Capítulo 17: Refuerzos

Capítulo 16ÍndiceCapítulo 18


Los «Espíritus Malignos» no tienen un nivel fijo de poder. Hay una diferencia entre cada espécimen de «Espíritu Maligno» — ellos no tiene un cuerpo físico, así que referirse a ellos como “espécimen” puede que esté mal— y su poder es muy influenciado por el tamaño del deseo que posea su huésped.

Normalmente, el «Exorcismo» de Calcedonia ya hubiera purificado y purgado al «Espíritu Maligno» sin fallar. A pesar de eso, ella no fue capaz de purgar al que había poseído a Baldeo. Esta era la primera experiencia para Calcedonia que era famosa como la «Sagrada Doncella» y había exorcizado a muchos «Espíritus Malignos» hasta ahora.

Tal vez la habilidad original del «Espíritu Maligno» eran más fuertes de lo normal, o tal vez los deseos de Baldeo eran demasiado intensos. O, tal vez ambos.

El motivo no era claro, pero el espíritu maligno aún estaba anidado dentro de Baldeo.

Parece que la lucha solitaria de Calcedonia aún debía continuar.

 

Calcedonia volteó inmediatamente su cuerpo al oír la voz de Baldeo.

Pero fue, por muy poco, demasiado tarde. Antes de que fuera capaz de alejarse, la mano de Baldeo se extendió hacia su pecho y agarró la parte del cuello de su ropa de sacerdotisa.

Entonces, ¿exactamente qué pasaría si ella se alejaba cuando su ropa estaba siendo agarrada?

Con un sonido de desgarre, las ropas cubriendo sus pechos se desgarraron y la parte de arriba de sus abundantes pechos con su gran escote de desbordó.

Justo como cualquier otra mujer, Calcedonia reflexivamente intentó ocultar sus pechos con sus manos.

Pero en esta situación, donde había un enemigo delante de sus ojos, esta acción no sería más que una abertura.

La otra mano de Baldeo agarró las delgadas manos de Calcedonia, y sus dedos doblados extrañamente se hundieron en su muñeca.

Debido al dolor corriendo por su muñeca, los movimientos de Calcedonia se detuvieron solo por un momento. En ese momento, Baldeo jaló a Calcedonia hacia él, hacia su pecho, abrazándola fuertemente.

Sus ojos rojos que eran la prueba de estar siendo poseído por un «Espíritu Maligno». Una expresión triste surgió en el rostro de Calcedonia al ver de nuevo esas pupilas rojas desde una distancia corta.

Baldeo era una persona que siempre tenía una sonrisa gentil. Desde que era una niña, siempre lo veía como un hermano mayor, y él también se preocupaba de ella como una hermana menor.

Por supuesto, incluso ahora ella pensaba en él como una familia, aunque un poco diferente a Tatsumi o Giuseppe.

Y actualmente, ese Baldeo tenía una sonrisa tan vulgar que nadie podría siquiera imaginar que el Baldeo usual sonreiría de esa forma. Al contrario de su expresión normalmente amable y calmada, el actual Baldeo tenía una expresión lujuriosa mientras daba un vistazo al gran escote de Calcedonia.

Aun si él era como su familia, Calcedonia seguiría sintiéndolo desagradable si alguien del sexo opuesto daba un vistazo a su escote tan lujuriosamente— si fuera Tatsumi  quien esté dando un vistazo sería diferente— y frenéticamente reunió poder en sus manos para apartarlo.

Pero al final, las mujeres tenían brazos delgados. Era muy difícil para ella ser capaz de apartar la mano de un adulto que tenía su fuerza multiplicada después de ser poseído por un «Espíritu Maligno».

Después de darse cuenta de eso, Calcedonia empezó a conjurar mientras se disculpaba de Baldeo profundamente en su corazón.

El hechizo que estaba conjurando era «Palma Relampago» del atributo «Trueno». Era un hechizo en donde uno paralizaba al oponente mientras estaba en contacto con un relámpago suave; un hechizo ofensivo elemental del atributo «Trueno».

Ya que era un hechizo elemental, no tenía suficiente poder de impacto para desmayar al oponente de un golpe. Pero de todas formas, si era golpeado por un choque eléctrico, tenía suficiente poder para hacer que uno tambalee y entumezca sus movimientos. Y si ella podía utilizar eso para escapar, entonces ella no tendría que herir a Baldeo más de lo necesario.

Calcedonia tocó suavemente el abdomen de Baldeo con su palma.

