Capítulo 3: La determinación de Altina

capítulo 2Pagina principal – capítulo 4

Parte 1

El día que en Altina declaró que aspiraría a convertirse en emperatriz——

La situación tomó un giro inesperado.

El departamento administrativo militar había emitido una orden para el archivamiento correcto y presentación de documentos.

Regis pensó en esto como un asunto serio que podría comprometer la misma existencia del regimiento, pero el culpable, Jerome, no estaba preocupado en absoluto.

— Hmmp…. Quejándose sobre cosas triviales como errores de documentación, ¿Por qué no vienen ellos a defender este Fuerte? Probablemente no hay nadie que quiera venir al norte.

— Es imposible que dé una respuesta tan atrevida…..

— Si no te gusta, entonces haz algo tú mismo.

— Jah….

Fue echado a Regis.

Altina se veía preocupada.

— Sabía que las cosas no podían continuar de esta forma cuando llegué aquí hace tres meses. He hecho todo lo que puedo.

— Pero las cosas siguen estando mal…..

— Ara, ¿acaso no te traje? Te pedí a ti a los recursos humanos del ejército después de todo.

— Ahora lo entiendo. Recursos humanos no me dijeron cuando les pregunté sobre el lugar al que me estaban transfiriendo, ahora entiendo porque.

Regis definitivamente estaría incómodo y ansioso si sabía que él era el único oficial administrativo.

Altina preguntó preocupadamente.

— ¿Te causé molestias?

— No, ser exiliado ya era una conclusión anticipada, hay líneas fronterizas más difíciles que esta. Quedarme aquí no es tan malo…. Aunque ser el único oficial administrativo es un problema.

— Supongo que es demasiado para que lo manejes tú solo.

— ¿Qué opción tenemos? Bueno, simplemente no podemos ignorar estos asuntos, lo intentare.

Y así, Regis empezó a lidiar con el trabajo administrativo.

Quería ser de utilidad si Altina quería ser la emperatriz. Regis también tenía la aspiración de cambiar al imperio.

Pero la realidad era tan pesada y fría como la nieve acumulada en el techo. Si Regis lo manejaba descuidadamente, seria aplastado.

El trabajo estaba esperando para que él lo resuelva lentamente.

Enterrado en montañas de documentos todos los días, Regis no notó a Altina elaborando su determinación.

Parte 2

Una semana después, en la mañana——

Regis había sentido que el cuarto era demasiado grande cuando lo vio por primera vez y estaba incomodo, sospechando que algo estaba mal, pero ahora el cuarto estaba lleno de papeles, dejando sin espacio para que pueda caminar.

Incluso el escritorio que era demasiado grande para su grado, se había hecho estrecho con las columnas de documentos.

Regis revisó el reporte en su mano.

— ….. Ya veo, así que esta es la razón.

Aun había áreas problemáticas, pero Regis empezaba a dominarlo.

Estaba a un paso de terminar la inspección de los documentos.

Las velas se agitaron con el viento, las sombras de los objetos que iluminaban bailaron en las paredes.

Aunque las lámparas de combustible eran predominantes en el imperio, era difícil de transportarlos ya que era líquido. Así que las velas eran usadas más a menudo cerca de las fronteras.

Regis tomó el siguiente documento.

En ese momento había un golpe suave en la puerta.

— ¿Hmm? Ah, ¿Quién es? La puerta no está cerrada con llave….

—Buenos días Regis-san.

Una mujer con cabello negro entró. Su piel era marrón como si estuviera bronceada y sus ojos eran negros. Estaba vistiendo una vestimenta de sirvienta color negro y era ligeramente mayor que Regis.

Agachó la cabeza cortésmente y entró al cuarto.

Regis la saludó en respuesta.

— Ah Yelin-san. Viniste temprano hoy.

— Van a instalar un mercado en las calles esta mañana, así que estaba planeando pasar por ahí y decir hola. Estaba preocupada que Regis-san siga durmiendo, pero ya estas despierto.

— No…. No es eso….

Él había tomado una pequeña siesta, pero básicamente estuvo despierto toda la noche. Así es como había pasado toda la semana.

Yelin era una sirvienta trabajando en la residencia de Jerome.

Después que todos los oficiales administrativos fueron expulsados del Fuerte, el administrador de la residencia del Conde había sido ordenado  que maneje los documentos del regimiento.

Yelin era de una nación extranjera, pero estaba apasionada sobre estudiar y aprendió el lenguaje Belgaro después de llegar a la residencia del Conde, ahora ella podía leer y escribir Belgaro.

Había una persona más—

Un joven vestido como mayordomo entró. Él tenía ojos negros y piel marrón al igual que Yelin.

Él estaba cargando una gran caja de madera en sus manos.

— Hey, ya lo traje.

Lo lanzó en la cama casualmente y se sacudió las astillas de madera de su ropa.

Yelin golpeó la cabeza del joven con sus nudillos.

— ¡Hey Yesta! ¡Cuida tus modales!

— Duele~….. No me pegues, nee-chan1…… Este es el trabajo de soldados después de todo, ¿cierto? ¿¡Por qué tenemos que ayudar!? Este tipo también es un plebeyo, y solo es un oficial administrativo de quinto grado, no es la gran cosa—¡Duele~!

Fue golpeado de nuevo.

— ¿¡Que estás diciendo, si tratas a otros descortésmente, la personalidad del amo Jerome será sospechosa!? — Lo siento Regis-san, por favor no se moleste. Mi hermano es un mayordomo principiante.

— Esta bien…..

— ¡Nee-chan, ya tengo 16! ¡También soy asistente del jefe mayordomo! No soy un nuevo—

— ¡Tú cállate!

16

Yesta quien estaba vestido como un mayordomo era el hermano de la sirvienta Yelin, actualmente era el asistente del jefe mayordomo.

Como el trabajo del jefe mayordomo envolvía todo tipo de trabajos, él pocas veces tenía la oportunidad de salir de la casa. Y así, contactarse con Regis se convirtió en uno de los trabajos de Yesta. Pero Regis aun no sabía por qué Yelin siempre venía con él.

Regis revisó los documentos que Yesta trajo.

“Yesta tiene razón….. No soy el empleador de Yelin-san o su invitado.”  Dijo Regis mientras confirmaba el número de documentos.

— Por favor no diga eso. Solo su trabajo como soldado es un gran honor. ¿Acaso no está protegiendo nuestra forma de vida?

— Nee-chan, este tipo es un oficial administrativo así que nunca ha sido utilizado.

— ¡Ya para!

— Ja ja…. Es cierto. Como soldado, soy inexperto con la espada y la lanza.

Regis era malo manejando cumplidos.

Pero Yelin lo vio con ojos apasionados.

— Es usted demasiado modesto, Regis-san…. Pienso que un hombre inteligente como tú es maravilloso.

Esta era una época que requería fuerza física para sobrevivir. La mayoría de las personas juzgaban a los hombres de acuerdo a sus músculos, ¿entonces Yelin era ligeramente diferente? ¿O alagar a las personas era parte de su trabajo?

Probablemente lo segundo— sintió Regis.

