Capítulo 136: Las observaciones de la santa

Capítulo 135ÍndiceCapítulo 137


Los pasos de la santa mientras avanzaba por el dungeon eran intranquilos.

No creía que se las pudiera arreglar para ganar contra el lobo negro. Pero aun así, tampoco huiría.

El Reino Sagrado tenía un dicho: [Nada aventurado, nada ganado]. En concordancia, la santa desafió esta dungeon con esa intención. La santa, incapaz de alejar por completo sus preocupaciones, fácilmente derrotó a los golems mientras arrastraba sus pies.

— … ¿Oh? ¿Había una pared aquí?

No, definitivamente no debería haber estado allí. Algo estaba fuera de lugar. De acuerdo con la habilidad [Mapeo], definitivamente debería haber estado un pasaje allí. Las paredes del laberinto debían haberse fijado en su lugar a través de los efectos de [Tratado], ¿el efecto ya se había agotado de alguna forma?

… No era eso. El poder no había dejado los alrededores de la dungeon en forma de retroceso como lo haría cuando los efectos terminan. No se había convertido en una situación en la que no tuvieran nada del poder.

No se podía evitar, no había camino, así que tomó un desvío.

Había paredes en lugares que no deberían tener paredes, así como pasajes en lugares que no deberían tener pasajes.

… Por alguna razón, ni [Mapeo] ni [Detección de Trampas del Dungeon] funcionaban correctamente en esta dungeon.

(… Ahora en serio, esta es una dungeon misteriosa.)

… Y entonces arribó a la habitación del lobo negro. Justo acababa de llegar.

Se tomó una decente cantidad de tiempo estando renuente a entrar.

— … Y ahora… ¿qué haré?

Antes de entrar, se detuvo y decidió pensar en una estrategia.

(¿Debería empezar el encantamiento…? ¿O tal vez debería esperar un poco más de tiempo?)

– [Hey.]

— … ¿Nn?

— [Hey, tú.]

Escuchó una voz desde alguna parte… ¿eran aventureros? ¿Había otros aventureros aparte de ella que hubieran llegado tan lejos? No vio a nadie… pero escuchó una voz aterradora que venía desde las sombras.

— … ¿Dónde estás?

— [Arriba de ti.]

Dicho eso, volteo hacia arriba… y justo ahí… estaba el lobo negro.

Estaba parado en el techo en sus cuatro patas.

— … ¿Eh…?

Caminó  una forma tan digna que le daba la ilusión de que ella era la que estaba de cabeza.

No, había algo más importante que atormentaba su mente.

¿Era… el que hizo esa voz? No. Su imaginación ya había hecho la conexión. Este lugar era un área donde no había nadie más. Sobre todo, el hocico del lobo se estaba moviendo.

— [Buen trabajo, viniendo, humana.]

No estaba ladrando, pero su forma de hablar era torpe, como si acortara. No había dudas de que esas palabras venían de su hocico.

— ¿P-puedes entender el habla humana…?

— [¿Qué, eso es algo, tan extraño? Puedo hablar, otros lenguajes, también. Guru ruru… gau. ¿Ves?]

— No comprendo el lenguaje lobo.

— […de verdad.]

Ciertamente, monstruos con alta inteligencia podían entender el habla humana, incluso algunos lo podían hablar. Por ejemplo, los dragones eran bien conocidos por ser capaces de hacerlo. No era imposible para un lobo tan fuerte que hable utilizando el habla humana de esa forma.

Además, el pensamiento de la santa de que este lobo negro venía de fuera de la dungeon fue una vez más, reforzado. Era difícil creer que un monstruo que solamente ha estado en una dungeon fuera a interactuar con humanos lo suficiente como para aprender su lenguaje. Por otra parte, muy pocos humanos podrían llegar aquí.

El lobo negro abruptamente dejó el techo, dando una media vuelta en el aire y aterrizando en el piso. Intensificando su vigilancia por instinto, la santa se colocó en postura. Sin embargo, no parecía como si estuviera a punto de atacar.

— … ¿Por qué estabas en el techo?

— [¿Matando el tiempo?]

No parecía haber ningún significado profundo detrás de eso.

(¿Cómo diantres… le hizo para quedarse pegado ahí?)

Si hubiera realizado un ataque sorpresa desde esa posición, ella hubiera muerto sin siquiera hacer un sonido. En otras palabras, no tenía intención de matar a la santa… por ahora, al menos.

No se podía imaginar cuál era la razón para eso. Tal vez era puro capricho, simplemente jugando con un enemigo al cual podría matar en cualquier momento. No habría mucha diferencia de un gato jugando con una bola de estambre. Todo el poder decisivo estaba en las patas del lobo negro.

Incluso así, esto era bueno. Era una buena oportunidad para la santa para observar al lobo negro. Incluso si el héroe pudiera ser el que venga y lo derrote en el futuro, ella podría contribuir dejándole información.

Ya había obtenido nueva información: puede entender el habla humana. También se puede mantener una conversación—esto lo estaba estableciendo justo ahora. Incluso si fue debido a su negligencia, estaba ganando valioso tiempo e información.

— … Entonces, ¿qué es lo que quieres?

— [Eres, deliciosa.]

— … Bueno, desafortunadamente, nunca me he comido a mí misma.

— [En otras palabras, para mí, es como si tú, me estuvieras dando, comida.]

La santa sonrió irónicamente para sí misma. Al final, este lobo sólo la veía como comida. Mientras ella peleaba desesperadamente, pensando acerca de su actual vida y muerte, pensando que sus ataques podrían hacer algo—en cuanto al lobo le respectaba, sus esfuerzos sólo terminaron estando al nivel de comida resistiéndose adorablemente y saltando del plato hacia la boca, listo para ser comido.

Además, ella era comida deliciosa que se daba el esfuerzo de venir a ser devorada.

La diferencia entre sus fuerzas era demasiado grande.

— H-hmph. Así que, ¿estas intentando hacer algo?

— [Sí.]

El lobo negro se rió.

Al vislumbrar los colmillos que fácilmente podrían privarla de su vida en un instante, la santa sintió un escalofrío recorriéndole la espalda.

— [Te convertiré en mi seguidora.]

… ¿Qué acababa de decir?

La santa se tomó al menos medio minuto antes de que pudiera comprender lo que el lobo acababa de decir.


Capítulo 135ÍndiceCapítulo 137

Anuncios

12 pensamientos en “Capítulo 136: Las observaciones de la santa

  1. Pingback: ¡LDM136! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s