Capítulo 120: La Santa

Capítulo 119ÍndiceCapítulo 121


Varios días después empecé varios experimentos con Rin.

Como subjefe de la aldea, el dueño del bar me visitó.

 

— Kehma-san, llegó un aventurero que aceptó la comisión de subyugación, ¿podrías ir y darle algunas palabras de agradecimiento como el jefe de la aldea?

— Que problemático. ¿Qué tal si tú le das las palabras de agradecimiento, como el subjefe de la aldea? Sólo soy jefe de nombre después de todo~

 

Cuando dije eso, el subjefe de la aldea se negó lamentándose.

 

— No puedo hacer eso. Esta persona es la Santa-sama del Reino Sagrado… Si no correspondemos apropiadamente, se convertirá en algo incluso aún más problemático. Además, hay algún tipo de asunto que ella desea tratar al respecto…

— Ya veo. No sé qué tipo de cosa es el Reino Sagrado, pero se escucha como algo realmente problemático. Así que, ¿qué es el Reino Sagrado?

— ¿No… lo sabes?

 

Y entonces me informó.

El Reino Sagrado es algo como una nación religiosa. Y parece ser que es un país fronterizo al Imperio.

La santa era uno de los símbolos del Reino Sagrado, una mujer que portaba el poder de un poderoso santo.

 

Cuando furtivamente miré el mapa, había una existencia en el gremio de aventureros que proporcionaba 250 DP por día.

… Así que esa persona es la santa, ¿eh? Espera, ¿no se siente como si este curso de los acontecimientos ya pasó anteriormente con el héroe?

 

— Y esa es la situación… Para que Santa-sama haya venido aquí… puede que ser para dejar esta aldea patas arriba.

— ¿Eh? ¿Cómo?

— La religión del Reino Sagrado es el Decreto del Dios de la Luz… El Decreto del Dios de Luz repudia completamente la existencia de las dungeons, catalogá      ndolos como cosas hechas por demonios… Si Santa-sama de alguna manera captura la dungeon, la razón de existir de esta aldea desaparecerá.

 

Eso es malo.

 

— Esta dungeon es propiedad del imperio, ¿no se convertiría en un problema internacional?

— Lo hará, pero ¿no crees que Santa-sama podría ignorarlo y llevar a cabo sus creencias?

 

… Entonces, ¿es una fanática religiosa? Probablemente. La religión es tenebrosa.

Pero para dar 250 DP, Rin es realmente una existencia abrumadora. Inesperadamente, podría ser posible para ella plantarle cara a Rin debido a que sea su punto débil… pero sería ideal que se destruyeran el uno al otro.

 

— …Entiendo. Por ahora, ¿qué tal si voy y le agradezco?

— ¡Sí! Gracias, jefe de la aldea.

 

Debido a eso, fue decidido que hablaría con ella como jefe de la aldea. En serio, pensé que era sólo el jefe de nombre. ¡No debería estar trabajando en esto!

Aunque supongo que los saludos deberían ser trabajo de las figuras importantes, ¿eh?

Quiero regresar a dormir.

 

 

*

 

 

— Un gusto conocerla, Santa-sama. Soy Kehma.

— Lo mismo para usted, jefe de la aldea-sama. Soy Alka Lu Nike Hydride. Por favor llámeme Alka.

22

La santa con nombre innecesariamente largo y yo nos reunimos en el recibidor de la residencia del jefe de la aldea.

Alka sonrió, su largo cabello verde esmeralda caía suavemente. Se veía como algún tipo de espléndida monja. Siento que es la primera vez que veo a alguien con cabello verde, incluyendo este mundo.

 

— No no, sería demasiado llamar a Santa-sama por su nombre. Por otra parte, es la primera vez que la recibimos como una invitada…

— Muy bien. Podría ser precipitado, pero, ¿qué tal si negociamos la recompensa?

 

Bueno, eso fue repentino. ¿Es inesperadamente algo mundana? ¿O tal vez está acostumbrada a actuar como una aventurera?

Estando alerta contra los jabs de la santa, respondí.

 

— Claro.

