectar más comida. Incluso tuvieron éxito al capturar algunos humanos.

Pero entonces aquel goblin vino. Y fácilmente aniquiló a sus enemigos. Así, Gi Gu y su horda se encontraron de nuevo bajo el mandato de alguien.

Pero en esta ocasión, eran mucho más numerosos que antes. Y sus reservas de comida eran todavía más abundantes. Tan grandes que probablemente no volverían a probar el sabor de la hambruna nunca más.

Entonces llegó el momento en que Gi Gu probó por primera vez el sabor de la carne de los Dos Cabezas. Era un sabor que nunca olvidaría.

Pero aquel goblin no estaba contento, no. Aquel goblin cargaba consigo una ambición aterradora. Deseaba reunir bajo su mando las numerosas aldeas goblin.

Y esa ambición desencadenó deseo en los ojos de Gi Gu.

Cada vez que Gi Gu veía al líder, un fuego prendía en su corazón.

Pero si esos sentimientos eran de lealtad o celos, no tenía ni idea.

Gi Gu solo sabía una cosa. La marcha del líder sería problemática.

Entonces Gi Gu entendió.

…El rey aún no había vuelto, pensó.

—Gi Go —llamó al recién incorporado Goblin Raro.

Los goblins estaban luchando duramente contra la oleada de lobos frente a ellos mientras peleaban para crear una vía `para su retirada.

—¡Manténganse así! — ordenó.

Entonces, ordenó lo contrario a sus hombres.

—¡Vengan! ¡Tenemos que salvar al rey!

◆◆◆

Sin tratar de morderme, los lobos embestían contra mi mientras el Lobo Gris esperaba a que me quedara sin fuerzas.

Ese extremadamente calculado estilo de lucha me dejó impotente. Si tan solo los lobos vinieran a morderme, entonces tendría una oportunidad de ganar mientras fuera capaz de detener a uno o dos de ellos. Pero el Lobo Gris continuó haciendo que los lobos se lanzaran incansablemente contra mí, mientras esperaba fuera de mi alcance, abalanzándose de vez en cuando a una velocidad que era incapaz de alcanzar. Y todas y cada una de las veces eran lanzado por los aires.

—GU, RUuuu…

Usando mi espada como un bastón, me puse en pie.

Aunque sepa que están tratando de cansarme, no puedo aflojar el escudo, o los lobos a mi alrededor me harán trizas. No tengo ninguna otra opción, aparte de invocar mi escudo y tratar de matar a los lobos con lo mejor de mis habilidades.

La situación se está volviendo más y más desesperanzadora.

Pero al mismo tiempo, no hay otra ruta que pueda tomar.

¿Qué hacer?

Pero en ese momento, el área detrás mía se volvió ruidosa.

Vi a Gi Gu pateando a los lobos que me rodeaban hasta que llegó hasta mí con refuerzos.

—Líder, por favor, vuelve —dijo Gi Gu.

«Gracias» pensé.

Aunque esto aún nos dejaba con el problema del enemigo aquí. Pero…

—Lo entiendo. Nos retiramos. ¡Contengan a los lobos! —ordené.

Y lentamente nos replegamos, asegurándonos de que los lobos o fueran capaces de rodearnos.

Los lobos probablemente escogieron un lugar con pocos árboles debido a su estilo de lucha. En ese caso, retirarnos a un lugar con muchos árboles debería incrementar nuestras posibilidades de ganar.

—¡UwoooUuUUu!

Con el aullido del Lobo Gris, los lobos subordinados se extendieron, aumentando su cercado a nuestro alrededor.

—Gi Gu, mantén la guardia alta mientras entramos en el bosque.

Mientras sujetaba mi espada, mantuve mi vista en el Lobo Gris. Me retiré lentamente, y el Lobo Gris calmadamente se nos acercó.

Así que mientras sigamos así, seremos capaces de replegarnos tan pronto como entremos en el bosque.

Pero mientras pensaba esto para mí, bajé mi guardia. Fue solo un instante, pero fue en ese justo momento que el Lobo Gris atacó, y mi respuesta fue demasiado lenta. En el momento en que íbamos a entrar en el bosque, lejos de las llanuras, el Lobo Gris se desvaneció, e instantáneamente cerró el hueco entre nosotros.

—¡UwoooUUun!

Ese sonoro rugido sacudió la tierra.

Detrás de mi había un árbol, y delante de mi estaba un imparable Lobo Gris. Al mismo tiempo, los lobos marrones se acercaron de todas las direcciones.

—Gi Gu, corre! No dejes –

Sin tan siquiera tiempo para dar órdenes, el Lobo Gris me lanzó por los aires. Mi cuerpo chocó contra los árboles, y la fuerza de los árboles rompiéndose pasó a través del escudo a mi cuerpo.

Tras dos o tres rebotes, me levanté.

—Gu, Ku…

Mientras me ponía en pie, me preparé para el siguiente ataque de los lobos, pero este no llegó. Ni el Lobo Gris ni los lobos que rodeaban a Gi Gu estaban a la vista. Todos ellos se habían ido sin excepción.

«¿Nos han dejado escapar?».

El peor escenario destelló a través de mi mente.

«No me digas que, ellos…».

—¡Gi Gu, nos vamos hacia el grupo principal!

Golpeé mis inmóviles piernas y comencé a esprintar hacia el grupo principal.

—Liberar —murmuré.

Mientras la oscuridad a mi alrededor se desvanecía, Gi Gu y yo fuimos junto a los demás a toda velocidad.

◆◇◇◆◆◇◇◆

Por ahuyentar al Lobo Gris, tu nivel ha aumentado.

12 => 14


Capítulo 19ÍndiceCapítulo 21

Anuncios

Un pensamiento en “Capítulo 20: Lobo Gris II

  1. Pingback: Goblin Kingdom x3!! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s