Capítulo 105: La repatriación del héroe

Capítulo 104ÍndiceCapítulo 106


Después de reportar al gremio, decidió vender todas las espadas mágicas a través del gremio para pagar su deuda.

 

— —Debido a eso, parece que terminé saliendo por la [Caverna en Llamas]. Bien, aquí hay algunas espadas mágicas. Son diecinueve en total, tenía una más de la misma calidad, pero se la regalé a Kantra-san. Quiero vender el resto a través del gremio.

 

— … Sí, por supuesto.

 

Con las espadas mágicas alineadas, el contenido del reporte de Wataru era emocionante.

Que había pasado al área inexplorada, que la [Cueva de los Deseos] estaba conectada con la [Caverna en llamas]—una dungeon también ubicada en la montaña Tsuia—en un punto desconocido, y que había retirado la cantidad de veinte espadas mágicas.

Eran unos resultados maravillosos.

 

— Bueno, ¿cuánto me van a dar por la información?

— El precio de mercado para eso es de veinte monedas de plata. ¿Quisieras poner en subasta las espadas mágicas?

— … Veinte al mismo tiempo suena como si pudieran colapsar el precio, ¿no? Vamos con diez. Venderé nueve al gremio por dos monedas de oro cada una, así que por favor, véndanlas después. Ah, ¿podría ser en efectivo si fuera posible?

 

Eso serían dieciocho de oro y agregando el precio de subasta a eso, podrían convertirse en un ingreso de cuarenta de oro.

… Probablemente era una pequeña cantidad comparada con su deuda de dos mil trecientos oros, pero se puede ver como un ingreso de cuarenta millones de yenes. Desde el punto de vista de Wataru, no era tan malo viéndolo de esa forma.

 

Para esa noche el debería de estar bebiendo con Kantra y los otros, así que decidió regresar al imperio al día siguiente.

Los detalles de la juerga se omitirán. Fue un buen alcohol y nada quedó al final.

 

— Bien, y ahora a despedirse de Rokuko-san y los otros.

 

Se dirigió a la recepción de la posada… Sentada ahí estaba la chica maga con la que había establecido buenas relaciones, Nerune.

 

— ¿¡Queeeee~, ya te vas~!? Uuu, quería preguntarte más sobre magia~

— Hahaha, regresaré. ¿Está Rokuko-san?

— Ah, sí~. La llamaré~

 

Nerune fue por Rokuko, así que esperó por un rato. Y luego Rokuko llegó con buen humor.

 

— ¿Ya regresas? Saluda a Ane-sama de mi parte.

— Muy bien. Bueno, ¿fui de ayuda?

— Nn. ¡Sí! ¡Gracias a ti recibiré un anillo de mi compañero!

 

Había cierto pacto entre Wataru y Rokuko.

Es decir, cuando Wataru le pidió a Rokuko que fuera su compañera, ciertas cosas fueron dichas.

 

