Capítulo 103: El héroe y la dungeon.

Capítulo 102ÍndiceCapítulo 104


El héroe Wataru se sumergió en la dungeon. Pasando a través del primer piso con facilidad, se adentró al área del laberinto.

A pesar de que el patrón usual a partir de aquí era buscar y explorar, hoy pasó a través del laberinto rápidamente, haciéndose camino hacia el área del acertijo.

 

— Ahora bien, el área inexplorada después de esto… Tengo que enfocarme de aquí en adelante.

 

No le hablaba a nadie en particular, él sólo habló mientras miraba la puerta enfrente de él.

La puerta del acertijo. Wataru procedió a resolver el acertijo calmadamente, típicamente conocida como la [Puerta de la sabiduría].

 

— … Sí, esto es aritmética. Sólo necesito resolverlo con un poco de álgebra.

— Recuerdo esto de un show de concursos japonés, ese tipo con cabeza de fosforo. Solo hay que invertir el triángulo.

— Aah, este es un acertijo muy famoso. En este mundo, al menos. [Mar del Norte].

— … [Fácil], ¿supongo? Esto no se ve muy difícil.

 

Expresando su opinión que podría darle dolores de cabeza a Haku si lo escuchara, se hizo camino hacia el área de la escalera en espiral.

 

Más allá de este punto, nada había sido reportado al gremio.

 

A pesar que Wataru pensaba que Kehma tenía cierta información como la persona que había llegado a lo más profundo de la dungeon, sería difícil para él preguntarle debido a su deuda.

Como algo que podría dar cierta ventaja, la información en este mundo no era compartida tan fácilmente. Y si él hubiera pedido información, su deuda continuaría aumentando.

Por supuesto, eso incluía información de cómo lidiar con algunas partes de la dungeon. Como una excepción, información sobre las trampas que podrían ser particularmente peligrosas para los aventureros que no supieran de ellas—regresar la espada mágica al pedestal en la [Trampa de la Avaricia] por ejemplo—sería proporcionada por el gremio para ser usada como conocimiento común. Respecto a los aventureros que seguían muriendo en esas trampas, el gremio sólo lo veía como perdidas desafortunadas.

 

— … ¿Así que hay un agujero en medio? Me pregunto si sería más rápido brincar desde aquí.

 

Pensó eso cuando vio el agujero… pero viendo que probablemente terminaría con fracturas incluso si aterrizaba hábilmente, aunque la idea cruzó por su mente, Wataru descartó la idea de saltar.

 

Mientras ponía atención en sus pasos, descendió la escalera en espiral paso a paso.

… En su camino abajo, una pared se proyectó hacia afuera.

 

— Whoops, eso fue peligroso.

 

Para Wataru, no era peligroso. Evadió la pared que repentinamente se proyectó para no caer.

 

— Probablemente hubiera caído si fuera más lento, ¿eh?

 

Finalmente entendió el punto de que haya un agujero hacia abajo en el centro de las escaleras. Sin embargo, no tenía mucho significado que él se diera cuenta de todas formas.

 

Cuando terminó de descender las escaleras en espiral, había un área que sorprendentemente recordaba algunas ruinas hechas por el hombre. Era como si hubiera algo dividiendo las zonas.

Entró a la habitación más cercana mientras confirmaba que no hubiera trampas.

 

— ¡Oh! ¡Un cofre del tesoro! Fufufu, me pregunto que habrá dentro. Tal vez alguna revista de manga~.

 

Wataru, alguien de otro mundo, esperaba que pudiera haber algún ítem japonés dentro del cofre. Sin embargo, solo había una espada dentro. A pesar de que estaba algo decepcionado, vio una piedra mágica en ella cuando le echó una mejor mirada. Era una espada mágica.