Malentender cosas por alguna palabra de alago es demasiado embarazoso. Concéntrate en trabajar y no pienses en cosas innecesarias, pensó Regis mientras organizaba los documentos.

— Esta bien~…. No hay problemas con el número de páginas. Verificare el contenido después, gracias. La correspondencia respecto al formato mejorado para el papeleo futuro está aquí. Lo he incluido en esta carta, por favor envía esto a McClane-san.

—Sí.

Yelin aceptó la carta cortésmente. Yesta quien se estaba quejando que era una molestia, fue golpeado por Yelin.

Era imposible para Regis completar todo el trabajo administrativo del regimiento él solo, así que la casa del Conde estaba continuando con la ayuda del papeleo. El jefe mayordomo McClane era un veterano en el campo de los impuestos y documentos de transacción. No había problemas en esas partes, lo que era de gran ayuda.

El reporte de acción militar y las formas de pedido de suministros  tenían formatos únicos para el ejército, así que McClane tuvo un tiempo difícil con ellos y fue regañado por el departamento de administración militar…..

Regis revisó esos documentos antes de la presentación y corrigió todos los errores y manejó todas las partes difíciles. Después de mucho trabajo, ellos finalmente pusieron la mayoría de los papeles en orden.

— Quisiera que McClane-san maneje estos documentos para esta semana. Los números y cosas que escribir son muchos.

Regis colocó los documentos que estaba confiando a McClane en la caja.

— ¿Todo esto? Eso es problemático. ¡McClane-san también tiene mucho trabajo que hacer en la casa!

— Estoy muy agradecido. Esto es por el bienestar de Sir Jerome, así que por favor dame una mano.

— ¡Hmmp! ¡No hay necesidad de que digas eso!

Yesta levantó la caja mientras hablaba.

La caja llena de papeles debería ser muy pesada, pero Yesta tenía una fuerza que era desproporcional a su cuerpo delgado. Como se esperaba de un mayordomo.

Regis apagó las velas del escritorio y caminó cuidadosamente hacia la puerta y la abrió, cuidando de no perturbar la montaña de papeles en su cama.

— …… Te acompañare hasta la carruaje, de todas formas tengo cosas que hacer afuera.

Yesta no respondió, pero Yelin sonrió alegremente.

— Gracias Regis-san.

— Me siento mal de que acompañarles sea lo único que puedo hacer por ustedes.

Regis estaba planeando beber algo de café en el comedor.

El café era una bebida común como el vino y la cerveza, incluso plebeyos podían comprarlo.

Hablando honestamente, él necesitaba algo de dormir más de lo que necesitaba café— Pero tenía que terminar algunos documentos para hoy para estar dentro del plazo, así que no se podía evitar.

Ya que el mensajero periódico que envía cartas y documentos a la capital imperial solo viene una vez a la quincena.

Él entró al corredor.

Era oscuro aquí.

No había mucha luz solar viniendo de las ventanas en ese momento.

Las paredes de piedra eran completamente oscuras. En las casas de nobles en la capital, habría candelabros en las paredes….

Regis se había acostumbrado a esto y caminó por el corredor con una mano en la pared.

Sus pisadas hicieron eco en el corredor.

— …. ¿El carruaje está estacionado en la entrada sur?

— Sí. Tomará algo de esfuerzo obtener permiso para abrir la entrada principal.

— Es cierto.

La entrada principal que controlaba la entrada y salida del ejército requería muchas personas para abrirla y cerrarla. La entrada sur a la espalda del Fuerte solo necesitaba a dos guardias en deber para abrirla.

La entrada sur era suficientemente ancha para que un carruaje pase, pero estaba más cerca si querías ir al pueblo.

La residencia de Jerome estaba localizada en Tuonvell.

El flujo de personas, mercancías e información estaban centradas alrededor de las calles del pueblo. Era inconveniente administrar el territorio desde dentro del Fuerte.

Parte 3

Regis y los otros se encontraron con otra sirvienta cuando salieron de la torre central y estaban caminando hacia el carruaje estacionado en el patio trasero.

La sirvienta tenia cabello castaño y ojos color avellana, vestida en un atuendo de sirvienta rojo.

Ella estaba empujando una carreta llena de sacos desde el almacén de comida.

La sirvienta era Clarisse.

— …….

Ella agachó su cabeza inexpresivamente a los otros. Como siempre, ella no sonreía o hablaba mucho cuando otras personas estaban cerca.

Yesta enderezó su espalda mientras cargaba la caja.

—¿Ah? ¿¡Cla, Cla, Clarisse-san!? ¡Co, Como esta? ¡Buenos días!

— ……. Buenos días.

— ¡Ho, Hoy hace un buen clima!

Regis y Yelin a su lado alzaron sus cabezas. Los cielos del este estaban brillando, pero estaba nublado.

Clarisse simplemente respondió “Sí”. No dijo nada más.

Regis le preguntó a Yelin suavemente.

— …. ¿Yesta no está actuando raro?

— …. Aja, al parecer mi hermano está interesado en Clarisse-san.

— ….. ¿Eh?

Aunque Clarisse era una sirvienta, ella era la sirvienta personal de la princesa, así que tenía un aire a su alrededor de ella diferente a otros ayudantes. Clarisse también era una belleza, su cabello lindo y su piel eran realmente encantadores.

Encima de eso, tenía pechos voluptuosos que eran obvios incluso con su delantal puesto.

Pero era como una muñeca cuando miraba a Yesta, sin cambiar su expresión para nada. Sus únicas respuestas eran “sí” y “ya veo”.

Las mujeres que son hermosas pero con mala actitud eran evaluadas pobremente en esta época. Toma tiempo, pero otros la detestaran como detestarían a un caballo indomable.

Yelin suspiró.

— ….. Mi hermano tiene gustos únicos, es un raro. Eso me preocupa.

— ….. Bueno, hay una moda que promueve el respeto hacia la personalidad de alguien.

— En cuanto a mi futuro esposo, prefiero alguien que sea intelectual y gentil, tenga un ingreso estable y que no esté en una profesión donde arriesgara su vida en batalla.

—Um, ya veo…. Tener un ingreso estable y no estar en peligro de morir es algo bueno.

Regis asentó.

Yelin observó a Regis, sus ojos firmes llenos de pasión.

— —— ¿Qué le sucede?

Clarisse bajó la cabeza respetuosamente.

— Aun tengo cosas que hacer, ya me voy.

— ¡Ah, ah ah es cierto! ¡Lamento retrasarla!

— …..

Era lamentable, pero casi no había oportunidad de que Clarisse muestre respeto por la personalidad de Yesta.

Después de terminar su conversación con Yesta, Clarisse miró a Regis con una sonrisa radiante. Parecía una persona diferente. Su repentino cambio de personalidad hizo que los otros dudaran si estaba poseída por hadas.

— Buenos días Regis-san.

— ¿Eh? Ah, buenas.

— ¿Piensa salir ahora?

— No…. Solo los acompañaba. Aún tengo algunos documentos que revisar.

— Ya veo. ¿Qué le parece tomar un café en el comedor?

