Capítulo 9: El viento se detuvo, el momento llegó

Capítulo 8ÍndiceCapítulo 10


[Ya es hora de que yo también me vaya]

[Lo hiciste bien al aguantar hasta ahora Flounder.]

[Haha, incluso yo estoy sorprendido por esta tenacidad mía, pero es mejor que me vaya pronto antes de que algo más fuerte me mantenga aquí.

Espero que Merea me honre sobreviviendo.]

[Debería estar bien si se trata de Merea. No te preocupes en términos de fuerza. La pregunta es si está en él la voluntad de vivir. Una vez que desaparezcas tendrá que superarlo o no sobrevivirá en este mundo.]

[Está bien. Merea va en serio acerca de vivir en este mundo. Él ya murió una vez. Me preguntó si eso fue lo que forjó su voluntad de vivir.]

[Tienes razón.]

[Dime una cosa.]

[¿Qué?]

[Siempre me he preguntado si el Dragón Celestial Clautice es amigo de Merea]

[Ahora mismo no puedo responder eso. Es un secreto entre Merea y yo.]

[Haha, esa respuesta es lo suficientemente buena.]

En lo alto de la Sagrada Montaña Lindholm el viento se encontraba soplando debido a la estación actual.

El Dragón Celestial había bajado hacia una esquina de la montaña para mantener una conversación con un espíritu cuyas extremidades habían empezado a desaparecer.

[Quizás las cosas no irán de la forma quiero que sean, sin embargo, todavía hay esperanza. Hemos estado observando a Merea pero es improbable que pueda hacerlo por más tiempo.]

[Entonces yo lo haré.]

[Si Merea está en agonía como yo lo estuve, por favor ayúdalo.]

[También me gusta Merea. He podido escuchar cosas interesantes acerca de otro mundo por parte de él. La personalidad… bueno… es una que no me desagrada. Mis sentimientos están dirigidos de manera positiva. Habrá que ver. Te has convertido en la persona que Merea intentará alcanzar en su vida.]

[Apreciaré eso.]

Las piernas de Flounder casi habían desaparecido.

[Te estás yendo.]

[Tienes razón. Es la última vez… que hablaré con alguien.]

[¿Y los otros espíritus?]

[Creo que ya se han ido, o quizás están en un lugar diferente. No hay señales de ellos. Todos tienen que considerar lo mismo. Es un poco embarazoso dejar todo en manos de Merea.]

[Ustedes son extrañamente obstinados.]

[Es porque nuestro héroe tiene una fuerte voluntad.]

[Es una extraña ironía.]

Los brazos de Flounder desaparecieron. Sólo quedaban su cuerpo y su rostro.

Su sonrisa habitual se reflejó en en su cara.

Era una sonrisa gentil, Una sonrisa que parecía tener unos cuantos problemas y que reflejaba un poco de tristeza. En otras palabras, una sonrisa extraña.

[Por favor, dile a Merea lo que dije. “Lamento dejarte atrás”.]

[Lo haré.]

[“Gracias” ya han sido escritas. El momento en Merea despierte verá esas palabras.]

[En serio.]

[Oh, cuéntale acerca de La Caza de Señores Demonio o no. Bueno, yo ya se lo he explicado por si no quieres hablar de ello, pero es una historia que no importa cuántas veces la escuches, nunca es suficiente. Creo que es mejor explicarlo.]

[Lo sé.]

[Es probable que Merea sea etiquetado como un Señor Demonio. Me pregunto, ¿hay alguna técnica especial en las manos de un Señor Demonio que hayas escuchado en alguna historia?]

[Oh, una del mismo tipo de tus Evil Eyes. Los tuyos son superiores porque es una mejor técnica, pero en teoría, tu técnica [Technique God’s Evil Eyes] ya ha desaparecido. Se trata de una técnica que sirve para la guerra, dejando al lado contrario vulnerable. Es ese tipo de historia.]

[Eso es todo lo que quiero que hagas.]

[Para conseguir una fuerza más poderosa y una persona más fuerte, un Señor Demonio puede llegar a ser muy conveniente debido a que las naciones usan precipitadamente el poder para aplastar a los que se les oponen. La percepción de que ellos son malos solo se hará más fuerte en esas circunstancias y por ello serán aplastados incluso si solo son diferentes.]

[Realmente… una palabra tan conveniente. Parece que todo excepto eso ha sido ocultado. Ya no hay un significado claro para la palabra. Incluso si lo sabes no puedes decirlo.]

[Digamos que pasa lo que tu quieres. Esta es una época de facciones. No recuerdo si siempre ha sido así. Las facciones han cambiado muchas veces. Si tu ganas, te alejas con todo. Es una era en donde el poder está situado en la parte superior y por ello no te puedes quejar de un líder por ser torpe mientras sea fuerte. Simplemente pueden ser torpes y crear un país dulce.]

[Un tonto país dulce huh…]

[Si puedo decirlo, una actitud que no está atrapada por el orgullo es noble.]

[Sí.]

En ese momento, Clautice y Flounder tenían el nombre de cierto país en mente.

[Si los Señores Demonio dejaran de escapar, estoy seguro que se debería a ese país.]

[Si es que hay un escape y no es destruido inmediatamente. Por otro lado, si un lugar como ese es tomado por la facción que solo quiere poder, sin duda obtendrían el paradero de los Señores Demonio.]

[Bueno, si tal país estuviera a punto de obtener el paradero de los Señores Demonio, asegúrate de decírselo a Merea.]

[No lo digas. Si estás pensando en los países que yo dirigía, ya no son los mismo que cuando me fui. Ni siquiera es gracioso.]

[Haha, Tienes razón.]

