Capítulo 71: Jefe, ronda dos, conclusión

Capítulo 70ÍndiceCapítulo 72


Guiados por los minotauros rojos, el cuerpo golem partió hacia las escaleras.

Los lagartos rojos y los sabuesos en llamas que podía ver en los alrededores no estaban interfiriendo.

De verdad surrealista.

 

[Redra está impaciente, apúrate y llega allí con el guía ¿ya?]

 

Fue dicho de una manera que me hizo dudar si era eso realmente lo que quería decir. ¿Tal vez de verdad no es lo que quiere decir y es debido a los derechos de comando absoluto?

Al seguirles, de verdad había escaleras.

Además, eran escaleras recientemente construidas, hechas para continuar directamente abajo. Las escaleras son más como las de una mansión que las de una dungeon… tomó alrededor de una hora llegar al cuadragésimo noveno piso. Incluso su hospitalidad tenía un límite. Aunque dijo que era mejor que ser inundado.

 

… Aún hay un poco más de medio día restante. Creo que significa que Redra estará peleando ¿todo el tiempo?

Los dragones rojos parecen tener la habilidad de ser capaces de pelear con su poder de fuego por más de un día. Ser capaz de disparar su aliento por siempre, aunque necesitan inhalar, está más allá de ser una trampa.

 

Aun así, mi conocimiento acerca de los dragones proviene de Rokuko. Según ella:

 

— Particularmente entre los dragones, ¡los dragones rojos se especializan en su capacidad ofensiva física! El dragón blanco de Haku Ane-sama sólo fue derrotado porque era uno de tipo multipropósito. Pero, pero, el dragón blanco de Haku Ane-sama es…

 

Así, Rokuko habló acerca de dragones mientras añadía cosas inútilmente excesivas. Soñando invocar un dragón como Haku-san hizo, parece que sólo oyó cosas acerca de ellos de Haku-san.

Si le gustaba tanto, ¿no podría simplemente haber invocado el dragón con los 100.000 DP…? ¿Eh? ¿No quiere un subdragón, sino del tipo más fuerte? Hahaha, ¿Cuánto DP tomaría?

 

— Entonces, ¿sus puntos débiles?

— ¡Tocar sus escamas bajo su barbilla parece volverlos locos! ¡Aunque incluso hacer eso es difícil!

 

Rokuko habló con una apariencia de autosatisfacción… qué persona más inútil.

Al final, aun no sé bien su punto débil. La información [Ellos aman las cosas brillantes] de Haku-san acabó siendo la más útil. Como era de esperar del dios de la fortuna de nuestra dungeon.

 

— … Oye, dijo que estaba bien ir al cuarto del jefe, pero ¿qué haremos con el dragón al final? ¿Podemos derrotarlo?

— Francamente, no da esa sensación. O, mejor dicho, no necesitamos ganar contra el dragón.

— ¿Eh? ¿Qué harás entonces?

 

— … ¿Te olvidaste de nuestro as bajo la manga (golem de cristal)? Ese chico está en el piso debajo de este cuarto del jefe. Estoy diciendo que debido al resultado del intercambio de hace un momento, todas las puertas cerradas… incluso el almacén del tesoro está totalmente abierto. ¿Lo captas?

 

Era nuestro [As bajo la manga] porque sólo lo usaríamos como [As bajo la manga]. Teníamos [Flexibilidad] si no lo usábamos.

De esa forma, el telón se levantó en nuestro segundo encuentro contra el dragón en la cual teníamos prometida completa victoria.

 

 

*

 

 

— ¡¡¡Gaaaaaaaaah!!!

 

Haciendo uso de todo su poder, el dragón rojo llenó el cuarto del jefe con bastante de su fuerza.

Redra movió su cabeza hacia el lado mientras exhalaba una respiración.

Sólo con eso, muchos cuerpos de los golems blindados fueron parcialmente destruidos. Sin embargo, las partes que fueron destruidas fueron inmediatamente reemplazadas.

 

— ¡Kakaka! ¡Bien, bien! ¡Ésta ha estado deseando que esto llegue!

 

Redra rio con buen humor. Cuando balanceo su cola mientras reía, las manos y pies de los golems detrás de ella fueron arrasados. Incluso rompió la muralla.

Aunque el piso del cuarto se disolvió en magma por su aliento, Ontentoo lo reparó inmediatamente.

 

— ¡Ahora, baila, baila, baila para ésta!

 

Quizá el almacenamiento de los golems estaría agotado, o quizá nos habíamos quedado sin tiempo… en todo caso, no parecía que Redra se cansaría. Por lo menos, sería capaz de pelear con toda su fuerza por todo un día.

Los dragones rojos eran muy resistentes al calor, siendo su especial característica eso de reinar sobre el fuego, así que exhalar llamas todo el tiempo no quemaría su garganta o boca como otros dragones y podían continuar tanto como quisieran.

Cuando se trataba de combatir, eran los más fuertes.