— ¿Eh? Bueno, en realidad debería ser yo quien le pida ese favor a ti….

Regis estaba perdido, sin saber cómo manejar la extrañamente gentil Clarisse.

— Hmm fu fu, viniste en el momento preciso. Acabamos de recibir una orden fresca de granos de café esta mañana. Permítame servirle algo de café delicioso para usted.

Clarisse señaló al saco en la carreta.

Regis estaba feliz que Clarisse estuviera dispuesta a servirle café…..

Pero la mirada de Yesta lo estaba pinchando. Incluso Yelin estaba poniendo mala cara con una expresión atemorizante.

Regis alzó las cejas y le preguntó a Clarisse en voz baja.

— …. ¿Estas tramando algo?

— ¿De qué está hablando?

La sonrisa radiante de Clarisse no cambió, justo como una máscara.

Yesta estaba apretando sus dientes ruidosamente. Su mano sosteniendo los documentos estaba temblando, la caja retorciéndose.

Definitivamente no estaba feliz.

Regis empezó a sudar frio.

— …. Clarisse, por favor no empeores mi ambiente de trabajo.

— ¿Ara? ¿No entiendo lo que dice, Regis-san?

— Definitivamente lo estás haciendo al propósito.

— U fu fu fu…..

Al final, Yesta corrió hacia el carruaje después de decir “¡No creas que has ganado!”. Yelin estaba sonriendo mientras decía el adiós a Regis, pero sus ojos no estaban sonriendo.

El carruaje salió por la entrada sur.

Regis los acompañó como lo prometió.

— Hah…. Clarisse, por favor no bromees así. Sin su ayuda, el trabajo en procesar los documentos será retrasado.

— ¿No estas encantado por Yelin-san?

— ¿Hmm? ¿Qué quieres decir? A Yesta realmente le…. Bueno, no es algo que yo deba decir.

— ….. Ella te estaba viendo con ojos amorosos.

— ¿Ah?

— No, no es nada. Regis-san, café solo no llenara su estómago. También nos mandaron jamón y queso. ¿Le gustaría eso para el desayuno?

— Oh, estoy muy agradecido.

— ¿Quiere comer?

— Sí.

— Tendré que hacer otros tres viajes entre el almacén de comida y el comedor♪

— Sabia que sería de esta forma….. De verdad.

Después de eso, Regis y Clarisse transportaron  ingredientes de comida para muchas personas.

Parte 4

En la residencia de los aristócratas, había muchas sirvientas haciendo quehaceres para sus amos.

Hacían el desayuno antes del amanecer, limpiaban la casa, lavaban la ropa y preparaban la cena.

Pero las tareas en el Fuerte eran manejadas por los soldados, así que solo había unas cuantas sirvientas aquí.

Entre ellas, Clarisse era la sirvienta personal de la princesa, así que tenía más libertad para moverse.

Cuando otras sirvientas estaban preparando el desayuno para los soldados, ella estaba preparando jamón para Regis y cortando los pedazos de queso.

Regis se sentó en una esquina del comedor de oficiales y comió su temprano desayuno.

— ….. ¿Estoy siendo una molestia?

— Ara, ¿Por qué dice eso Regis-san?

— Porque este es el comedor de oficiales…. Y yo soy un oficial no comisionado.

— Es demasiado tarde para eso. ¿Acaso no usaste este lugar ya muchas veces? Ni la princesa ni el Conde se quejaron por esto. Eso significa que nadie estará en contra de que coma aquí.

— Eso es bueno…. Pero aun así, ¿no tienes otras tareas que hacer Clarisse-san?

Regis se sentía apenado y agradecido hacia Clarisse por preparar desayuno para él durante una mañana tan ocupada.

— Mi trabajo real es atender a la princesa. Así que solo estoy ayudando cuando hago otras tareas.

Como la sirvienta personal de la princesa, ella estaba más cerca de ser un asistente personal que hacer trabajos raros.

Regis retiró su simpatía.

Él hizo una señal de la cruz en sus hombros y se acercó al queso.

— …… También hay dificultades cuando estas en esa posición.

— Que inesperado. “Esa perra, tiene una posición distinguida con un gran ingreso.” ¿Por qué no me escupe mientras piensa eso?

— ¡No estaba pensando en algo tan cruel! Bueno… muchas personas pensaran de esa forma. Es por eso que es difícil estar en una posición ventajosa. Los celos de otros es horrible…..

— …..

Clarisse lo miró.

Él fue mirado toda la mañana. ¿Tenía tinta en su cara?

— ¿Hmm? ¿Quieres comer el queso?

— Entonces comeré.

Clarisse cogió el queso de Regis, arrancó un pedazo pequeño y lo puso en su boca.

Aun había mucho en el plato.

Que cosa extraña para hacer, pensó Regis mientras tomó la otra comida.

El jamón y el queso eran comida procesada echa para la preservación a largo plazo, pero el primer lote en verdad era delicioso.

El café tenía un mejor sabor de lo que esperaba.

Clarisse preguntó.

— Regis-san, ¿no le cruzó por la mente?

— ¿Hmm? ¿So, sobre qué?

La cosa que él inmediatamente pensó fue sobre Altina.

¿Qué podría hacer él para ayudarla a convertirse en princesa?

Ella le había dicho a Regis quien no tenía la confianza para ser un estratega “Para la porción en que tu no crees en ti mismo, yo cree en ti de tu parte.” Él no planeó convertirse en estratega por esas palabras…..

Pero aún seguía pensando en qué podía hacer para ayudarla.

— Bueno, solo pensar en eso es inútil, tampoco lo entiendo yo mismo….

— ¿Piensa actuar?

— Eso….. No planeo quedarme en solo palabras en un sueño.

— Entiendo que no tiene la confianza en usted mismo, pero no pensé que trataría de hacer algo tan trivial como palabras que son mencionadas en un sueño.

— No, es algo realmente grande, ¿cierto? Puede cambiar la historia.

— ¿Es tan grande?

— Definitivamente. Esto es tan grande como para sorprender a toda la nación y ser registrado en miles de libros.

— Así que es algo asombroso.

— Sí, pienso que así es.

— La ceremonia nupcial de Regis-san….

— Así es, mi….. ¿¡Eh!?

Regis enderezó su espalada inconscientemente.

Clarisse entrecerró sus ojos.

— Solo pregunté “¿no le cruzó por la mente?”, ¿así que de qué estaba hablando?

— Ugh…. Maldición…..

Fue descuidado porque Clarisse era de confianza para Altina.

No podía decir nada más, necesitaba vigilarse a sí mismo.

— ¿No planea casarse, Regis-san?

— Eso….yo….. Como podría casarme.

— Eres un adulto cuando tienes 15 años en el imperio. ¿Acaso no hay muchas personas que se casan antes de tener 20?

— Es cierto, mi hermana se casó cuando tenía 19…. Ah, pronto tendré esa edad…. Eso es preocupante.

— ¿Tiene una hermana mayor?

— Sí, se casó hace tres años, yo estaba viviendo en la ciudad de Luen. Creo que ya tiene dos hijos.