La apariencia de Flounder empezó a sacudirse. Su rostro y su cuerpo se empezaron a convertir en partículas en el aire como una neblina y sus palabras se empezaron a distorsionar.

[Cuando Merea sea etiquetado como un Señor Demonio. Cuando lleguen ese tipo de problemas, dile que sobreviva en el Este del continente y que tenga como objetivo entrar al Reino de Remius. Te dejaré a ti decirle que ahí está la forma básica de “dulzura”. Si eres tú quien se lo dice estoy seguro que ayudará a Merea.]

Clautice comprobó que el nombre del país al que Flounder se refería era el mismo que él pensaba., y asintió para darle paz.

[Ese es… el país natal de Lei Lace.]

[Sí.]

[¿Él preguntó?]

[¿Qué?]

[En lo que se ha convertido ese reino ahora.]

[Si. Es lo mismo que pasó conmigo. También había predicho que Merea lo preguntaría. Clautice recordó el Reino de Remius de la misma manera que yo. Puede que ese lugar tenga lo que Merea quiere.]

[En efecto. Fueron en una buena dirección después de que me fui.]

[Y donde antes se encontraba la ciudad natal de Lei Lance, ahora es un país regido por el Rey Remius. Le dije lo que probablemente necesitaba saber.]

[En serio.]

[No es que yo debiera estar interfiriendo con la era actual. Después de todo, eso les corresponde a lo que viven actualmente.]

De pronto, el rostro de Flounder que fluctuaba miró hacia el cielo.

Segundos más tarde Clautice hizo lo mismo.

[Sin embargo, Lei Lance ha seguido adelante. Para que la esposa vaya primero… en fin, pronto la seguiré.]

El rostro de Flounder no se encontraba visible, pero definitivamente mostró una sonrisa hacia el cielo.

[Fue debido a que Lei Lance no tenía una personalidad tranquila como lo indicaba su apariencia.]

[Fufu, Si.]

Clautice también miraba hacia el cielo, y lanzó una sonrisa que no pudo contener.

[…]

Silencio.

El viento se calmó.

Se sintió como si el mundo se hubiera detenido. Eso pasa cuando es momento de las separaciones.

[Pronto iré hacia donde está ella]

[…oh…]

Los ojos del Dragón Celestial Clautice tenían un tono triste.

[Entonces, por fin, iré hacia el Mar Celestial de las Almas.]

[Oh, alma atrapada en arrepentimiento. Es hora de deshacer el hechizo que te mantiene aquí. Adiós, espíritus del pasado.]

Ese día, en un lugar que Merea desconocía, los espíritus que se encontraban en la Sagrada Montaña de Lindholm habían ascendido al cielo y cortado sus arrepentimientos.

Merea sabría que habían desaparecido horas más tarde.

◆◆◆

Merea se encontraba un poco aturdido en la cabaña de piedra que se encontraba en la montaña sagrada. De pronto, la voz del Dragón Celestial resonó en toda la cabaña.

Cuando salió, Merea escuchó acerca de Flounder por el Dragón Celestial.

[…]

Se quedó sin palabras.

Sin embargo, una pequeña sonrisa apareció en su rostro. Similar a la sonrisa que solía hacer Flounder.

Para el Dragón Celestial Clautice, la sonrisa de Merea parecía concordar perfectamente con la de Flounder.

[… lo sabía. El tiempo que estuve con Flounder había sido apenas diez años. El tiempo que pasé creciendo con ellos… yo… debido a todos… me había dado cuenta que…]

Una lágrima cayó de los ojos de Merea. Después, gota tras gota un enorme torrente de lágrimas descendió.

[Haré tumbas para todos. Después, comenzaré mi descenso a la parte baja de la montaña.]

[Una tumba.]

[Debido a que todos eran espíritus del pasado, probablemente fueron olvidados, pero como prueba de que en verdad vivieron en este mundo, quiero estar de pie. Ellos fueron traicionados y fallaron, sin embargo quiero que se conviertan en héroes porque ellos fueron mis héroes cuando más los necesitaba. Por eso pienso que son asombrosos.]

[Si, es verdad.]

[Así que para probar que realmente eran héroes, dejaré una marca aquí. Con sus sentimientos los cuales siempre prevalecerán.]

[Bajarás a la parte baja de la montaña, pero ¿para qué?]

[Voy a encontrarlo.]

[Ahora el mundo está envuelto en los colores oscuros de la guerra. No hay valores universales, por lo tanto, el héroe universal que originalmente veíamos en Flounder ya no existe.]

[Lo sé. Flounder también me lo dijo, así que creo que seré el héroe de las cosas que quiero proteger. Ellos querían vivir a través de mi. Un héroe para cumplir con sus esperanzas y por eso me pararé firmemente.]

[Ya veo. Si se trata de eso seguiré rezando para que te conviertas en un héroe en esta vida.]

[Si, gracias Clautice.]

[Mientras lo decía también puse un poco de ironía.]

[¿La ironía de Clautice sería tener buenos pensamientos acerca de mí?]

[Haha, como siempre eres un poco tierno huh… Oh, bueno, hay muchas cosas que gustar sobre ti. Incluso siento un poco de afecto después de todo este tiempo. Eso es.

Bueno, las nubes están aumentado así que creo que será mejor que me vaya.]

[Si.]

El cielo, al levantar la vista desde la cima de la montaña parecía como si las nubes estuvieran llamando.

[Entonces, adiós.]

[Si, nos vemos.]

[Si.]

El Dragón Celestial desapareció en el cielo.

Merea era la única persona que quedaba en la cima de la Sagrada Montaña de Lindholm.

Ese día, [Merea Mea] finalmente estaba solo.

 


Capítulo 8ÍndiceCapítulo 10

Anuncios

Un pensamiento en “Capítulo 9: El viento se detuvo, el momento llegó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s