 

— Ooh, ahora que lo pienso, había rumores acerca de ser capaz de obtener espadas mágicas aquí, ¿eh? Hmm, parece que puedo llenarla con poder mágico y se siente como si se volviera más afilada, ¿supongo? Bueno, seguiré adelante reponiéndo mi deuda… Aunque hubiera preferido algo de Japón…

 

Espadas mágicas que mejoraban su filo estaban, entre las espadas mágicas, localizadas en el rango inferior. Las de rango superior tenían efectos mágicos. En el caso de la espada mágica que actualmente tenía, estando al nivel de ser comprada con bastantes monedas de oro, era una pieza de equipamiento de tercer grado para un héroe aventurero Rango-S.

En cuanto a los Rango-C, se pondrían frenéticos por un equipamiento de ese nivel.

Mientras derrotaba a los golems de hierro que constantemente aparecían en su camino, encontró incluso más espadas en las otras habitaciones. Todas ellas eran espadas mágicas que mejoraban su filo. Aunque el almacenó las espadas mágicas junto con los cuerpos de los golems de hierro en su [Almacenamiento] mágico, lentamente estaba alcanzando su capacidad máxima.

 

— Tal vez debería ser mejor regresar después de deshacerme de algunas cosas… No no, estoy perfectamente preparado dado que vengo solo, no se puede hacer nada, nada de nada.

 

Recolectando veinte espadas mágicas de una forma u otra, encontró las escaleras que continuaban bajando.

A pesar de que sentía que estaba [Todavía Seguro], no pensaba que aún [Tuviera Espacio]. Cuando llegue el momento, probablemente de deshará de los cuerpos de los golems de hierro para hacerse espacio.

 

Pensando eso, Wataru decidió darle un vistazo a la siguiente habitación.

 

 

*

 

 

Había estado dejándoselo fácil, pero ¿no parece que está progresando muy fácilmente a través de la dungeon?

Sin embargo, no puedo usar mis trampas letales nunca antes vistas en él porque Haku-san me pidió mantenerlo con vida. Sólo somos capaces de repelerlo con monstruos, pero estamos perdiendo dado que es muy fuerte. ¿Cómo diablos corta en dos a mis golems de hierro con un simple corte de su espada? ¡Hey!

 

Debido a eso, adoptaremos la estrategia de darle toneladas de tesoros para que él se apure y se vaya pronto.

 

— Hay muchas espadas mágicas hoy, ¿no lo crees?

— Sí. Dado que alguien por fin llegó al área del almacén, usemos la oportunidad para promocionarnos.

 

Si es el nivel de las espadas mágicas que estamos mostrando en esta ocasión, aventureros de alto rango probablemente no vengan.

 

— Los cadáveres de los golems de hierro están lentamente llenando su [Almacenamiento]… espera, ¿eh? ¿Hice un pasaje ahí?

 

Cuando miré para saber cómo le estaba yendo a Wataru, estaba avanzando por unas escaleras descendentes que no recuerdo haber hecho… Esa no es el área de la prisión, ¿verdad? ¿Qué diablos son esas escaleras?

 

— ¿Eh? Yo las hice, ¿sabes?… espera. ¡Es cierto! Lo había olvidado debido a la llegada del héroe, pero, ¡terminé una dungeon!

 

Oh, cierto. Me había olvidado completamente de eso. Pensando en eso, Rokuko había dicho que iba a hacer su propio dungeon, ¿no?

 

— …Entonces, ¿qué tipo de dungeon hiciste?

— Fufun, bueno, ¡observa! ¡Es súper innovador! Contempla mi creación. ¡No perderé ante las ideas de Kehma!

 

Eso suena bien, vamos a observar la estrategia de este héroe para superarlo.

 

 

*

 

 

— …Oye, de repente es muy diferente.

 

Cuando descendió las escaleras, había un foso de magma. El calor que estaba acumulado parecía que quemaría su piel.

En el mar de magma, había un camino salpicado por piedras para ser utilizadas como puntos de apoyo. Incluso herramientas mágicas tipo calzado se quemarían si se perdía el equilibrio.

 

— Estaban esas aguas termales, así que tal vez esto es algo como un volcán… Un sauna natural, ¿supongo?

