Capítulo 199: Extra: Una promesa cumplida

Capítulo 198ÍndiceCapítulo 200


Uzoh y Muzoh fueron a una nueva dungeon en busca de una espada mágica.

El área estaba bajo el mando del Rey Demonio. Había varias dungeons sin tocar aquí y entre ellas había dungeons que tenían espadas mágicas.

 

—Uzoh, ¿fuimos un poco imprudentes esta vez?

—Quizá, Muzoh.

 

Su fecha límite de un año que habían hecho con Kehma se estaba aproximando.

Encontrarían una espada mágica y regresarían. No tenían la intención de romper su promesa, pero aún no habían encontrado una espada mágica.

Aunque fue un poco imprudente hacerlo de esa manera porque había un monstruo de aspecto bastante fuerte caminando por el pasaje frente a ellos.

Era un lobo blanco que era incluso más alto que un humano. Si lo recordaban correctamente, era llamado ¿Fenrir…? En todo caso, podían notar que era peligroso con sólo una mirada. Debido a eso, como la habitación a la que habían escapado era una zona segura, a pesar de que les había salvado sus vidas, era un callejón sin salida.

 

—¿Deberíamos hacernos a la idea, Uzoh?

—No hay salida, ¿eh…? Parece que estamos atrapados, ¿no, Muzoh?

—¿Qué hacemos? Aunque esta vez tenemos alrededor de un mes de comida.

—Aprendimos, ¿eh, Muzoh?

—¿Quizá se vaya a algún lugar dentro del mes? Intentemos esperar.

—Quizá.

 

Tres días pasaron desde entonces, pero el Fenrir aún estaba allí.

Estaban comiendo la comida en conserva que tenía la menor cantidad de tiempo para caducar… y tenían un montón de tiempo libre.

 

—Oye, me pregunto si tratar de atacar desde la zona segura funcionaría…

—Eso sería genial. Aunque, Muzoh, la gente dice que la zona segura sería invalidada.

—Eso sería malo.

 

Como no tenían nada que hacer en particular, los hermanos Uzoh Muzoh decidieron jugar dados. Habían aprendido que preparar “herramientas para matar el tiempo” era una buena idea también. Los dados no ocupaban mucho espacio, así que eran geniales como algo que los aventureros tuviesen que llevar.

 

—Cinco fichas, lanzo dos, Muzoh.

—Hoh, entonces responderé con otra ficha sola y lanzo uno… ¡Lanzamiento!

—¡Lanzamiento!… ¡Rayos, doble uno!

—Obtuve un cuatro. Es mi victoria, Uzoh.

 

Los hermanos Uzoh Muzoh estaba intercambiando pequeñas cantidades de monedas de cobre de un lado a otro. Estaban limitados a lo que tenían a mano, así que no era como si estuviesen apostando dinero en serio. En cambio, sólo era un juego normal donde usaban dinero real como fichas.

Cuando terminaron, reiniciaron sus cantidades y comenzaron otro juego. Después de jugar muchas veces, no sabían cuántas veces habían ganado o perdido. Así es como pasaron el tiempo.

 

—Aun así, estamos atascados en una habitación. Es exactamente igual que aquella vez con la espada mágica.

—Eso es algo que realmente no quiero recordar…

—Por lo menos tenemos comida esta vez. Aunque, no sé si vendrá ayuda esta vez.

 

Aburrido, Uzoh comenzó a examinar la habitación.

Justo entonces, pasó que un dado rodó fuera de su bolsillo.

Tin, tin… rodando por el piso, el dado de seis lados cayó en un seis.

 

—… ¿Qué tal si esperamos por alrededor de otros seis días más? Si nadie ha venido a ayudar y si esa cosa no se ha ido, intentaremos atacarla.

—Sí…

 

Fue cuando intentó recoger el dado.

El color de la tarima era diferente. No lo había notado ya que nunca le había echado un vistazo de tan cerca, pero Uzoh notó que era de un color ligeramente más claro.

Cuando golpeó sus nudillos contra él, sonó como si fuera hueco.

 

—Muzoh, hay algo aquí.

—¿Eh? ¿Qué pasa?

 

Usó una daga para despedazar la tarima. Cuando hizo eso, lo que vieron fue una espada.

También vieron que tenía una piedra mágica en ella.

