Capítulo 23: Una ciudad humana por primera vez, día dos

Capítulo 22ÍndiceCapítulo 24


 

Comprado el sándwich de jamón para el desayuno, fuimos al Gremio de Aventureros en la mañana.

El Gremio de aventureros estaba considerablemente lleno temprano esta mañana.

Cuando miré, parecían estar apresurados por las comisiones que eran puestas en el tablón de anuncios.

…Sip, no quiero verme envuelto en eso…

 

– Goshujin-sama. (Meat).

 

Como si me dijese que se lo dejara a ella, la mirada de Meat brillaba.

…Honestamente, estoy un poco indeciso si dejar ir, a un lugar como ese, a una pequeña niña, pero…

 

– Bueno, ve y obtén un encargo que parezca bueno… (Keima).

– ¡Sí! (Meat).

 

Meat se metió de lleno en el ajetreo de la gente. Su pequeño cuerpo fue tragado por ellos y desapareció sorprendentemente rápido…

Después de un rato, volvió sosteniendo dos tickets de encargo en su boca.

Acaricié su cabeza gentilmente mientras le decía buena niña. El cuerpo de Meat se retorcía de alegría. De verdad se parece a un perro en todos los aspectos.

 

Bueno, en cuanto a los encargos que tomó… “Entregar 10 ítems, Recompensa: 10 monedas de cobre, Mínimo: Rango-G, 1 persona mínimo, Nota: Entregar al final del día” y “Subyugación de conejos, Recompensa: Compro cada carne por 10 de cobre, Mínimo: Rango-G, 1 persona mínimo, Nota: Mínimo 3, Máximo 10. Sólo carne fresca”

Ya veo, puedo ser un repartidor con la Ropa Golem y un mapa, y siento que debería ser capaz de someter conejos. Estas deberían estar bien. Inmediatamente fui al mostrador con los tickets de encargo.

 

– … ¿Serás un repartidor justo después de haber llegado a la ciudad ayer? No lo recomiendo… (Recepcionista)

 

…Oh, tú otra vez. La misma recepcionista de ayer estaba en el mostrador.

 

– No debería haber problema si obtengo la dirección apropiadamente. (Keima)

– En cuanto a dejárselo a alguien de aquí, ¿no sería para ellos más rápido entregar la carta? (Recepcionista)

– Después de conocer las direcciones, no me tomaría tanto. (Keima)

-Además, también tomar un encargo del tipo subyugación (?) Eso es imprudente. (Recepcionista)

– ¿Imprudente? (Keima)

– Sí, imprudente, está bien tenerse confianza, sobre todo por el encargo de los conejos, pero estos están previstos para el uso del carnicero del puesto de brochetas. La carne no puede ser malograda por un espadachín novato y necesita estar sin ninguna suciedad, ¿cómo los derribarás siquiera? (Recepcionista)

– Bueno, se lo dejaré a mi acompañante. (Keima).

 

Meat era verdaderamente una luchadora fuerte.

 

– …Además, aunque creo habértelo explicado cuando estábamos haciendo tu tarjeta del gremio, serás multado si no puedes completar un encargo, además de castigado, ¿Está bien eso? (Recepcionista)

– Sí, no me importa. (Keima)

 

Perdón, no estaba escuchando.

En todo caso, entregué mi tarjeta del gremio y la de Meat, y aceptamos el encargo.

 

– …Ha sido aceptada. Ten cuidado. Oh, por favor ve a la vuelta para recibir las cosas del remitente para la entrega. (Recepcionista)

– Sí, gracias.

 

Recepcionista-san estaba frunciendo mucho el ceño, pero aparte de ser agresiva hizo su trabajo diligentemente y dio apropiados consejos. De seguro es una persona muy capaz. También podría ser el tipo de persona que malentiende fácilmente las cosas.

 

– Muy bien, entonces vamos, Meat. (Keima)

– ¡Sí! (Meat)

 

Meat y yo dejamos el mostrador, yendo a la vuelta para hacer el encargo de la entrega primero.

 

*

 

Dividiendo el trabajo del encargo de entrega entre nosotros, terminamos rápidamente.

… Yo no corrí, teniendo en cuenta el dolor muscular de mis piernas, repartí lentamente tres de las cajas a lugares relativamente cercanos. Meat rápidamente se encargó de las otras siete. Aun cuando la conducción de la Ropa Golem compensaba, no pude más que felicitar su excelencia.  La ternura de su cola yendo de un lado para otro rápidamente mientras le daba palmadas me reconfortaba.

 

Aun así, terminamos con algo de la mañana por delante. Con esto podríamos, probablemente, conseguir los conejos.

A propósito, me pregunto dónde se supone que tendremos que cazar los conejos. Mierda, no sé nada de eso.

De momento, intentemos preguntarle al cliente.

 

El cliente estaba en el puesto de brochetas asadas.

El olor a carne mientras el reluciente aceite que goteaba de ella al ser asada se esparcía por el aire.  Mi boca comenzó a babear de puro reflejo, tuve que tragarlo de vuelta.