 

En verdad, esto no podría ser un sauna. El magma era tan caliente que incluso te derretiría los huesos, pero no era una gran amenaza para Wataru, un héroe. Usando su poder mágico, produjo una barrera estrecha a su alrededor como una membrana. Con eso, incluso si las piedras de apoyo colapsaran y él se sumergiera en la lava, tendría al menos alrededor de treinta segundos.

 

Incluso así, dado que le consumiría demasiado poder mágico, avanzó lentamente, verificando las piedras paso a paso.

 

— ¡Piii—!

— ¿Hm?

 

Escuchó el chillido de un pájaro. Cuando volteó, miró una pequeña ave blanca volando hacia él como un dardo. De golpe, sacó su espada para detenerlo, causando un sonido metálico cuando se estrelló. Chocando contra su sólida espada, el ave cayó al magma con un plop.

 

— ¿Qué tipo de ave era esa?

 

Aunque estaba un poco preocupado al respecto, la pequeña ave que cayó al magma ya estaba en llamas.

 

Mientras no le daba mucha importancia, percibió que no había golems en este piso. Observó a su alrededor una vez más, buscando la presencia de monstruos. De cualquier forma, no sentía la presencia de cualquier otra cosa a excepción de la pequeña ave que habría sido un buen yakitori. Sin embargo, era verdad que él no sería capaz de darse cuenta de golems que no se movieran en absoluto.

 

— … ¿Supongo que debería continuar?

 

Entonces, cuando Wataru movió su pie, algo le pegó en la espalda y recibió un ligero impacto.

 

— ¿¡Uoooh!?… ¡E-eso fue peligroso!

 

Casi perdía el equilibrio, pero alcanzó a recuperarlo. Miró alrededor y vio a la pequeña y todavía llameante ave agitando sus alas.

 

— Un ave de fuego… ¡Un fénix! Cierto, no era debido al magma, estaba en llamas desde el principio.

— ¡Pi!

 

La pequeña ave se lanzó una vez más… aunque fuera un fénix, si eran ataques sorpresa, dejaban de funcionar una vez que te dabas cuenta.

Mientras pensaba que estaba viendo algo raro, Wataru cortó al fénix.

 

— ¡Pikya—!

 

El fénix chilló mientras era cortado, envolviéndose en una llama…Sin embargo, unos pocos segundos después, el fénix revivió y lo atacó de nuevo. Reviviendo más rápido de lo que hubiera pensado, Wataru lo cortó nuevamente.

Aun así, una y otra y otra vez, el fénix seguía reviviendo y atacándolo. Aunque era muy débil, el tiempo que le tomaba revivir era rápido, así que parecía que no tenía sentido tratar de derrotarlo, sin embargo—

 

— ¡Ah! ¿¡Podría usarlo para conseguir algunos materiales raros!? Ahora que lo pienso, ¡Kantra-san dijo que quería algunos materiales raros tipo fuego, ¿eh?! ¡Booyah!

— ¿¡Pikiii!?

 

Probablemente porque sintió algo peligroso, el fénix escapó de Wataru.

 

— ¡Vaya! ¡No contaba con su astucia!

 

Wataru dejo salir un pequeño murmullo. El hecho es que, él no sabía cómo recolectar los materiales en bruto de un fénix que podría simplemente inmolarse al momento de su muerte, así que no había mucho que pudiera ser capaz de hacer de todos modos.

Decidiendo regresar y examinarlo con calma la siguiente vez, puso este pensamiento en una esquina de su mente y decidió continuar avanzando.

 

En el camino, una piedra de apoyo colapsó de improvisto, pero de una u otra forma se las arregló para llegar al interior. Ahí había una puerta.

 

Cuando se tiró con todo su peso contra ella, la puerta se abrió y vio una caverna inundada por el calor igual que la que acababa de atravesar.

Aunque el magma no se desbordaba, fue capaz de ver aparecer lagartos rojos y limos de magma.

 

Al parecer, la verdadera acción comienza aquí.


Capítulo 102ÍndiceCapítulo 104

10 pensamientos en “Capítulo 103: El héroe y la dungeon.

  1. Pingback: ¡LDM + HDSL! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s