Capítulo 129: Contramedidas para la recaudación

Capítulo 128ÍndiceCapítulo 130


La santa escribió una carta. ¿Qué debería hacer…?

Cuando le di un vistazo, parecía que el contenido decía que yo les daría el derecho de destruir el dungeon core, junto con la solicitud de apoyo financiero, pero… pensando en cuánto DP y fondos nos estaba proporcionando, no puedo decir que eso sea algo malo.

 

Sin embargo, sería algo realmente malo si el Reino Sagrado comenzara a ponernos el ojo encima.

Una dungeon que gane la atención del Reino Sagrado, cuya doctrina dice “destruye dungeons”… tendría una esperanza de vida más baja. Literalmente.

 

Debido a eso, llamé a Rokuko para tomar algunas contramedidas.

 

— Kehma, fisgoneando en una habitación donde está una chica, ¿ese tipo de cosas son tu hobby?

 

Se me quedó mirando con ojos considerablemente fríos. Que fastidio. Es reconocimiento del enemigo, ¿sabes?

Síp, es porque es una enemiga. No es como si quisiera observar sus piernas bien formadas y sus descalzos e indefensos pies o algo así. Si realmente lo quisiera, me podría complacer con Meat o Ichika, así que no es como si me estuviera muriendo de hambre.

 

— Entonces, ¿un plan para qué? ¿Para no dejar que obtengan fondos?

— Buena suposición, Rokuko. Es correcto. Espera… no puede ser, ¿eres una impostora?

— No, es obvio que sabría eso… la pregunta es cómo podemos evitar que obtengan el dinero. ¿Reemplazar las cartas? ¿O tal vez detengamos las entregas?

— ¿Estás bien? ¿¡Te sientes enferma!?

 

Rokuko estaba siendo inusualmente brillante. Coloqué el dorso de mi mano en su frente para asegurarse de que no tuviera fiebre.

 

— ¡Oye, no estoy enferma! ¡No me menosprecies tanto!

— Estabas algo caliente…

— ¡Es tu imaginación!

— ¿Es así? Entonces está bien. Estaba preocupado porque repentinamente te volviste inteligente.

— Aunque estoy feliz de que te preocupes por mí. Fufun, podrías alagarme más, ¿sabes?

 

Muy bien, ahora ha vuelto a ser Rokuko.

 

— Entonces, ¿qué vas a hacer? Fuera de la dungeon sería difícil detener las entregas de los aventureros después de que acepten la comisión. Cierto, podríamos tomarlas cuando se las entreguen al gremio de aventureros.

— Darle al gremio la responsabilidad del problema suena como que sería problemático de varias formas. Incluso si las reemplazamos, las cartas van cerradas con sellos de cera…

 

Cuando puso las cartas en los sobres, la santa las estampó con su sello. Con eso, sería obvio si fueran manipuladas.

 

— Para eso, ¿no estaría bien si la magia de Kehma arreglara el sello? Podrías romper el sello y luego repararlo después, ¿cierto? Ah, pero si hay un efecto mágico en el sello de cera no podrías mostrar tu técnica, necesitaríamos otro también, ¿no?

— Hey, Rokuko.

— ¿Qué? ¿Se ha reavivado tu amor por mí?

— Tú… … … ¿eres la verdadera Rokuko?

— ¿¡Qué si soy la verdadera!? ¡Qué grosero, pienso que ya es demasiado!

— Lo entiendo, entonces muéstrame tu pie y lo confirmaré.

— ¿¡Puedes confirmarlo con eso!? Bueno, aunque realmente no sé por qué necesitas mi pie… T-toma.

 

Quitándose una de sus medias, Rokuko expuso su pie… Fuuu. Me tomé mi tiempo validándolo, pero ella es la verdadera. A decir verdad, los pies de Rokuko no tienen ninguna marca especial en absoluto, pero sé que es ella. Para ser exacto, lo confirmé mirando la función del mapa del menú.

Bueno, aunque estaría en problemas si se tratara de un imitador. ¿Se comió algo que apareció en la gacha, como una fruta de la sabiduría o algo así?

 

— No hay dudas, eres la verdadera Rokuko.

— Es lo que te he estado diciendo… así que, ¿tienes un plan?

— … Sí, lo tengo. Pondré una queja.

 

Mi plan era extremadamente simple.

También escribiríamos cinco cartas, enviándolas a la misma dirección que las de la santa.

Debido a que serían a la misma dirección, los aventureros que tomaran su comisión naturalmente iban a tomar la nuestra también debido al beneficio. El gremio incluso podría recomendar a la gente que las aceptasen de forma conjunta.