— ¿Cree?

— No he visto a mi sobrino aun. Mi hermana quedó embarazada poco después de su boda y viajar largas distancias con un niño pequeño es peligroso. También podría ir a su lado….. Pero fui contratado como personal de un noble en ese entonces. Era imposible solicitar unos días libres durante la práctica.

— Los aristócratas viajan frecuentemente con sus sirvientes. Pienso que aun hubiera tenido una oportunidad de encontrarlos incluso con su empleo. La ciudad de Luen y la capital imperial no están tan distanciadas.

— Ah, eso es porque…. El Marqués Thenezay estaba avanzado de edad, así que no haría viajes innecesarios.

— Ya veo.

— Pero nos escribimos letras el uno al otro. Ah, prometí que le enviaría una carta cuando llegara al Fuerte…. Esto es malo.

— ¿No le has envidado una carta? Ya casi ha pasado un mes desde que vino aquí, Regis-san….

— Ha, ha pasado alrededor de medio mes….. Le escribiré hoy.

— Eso debería estar bien. ¿Qué tipo de persona es la hermana de Regis-san?

Regis tomó un respiro y recordó su pasado.

Se decía que la hermana de Regis era una señorita gentil y madura cuando estaba en silencio, pero en los ojos de su hermano, ella solo estaba en silencio cuando dormía.

— Bueno, creo que ella es el tipo de persona que toma primero la iniciativa. Hace tres años, mi hermana y yo aún vivíamos cerca de la capital imperial.

— Sí, cuando Regis-san aún era un estudiante.

— Sí, mi hermana estaba trabajando como sirvienta de tiempo medio. Un día, un herrero de la ciudad de Luen instaló una tienda en el mercado cerca para vender sus ollas y cuchillos de cocina. Mi hermana se casó con esa persona.

— Una sirvienta de la capital imperial y un herrero de Luen…. No parecen tener mucho en común.

Clarisse parecía interesada en la historia.

Ella estaba escuchando silenciosamente y no bromeó ni una vez.

— MI hermana estaba de camino al mercado para comprar un par de tijeras de sastre de parte de las instrucciones de la Señora. Ella conoció al herrero ahí.

— Aun así, los dos son solo un vendedor y un cliente. ¿No ese el límite de su relación?

— Normalmente ese es el caso…. Pero mi hermana se propuso al herrero en ese lugar.

Los ojos de Clarisse se abrieron.

Eso era realmente anormal en la hermana de Regis.

— Eso me sorprendió. El herrero también debió estar sorprendido…. Es de conocimiento común que el hombre proponga matrimonio después de varias citas.

— Ja ja…. Él definitivamente estaba sorprendido. Aunque las mujeres en el imperio son más liberales, ser propuesto en esa forma es definitivamente sorprendente.

— Pero él no la rechazó, ¿cierto?

— Él estaba cauteloso, preguntándose si era una broma o una estafa al principio….

— Eso es natural.

— Para demostrar su identidad, mi hermana trajo al herrero a la residencia del noble. La señora también debió estar sorprendida.

Ella envió a la sirvienta a comprar tijeras de sastre, pero ella trajo un herrero para que sea su esposo.

— Sus acciones deben ser sin precedentes.

— Sí, dado que a ella no le importa los demás una vez que fija una meta.

— Ambos en verdad son hermanos.

— …. Que quieres decir, yo tengo sentido común, ¿está bien? Bueno, ya que mi hermana decidió casarse en la ciudad de Luen, el hábil herrero se convirtió en mi cuñado. También asistí a su boda en la ciudad de Luen. Mi cuñado tiene un gran taller con cinco aprendices.

— Ya veo…. le está yendo bien.

— El método podrá ser un poco crudo, pero pienso que a nadie le disgustaría ser confesado.

Clarisse asentó.

Y se confesó apasionadamente.

— ….. Me gustas…. Por favor cásese conmigo, Regis-san.

— Ya veo, es una broma. Puedo ver eso sin ninguna duda.

— Que cruel. Incluso ignoré el sentido común del mundo y le propuse.

— Es definitivamente raro que la chica proponga.

Regis envidiaba la iniciativa de su hermana.

Clarisse sonrió y dijo.

— Eso depende de la persona. Pienso que el que alguien quiera casarse con Regis-san es lo que carece de sentido común.

— ¿¡Que nadie quiera casarse conmigo ahora es sentido común!? No tengo mucha confianza en mí mismo, pero mis ingresos no son tan bajos….

— ¿Piensa que es así de malo?

— ….. Aún hay una necesidad de guardar dinero para el futuro.

Regis se rindió en este tema con un suspiro.

Clarisse tomó el queso del plato.

— ¿Por qué tu hermana no dejó un décimo de su entusiasmo a su hermano?

— Aunque me digas eso….

— ¿Qué piensa sobre tomar la iniciativa de vez en cuando?

— Pienso que soy muy entusiasta sobre mi trabajo administrativo.

— La princesa sigue durmiendo, es hora de que la despierte.

Clarisse miró el reloj en la pared.

Altina siempre se había levantado temprano, terminado su desayudo antes que el comedor se llene.

— ¿No es tu trabajo despertar a Altina? ¿No estarás planeando dejarme entrar a la habitación de la princesa?

— Estoy ocupada haciendo tareas que olvidé justo ahora.

— Dijiste que solo estas ayudando cuando haces otras tareas….

— Entiendo. Les diré a todos los oficiales que su desayuno está retrasado porque tengo que preparar el desayuno de Regis-san—

— ¿¡Ese era tu plan!?

Regis siguió quejándose, pero admitió la derrota y se paró de su asiento.

Clarisse asentó con una expresión de satisfacción.

— La princesa necesita un beso del príncipe para poder despertarse. ¿Quiere intentarlo?

— ¿Quieres que muera por pena capital? De todas formas yo soy un plebeyo.

— Entonces por favor despiértela desde fuera del cuarto.

— Ah, estaba planeando hacer eso.

— Por favor llámela “Arurun♪2

— ¿¡Seré sentenciado por no respetar a la realeza!? ¿¡Tienes algún rencor contra mí!?

Regis miró molestamente a Clarisse que se estaba divirtiendo, y se fue del comedor.

Parte 5

El tercer nivel de la torre central.

Tenía más ventanas que eran más angostas que aquellas del primer nivel.

Había una puerta que estaba pintada de negro que había sido decorada.

El cuarto de Altina estaba detrás de esa puerta.

Regis tocó.

Inesperadamente, Altina respondió inmediatamente.

— Ah, disculpa, me quedé dormida. Viniste en el momento justo, ¿me ayudas?

¿Me está pidiendo que entre?

Regis dudó.

Él esperaba resolver esto sin entrar al cuarto….

El sonido pasaba fácilmente en el corredor hecho de piedra. La habitación de Jerome también estaba en este piso.

Regis quería evitar que rumores sobre él visitando el cuarto de la princesa se esparzan, así que decidirse si entrar o quedarse quieto sería un problema.

— …. No tengo opción.

Él murmuró suavemente a él mismo y abrió la puerta.