 

—¡Ooh! ¡Lo hicimos, es una espada mágica!

—¡Lo hicimos, Uzoh! … ¿Será que la salida no se abrirá si no la ponemos de vuelta?

—De ninguna manera. Este lugar es diferente al de esa dungeon, Muzoh.

—Sí… ¿Qué tipo de espada mágica es?

—Ni idea. ¿Intentamos poner algo de poder mágico en ella?

 

Muzoh recogió la espada mágica y la lleno con poder mágico.

Entonces, colapsaron.

 

—¿¡H-hey!? Muzoh… fuhaaah… ¿Q-Qué de…?

—Aah… Estoy bien, sólo que muy… ¿cansado…?

 

Aparentemente, la espada tenía el efecto de esparcir somnolencia de forma indiscriminada.

Cuando los dos despertaron, el Fenrir al otro lado de la muralla de la zona segura estaba durmiendo también.

Eso era peligroso. El efecto atacó indiscriminadamente, así que eso significaba que la zona segura había colapsado… no, si ese sueño terminaba siendo considerado como un ataque, la zona segura ya era insegura.

 

—Oye, ¿no podríamos vencerlo estando dormido?

—Basta. No sé por cuánto ha estado durmiendo, pero si no lo termináramos de un solo golpe, se despertaría. Moriríamos, Muzoh.

— Ah, cierto. Uzoh.

 

… Y entonces, Uzoh pisó algo.

 

— [¡Guruuuu!]

 

El Fenrir aulló.

Huyeron corriendo a la zona segura, sosteniendo sus armas mientras estaban de cara a la entrada.

 

—Hey, Uzoh… ¡no pises su cola!

—Sí, lo siento por eso…

 

En todo caso, el Fenrir se había levantado y los estaba mirando con furia… La zona segura parecía aún estar en efecto. Tomaron un descanso.

 

—… ¡Uf! Muzoh, ¿qué hacemos?

—… ¿Guerra de desgaste?

 

Fue en ese momento.

 

—Oh, encontré un Fenrir… ¿qué está haciendo?

 

Un joven de cabello rojo oscuro vino caminando desde detrás del Fenrir. Tanto de forma casual como sin vacilación alguna. Era como si estuviese dando un paseo por el parque.

 

—¡Hey, es peligroso!

—¿Nn? … Ah, ¿aventureros?

 

Repelió al Fenrir con su espada en la mano mientras trataba de morderlo con sus colmillos.

Rechazado contundentemente, la cara del Fenrir se clavó al suelo.

 

—Todo bien con ustedes si me quedo con este, ¿no? Lo está, ¿cierto?

—¿Eh? S-sí, seguro.

 

Un joven incluso más pequeño que él se estaba haciendo cargo del Fenrir como si estuviese jugando con él. Parecía una broma, pero la única cosa que los hermanos Uzoh Muzoh podían hacer en esa situación era simplemente mirar.

Unos minutos más tarde, el Fenrir que les había dado una sensación tan aterradora colapsó en el piso cubierto de heridas.

 

—Bien, no está muerto. Capturado vivo con éxito… Ah, cierto. En serio, ese Jiji nos mandó a hacer algo tan problemático.

 

El joven estaba hablando con su espada. Estaba cubierta en llamas, así que era inequívocamente una espada mágica.

Sin embargo, para que él hable con la espada mágica… bueno, ¿quizá había espadas mágicas parlantes?

 

—Esto debería ser suficientemente bueno por hoy… ¿Se interpondrán en mi camino?

—Ah, no, no te preocupes de nosotros.

—¿Qué estás diciendo? ¡Acabas de salvarnos! Ha ha ha.

—… ¿Es así? Entonces, me voy.

 

Diciendo eso, el joven se fue de la misma forma en la que entró. Sin embargo, esta vez estaba arrastrando al Fenrir de la cola.

 

— De alguna manera sobrevivimos, Uzoh.

— Ah, olvidamos agradecerle… tenemos que darle nuestros agradecimientos la próxima vez, Muzoh.

 

No sabían exactamente cuán fuerte era esa persona, pero era definitivamente poderosa. No habían oído de él, pero si era un aventurero, su nombre se alzaría más pronto que tarde. Estaría todo bien si le daban sus agradecimientos cuando lo volviesen a encontrar. De cualquier manera, con la amenaza del Fenrir ida, los dos fueron capaces de volver a la Capital Imperial del Imperio Raverio virtualmente ilesos.