— Entonces, respecto a la recompensa… en agradecimiento por enfrentar a la amenaza de la subyugación del monstruo, me gustaría ganar el derecho de destruir el dungeon core. No necesito nada más.

 

Bueno, no.

 

— Eso es imposible. Es como si estuvieras pidiendo que la gente de esta aldea muera. Como jefe de la aldea, no puedo permitir eso en absoluto.

— ¿No es lo mismo a que si permitiera que este monstruo continúe haciendo lo que desee? Consecuentemente, eso sería como permitir que el monstruo mate a todos… Por supuesto, el desplazo de la aldea será respaldado por el Reino Sagrado.

 

En lugar de ser un trabajo ordinario para destruir el dungeon core, ella incluso pagaría dinero por ello. Pero aun así, no. Moriría.

 

— A esta aldea aún no se le ha dado nombre, ¿no sería el mejor momento para abandonarla?

— …

 

Pensando en ello, aún no tiene nombre. Aunque le dije a Gozoh que pensara en uno…

De acuerdo a mi propuesta de “La aldea del amor de Gozoh y Roppu” sería acortado a “La aldea del amor de Go&Ro” (temporalmente), ¿eh?

Mientras pensaba en eso, la santa probablemente lo tomó como que estaba pensando en la oferta que me presentó.

 

— Vamos, tendrá una compensación financiera razonable si acepta ahora e incluso podría ser un candidato para emigrar al Reino Sagrado. Es el jefe de la aldea, así que, ¿debería preparar un área de segunda clase para usted?

— ¿Segunda clase?

 

Demasiado tacaña para primera clase, ¿eh?  Bueno, tal vez sea un privilegio especial por ser el jefe de una aldea sin nombre.

 

— Sí, un lugar en el que no podría vivir incluso con trescientos de oro. Podría establecerse ahí a través de mi mediación como una santa. Por favor, muestre agradecimiento.

— Heeeh, así que es algo como eso~

 

No lo entiendo muy bien, pero no importa. En otras palabras, esta santa es del tipo de persona que discrimina.

 

— Bueno, dado que nuestros términos han sido establecidos…

— Ah, nop. Lo siento si no le es posible aceptar la remuneración normal, parece como si simplemente no esté destinado a suceder…

— ¿¡Qu-!? ¿¡S-sabe lo que es la segunda clase en el Reino Sagrado, verdad!? ¿¡Es que quiere más!?

— No, no realmente.

— ¿¡N-no!? ¿¡Está diciendo… que no quiere tener un área en la segunda clase del Reino sagrado!?

 

Cuando respondí, la santa abrió sus ojos de par en par. En verdad no se lo esperaba, es lo que sus ojos estaban diciendo.

Incluso si era un cebo, no vale mi vida.

 

— Fui grosera. Fiu… cierto. Entonces, ¿no lo quieres? Hmm…

 

Respirando hondo, la santa se veía como si estuviera pensando en algo.

 

— Bueno, si no puede aceptar la comisión con la recompensa habitual, no hay nada que se pueda hacer aquí… no le puedo ceder el derecho de destruir el dungeon core en absoluto.

— … Lo entiendo. Bueno, entonces, si me disculpa.

 

Diciendo eso, la santa se levantó de su asiento y empezó a salir de la habitación.

… Mientras ella miraba a su alrededor como si quisiera echarme un vistazo, decidí firmemente no detenerla.

Ella estaba esperando a que yo la detuviera con algo así como “¡Sin embargo, con estas condiciones…!”. No sé si ella misma tenía la intención de negociar, pero era increíblemente obvia.

 

— …Si—

— ¿Qué pasó? ¿Se te olvidó algo?

— No…

 

Tres minutos después, la santa finalmente salió del recibidor. Ella esperó fuera de la habitación durante siete minutos para que pudiera seguirla. Tomó unos buenos diez minutos después de eso para que saliera de la residencia del jefe de la aldea.

Quería gritarle que se diera prisa y se marchara.


Capítulo 119ÍndiceCapítulo 121

4 pensamientos en “Capítulo 120: La Santa

  1. Pingback: ¡LDM120! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s