Capítulo 17: El camino de la esperanza

Capítulo 16 – Índice – Capítulo 18


Era una línea de relámpagos blancos.

Bajo la cima de la montaña sagrada donde los puntos de apoyo eran inestables. En ese espacio estrecho, la encarnación del trueno blanco estaba atravesando por los huecos que la gente dejaba al correr.

La figura era humanoide.

Se podía juzgar que apenas tenía forma humana y parecía un línea debido a su enorme velocidad.

La razón de que se pudiera juzgar como un humanoide era que cuando la encarnación del trueno blanco atacaba, se detenía por un breve instante.

Era una frenada que apenas podía ser llamada una brecha, pero gracias a ella, se podía reconocer como una persona.

[¡Waa!]

Se elevaron varios gritos provenientes de los soldados de Mousegg.

Fueron golpes de Merea, la encarnación del trueno blanco.

Una sola palma en un movimiento a alta velocidad.

Una vez que golpeaba, desaparecía nuevamente.

Era malo. Era como un fantasma.

Era terrible por el hecho de que cuando la palma golpeaba, mandaba a volar a varios soldados y además era imposible captar la apariencia del atacante.

Era demasiado rápido.

[Ku… ¡Wa!]

Un grito ahogado se volvió a escuchar.

Ellos no podía distinguir la apariencia de Merea. Solo podían sentirse inseguros y sufrir a causa de los golpes de palma a gran velocidad.

Los Señores Demonio estaban mirando esta escena desde la cima de la montaña.

Luces blancas y gente que salía volando.

Era solo esa repetición.

◆◆◆

[¿No era ese un Señor Demonio que usaba técnicas de conjuración?]

El Señor Demonio que estaba hablando con la [Emperatriz de la Espada] Elma antes de que los rayos blancos comenzaran, estaba aturdido mirándolo.

[Ese trueno blanco es probablemente debido a una técnica, pero su capacidad para luchar cuerpo a cuerpo es realmente impresionante.]

Sus ojos, incluso siendo llamaba una experta en combate cuerpo a cuerpo como la [Emperatriz de la Espada], apenas podían seguir los movimientos de Merea.

Pensaba que era imposible seguir de cerca los movimientos de Merea.

Era solo posible verlo siguiendo sus movimientos de arriba hacia abajo desde la distancia.

Los soldados de Mousegg, apenas siendo capaz de hacerlo, desenfundaron sus espadas y comenzaron a balancearlas.

Aunque sus ataques no estaban dirigidos hacia nadie, tantas espadas balanceándose al mismo tiempo podrían resultar ser una amenaza.

Sin embargo, ni siquiera rasparon a Merea.

En una posición exquisita, Merea se deslizó a través de la espadas e incluso más allá. La [Emperatriz de la Espada] estaba siguiendo sus movimientos con los ojos como si estuviera viendo cosas increíbles.

[Qu… haha.]

De la boca de la [Emperatriz de la Espada], salieron risas involuntarias.

[Si soy yo… si soy yo un Señor Demonio entonces, qué es “eso”… que frustración, pero ahora tengo esperanza.]

[No sé como sentirme. Tengo una sensación igual a la que sentí en el interior de mi estómago.]

La pelirroja Lilium apareció para llamar a la [Emperatriz de la Espada]

Lilium tenía un pájaro de fuego en su hombro y parecía estar lista para ir a la guerra.

[Escalé la montaña sagrada para encontrar “otra forma” de escapar o alejarme. No pensé que lo que podría encontrar aquí sería “el camino de la esperanza”]

La [Emperatriz de la Espada] dijo esas palabras mientras perseguía la apariencia virtuosa de Merea con una mirada frágil.

[Su fuerza nos da esperanza, pero también me siento terrible porque la forma en la que nos da esperanza es través de un camino terrible y sucio.]

[Bueno, ¿te rendirás?]

[No. Ya no tenemos esa opción. Ves que está tratando de pelear en la línea delantera por su cuenta. Es hora de que decidamos.]

[La emperatriz de la espada también es una espadachín. Estaba pensando en actuar de señuelo para los demás. Quería pelear de una manera indirecta.]

[Oh, así que no hay más opción que rendirse después de todo… soy un Señor Demonio tan poco genial el cual ha estado huyendo pero un hombre poco genial que traiciona a las personas que dependen y confían en él es algo que no quiero ser. Realmente no quiero serlo. Eso es lo que pienso.]

[Así que…]

A las palabras del hombre la [Emperatriz de la Espada] respondió. A las palabras del hombre, Lilium se quedó sin decir nada, pero una fuerte voluntad se reflejaba en sus ojos.

Los ojos de las dos miraron hacia abajo al mismo tiempo.

Los conjuradores de Mousegg estaban tratando de obtener la fórmula de una técnica cooperativa para hacerle frente a la velocidad de Merea.

Es probable que intenten evitar ser destruidos de manera individual por la velocidad de Merea la cual era fuera de lo común.

Era posible borrar todo tipo de puntos ciegos, por lo que cuando el ataque de Merea se realizara, los conjuradores que se encontraba en la multitud realizarían un contraataque.

Mousegg es Mousegg, por lo que se las ingeniarían de alguna forma.

Eso era lo que pensaban.

Y cuando se preparaban para tomar medidas en contra de Merea, los corazones de la [Emperatriz de la Espada] Elma y la [Emperatriz de la Llama] Lilium, tomaron una decisión.