 

~~~

 

 

— [… ¿Quisieras ser mi compañera?]

— [Ah, de ninguna forma, ya tengo un compañero.]

 

De la reacción de Rokuko, Wataru se dio cuenta que su pregunta podría haber sido tomada como una confesión.

Rápidamente corrigió eso.

 

— [… ¡Ah! Lo siento, me refería como a un compañero de estudios. No como pareja, amantes o algo así.]

— [… ¿Uhm? ¿Es eso? Bueno, está bien.]

— [¡Por favor conviértete en mi cooperadora en la búsqueda de regresar a Japón! Esas ropas, apenas lo acabo de notar pero, están hechas de nylon, ¿¡verdad!?]

— [¿Nayon? ¿Qué es eso?]

— [¡Es un material sintético derivado del petróleo!… Este mundo nunca ha visto la combinación de nylon con ropa, entonces, ¿¡por qué!?]

— [Ah, ¿este vestido? Mi compañero lo consiguió en la dungeon, ¿sabes? Fufun, ¿no es maravilloso?]

 

Cierto, el héroe Wataru vio a través del material como algo que existía en Japón. Sus ojos se movieron instintivamente, pero su reacción fue sólo hacia las ropas de nylon. Definitivamente no era como si quisiera ver el trasero de Rokuko. El sólo vio su trasero dado que su pelo bloqueaba el resto.

 

— [Sí, te queda bien… Hmmm, me pregunto si podría conseguir algo de nylon yo también. Había escuchado los rumores, pero es sorprendente… También me gustaría que el Compañero-san de Rokuko-san se convierta en mi compañero de investigación. ¿Es un excelente aventurero después de todo?]

— […Sí, lo es, es la persona que ha ido a lo más profundo de la dungeon después de todo. También obtuvo una silla de masajes de la dungeon.]

— [¡Ooh, eso es…!]

 

Él quería tomarlo y verlo por dentro. Cuando lo miró-

 

— [De ninguna manera. Es invaluable.]

 

Rokuko lo detuvo. Parecía haberle dado voz a su deseo.

 

— [Mumu, entonces tal vez tu compañero-san pueda enseñarme sobre la dungeon… ¿tal vez pueda escuchar algo al respecto?]

— [Nnn, cierto, estoy bien preparando un lugar para hablar pero, ¡tiene que haber algo para mí!]

— [Hmm, entonces, ¿qué tal si te invito una comida? La de cinco monedas de oro.]

— [Es mi mercancía, podría comerla cuando yo quiera incluso si no me la invitan.]

 

‘Oh, cierto~’ pensó Wataru. Se preguntaba si habría algún tipo de moneda de cambio que pudiera usar contra esta persona que acababa de conocer. No podía pensar en nada.

 

— [… Entonces, ¿tal vez haya alguna preocupación que tenga Rokuko-san de la cual yo me pueda hacer cargo?]

— [¿Preocupación? Hmm, no puedo pensar en alguna…]

— [Umm. ¿Tal vez algún problema en tu vida diaria con tu compañero?]

 

Wataru habló con desesperación, pero pasó que Rokuko pensó en algo.

 

— [Bien, entonces quisiera estar en mejores términos con mi compañero así que sé mi caballo de acecho.[1] ¡De seguro lo atraerá a una comida si le digo que Héroe-sama se me confesó!]

— [Eh, ¿¡Qué!?]

— [¡Entonces voy a decirle!]

 

 

~~~

 

 

… Y eso fue lo que se dijo.

Como resultado de que Wataru se le confesara a Rokuko, hace unos días les había contado su historia de amor no correspondido. Terminó tratando inútilmente de apelar indirectamente con [Debido a que desconfío de las mujeres, no puedo realmente confesarme a una mujer], pero al final terminó por ser cauteloso con él y no fue capaz de escuchar algo satisfactorio.

 

— … Pero ahora tengo una deuda de dos mil trecientas monedas de oro.

— ¿Eh? Eso no tiene nada que ver conmigo, ¿sabes?

— … Sí.

 

Rokuko definitivamente no estaba relacionado con eso. Incluso si el foco en él de parte de Narikin era debido a la confesión a Rokuko, Kehma era otra persona así que era algo completamente diferente.

 

— Ah, está bien si pagas tu deuda a través de Haku Ane-sama, ¿sabes?

— Quiero ver a Nerune-san, a Gozoh-san y los demás, así que regresaré. No puedo causarle problemas a Haku-sama con eso.

 

‘Incluso sería bueno si en verdad no regresas.’ Rokuko murmuró.

 

— Bien, entonces nos vemos.

— Salúdame a Haku Ane-sama.

 

Y así, el héroe Wataru partió hacia la capital imperial.

 

 

 

Además, le reportó de forma honesta todos los detalles a Haku-san, así que ella decidió que sería enviado a trabajar prácticamente hasta el punto de morir a pesar de ser un aventurero Rango-S, pero eso es otra historia.


[1] Persona que prueba algo en alguien o lanza un desafío contra alguien para el beneficio de una anónima tercera persona.


Capítulo 104ÍndiceCapítulo 106

7 pensamientos en “Capítulo 105: La repatriación del héroe

  1. Pingback: ¡LDM105! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s