Entró.

Había una gran cama y muchos baúles llenos de ropa.

Altina quien estaba de espaldas hacia él, estaba peinando su cabello rojo con su mano derecha.

Se podía ver la piel de su cuello y hombros, su piel era de un blanco deslumbrante.

Ella estaba en ropa interior.

Un corsé usado por damas de la nobleza cubría su piel desde su pecho a su cintura.

La espalda del corsé tenía un diseño parecido a un zapato, con cordones para sujetarlo.

Mientras se preparaba para amarrar los cordones, la mano izquierda de Altina estaba ubicada en su pecho para sostener arriba el corsé.

— ….. !?

Regis no entendía lo que estaba pasando delante de él, quedándose parado donde estaba.

Altina habló a Regis con su espalda hacia él.

— Esto es problemático, se siente más apretado. ¿Estoy engordando? Pienso que aún estoy creciendo. También fue incómodamente apretado esta mañana. Por favor ayúdame a amarrar los lazos.

— ¿¡Los lazos del cor, corsé!?

— ….. ¿Eh?

Parecía que finalmente se dio cuenta de que quien vino a despertarla no era una sirvienta.

Se dio la vuelta en pánico con sus ojos bien abiertos.

Altina se veía como si hubiera sido alcanzada por un rayo.

Regis también estaba sorprendido y no podía formar las palabras para hablar. Su mente estaba inundada de palabras como crimen de indecencia y lesa majestad3.

— Ah…. no, eso….. Vine a despertarte….. ¡No sabía que esto pasaría!

— ¡¡Kyaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!

El grito de Altina fue tan fuerte como para destruir los tímpanos.

——— ¿Este es mi final?

Regis se rindió.

Un momento después, los sonidos de pasos se escuchaban más cerca.

El sonido de hombres vino desde fuera del cuarto.

— ¡Que pasó princesa!

— ¿¡Entró un ladrón!? ¡Lo asesinaremos, princesa!

Regis solo podía ver su futuro en ser convertido en carne molida por los guardias corpulentos. ¿Sera apuñalado hasta la muerte, será desechado como una piedra o quemado vivo? Si es posible, él preferiría una muerte sin dolor. Seria grandioso si no arrastrara a su hermana, quien estaba viviendo lejos, a esto.

Altina dijo.

— Dis, disculpen. ¡Hay un insecto saliendo del baúl de ropas! ¡Uno grande!

— ¡Esta bien! ¡Lo aplastaremos!

— ¡No! ¿¡Aun me estoy cambiando, serán acusados por los crímenes de indecencia y lesa majestad al igual que por irrumpir y entrar, lo que sería muy malo, está bien!?

— Cambiándose…. ¡Entendido! ¡Definitivamente no entraremos!

— ¡Sí, por favor permítanos vigilar afuera!

— ¡Está bien! ¡Yo estoy bien! ¡Me sentiré tímida si se quedan ahí, así que por favor regresen a sus puestos ahora!

— ….. Entendido.

— Ella, ella se está cambiando ahora mismo.

— Volvamos rápido.

— Está bien.

El sonido de pasos lentos se hizo más distante.

El alma de Regis cambió de sorpresa a desesperación, agregando su confusión de la situación encima de eso, su mente estaba poniéndose entumecida.

Él miró a Altina y preguntó.

— …. ¿Por, por qué?

— ¡Idiota! ¡No me mires!

— Ah, disculpa.

Regis se dio la vuelta en pánico y estaba planeando abrir la puerta y salir— Pero podría haber centinelas afuera si no era cuidadoso.

Altina murmuró a sí misma.

— Grité intencionalmente…. Pero en retrospección, fue mi culpa pedir ayuda sin verificar quien era.

— No sabía que te estabas cambiando.

— Es cierto…. ¿Me buscabas para algo?

— Clarisse-san me pidió que te despertara.

— Ku….. Esa chica de verdad…. Ella sabía que siempre le pido que me ayude a cambiarme…..

— ¿De verdad?

— De vez en cuando. Si estoy apurada o cuando estoy vistiendo corsé….. ¡Ah, no es nada! ¡Estos son secretos de chicas!

— …. Ah, quieres decir sobre ponerse gorda y esas cosas.

— ¿Debería llamar a los guardias?

— ¿¡Eh!?

— Elimínalo de tu memoria. ¡O será la pena de muerte!

— ¡Ah, Sí! …… ¿De qué está hablando? Yo, no escuché nada.

— ¡Bien!

No era bueno para Altina abusar de su autoridad por asuntos personales, pero esta era una excepción— los secretos de las chicas son aterradores.

Altina se sonrojó mientras cubría su pecho y cintura con sus manos.

— ¿¡Por qué estás viendo a este lado!?

— ¡Ah wah, disculpa! Estábamos hablando y yo solo…..

— ¿¡De verdad entraste sin notarlo!?

— Lo juro por dios.

— ¡Ni siquiera fuiste a ninguna misa desde que llegaste al Fuerte!

— …. Aunque si le dije hola al sacerdote.

— ¿Solo dijiste hola y ya estas jurando por dios? Quédate ahí y date la vuelta. Ni siquiera pienses en voltear tu cabeza.

— Está bien, no volteare mi cabeza.

Regis se concentró en las fibras de la puerta de madera.

Él podía escuchar el sonido de una respiración suave y el ruido de las ropas detrás de él.

Fu, fu.

El sonido de una respiración ligeramente adolorida se detuvo y se convirtió en el sonido de ropas siendo puestas.

El sonido de metal en metal estaba mezclado, Altina probablemente se estaba poniendo su armadura y canilleras.

— Esta bien, ya puedes ver por aquí.

— Fu~

Regis se quitó su sudor frio.

Altina estaba en su vestimenta usual con armadura.

Pero la vista de Altina en su ropa interior deslumbrante se quedó en su mente, haciendo que la cara de Regis se ponga caliente.

Altina apareció compuesta, pero sus orejas aún estaban rojas.

— Fu ah~….

— ¿Qué, que pasa Altina, estas bien?

— De verdad, es porque eres un tonto.

— No quise ver. Esto es, lo que es conocido como un accidente.

— Ya se. ¡Si hicieras eso al propósito, te cortaría en dos con el Grand Tonnere Quatre!

— Creo que el motivo de que sea cortado por la preciada espada seria el peor de todos los tiempos. Por favor impide eso.

— Hah…. Estaba planeando hablar contigo hoy. Pero ahora me siento avergonzada con solo ver tu cara.

— ¿Quieres hablar conmigo sobre cosas embarazosas?

— ¡No es eso!

— Bueno, será lo mejor que ambos de nosotros olvidemos sobre esto.

— ….. Creo que nunca olvidare esto por el resto de mi vida.

— ….. Lo siento.

Después de que el sonrojo desaparezca, Regis y Altina caminaron hacia el comedor aunque se estaba haciendo un poco tarde.

Altina primero revisó afuera de la puerta, seguido de Regis que salió de la habitación.

Parezco un amante, pensó Regis.

Ambos finalmente caminaron en el corredor.