 

Habiendo vuelto de la dungeon, los dos traían consigo una espada mágica.

… Con esto, serían capaces de darle la cara a Kehma. Finalmente tenían una espada mágica para él.

 

—Finalmente obtuvimos una espada mágica…

—Aunque es una espada mágica con un demérito… sería difícil de usar. ¿Quizá esa última vez fue sólo una coincidencia?  Intentemos hacer que la evalúen, Muzoh.

—Sí, llevémosla a una tienda. Si la vendemos, deberíamos ser capaces de comprar otra espada mágica si incluimos nuestros ahorros.

 

El resultado de la evaluación era que su efecto causaba que todo en el área circundante fuera indiscriminadamente afectado por la somnolencia. Y que la comprarían por una sola moneda de oro… Ese no era un mal precio para una espada normal, pero era considerablemente bajo para una espada mágica.

 

—¿Quizá podríamos venderla por su efecto inductor de sueño, Muzoh?

—Sí… aunque usualmente la gente simplemente compraría un pergamino de habilidad [Dormir] para eso. A diferencia de esta espada mágica, [Dormir] también te deja elegir el objetivo.

—Ni siquiera haría algo para una persona que no tiene poder mágico. Y mantener un arma cerca cuando vas a dormir sólo incrementaría el peligro si no supieras como hacerlo apropiadamente, así que los aristócratas tampoco la tomarían.

— Es inservible, ¿eh? Así que no hay más remedio con el precio… más bien, es obvio que sería así de bajo. Haaah.

 

Suspiró.

Pensó que serían capaces de comprar una espada mágica nueva si combinaban su precio de venta con sus ahorros, pero resultó que no serían capaces de hacerlo… Aunque, serían capaces de comprar una espada mágica mala que tuviese deméritos como la actual.

 

— Quizá podríamos comprar una espada mágica sin ningún demérito si trabajamos un poco más y nos endeudamos un poco, ¿no?

— Quizá… ¿qué tal si revisamos los encargos de alto pago de la Capital Imperial?

 

Posponiendo la venta de la espada mágica, fueron al gremio de aventureros de la Capital Imperial.

Encontraron un encargo bien pagado que era solo un poco problemático y decidieron aceptarlo.

Sin embargo, justo cuando aceptaron el encargo, se cruzaron con una persona bastante inesperada.

 

—¿Eh?, ¿no eres Kehma-san? ¿Por qué estás en un lugar como este?

—¿Hmm? ¿Quién es?

 

Era Kehma, la persona que salvo sus vidas. Sin embargo, parecía no recordarlos.

Ayudar a otras personas era probablemente una cosa de todos los días para Kehma. No hay forma de que pudiera recordar a todas y cada una de las personas, así que, en cambio, también significaba que no esperaría una recompensa.

Experimentando una vez más cuán excelente persona era su benefactor, decidieron que absolutamente retribuirían su amabilidad.

 

Por lo que le escucharon decir, parecía ser que la dungeon había cambiado mucho.

Había sido un año desde entonces. Sí, el año límite.

 

—Ah… hum, Kehma-san. Hay algo de lo que nos tenemos que disculpar.

—Dijimos que nos íbamos a hacer con una espada mágica y te la daríamos dentro del periodo de un año, pero, eh…

 

Estaban siendo nerviosamente evasivos sobre eso, pero Kehma ya parecía haberlo imaginado. Y entonces…

 

—¿Qué?, ¿la espada mágica? No se preocupen por eso, no me preocupa incluso si tengo que esperar otro año.

 

Diciendo eso tan inmediatamente, parecía que realmente no esperaba ser recompensado por salvar gente.

Como excusándose, soltaron abruptamente la cosa sobre la espada mágica con la que se toparon, a pesar de ser una espada mágica que tenía un demérito.

 

—Muy bien, muéstrenmela. Rápido, sáquenla, ¡rápido!

 

Diciendo eso, Uzoh y Muzoh le pasaron la espada mágica para que la viera. Entonces, la sacó de su vaina para revisar su demérito.

 

—Nunca he visto una espada mágica tan buena. Estoy bien con esta. No… ¡estoy excelentemente bien con esta!