De esta forma no tendríamos que obstruir las cartas de la santa para nada.

Si se convierte en una situación en la que ninguna de las cartas de la santa llega, tampoco lo harán nuestras quejas, pero en ese caso no hay problema en absoluto.

 

— Heeh, el plan de Kehma es diferente después de todo.

— Pero, ¿quién iría a leer una carta del jefe de aldea cuyo pueblo ni siquiera tiene un nombre? Ese es el único hueco en el plan. Y así, Rokuko, tú lo harás.

— ¿Yo?

— Eres la hermana menor de Haku-san. Es decir, la hermana menor de Haku Raverio, ancestro del imperio.

— ¡Oh, puedo pedir prestada la influencia de Haku Ane-sama, ¿eh?!

 

En particular, dado que este es el lugar favorito de Haku-san. Probablemente no habría ningún problema en usar su nombre para esto… Más bien, “la hermana menor de Haku-san” podría ser un título más influyente que el de “la santa en quiebra”.

 

Y debido a eso, usando el nombre de Rokuko, preparamos cinco cartas para que coincidieran con las de la santa.

Su contenido: [Estamos preocupados debido al apetito voraz de la santa que está acabando con nuestras raciones de invierno, sin importarle los costos. Le hemos estado vendiendo porque somos un negocio, pero hay un límite para esas cosas. ¿Podrían por favor decirle eso a ella de forma indirecta, como sus gobernantes?].

Era una petición, una escrita de forma grandilocuente.

Lo sellaremos con cera y lo estamparemos con el sello imperial.

En verdad, es algo que Haku-san nos dio cuando Rokuko le escribió cartas de [Solicitud]. Aunque lo estamos usando para comunicarnos directamente con Haku-san a través de cartas… tomar prestado algo usado para hablar directamente con Haku-san es muy aterrador.

Por otra parte, incluso si tomamos prestado el sello imperial, tengo la sensación de que estaría bien dado que Haku-san dijo: “Este sello es para que Rokuko lo use en lo que quiera”.

 

… Si posteriormente le enviamos a Haku-san una nota de agradecimiento de parte de Rokuko, definitivamente se alegrará. Definitivamente. Síp. Definitivamente tomaría ventaja de ello, si muestro debilidad aquí, así que terminaré con un agradecimiento unilateral.

 

Parece que las cartas fueron terminadas mientras pensaba en eso, las cinco fueron completadas.

 

— Quedaron perfectas. Aunque escribir cinco cartas con el mismo contenido es agotador.

— Buen trabajo. Bueno, con esto estaremos haciendo algo respecto a las cartas de la santa… me apresuraré para asegurarme que sean aceptadas junto a las de ella.

— Sí, por favor.

 

El asistente acababa de salir del gremio, dejando las cartas de la santa. Me apresuré a adentrarme al gremio, llevando las cartas que Rokuko escribió.

La comisión fue aceptada fácilmente por recepcionista-san del gremio, que pidió la cuota para las cinco cartas… además de ser entregadas en otro país, la tarifa era un poco cara debido a que quería que fueran tomadas junto a la otra comisión, cinco monedas de plata en total. Cinco de plata no se siente como un gran desembolso en este punto, ¿eh?

 

Después de eso, el panfleto del encargo fue colocado en el tablón de anuncios. Fue colocado cerca de la de las cartas de la santa, un poco arriba para ser exactos. Con esto, probablemente serán tomadas en conjunto.

 

Además, la tarea de llegar a donde guardaban las cartas de la santa dentro del gremio habría sido un fracaso… Fueron guardados en la caja fuerte del gremio, así que no hubiera sido capaz de tomarlas. Es más, hay una restricción que hace que no pueda usar la función de recolección del dungeon para quitarle las cosas a otras personas cuando yo quiera, ¿eh?… Bueno, si fuera capaz de hacerlo, podría seguir la salvaje estrategia de hacer algo como quitarle la armadura y las armas a los guerreros en mitad del combate.

Preparar cartas por nosotros mismos fue la opción correcta.

 

— Fufufu, ¡el plan de Kehma era el correcto, tal como esperaba!

— S-sí.

 

Aunque no fui capaz de usar su plan de manipular las cartas… ¿Rokuko luce feliz por alguna razón?

 

…Pero incluso así, sin dinero, ¿eh? ¿Cuánto más duraran los fondos de la santa?

Tal vez sería mejor hacer algo para aprovecharme de ella.


Capítulo 128ÍndiceCapítulo 130

Anuncios

7 pensamientos en “Capítulo 129: Contramedidas para la recaudación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s