— Entonces, ¿de que querías hablar conmigo? Puedes decirme sin verme a la cara.

— Erm…. Ellos se apresuraron a mi ayuda inmediatamente, ¿cierto?

— ¿Hmmm? Ah, ¿te refieres a los soldados?

— Todos me están tratando bien, pero solo piensan en mí como una princesa.

— También pienso lo mismo.

— También lo dije esa noche, no creo que sea una verdadera comandante si no tengo la autoridad de comando.

— Es lamentable, pero también me siento igual.

Ella no lo miro por la vergüenza— ese no era el único motivo. Sus pensamientos también seguían adelante.

— Si quiero ser reconocida como la comandante de este regimiento, necesito ser más confiable que el caballero negro, Jerome. ¿No es eso cierto?

— Ah…. Hey, ¿estas planeando hacer algo? Tengo un mal presentimiento sobre esto.

Altina no contestó la pregunta de Regis.

Ella estaba pensando en algo.

— Definitivamente estarás en contra así que no te diré.

— Altina…. ¿Planeas hacer algo que estaré en contra? Por favor detente.

— Pero definitivamente será efectivo. Porque tú garantizaste que funcionara.

— ¿Volví a decir algo innecesario?

Altina no respondió, sonriendo a Regis para tranquilizarlo.

Su rostro no se sonrojó incluso cuando se estaban viendo el uno al otro.

Parte 6

Ellos vieron a Clarisse sentada plácidamente cuando llegaron al comedor.

La mayoría de los asientos estaban vacíos, el comedor estaba desolado.

Regis confirmó la hora viendo el reloj de la pared.

— Debería ser… hora de desayunar ahora mismo.

Si el reloj estaba fallando, entonces eran los trabajadores que no lo corrigieron.

Todos los oficiales deberían reunirse aquí en días normales.

Clarisse se levantó y agachó la cabeza.

— Buenos días princesa.

— Mm, buenos días Clarisse. Eres muy atrevida.

— Escuché un lindo grito justo ahora…. ¿Sucedió algo, puede decirme detalladamente?

— Uuuhhh….. No, no pasó nada.

— Ya veo.

Clarisse tenía la ventaja en la batalla de palabras.

Altina cambió de tema y preguntó.

— ¿Todos durmieron tarde? ¿O nosotros llegamos tarde?

— De una forma, es lo segundo.

— ¿Pasó algo?

Clarisse se veía preocupada por un momento.

Fue un cambio sutil….. Pero era raro verla dudar en presencia de Altina.

— El escuadrón de exploración acaba de regresar.

— ¿Eh?

— ¿Es el escuadrón de exploración del norte?

Altina asentó en respuesta a la duda de Regis.

— Sí, para este Fuerte, el escuadrón de exploración seria el que hace el reconocimiento en el norte. Su misión es investigar las naciones vecinas y los barbaros. Ellos pasaron alrededor de un mes inspeccionando…..

Al norte del territorio de Beilschmidt estaba el ducado de Varden.

Como Varden era parte de la Federación de Germania, era un estado constante de guerras internas y externas. Habían cruzado espadas con el regimiento de Jerome un número de veces.

Muchas tribus de los barbaros también estaban congregadas en el bosque entre las dos naciones.

Las tribus más pequeñas llegaban a los cientos mientras que las más grandes tenían miles de personas. Eran una mezcla de aborígenes y ciudadanos abandonados por el imperio y la federación.

Siendo un regimiento fronterizo, ellos tenían que ser cautelosos de ambos grupos. El comandante debe ser informado de los reportes de los exploradores incluso si tiene que poner otros asuntos urgentes en espera.

Altina mordió sus labios.

— …. ¿Sir Jerome está recibiendo el reporte?

— Sí, algunos soldados vinieron aquí buscándolo para alertar a Sir Jerome del regreso de los exploradores. Ellos fueron a su habitación después de no encontrarlo aquí. Todos los oficiales están reunidos en la plaza para escuchar el reporte.

Ese soldado no buscó a Altina. Ni siquiera pretendieron haberse equivocado de comandante.

Un torrente de furia se estaba acumulando dentro de Altina, pero ella no dejó que se muestre.

— ¡Desayunare después!

Se dirigió a la puerta después de decir eso.

Clarisse agachó su cabeza profundamente detrás de ella.

Regis salió del comedor después de ella apresuradamente y se dirigió a la plaza.

Parte 8

Había muchos oficiales reunidos en la plaza delante de la entrada principal, y los soldados estaban viendo desde una distancia en el círculo más alejado.

Al centro de la multitud de las personas estaba Jerome y cinco hombres.

El Conde estaba parado con sus brazos cruzados, escuchando el reporte.

Arrodillándose con una pierna delante de él, estaban hombres vestidos como aventureros con capas y espadas en su espalda. Los cinco hombres tenían rostros sin afeitar y estaban extremadamente delgados. Solo sus ojos estaban brillantes. Ellos eran el escuadrón de exploración y el que estaba hablando era el líder del escuadrón.

Se le presentaron cerveza y pasas a los exploradores, pero ellos no lo tocaron.

Ellos pasaron un mes en el campo enemigo para este reporte, así de serio tomaban su misión de un mes cargada de dificultades.

— Eso concluye la información crucial del Ducado de Varden.

— Hmm…. Parece que están reuniendo soldados.

— También pienso lo mismo.

— ¿Están pensando atacarnos…. O se están preparando para una guerra civil?… ¿Hmm?

Jerome vio a Altina que se estaba acercando mientras que la multitud de personas hacían un camino para ella.

Regis se detuvo cuando alcanzó el borde de la multitud. Él quería evitar ser visto como un seguidor sinvergüenza e invitar el desagrado de otros.

El equipo de exploración vio a Altina con una expresión seria. Altina fue tratada ligeramente como una decoración y el reporte empezó antes de que ella llegue. Pero Altina aún era la comandante incluso si aún no realizaba nada que valga la pena mencionar. También había la opción de desencadenar la furia imperial.

El líder del equipo propuso.

— Comandante…. Permítame reportar de nuevo—

— Está bien, por favor continúa con tu reporte. Sir Jerome organizara lo que dijiste y me lo reportara, ¿no es eso cierto?

— Ja ja, ¿yo reportar a una pequeña? Regresa y mastica tu carne de pavo en el comedor.

— ….. Lo arreglare contigo después de escuchar el reporte.

Sus palabras llenas de determinación.

El espíritu de Altina no vaciló incluso frente a la intimidación de Jerome. La atmosfera parecía dos espadas chocando con chispas volando en todos lados.

Los exploradores valerosos y la multitud mantuvieron la respiración con esta escena.

Altina los apuró para continuar el reporte.

— Uuh… Lo siguiente será los reportes de exploración de los barbaros en el bosque. Ellos estaban participando en una guerra masiva entre tribus cuando estábamos conduciendo nuestro reconocimiento.

— ¿Peleando entre barbaros? Escaramuzas entre tribus pequeñas son comunes, pero guerras masivas entre tribus son raras.

— Sí, una coalición de al menos tres grupos tribales también estaban presentes.

