Capítulo 123: La santa, parte 3

Capítulo 122ÍndiceCapítulo 124


También ese día, la Santa Alka se introdujo en la dungeon.

 

La Santa Alka, una existencia que se especializaba en capturar dungeons en solitario.

Su excelencia de poder en solitario era obvia, pero también tenía la súper rara habilidad [Revivir], así que ella reviviría aunque muriese. Mientras fuera capaz de ganar experiencia a través de sus muertes en el dungeon, sería capaz de capturarlo tarde o temprano.

 

Dado que podía revivir incluso si moría, era capaz de adquirir incontables habilidades de carísimos pergaminos de habilidad  que no podrían ser usados por soldados comunes. En  particular, tiene una abundante cantidad de habilidades orientadas al combate en dungeons. Debido a la habilidad [Almacenamiento], se podía adentrar en las dungeons sin preocuparse por comida o bebida. Con habilidad [Curar] era capaz de sanar algunas heridas inmediatamente. Incluso tenía algunas otras habilidades como [Percepción de Trampas en Dungeons]. Como su nombre implica, esta habilidad le permite al usuario ver las trampas en los dungeons.

 

Incluso así, algo extraño le pasa a la santa en esta dungeon. Aunque tiene la habilidad [Percepción de Trampas en Dungeons], prácticamente no le está funcionando para nada.

Ella no podía entender por qué. No era una habilidad omnipotente como la protección divina del Dios de la Luz por supuesto, era imperfecta en el sentido de que no reaccionaría a las trampas puestas por las personas… Sin embargo, normalmente encontraría diez de cada diez trampas en las dungeons. Aunque, por alguna razón, sólo ha estado encontrando tres de cada diez en esta dungeon.

Ella había estado confiando en la habilidad cuando se introducía en las dungeons recientemente, pero dado que no tiene mucha utilidad, cambió a buscar trampas con su propia capacidad de percepción que había estado usando… había pasado un largo tiempo desde que buscó trampas de forma manual, así que ha estado siendo atrapada por más trampas de lo que pensó al principio. La búsqueda fue un proceso lento.

 

En la mayoría de los casos, dado que podía recordar las trampas en las que fue emboscada con su habilidad [Mapeo], ella no caería una segunda vez.

Si era capaz de resolver un laberinto, memorizaría el camino perfectamente. Había negociado con el gremio para recibir un mapa del lugar cuando comenzó, así que la captura procedía con relativa facilidad.

La santa pasó a través del segundo y el tercer piso que eran las áreas de laberinto.

 

(¿Cuantas veces habré regresado después de morir…?)

 

Se detuvo en un momento de reflexión.

 

— …Es momento de avanzar aún más, ¿cierto?

 

No había nada en particular después del área del laberinto. Parecía que anteriormente había una puerta enigma en cierto punto.

Como tampoco podía encontrar ninguna trampa, siguió avanzando más adentro. Algo como la santa deteniéndose aquí no pasaría. La única forma de que regresara sería en el caso de que haya capturado la dungeon.

 

Había una escalera en espiral cuando pasó a través del cuarto piso. Respecto a trampas… no era capaz de detectar alguna por medio de su habilidad, pero… considerando como las cosas se estaban dando, probablemente las haya. Cuidadosamente descendió por la escalera en espiral—la pared salió, casi empujándola a una caída libre a través de la parte de en medio. Corrió escaleras abajo a toda prisa.

No, corrijamos eso. Un escalón se rompió bajo su pie y perdió el equilibrio. Ella cayó.

 

— ¿¡Ogufu—!?… ■■, ■■■■■■■■—[Curar]…

 

El impacto le rompió varios huesos, pero aún no estaba muerta. Los huesos rotos fueron sanados por la magia curativa. Habría tenido que cometer suicidio si no pudiera recuperarse… Una vez que sus heridas fueron sanadas, retomaría la exploración.

