Capítulo 125: La santa, parte 5

Capítulo 124ÍndiceCapítulo 126


Tristes noticias. La santa sucumbió completamente por las carreras de ratas de la sala de juegos. Esta santa es sorpresivamente una persona mundana, ¿eh?

Hasta anteayer, se estaría tomando un descanso o visitando al jefe de la aldea (yo) después de morir, pero recientemente—

 

— Goshujin-sama~. ¡La santa está aquí otra vez~!

— … No quiero verla. Muy bien, dile que ya estoy dormido y que debería irse. Además, te di esta orden mientras hablaba dormido. Repito, te di esta orden mientras hablaba dormido.

— Waa~, sorprendente, hablar dormido… ¡No habría ningún malentendido de que no estés dormido dado que estás hablando dormido!

 

La mandé fuera ayer. Bueno, Ichika llevó a la santa con ella a la sala de juegos con la intención de calmar sus ánimos.

¿El resultado de eso? “Esto se consideraría descansar dado que no estoy yendo de un lado a otro”, eso dijo y empezó a jugar. Convirtiéndose en una prisionera de las carreras de ratas, empezó a aferrarse a sus tickets de apuestas para las carreras justo como los otros aventureros apostadores.

 

— ¡Bibibi! ¡Vamos! ¡Bibibi, te lo ordeno! ¡Ahh no, no! ¿¡Por qué vas por el camino equivocado!?

— Es inútil, Santa-sama. Bibibi sólo ha ganado una vez. Los fallos de Bibibi son bastante famosos.

— ¿¡En verdad!? Ya me preguntaba por qué su premio era tan alto…

 

Por cierto, esa única vez fue para revivir a alguien del borde de la bancarrota después de caer en una seguidilla de pérdidas.

 

Yo coloco ítems en la dungeon. Los aldeanos aventureros recolectan los ítems de la dungeon y los intercambian por dinero. Una vez que tienen efectivo, yo recupero una cantidad moderada a través de sus apuestas. El dinero que gano es convertido en DP y usado para preparar más ítems para la dungeon. Es un buen sistema. Incluso obtengo DP extra por mantenerlos aquí.

 

Bueno, la santa que vino hoy daba ese tipo de sensación.

 

— Quinientas monedas de oro, tierras de segunda clase y te otorgaremos los derechos sobre las carreras de ratas. ¿Qué tal así?

— Me niego… Ah, la carrera empezará pronto. Me pregunto si Onsoku correrá el día de hoy.

 

Dio su concesión con un poco de honestidad, esa santa es rápida cuando se refiere a las carrerasde ratas. ¿Eh? ¿Ya te estas yendo? ¿En verdad? ¡Ve con cuidado!

 

… Sorprendente, ratas-donos. En verdad, chicos, son increíbles subordinados. Por favor, absténganse de ganar y hagan lo mejor explotando a todos.

Cierto, ¿tal vez la próxima vez que venga a entrometerse debería usar algunos dados para que se endeude conmigo? Igual que el héroe Wataru.

 

 

*

 

 

Ese día, llegó otro visitante aparte de la santa mientras estaba descansando en mi habitación. Era el herrero, Kantra.

Cuando fui al salón comedor después de invitarlo, Kantra me estaba esperando con una espada de hierro.

 

— ¡Heey, Kehma-dono! ¡Mira esto!

— ¿Nn? ¿Qué, fuiste capaz de crear una espada mágica?

— Fufufu, bueno, es un paso intermedio. Esto es gracias a que recibí el consejo de Kehma-dono… La llamo: ¡Espada de Luz!

 

La espada que Kantra trajo tenía en su pomo una herramienta mágica de luz.

… Se siente como si le hubiera unido una linterna debajo de la hoja. ¿Por qué tiene el brillo ahí?

 

— Más bien, mi consejo… Creí que estábamos hablando sobre domadores, ¿cómo es que eso se convirtió en una herramienta mágica?

— Ah, todavía tengo que probar eso, pero… aquí no hay buenos domadores. Así que probé la idea con una herramienta mágica en su lugar.

— ¿Una herramienta mágica en lugar de un monstruo, eh?

— ¡Así es! ¿Lo sabias? Estaba tratando de hacer una espada mágica usando una investigación innovadora para agregar herramientas mágicas a las espadas. Pero la resistencia de la espada naturalmente se reduce al hacerlo así y se necesitaría un alquimista para hacer la espada en primer lugar. ¡Pero con este método sólo agrego al pomo de la espada una herramienta mágica hecha por un alquimista, así que la hoja hecha por el herrero mantiene su fuerza! ¡Es revolucionario!

 

¿Eso es revolucionario? Los japoneses sólo estarían como, “Bueno, tratemos de juntarlo.”

Nerune, que estaba sirviendo mesas en ese momento, oyó decir eso y habló.

 

— ¿No es más conveniente sólo dejar las herramientas mágicas como herramientas mágicas~, y las espadas como espadas~?