 

– Oh, ¿no eres tú el aventurero que tomó el encargo de la carne de conejo? Entonces, ¿y la carne? Aunque no parece que la tengas. (Cliente)

– Ah, no, aún tengo que ir a allí. (Keima)

– ¿Es así? Ya que la carne es para la próxima semana, necesita ser cazada hoy. Estaré asando carne aquí hasta el atardecer. Entonces, ¿necesitas algo? (Cliente)

 

En ese momento, un pequeño sonido vino de un lindo estómago. No era mío, por supuesto, sino de Meat.

Ahora que lo pienso, ya es hora del almuerzo ah.

 

– … Bueno, ¿Qué tal si nos pillamos dos brochetas primero? Entonces, por favor dígame donde podemos cazar los conejos. (Keima).

– Claro, dos por diez de cobre… sip, eso es. Si estás buscando conejos, están fuera del pueblo. La Puerta oeste funcionará, en el bosque junto a la Montaña Tsuia, un poco del lado que mira hacia acá… ah, tráelos intactos si no tienes confianza en “desmantelarlos”. (Cliente)

– Ya veo, gracias. Entonces, nos vamos. (Meat).

 

Acepté las brochetas, pasándole una a Meat.

A cambio, Meat intentó darme cinco monedas de cobre. Pero no las acepté.

 

– Fue un simple y necesario gasto para obtener información, no te preocupes.

Además, es el deber del amo alimentar a sus esclavos. Así que, come con confianza. (Keima).

– …ummm, entonces ¿qué hago yo…? (Meat)

– Ah, cuando Meat encuentre algo que desee comprar, lo puede comprar. Guarda para algo que desees. (Keima).

– Ummm…eso es… sí. (Meat)

 

Meat puso la moneda de cobre en la pequeña bolsa que Meat usaba como sustituto de una cartera. Luego dio un pequeño bocado en la carne asada.

… sip, ¡eso es!, no sabe nada mal. No sabe mal, pero es algo oloroso, comparado con una hamburguesa el sabor es algo débil. Su cara expresó algo como eso.

 

*

 

Cuando mostré el ticket de encargo al guardia de la Puerta Oeste, fuimos capaces de salir sin pagar peaje.

En ese momento mientras nos dirigíamos al bosque, vimos el primer conejo.

 

– Kya?

 

Era en cierto punto… inocentemente tierno. Los ojos rojos del pequeño animal eran bonitos. Era esponjoso y comía con esmero sobre el pasto.

Pero, un instante después, Meat le cortó la cabeza. Con el Cuchillo Golem en su mano derecha, cortó fácilmente a través de este con el modo vibración.

 

– Es carne. (Meat)

– S-sí, bien hecho, excelente. (Keima).

 

Este crio no conoce la piedad.

Las patas del cadáver de conejo estaban algo ensangrentadas por el cuello que aun palpitaba sangre. Fue tirado en la bolsa de cuero después de perder el resto de su sangre.

Ella también lanzo la cabeza cortada mientras estaba en eso.

 

Yo, con mi corazón destrozado, probablemente no habría sido capaz de conseguirlo sin Meat… me pregunto si me estaré sintiendo culpable por la muerte de esos aventureros en la dungeon…

 

Bueno, aunque puedo, por lo menos, darles a los conejos en la cabeza. La carne que siempre he comido es carne que mató alguien, entonces cuando la como también estoy participando en eso. En ese caso, no hay razón para no matarlos aquí viendo cómo es que como carne.

Con la ayuda de la Cuchilla Golem y la Ropa Golem, pude cortar limpiamente a través de uno. Aunque un poco de la sangre me alcanzó, rápidamente usé [Limpieza] para limpiarlo.

…Espera, ahora que lo pienso, no le ha llegado nada de sangre a Meat, mis verdaderos respetos.

 

Continuamos así hasta que tuvimos diez conejos para llevárselos al cliente.

¿El informe detallado? Ocho para Meat, dos para mí, ¿y qué? Meat podía decapitarlos instantáneamente después de todo.

Retuve uno para ella, lo sujetaba con ambas manos para que no escapara.

Conseguí otro por mí mismo (con la ayuda del golem).

¿No hubiese estado Meat bien por sí sola?

 

– Heeh, tu eres… An-chan, te vez flaco, pero tienes buen brazo. (Cliente)

 

Perdón, esos son los de esta niña de aquí.

Mi función fue la de sostener los conejos de las patas mientras Meat-sensei les daba caza uno por uno. Simplemente tenía que tirarlos a la bolsa después de que la sangre se drenara. Meat-sensei se adentró al bosque sola, yo solo esperé diligentemente y no hice nada más que drenarlos.

 

De todas formas, el cliente nos dio una alta valoración. Aunque estaban en la bolsa, gracias al drenado de la sangre la piel estaba en buenas condiciones. Excepto por uno de ellos, los compró a todos por el máximo precio de diez monedas de cobre, noventa y siete monedas de cobre… ya que la mayoría de ellos estaban en buenas condiciones, nos dio una gratificación, haciendo de nuestro ingreso una moneda de plata.

 

¿Eh? ¿De quién el que costó siete? Es cierto, ese es el que conseguí por mi cuenta. Estaba bastante mal, el cuerpo estaba cortado en dos ¿sabes?


Capítulo 22ÍndiceCapítulo 24

5 pensamientos en “Capítulo 23: Una ciudad humana por primera vez, día dos

  1. Pingback: ¡Lazy Dungeon Master capítulo 23! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s