Eso era lo que un dragón era… particularmente, esta existencia (jefe) conocida como un dragón rojo.

 

Por consiguiente, muy pocas personas la han retado a lo largo de los años. Ese es el por qué está peleando con tanto desenfreno después de tan lago tiempo. Ella era suficiente para invadir y luchar con tantos países como desease, pero Redra no tenía el hobby de abusar del débil. Además, también podría ser su trabajo como dungeon master y su esposo, Ontentoo, y dudaba separarse de la Montaña Tsuia.

Sin embargo, parece que las espadas mágicas que los golems blandían también eran capaces de dañar las escamas, que era su orgullo, de Redra. Incluso el daño se acumula en una montaña. Aunque fue difícil hacerle algo a ella cuando estaba prestando atención, el daño se acumularía apropiadamente cuando dejaba baja su guardia.

 

Es bueno. Un apropiado [Oponente].

 

— Kukuku~, ¡es irresistible! ¡Aún hay mucho más ¿cierto?! ¿¡hay suficiente como para dejar que ésta lo disfrute!?

 

Sólo reunir suficiente equipo para los golems costó una considerable cantidad de DP. Es por eso que Redra estaba preocupada de cuánto inventario teníamos para dejarla disfrutarlo.

 

Y mientras tales cosas estaban sucediendo, un nuevo golem apareció. Tenía un huevo de más o menos el tamaño de una tarjeta ID en su mano.

(… ¿Para qué es eso?)

Redra se preguntó.

 

— ¿Traes comida? ¡Déjame asarlo!

 

¡Goou! Un quemador aliento atacó al golem con el huevo.

Sin embargo, el golem no se derritió. Más bien, para ser más precisos, aunque la armadura de piedra y casco se derritió, el cuerpo principal del golem y el huevo estaban intactos.

 

— ¿¡Qué!? ¿¡Ésta nunca ha visto un golem como ese…!?

 

Era como blanco, algo amarillo… más o menos del mismo color que el huevo. Ahora que su armadura y casco se habían ido, el huevo era difícil de ver; como si estuviese camuflado.

 

— Bueno, ¡no hay tiempo para hablar!

 

Atacó con sus garras esta vez. Como era de esperar, el golem fue incluso destrozado en piezas pequeñas… sin embargo, en cuanto al huevo, fue lanzado antes de que fuese destrozado.

Fue apuntado a la boca de Redra. Usando el punto de mayor intensidad de la inhalación que era seguida de un aliento, el huevo fue lanzado espléndidamente en la gran abertura.

 

— ¿¡Ogu—!?

 

Redra tragó accidentalmente el huevo. Sin embargo, el huevo repentinamente se detuvo mientras bajaba por su garganta.

 

— ¿¡Mugu—!? ¡…!

 

Como si le crecieran manos y pies, el huevo se detuvo en la garganta del dragón rojo.

 

(¿Q-qué es esto?)

 

No bloqueó completamente su tracto respiratorio. Aunque era grande para un huevo, aún era demasiado pequeño para bloquear la garganta de un dragón rojo.

Sin embargo, se atragantó un poco. El huevo se movió en su garganta mientras pensó en eso. Siguiendo la corriente de aire inhalada, entró al esófago… luego, el órgano que disparaba su aliento. Llegó a sus pulmones.

 

— Uuu, geh, esto se siente, mal— … o-ow, ¿¡qué… iguii—!?

 

Kashiiin— una cuchilla creció del huevo, clavándose en su pulmón.

 

— Gah—, aaah—, ¿¡!gaha?

 

Sintiéndolos por primera vez en más de un siglo, Redra se retorció de [Dolor] y [Sufrimiento]. Aunque los dragones tenían cuerpos fuertes, sin sus escamas dentro de su cuerpo, no valía la pena hablar sobre cuánto daño sería infligido. Sólo el estómago era especial. Se suponía que nada llegaría a tus pulmones para empezar. Tosiendo sangre mientras respiraba desesperadamente, expulsó violentamente el huevo de su cuerpo.

 

— Gu—, gefu… ¿q-qué demonios… fue eso…?

 

Había tragado aventureros y habían atacado desde dentro antes.

En esos momentos… no fue ni cercano a este dolor. Para empezar, los dragones normalmente son capaces de digerir incluso espadas y armaduras que ellos tragan. Ser apuñalado por una espada no afectaría un estomago de dragón en absoluto.

 

— Así que eso es lo que Ontentoo quiso decir… ¡gu, pe—!

 

Vomitó la sangre que se había acumulado en sus pulmones. La herida ya estaba bloqueada. Esta tarea fue lograda por la vitalidad de un dragón.

 

— Probablemente no hay más… ¿¡!?

 

Pero cuando Redra miró, muchos golems le habían rodeado en un círculo, cada uno llevando un huevo… Como era de esperar, incluso Redra empalideció al recordar.

 

— U-uwah——¿¡!?