— … Ah—

 

El discurso de Kantra terminó.

 

— E-eso también es cierto. Lo que Nerune-dono dice es razonable. Uumu, pensé que era algo totalmente innovador.

 

Umm, lo siento por nuestro niño. Pero una espada de luz podría cegar a los oponentes si es usada apropiadamente, ¿tal vez sea buena idea tratar de agregarle varias cosas?

 

— Aún más importante, ¿cómo obtuviste la herramienta mágica? Estabas hablando de un alquimista o algo así anteriormente pero, ¿la hiciste tú mismo?

— ¿Hmm? Ah, sí. Puedo hacer herramientas mágicas sencillas. No son espadas mágicas por supuesto, las que son hechas por la dungeon tienen mejor desempeño.

 

¿Había una habilidad como esa? Más bien, ¿las puedes hacer con tus habilidades de herrero?

 

— Si no te importa, ¿podrías enseñarme a mí como hacerlas? Me gustaría hacer algunas.

— ¿Qué? ¿estas interesado? Hmm… Realmente no sería bueno esparcirlo, pero estaría bien si fuera Kehma-dono. Estoy en deuda contigo.

— Sí, entiendo.

— … Entonces, ¿qué tal si vamos a otro lugar? La forja podría ser mejor, también hay herramientas.

 

Debido a eso, fue decidido que aprendería como hacer herramientas mágicas de Kantra.

Si aplico el conocimiento de cómo hacer herramientas mágicas para hacer golems, podría incluso ser capaz de hacer [Golems Que Usen Magia]. Estoy algo emocionado.

 

Llegamos a la herrería de Kantra. Traje a Nerune también debido a que era algo relacionado con la magia.

Kantra fácilmente dio el OK cuando le pedí si le podía enseñar a Nerune también, así que sus ojos comenzaron a brillar con sólo escucharlo. Pero en verdad, pensé que se suponía no debías esparcirlo… Kantra es un enano que no puede decir no cuando se le pide algo, ¿eh?

 

Cuando llegamos al taller, Kantra sacó unas plumas, placas de hierro y algunas otras herramientas del armario y los colocó en la mesa.

 

— Las herramientas mágicas, como saben, son herramientas demuestran sus efectos cuando son llenadas con poder mágico. Hacerlas no es tan difícil siempre y cuando comprendas de que está hecho su núcleo. Bueno, este chico lo es.

 

Kantra sostuvo una piedra mágica.

 

— Una piedra mágica, ¿no es eso la energía que opera las herramientas mágicas?

— Sí. Sin embargo, el material principal del que se hace una herramienta mágica son las piedras mágicas. Por ejemplo, una piedra mágica que viene de un monstruo tipo agua puede fácilmente convertirse en una herramienta de tipo agua.

 

Diciendo eso, Kantra pasó su pluma sobre la piedra mágica. Cuando miré de cerca, la punta de la pluma había escrito algo sobre la piedra mágica.

 

— El efecto puede ser potenciado dibujando figuras especiales. Dibujadas con fuerza.

 

Entonces, cubrió completamente la piedra mágica con un patrón geométrico que se veía como triángulos combinados con cuadrados.

Después de eso, marcó el mismo patrón alejado cerca de diez centímetros en cada dirección de la placa de hierro. Talló imágenes en miniatura y caracteres aparentemente al azar…

 

— Esta de aquí, es la forma que representa el tipo agua.

 

Está haciendo un increíble trabajo manual aquí, hey. Después de eso—

 

— Esta es especialmente importante. El truco es dibujarlo de una sola vez realmente rápido.

 

Apuntó hacia una porción de las letras, diciéndome que no cometa ningún error al escribirlas… Ooh, puedo leer las letras que puso:

 

[Verter Agua]

[Convertir Poder Mágico]

[Absorción de Piedra Mágica]

 

Fuu, ese es Función de Traducción-san.

 

— Bueno, si dibujas la formación mágica disolverá la piedra mágica. Observa.

 

Cuando Kantra colocó la piedra mágica en la formación mágica, la piedra mágica se fundió en ella.

En el instante en que acabó de fundirse, la formación brilló con luz azul. Parecía como si hubiera entrado a un estado en el que estaba lista para utilizar. Cuando puso otra piedra mágica destinada a dar energía en la formación, el agua salió del lugar especificado.

Si esto es hecho una herramienta, se convertiría en una herramienta mágica. Kantra rápidamente lo convirtió en una jarra con sus habilidosas manos. Completó la herramienta mágica [Jarra de Agua de Manantial]. Le tomó alrededor de diez minutos de principio a fin. Estuvo terminado en un parpadeo.

 

— Ves, fácil, ¿no?

 

Kantra habló con una sonrisa.

 

— …¡¡No lo entiendo!!


Capítulo 124ÍndiceCapítulo 126

Anuncios

3 pensamientos en “Capítulo 125: La santa, parte 5

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s