— ¿Los salvajes que solo saben matar y robar se están uniendo entre ellos? ¿En verdad son barbaros?

— Por su equipamiento y estilo de pelea, deberían ser barbaros. Hay un hombre fuerte prominente en el grupo que se movía como un mono. Él continuaba atacando al enemigo y derrotándolos, suficientemente fuerte para cambiar la corriente de la batalla por el mismo.

— Oh…..

Jerome sonrió al prospecto de enfrentarse a un oponente poderoso. Esa parte de su personalidad era probablemente la razón del porque se convirtió en un héroe y porque sus soldados le seguían.

Altina escuchó silenciosamente. Si ambos lados preguntaban todo tipo de dudas, el reporte no podría continuar.

Jerome hizo muchas preguntas sobre los barbaros, él parecía preocupado sobre el enemigo que parecía un mono.

Cuando el reporte llego a la conclusión, Altina finalmente preguntó.

— ….. El escuadrón de exploración tenía doce miembros cuando empezaron la misión, ¿cierto?

— Sí.

— ¿Qué les pasó?

— Tres murieron peleando contra los salvajes, dos contrajeron y sucumbieron a enfermedades, uno perdió su rumbo atravesando las montañas y uno fue enterrado en una ventisca.

— Ya veo…..

Altina asentó y cerró sus ojos.

Un momento de silencio para los muertos.

Los oficiales y los hombres en la plaza guardaron silencio sin ninguna queja, el Fuerte completo estaba en silencio.

Ella abrió sus ojos un momento después.

— …. Gracias por su reporte crucial y su valiente servicio. Por favor ahora tomen un buen descanso.

— Si…. Princesa….. Uuuuhh…..

Los cinco hombres que sobrevivieron rompieron en llantos. Ellos recordaron a sus compañeros caídos y las dificultades que soportaron.

Ellos saludaron y se retiraron.

Los soldados alrededor de ellos les dieron la bienvenida a los exploradores con elogios y gratitud.

Los reportes de exploración eran tan valiosos como una luz brillando en la oscuridad. El enemigo podría optar por conservar su fuerza o atacar bajo la cubierta de la nevada. El imperio sería capaz de ajustar su patrullaje y defensas de acuerdo a las acciones del enemigo.

Jerome volteó y planeó regresar a la torre central.

— Hmmp….. lo mucho que puede hacer la pequeña es observar en un momento de silencio.

Altina respondió “Detente ahí mismo” al hombre burlón y puso su mano en la empuñadura de su espada.

Regis abrió sus ojos mientras veía la escena que se desató.

Él escuchó el sonido de metal chocando con metal.

Sin darle a Regis el tiempo para detenerla, Altina desenvainó su espada.

— ¿¡Que!?

Regis gritó en desesperación.

Sonidos ruidosos estallaron alrededor de él, los soldados estaban sorprendidos.

La multitud de personas retrocedieron con gritos de “¡Wa!”

Altina estaba a cinco pasos de Jerome. Para un héroe como el, Jerome podía acercar esta distancia en un instante.

Dado que Altina estaba apuntando su espada a Jerome, no sería sorpresa si ella fuera asesinada.

Pero ella permaneció calmada a pesar de eso.

— Eres firme en no reconocerme sin importar lo que pase, Sir Jerome.

— Hey….. Pequeña, tu broma no es divertida.

— Estoy siendo seria. Es una molestia tener a una realeza actuar como una comandante para ti, ¿no es así?

— Hmmp, no hay nada que aclarar. Este es mi regimiento.

— Estas son las palabras que una pequeña nación dentro de la Federación de Germania diría. Todos en este ejército desde los soldados hasta los caballeros e incluso tú, pertenecen al ejército del imperio de Belgaria, y está bajo mi comando.

— Sí, es cierto, pero pequeña, no puedes comandar soldados con solo un título vacío. Este no es el palacio. Ningún soldado escuchara las órdenes de una decoración en un apuro.

— Eso lo sé muy bien. Aprendí eso en abril. Es por eso que necesito probarme a mí misma de ser digna del título de comandante.

— Ku ku ku….. ¿Acaso no tienes ya el mandato del emperador?

— ¿Estas bromeando?

Altina desvió su mirada ligeramente.

Regis sintió sus ojos en él.

Él no veía ninguna duda o inquietud en ella, parecía relajada y confiada.

Su espada estaba firme.

Ella regresó su mirada al hombre que estaba delante de ella y anunció.

— ¡Sir Jerome, lo reto a un duelo!

Si esto es una pesadilla, deseo despertar inmediatamente— rezó Regis.

Alrededor de un décimo de los soldados estaba sorprendido, otro decimo estaba estupefacto de la confusión, la mayoría de los soldados pensaban que era una broma e incluso algunos de ellos estaban riendo.

Incluso Jerome quien era parte del asunto, no lo tomó seriamente.

— Hey pequeña….

Pero sus risas se detuvieron con las siguientes palabras de Altina.

— Si yo gano, cambiaras la forma en que me llamas. Primero, tienes que reconocerme como la comandante y escuchar mis instrucciones. Segundo, tú serás el general bajo mi comando y realizaras lo mejor con tus habilidades. ¡Esto no es un sueño despierto o una broma, si continuas tratando esto con una actitud juguetona, lo tomare como que estas huyendo!

Altina lo había determinado todo, así que Jerome no podía continuar burlándose de ella.

La sonrisa desapareció de su rostro.

El aura intimidante que estaba desprendiendo aumentó.

Los soldados sintieron temor de la feroz intención de matar, algunos incluso intentaron escapar.

— Tch…. No te arrepientas niña. ¡No me contendré incluso si mi oponente es el emperador!

— Eso pensé. Si fueras alguien que respeta la posición de una persona, estarías dispuesto a trabajar para mí sin necesidad de un duelo.

— Lo estás tomando a la ligera. ¿Has preparado a un campeón para que pelee por ti? El único caballero capaz de retarme en este Fuerte es probablemente Evrard….

El comandante de los caballeros quien se convirtió en el centro de atención, tenía una expresión preocupada.

Él podrá estar sirviendo para Jerome, pero también estaba tratando a Altina como a su hija, nieta, o incluso su diosa. Estaría en un dilema si fuera ordenado a ser el campeón de Altina.

Altina agitó su espada.

— No necesito un campeón. Yo seré quien hará el duelo contigo. Lo digo de nuevo— ¡Lo tomare como que estas huyendo si no aceptas!

— Ku ku ku… Está bien. Solo eres una princesa que perdió en la pelea de poder político. Podría darle fin por ti.

Altina frunció las cejas descontenta.

Princesa perdedora era uno de los apodos agresivos que tenía. Esto era más cerca de una blasfemia que ese apodo.

— ¿Me reconocerás como la comandante si gano?

— Por supuesto, te reconoceré como una comandante verdadera, no solo como un título vacío. ¡Eso solo si ganas! Así que….. ¿Qué obtengo si gano? Soy el comandante del regimiento incluso sin el duelo…. Ah, devolverme el título de comandante suena bien.

— Quieres que trate al edicto imperial como un papel de basura, ¿cierto?