Con su descenso(caída) de las escaleras completada, fue a la siguiente habitación. Al momento en que abrió la puerta, un aire caliente y siniestro se froto contra la piel de la santa, haciendo que se le pusiera la piel de gallina y dándole un escalofrío por la espalda. Aunque no era por frio, esto era causado por la sensación de una intención asesina. Cuando ella miró, había un lobo negro.

 

Un instante después, vio al lobo negro viniendo hacia ella.

Murió.

 

 

— ¡Kuwaaa!

— ¡Despierte, Alka-sama! Hay alguna anormalidad en su cuerpo…

— … Ninguna… Fuu, ¿así que morí?

 

La santa se despertó en la habitación de la posada. La parte superior de su cuerpo fue arrancada de una mordida y aún estaba consiente mientras estaba siendo tragada.

Sintió su propio cuerpo siendo masticado. Estaba al nivel de dolor que una persona normal no querría experimentar.

Aun así, la santa estaba calmada. En este punto ella estaba acostumbrada a morir.

Con la ausencia de resistencia a seguir muriendo, ella probablemente tenía un espíritu tan fuerte que no se quebraría incluso después de experimentar la muerte en incontables ocasiones.

O tal vez ya se había roto…

Al menos a los ojos de otras personas, la santa podría conversar con la gente normalmente. Era una persona que podría hablar abiertamente con otros, así que no había problema.

 

— Lo que me mató fue el objetivo… el de la comisión.

— Ya veo… ¿La aceptara, entonces?

— Bueno, veamos cómo se desarrollan las cosas un poco más. También le hice comer veneno, pero… no sé si fue efectivo.

 

La santa llevaba varios venenos en su cuerpo. Por lo tanto, en el caso de que la santa fuera devorada por un monstruo sin tolerancia a los venenos, sería su victoria.

El veneno era algo que podría ser usado en una emergencia para envenenar a sus enemigos, así como también podría usarlo para matarse a sí misma si caía en una situación en la que no fuera capaz de moverse. Además de los que portaba en sus ropas, había algunos insertados en su cuerpo… Aunque no lo usó esta vez, había incluso un veneno de activación retardada que usaba cuando se adentraba en un dungeon y la regresaba a una hora específica.

 

— De cualquier forma, veremos los resultados mañana. Aunque sería genial si con eso quedara resuelto.

— Yo también creo que eso sería lo mejor.

 

Su asistente, Cent, asintió a la declaración de la santa con una sonrisa que parecía solitaria.

 

 

*

 

 

Disolviéndose en partículas de luz después de ser despedazada por Rin, confirmé que revivió en la habitación de la posada.

Por ahora deberíamos estar a salvo por hoy. También su ingreso diario de DP cayó a 225 DP por día… Pensé que el que sólo su parte superior fuera devorada le afectaría, pero ¿tal vez eso no sea relevante?

 

— Heeh, ¿ya posicionaste a ese lobo en el área de la escalera en espiral?

— Sí. Las trampas no funcionarán dos veces en esa santa… Así que está bien si nos defendemos solamente colocando monstruos fuertes. Será incluso mejor si la abrumamos sin necesidad de recurrir a ataques sorpresa.

 

Más aun, desde su punto de vista, eso hará que lo sienta como un juego de balance roto. Tuve que pasar por muchas dificultades solamente para hacer que Rin se moviera ahí después de todo, ¿no es eso suficiente?

 

— [Ooi Kehma, ¿con esto, tu estrés, ya desapareció?]

 

Rin rugió y me llamó.

… Buen perrito. ¿Qué tal si te mando un golem mensajero relleno de almíbar? Por lo que puedo decir, Rin ama los líquidos azucarados.

 

¿Eh? ¿Qué fue eso? La santa no se quedó en tu panza, pero sientes una sensación de cosquilleo y un sabor delicioso, ¿dices?

¿Te gustó? Bien entonces, deberías continuar devorándola cada vez que ella venga.


Capítulo 122ÍndiceCapítulo 124

9 pensamientos en “Capítulo 123: La santa, parte 3

  1. Pingback: ¡LDM123! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s