Después de una interacción, las dos se empezaron a mover.

La [Emperatriz de la Espada] golpeó sus mejillas con las manos abiertas y bajó la montaña.

Su destino era un grupo de conjuradores de Mousegg que estaban intentando realizar una técnica cooperativa.

Lilium le ordenó al pájaro de fuego que estaba en su hombro, atacar a los soldados de Mousegg que estaba intentando contraatacar a Merea.

Ellas decidieron pelear.

No tenían sentimientos de obligación, pero en estas circunstancias, siguiendo al hombre llamado Merea, pensaron. “Hagamos todo lo que podamos.”

Y siguiendo la resolución de esas dos personas…

[Lo haré… voy a ir también.]

[Maldición, ¿qué quieres? ¿Acaso no estamos llenos de Señores Demonio supervivientes?]

[No digas eso. Ese tal Merea nos mostró que el camino de la esperanza no es malo.]

[Eso es irrazonable.]

[Es verdad.]

Respectivamente, después de que ambos salieran, otros Señores Demonio se apresuraron en seguirlos, corriendo por la montaña sagrada con una sonrisa fugaz y un poco amarga.

Comenzaba con el pionero Merea y siguiendo con la [Emperatriz de la Espada] Elma, Lilium y los otros Señores Demonio.

◆◆◆

[Bueno ¿Qué debemos hacer?]

[No quiero ir al frente ¿Esto no se puede arreglar con dinero?]

[¿Parecen ser del tipo que te perdonarán si les ofreces dinero? Esos soldados de Mousegg.]

[Hmmm…]

El [Rey Alquimista] Shaw estaba mirando a lo ojos a la [Sirvienta] Mariza.

La batalla entre los soldados de Mousegg y el resto de los Señores Demonio había empezado.

[Quizás, me matarían después de que les diera el dinero.]

[Por favor, no me preguntes si ya sabes la respuesta.]

[Nunca puedes equivocarte.]

Por supuesto que lo sabía.

Una vez que tomes lo que necesitas, matarás al Señor Demonio.

El Reino de Mousegg es un país que ya había hecho ese tipo de cosas.

Aunque no me guste nada, considerando que estamos en una época que fue tragada por los remolinos de la guerra, esa manera puede ser correcta en algunos aspectos.

De todas maneras, sabía que no podría solventar estos problemas con dinero, pero hice una broma con la intención de aligerar el tono de la conversación. No funcionó en lo absoluto.

[¿No es mejor ir detrás de los Señores Demonio fuertes y tomar el camino fácil?]

[Lo harás. Tengo el puño de acero de la sirvienta.]

Mariza le devolvió las palabras al [Rey Alquimista] Shaw, el cual las había dicho son una sonrisa malhumorada e indiferente.

[La sirvienta a la que apunto ser es una perfecta, capaz de proteger a su amo incluso en el campo de batalla.]

[¿Quién… es tu amo?]

[Ese es Merea.]

[¡¿Cómo llegó a eso?!]

[Es porque puso su cuerpo en la línea antes que nadie. Creo que proteger a una maestro que actúa de manera tan peligrosa mejorará mis habilidades como sirvienta, y no hay un uso para un maestro que no pueda hacer nada.]

[Es un principio misterioso. Pero aún así necesito escoltarte. No sé si puedo hacer algo pero al menos, por el momento, no parece ser tan peligroso.]

El hombre al que Shaw señalaba, usaba truenos blancos y saltó hacia el campo de batalla a gran velocidad.

Incluso siendo un aficionado, podía ver a esa persona en la fuerza principal del campo de batalla.

La mirada de Mariza estaba siguiendo con presición a ese hombre.

[Bueno, creo que fuerte está bien, a menos que seas más fuerte que yo, que como maestro es malo.]

[Tú… eso es diferente a lo que dijiste hace un momento.]

[Eso es correcto. Fuerte en combate y un poco peligroso, pero sería mejor que fuera como una muñeco de madera que sirva para engañar cuando no está en combate. Ese es el mejor maestro.]

[¡Eso es demasiado para que una sirvienta le ordene a su maestro!]

[Eso es debido a que también soy un Señor Demonio. Hay muchos factores que considerar. En realidad, nací con una sangre inconveniente.]

[Haa…]

Shaw suspiró densamente una vez que se quedó sin palabras.

Después de eso, la línea de visión de Shaw fue dirigida al campo de batalla.

Mirando la situación de la guerra, la cara de Shaw cambió a una seria si la comparamos con la anterior.

Al parecer, se veía que estaba analizando la situación con calma.

Como si se opusiera a Shaw, Mariza movió sus ojos hacia una dirección diferente a la que de él.

Mariza vio a alguien murmurando, “todo está bien, nadie está herido” mientras ponía sus manos como si estuviera haciendo una oración. Era la [Demonio Celestial] Aizu.

Como si tuviera la figura de un santo, con unos pocos cambios en su expresión facial. Mariza abrió sus ojos.

Se quedó rígida por un momento, como si el tiempo se hubiera detenido y luego abrió la boca.

[Además, decidí equilibrar mi entrenamiento como sirvienta mirándola a ella como mi maestra también.]

[¿Eh?]

Mariza pronunciaba tales palabras mientras miraba hacia Aizu.

 

Anuncios

3 pensamientos en “Capítulo 17: El camino de la esperanza

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s