— ¿Puedes hacerlo?

— Incluso si lo presento, será revocado por el príncipe Latreille.

— Hmmp…. Así que no puedes motivarme para participar en este duelo.

Altina asentó en acuerdo.

Parece que esto era parte de su plan.

— Sabía que dirías eso. No tiene sentido si no hay nada para Sir Jerome. He estado pensando en esto por los últimos días. “contenerse porque no tiene sentido tomarlo en serio”. Si los soldados piensan de esa forma, entonces el duelo no tendrá valor.

— Jah…. ¿Quieres decir que tienes términos que pueden tentarme?

— Renunciare al título vacío de comandante, y revitalizare el nombre de tu familia Beilschmidt.

— ¿Qué dijiste?

— No has olvidado el ser excluido del escenario principal por los generales de sangre noble, ¿o sí?

Jerome apretó sus dientes.

— Pequeña…. Has mencionado algo innecesario. Si propones un plan tonto, no habrá necesidad de duelos. ¡Callare tu boca justo aquí y ahora! Piensa cuidadosamente antes de hablar. ¿Cuáles son los términos que estas planeando proponer?

Era demasiado tarde para detenerlos en la atmosfera actual.

Hipotéticamente, ¿podría Regis detener el duelo si interviniera ahora? Imposible.

Hacer eso solo resultaría en que la reputación de Altina caiga aún más. Una comandante que era protegida por un simple oficial administrativo de quinto grado sería un hazmerreir.

Todo lo que podía hacer era mirar.

Aun así, Regis lo vio difícil suprimir su urgencia de intervenir.

Había una forma para que una dama trate el edicto imperial como basura, deje el servicio militar y aumente el estatus de Jerome entre los nobles.

— ….. Detente.

Él murmuró suavemente en su garganta.

Naturalmente, sus palabras fueron consumidas por el ruido a su alrededor, evitando que la alcancen.

Altian apuntó su espada a su oponente.

Y le dijo al héroe con los ojos rojos de furia de un perro salvaje.

— ¡Si ganas, yo seré tu esposa!

Jerome se quedó paralizado.

— …. En efecto…. Este es un término atractivo.

— ¿No es cierto?

Altina no sería una princesa después de casarse con un noble, así que el plan del príncipe Latreille se designar a la princesa como la comandante sería inútil.

Después del casamiento, el título de nobleza del clan Beilschmidt sería el mismo, pero su status definitivamente se elevaría.

Hablando objetivamente, Jerome tenía más que suficientes motivos para tratar este duelo seriamente.

— Hmmp…. Pequeña, no eres mi tipo de mujer, pero los términos por si mismos son grandiosos. Prepárate para ser mandada todo lo que yo quiera, justo como una sirvienta.

— Parece que los términos son aceptables para ti.

— Seguro. Apostar con tu vida en la línea es emocionante. Aceptare este duelo.

Jerome sonrió como si ya fuera victorioso.

Altina guardó su espada.

— Entonces el duelo está decidido. Diré esto solo por si acaso. Si tienes algún raro malentendido y tienes el duelo conmigo con una mente lujuriosa, tu cabeza podrida será aplastada en todo el piso.

— Deberías preocuparte por tus problemas, pequeña. Deberías empezar tu entrenamiento de novia ahora.

— ¿¡Que!?

Altina apretó molestamente sus dientes.

Solo era una provocación inútil, pero Altina tenía poca resistencia hacia este tipo de cosas, así que fue muy efectivo.

Jerome crujió sus nudillos.

— ¿Cuándo quieres hacer esto? Estoy bien incluso si lo hacemos ahora mismo.

— ¿Estas bromeando? No te daré ninguna oportunidad de encontrar excusas. Tengo muchas demandas, no pediré un duelo inmediatamente. Habrán toneladas de excusas como que recién te despiertas, bebiste demasiado anoche o la diferencia en preparación entre ambos lados.

— Hmmp….

Jerome sabía que el regimiento estaba dividido en dos lados, uno apoyándolo, y el otro apoyando a Altina.

Dejar espacio para excusas sería malo sin importar cual fuera el resultado del duelo.

— Oui4, hagámoslo al medio día en tres días. El lugar será esta plaza.

— ¿Tres días es suficiente?

— ¿Quién crees que soy?

— Entiendo. También, no quiero que otros piensen que estoy tramando algo contra ti así que…..

— ¡No te pongas engreída! ¡Una niña de 14 años no puede ganar contra mi sin importar que tipo de trampas pongas! No buscare excusas por el resultado del duelo, si alguien se queja sobre el resultado, eso significa que se está quejando conmigo. ¡Doblare su cuello y lo hare callar!

— ….. Ya veo.

— Debería ser yo quien te advierta. No me contendré sin importar quien está peleando contra mí. Prepara tu testamento.

Dejando estas palabras, Jerome subió las escaleras de la torre central.

Gemidos estallaron de una porción de los caballeros. Ellos eran los que reverenciaban a Altina como una diosa.

Altina quien era reverenciada por ellos, parecía estar tranquila.

— No planeo matar a mis subordinados.

— ….. ¿Planeas ganar?

Regis preguntó a Altina después que Jerome entró a la torre. Él no estaría dañando su reputación por hablar con ella en este momento.

— Ara Regis, nadie entraría a un duelo con un plan para perder, ¿cierto?

— Historias de princesas entrando a duelos perdidos por amor y reputación son inesperadamente comunes en este mundo….. No pensé que serias así de tonta, princesa….. Me equivoque sobre ti.

Regis se sintió como si tuviera diez años.

¡Retar al “héroe de Erstein!” a un duelo!

Él se sintió como si se fuera a desmayar.

Altina tenía una expresión despreocupada.

— Decir que soy una tonta es demasiado cruel.  ¿No es conocer esas historias muy vergonzoso? Historias sobre duelos que no se pudieron ganar….

— ¡Ese no es mi punto! ¡Estoy diciendo que retar al héroe Jerome es demasiado tonto!

— Es porque no queda de otra. Ganar el duelo y probar que soy la más poderosa en el Fuerte. Dijiste que se necesita más que fuerza física para ser un comandante, pero es más fácil para otros mostrar quien es más fuerte a través de fuerza y poder.

— Volví a meter la pata…..

Regis masajeó su cabeza con su dedo, definitivamente se desmayaría por su dolor de cabeza si esto continua.

¿Ella entendía la situación? ¿O tiene algún plan en mente?

Él podía sentir que ella estaba tranquila por su actitud.

— No metiste la pata. Pienso que fue una gran idea, Regis.

— …. ¿Planeas ganar el duelo?

— ¡Definitivamente!

Altina respondió mientras que inflaba su pecho.


Notas del traductor:

1) Nee-chan: forma coloquial para decir Hermana mayor.

2) Arurun: en japonés Altina se escribe como Arutina. Su apodo corto seria Aru, y para hacerlo cariñoso, seria Arurun❤

3) Lesa majestad: es el crimen en contra del emperador, rey, etc.

4) Oui: significa “Sí” en francés.


capítulo 2Pagina principal – capítulo 4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s