Epílogo

Capítulo 5Índice – Palabras finales


 

Epílogo 1  —— Oficina del obispo ——

— Así concluye el reporte. La crisis ha sido resuelta.

Después de leer el reporte que se me fue entregado, tomé un profundo respiro para calmar mi incontrolablemente palpitante corazón.

El sacerdote que me entregó el reporte debe estar igual que yo, actuando calmado en el exterior, pero el sentimiento de felicidad estaba a punto de desbordarse.

Desde hace poco, él ha estado cerrando sus ojos y pronunciando palabras de agradecimiento.

— Purificar las fuentes termales de una ciudad entera por ella misma. Encima de eso, el tóxico de Hans, un jefe del ejército del rey demonio, y de las partes de su cuerpo fueron limpiados por completo—

Mientras leía el reporte, su voz tembló.

— Para poder limpiar los restos del jefe del ejército del rey demonio, un enorme grupo de excelentes Arch Priests necesitarían varios meses para lograrlo. Sin embargo—

— Así es, y…la apariencia de esa gran persona…

Dijo emocionadamente el sacerdote que vino a reportar. Su voz estaba temblando.

— Cabello celeste y ojos celestes. Además, vestía un hagoromo, y era una persona hermosa.

Es cierto.

La alegría lo estaba haciendo sentir que se desmayaba.

— ¿Qué deberíamos hacer? ¿Deberíamos anunciar esto al culto en la ciudad…?

— Por supuesto que sí. Sin embargo, será en privado. Esa gran persona podría visitar de nuevo esta ciudad para divertirse. Cuando llegue ese momento, necesitamos decirles que no se comporten demasiado respetuosos, ni demasiado casuales… Además, ¿Cómo está el origen de las fuentes termales que fue purificada?

— Sí, bueno, ya nunca saldrá agua termal, pero…

— Si no me equivoco, ¿es agua que podría curar heridas y es agua bendita muy efectiva contra los monstruos vivientes?

— Sí, es agua bendita extraordinariamente poderosa… En pocas palabras, en vez de administrar fuentes termales, las ganancias de vender esta agua bendita serían más altas.

Eso era obvio.

Después de todo, fue purificado con el poder completo de esa gran persona. Era algo natural.

— … Hablando de eso, parece que hemos causado problemas a esa gran persona con una fuerte deuda…

— … ¿Qué deberíamos hacer? Pienso que es mejor que finjamos no habernos dado cuenta de su verdadera identidad, para que vuelva a esta ciudad tranquilamente…

Estando indeciso, el sacerdote me responde:

— Qué le parece esto. Enviaremos a una persona del culto al pueblo de Axel, y le regresaremos el dinero de la compensación en algún tipo de forma…

— … Buen punto, entonces hagamos eso. Por cierto, originalmente, me gustaría agradecerla por salvar la ciudad y disculparme por causarle problemas con las deudas…

Esperemos que esa gran persona visite de nuevo esta ciudad y——

El sacerdote bajó su cabeza.

— Entonces, pienso que de esa forma estará bien, Zesta-sama—

— Sí, te lo encargo.

Al escuchar mis palabras, el sacerdote agachó una vez más su cabeza y se fue.

Vuelvo a dirigir mi mirada al reporte y, le agradezco profundamente.

— ¡En nombre del culto, le ofrezco mi más sincero agradecimiento, Aqua-sama—!

 

Epílogo 2 —— Después del viaje ——

— ¡Lleamos!

— ¿Acaso no puedes decir bien “llegamos”?

Aqua abrió la puerta de la mansión con buenos ánimos, y entró a la casa de donde estuvimos alejados estos pocos días.

¿Qué hice durante estas vacaciones?

Como siempre, fui involucrado a algunos asuntos problemáticos, y me deprimo cuando lo recuerdo.

No importa, visité las fuentes termales y entré a un baño mixto…

… Baño mixto.

¿Eh? ¿Fue un baño mixto?

Más bien, simplemente entré solo con esa nee-chan llamada Wolback.

Y esa nee-chan envolvió firmemente su cuerpo con una toalla.

Cuando estábamos en la mansión, me bañé con Megumin y Darkness.

…. ¿Eh? ¿Qué es esto?

Ahora que lo pienso, ¿no hubiera sido mejor si no iba de vacaciones?

¿Eh?

— ¿Qué sucede? ¿Por qué tienes esa cara? ¿Es algún tipo de juego nuevo?

— Solo estoy imitándote. Me veo justo como tú, ¿cierto?

Mientras estaba peleando con Aqua que se abalanzó contra mí, Darkness dijo:

— En verdad, acabamos de regresar, ¿no pueden detenerse? Tengan un poco de té y tranquilícense.

Ella se quitó la armadura mientras decía eso y se fue al almacén.

— Fiuf, este lugar me hace sentir tranquila. Aunque no es adecuado que lo diga quién propuso el viaje.

Dijo Megumin mientras saltaba al sillón de la sala.

— Oye, Megumin, ese es mi sagrado asiento especial.

— Si desea el asiento, ¿qué le parece decidirlo con un juego?

Megumin sacó el tablero de juego con el que era grandiosa y empezó a jugar contra Aqua.

Me senté al otro filo del sillón y las observé jugar. Darkness vino en ese momento con el té que preparó.

Esta chica siempre era tan torpe, no pensé que podría preparar té.

— Oye, Megumin, ese Arch Wizard es una gran molestia. Aquí, ten mi pequeña Crusader inútil, ¿qué tal si intercambiamos?

— Hablando estratégicamente, no necesito el Crusader. Rechazo el intercambio. Es su turno, Aqua.

— Oigan, ya saben. Sé que están hablando del juego, pero, bueno…

Di un sorbo a mi té mientras escuchaba su plática.

Tal vez era porque acabábamos de llegar de nuestro viaje, la atmosfera relajante en verdad era reconfortante.

Sin embargo, algo definitivamente sucederá en momentos como este.

Podía saberlo por la experiencia.

— ¡Megumin! ¿¡Megumin está aquí!? ¿¡Y también Kazuma-san!?

Junto con una voz ansiosa, alguien estaba golpeando la puerta de la mansión.

Ven, aquí viene.

— Sí estoy. Esa voz, ¿eres Yunyun? Qué sucede, ¿algo problemático? Ya sea un jefe del ejército del rey demonio o un objetivo de recompensa, dime lo que sea.

Al abrir la puerta, Yunyun, a quién le dije esas cosas, estaba parpadeando rápidamente.

Su cara estaba roja.

Estaba sin aliento, ¿qué sucedió?

— Ehm, ehm… Esto es muy repentino…pero…

Yunyun parecía estar decidiéndose mientras se mordía los labios.

Bebí mi té mientras la alentaba a que continúe con una expresión calmada.21

El yo de ahora ya no le tiene miedo a nada. Ya me acostumbré a estas cosas.

— ¿Qué sucede, Yunyun? ¿Me necesita para algo?

Megumin se paró. Yunyun agitó su cabeza y me miró directo a la cara.

 

¿Es a mí? No importa lo difícil que sea, dímelo.

Yunyun, dirigiéndose hacia mí que estaba bebiendo el té calmádamente:

 

— ¡Yo…! ¡Yo…! ¡Quiero un bebé con Kazuma-san!

 

Escupí el té de mi boca.

 


 

Capítulo 5Índice – Palabras finales

8 pensamientos en “Epílogo

  1. :v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v:v

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s