 

Inmediatamente destruyó cada huevo de los golems. Se abstuvo de usar su aliento a fin de que no fuesen tirados en su boca, yendo tan lejos como para cerrar su boca y detenerse completamente de respirar. Cuando todos los golems y huevos fueron destruidos, inhaló profundamente.

 

— Ha, haha, ¿qué… demonios?, esos son todos…

 

Cuando pensó que estaba terminado, Redra perdió fuerza en sus alas.

Cuando miró al piso por alguna razón, uno de los huevos había caído allí.

(… ¿Fallé en romper ese?)

 

— ¡—!

 

¡Bam! Lo destrozó bajo su cola. Con esto, está he—

— Justo en frente de Redra, rayos de luz se reunieron, y el huevo revivió.

 

— ¿!Qu—!? ¿¡Qué es esto…!?

 

¡Bang! Lo destrozó con su garra. Sin embargo, revivió una vez más después de varios segundos.

 

—¿Hiiii—?

 

Otra vez lo destrozó de la misma forma. Revivió. Destrozado. Revivido. Destrozado. Revivido. Destrozado…

 

 

*

 

 

— Bien, ahora es nuestra oportunidad.

 

Ya que Redra era completamente prisionera del huevo (en un sentido profundo), activé el golem de cristal y traté de buscar el dungeon core. Aunque no sé cuánto tiempo tendremos hasta que aparezca la reacción hostil.

 

— Oye, Kehma. ¿No es ese mi [Huevo Fénix]…?

— Está bien, como puedes ver, simplemente seguirá reviviendo.

 

A propósito, el golem cascarón fue hecho recolectando cascara de huevo del fénix, pero obviamente no obtuvo su característica de revivir. Sin embargo, el huevo fénix es criado en fuego, así que experimenté. Lo que encontré era que podía incluso resistir una reacción termita (una reacción química que alcanza los 3.000 grados Celsius al encender oxido metálico y aluminio). Ni siquiera dejó una quemadura.

 

Bueno, hice un golem rompehuevos totalmente automático.

Aun así, no sobra mucho después de extraer las entrañas, así que la cantidad de golems tipo huevo eran limitados.

 

La estrategia esta vez era… lanzarle huevos.

Pensé en usar la estrategia issun boshi primero, pero no creí que seríamos capaces de dañar el estómago en absoluto. Entonces, mi objetivo fue cambiado de su estómago a sus pulmones.

Todos y cada uno de los golems tipo huevo estaba equipado con manos y pies, además de tener un golem espada mágica dentro de ellos que ordené atacar los pulmones. También les ordené esconder sus manos y piernas cuando estuviesen fuera del cuerpo.

 

Sin embargo, el golem huevo es ligero. Si un dragón de verdad exhalaba, serían rápidamente echados a volar.

Por consiguiente, le di un pequeño trauma. Decidí hacer que ella atacara sin parar al huevo fénix reviviente. Después de que sus pulmones fueron atacados, la rodeé con golems que sostenía cada uno un huevo donde uno era el huevo real de fénix. Tirarían el golem huevo en su boca si no estaba en pánico. Mi plan era darle un trauma…

Los resultados son obvios.

 

— Vulgar.

— Gran cosa~.

 

Escuché las impresiones de Rokuko antes de que se lo preguntase.

Pero la verdad es que, habría sido complicado si era asesinada al explotar accidentalmente su pulmón. Sería horriblemente malo si buscasen venganza, no sería capaz de dormir tranquilamente si no estuviéramos en buenos términos con nuestro vecino de al lado. No puedo dormir si golpean fuertemente nuestra muralla después de todo.

Por eso, lo hice de tal forma que no irían hasta el punto en que ella muriese.

 

— Ah, el dungeon core está aquí por algún lado…

 

Manipulando el golem de cristal, miré en los alrededores fuera del almacén del tesoro.

Por no decir nada sobre los otros cuartos, las escaleras que llevaban al cuarto del jefe en el quincuagésimo piso estaban abiertas.

Ahora que lo pienso, Haku-san también puso el núcleo al otro lado del cuarto del jefe en al [Prueba Blanca], ¿eh? Subió las escaleras paso a paso.

 

Entonces, con el cuarto del cuarto del jefe aun firmemente cerrado, estaba el blanco y brillante dungeon core. Ya veo, así que después del cuarto del jefe estaba el dungeon core, y después del dungeon core estaba el almacén del tesoro incluso más adentro.

… Es un espléndido pedestal. Sin embargo, si sólo es así de alto incluso el golem de cristal puede escalarlo. Clavando su pequeña espada en el pedestal como un piolet, escaló hacia arriba. Y entonces—

 

[Hey Redra, ¡recobra la compostura! Hey, he—… ¿¡heeyyyy!? ¿Qué es este tipo?]

— Toque~.

 

Usando nuestro as bajo la manga (golem de cristal), tuvimos éxito en tocar su dungeon core.


Capítulo 70ÍndiceCapítulo 72

Anuncios

14 pensamientos en “Capítulo 71: Jefe, ronda dos, conclusión

  1. Pingback: LDM71 – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s