 

…realmente quería la espada mágica.

La espada mágica que tenía un demérito. La espada mágica por la que Uzoh y Muzoh habían arriesgado sus vidas para obtener.

 

—¡Kehma-san…!

—Me gusta. ¿Puedo quedármela?

 

Lucía verdaderamente feliz. Cierto, más que una espada mágica, definitivamente la estaba viendo como [La espada mágica que obtuvieron dentro de un año]. Algo que obtuvieron para mantener su promesa, haciéndolo feliz.

 

—Está un poco usada, pero ten. Tómala.

—Kehma-dono, esto es…

—Esta es la misma espada mágica de cuando fueron atrapados en la [Trampa de la Avaricia]. No le he dado ningún tipo de nombre, así que siéntanse libres de darle uno.

 

De todas las cosas que pudieron haber sucedido, les dio la espada mágica que estaba en su cintura como si se lo intercambiara.

Además, esta era una espada mágica que tenía un filo mejorado. Ni siquiera tenía deméritos.

Es más, les dio otra más ya que eran un dúo.

 

—¿E-estás seguro?

—Sí, piensen en ello como mi agradecimiento por mantener su promesa.

 

¿Era un santo?

Fueron capaces de devolver su deuda de gratitud, pero terminaron recibiendo otras más. De alguna manera, terminaron recibiendo dos espadas mágicas al darle una sola.

No se les pidió darle algo de vuelta esta vez, pero definitivamente devolverían esta deuda de gratitud.

 

—¿Aldea Golen se llamaba? Parece que Kehma-san es el jefe de la aldea, Uzoh.

—Asentarse y trabajar para la aldea no suena tan malo, ¿no, Muzoh?

 

Ya no tenían que comprar una espada mágica, así que incluso con los gastos de viaje, todavía tendrían dinero de sobra.

Los hermanos Uzoh Muzoh decidieron finalizar el encargo que acababan de aceptar y dirigirse a la aldea.


Capítulo 198ÍndiceCapítulo 200

Anuncios

6 pensamientos en “Capítulo 199: Extra: Una promesa cumplida

  1. Otro error:

    Capítulo 198: “No le he dado ningún tipo de nombre, así que siéntanse libres de dársela.”
    Capítulo 199: “No le he dado ningún tipo de nombre, así que siéntanse libres de dársela.”
    (Está en ambos capítulos, pienso que hay que cambiar “dársela” por “darle uno” o “darle un nombre”)

    Me gusta

  2. Gracias por el capítulo.

    Errores:

    “—¿Quizá se vaya a algún lugar dentro de un mes? Intentemos esperar.” (Es mejor cambiar “de un” por “del”, ya que “dentro de un mes” suena a que tienen que esperar si o si un mes, es decir, un plazo fijo, pero con “del” suena a que es posible que suceda después de 1 día, 12, 17, 23, etc, osea que puede ser en cualquier momento, que es lo que se quiere transmitir con esta línea, supongo)

    “Habían aprendido que preparar “herramientas para matar tiempo” (Creo que es mejor “herramientas para matar el tiempo”)

    “—Aun así, estamos atascados en una habitación. Es exactamente igual que con la de la espada mágica.”
    (Hay que mejorar esto a algo como:
    “Es exactamente igual a aquella vez con la espada mágica.” ó
    “Es exactamente igual que con la situación/experiencia de la espada mágica.”)

    “—Ah, no, no preocupes de nosotros.” (“no te preocupes”)

    “—Asentarse y trabajar para la aldea no suena tan malo, ¿no, Mozoh?” (“Muzoh” xddd)

    Capítulo 198: “—Nunca he vista una espada mágica tan buena.”
    Capitulo 199: “—Nunca he vista una espada mágica tan buena.”
    (El mismo error en ambos capítulos, “vista” –> “visto”)

    Diferencias en los diálogos:
    Capítulo 198:—¿Eh?, ¿No eres Kehma-san? ¿Por qué estás en un lugar como este?
    Capítulo 199:—¿Eh? ¿no eres Kehma-san? ¿Por qué estás en un lugar como este?
    (una “,” y una “n” sin/con mayúscula, sería bueno corregir una de las líneas para que en ambos capítulos queden igual :v)

    Saludos.

    Me gusta

  3. Pingback: ¡LDM199&LDM200! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s