Y desde ese lugar de contacto, una luz vívida violeta brilló por un momento, lo que causó que Baldeo, que estaba abrazando fuertemente a Calcedonia, haga un gruñido mientras liberaba a Calcedonia y daba unos pasos hacia atrás.

Y Calcedonia, que fue capaz de tomar algo de distancia con esa abertura, cubrió sus pechos con su mano derecha mientras conjuraba otro hechizo.

Era la misma «Cadena Botánica» que recitó antes. Estaba planeando atrapar a Baldeo una vez más y usar su hechizo «Exorcismo».

Pero parecía que Baldeo— no, el «Espíritu Maligno» que estaba anidado en Baldeo— ya había predicho esa estrategia.

Se lanzó hacia Calcedonia en un instante con una velocidad que no reveló hasta ahora, y extendió sus manos hacia Calcedonia con sus dedos retorciéndose desagradablemente.

 

El aria no estará completa a tiempo.

Calcedonia inmediatamente juzgó eso, así que detuvo el conjuro y decidió concentrarse en la evasión.

Ciertamente, para un mago de su calibre, para ella le era posible continuar recitando mientras esquivaba, pero esquivar sería naturalmente más sencillo si se concentra solamente en eso.

Después de presenciar la velocidad de Baldeo, Calcedonia decidió dar toda su atención para aumentar su certeza.

Pero la velocidad de Baldeo aumentó una vez más y pronto sobrepasó a Calcedonia.

Baldeo se acercó a ella a una velocidad que sobrepasó a Calcedonia que es una veterana hecha por las batallas. Las manos de Baldeo se extendieron hacia el pecho de Calcedonia.

Parece que intentaba arrancarle por completo su ropa de sacerdotisa y exponer todos sus pechos abundantes bajo la luz del día.

Con sus ojos sangrientos, y boca que botaba saliva, el actual Baldeo estaba completamente corriendo en su naturaleza masculina bestial.

Ella fue incapaz de esquivarlo a tiempo, pero aun así, había un firme espíritu de lucha en sus ojos mientras miraba furiosamente a las dos manos que se acercaban a sus pechos.

Y al final de la vista de Calcedonia.

Hubo un rayo plateado como un meteorito que detuvo el avance de las manos de Baldeo.

 

El rayo plateado era la hoja de una espada.

Calcedonia y Baldeo miraron simultáneamente en la dirección de donde vino la hoja. Y justo como lo esperaba Calcedonia, el que estaba parado ahí con su espada desenvainada fue la figura del «Caballero Libre».

— ¡Morga!

El rostro de Calcedonia se iluminó. Después de sonreír gentilmente a Calcedonia, su rostro se tensó mientras confirmaba a Baldeo mutado en demonio.

— Baldeo-sama… Que incluso un creyente devoto como usted fuera incapaz de resistir los susurros del «Espíritu Maligno»…

Morganeich se paró ahí con una expresión agria. Él también era alguien que conocía al asistente de Giuseppe, Baldeo, bastante bien, e incluso fue ayudado por él.

Una vez más, Morganeich levantó su espada que había retrajo y le dijo a Calcedonia sin quitar sus ojos de Baldeo.

— Retírate, Calsey. Mantendré ocupado a Baldeo-sama. Prepara el «Exorcismo» en ese momento.

Después de asentir silenciosamente a Morganeich, Calcedonia rápidamente tomó distancia de Baldeo por detrás de Morganeich.

Y fue en ese momento que Tatsumi, que estaba sin aire, finalmente los alcanzó.

— Chi, Chii…ko… ¿E-Estás…bien…?

En realidad este lugar no estaba tan lejos desde donde Tatsumi estaba hablando con Morganeich, pero Tatsumi tendía a encerrarse en su cuarto después de perder a su familia, realmente no tenía mucha energía por su falta de ejercicio.

— ¿¡Go-Goshujin-sama!? ¿¡Por qué está aquí!?

Calcedonia estaba sorprendida después de que Tatsumi repentinamente apareciera en ese lugar. Y su sorpresa se duplicó después de ver a Tatsumi cargar una lanza corta que no le quedaba para nada.

— ¡Este lugar es peligroso! ¡Por favor retírese de inmediato!

— ¡P-Pe…ro…! ¡Dej…a Chiik…y hui…sol…no hay…for…!

Para Tatsumi que aún estaba intentando decir algo con sus jadeos y palabras cortadas, Calcedonia declaró clara y estrictamente.

— Hablando con franqueza, goshujin-sama, ¡todo lo que logra estando aquí es ser una molestia! ¡Por favor váyase!

— Ch-Chiiko…

Tatsumi estaba estupefacto después que Calcedonia dijera repentinamente algo tan cruel. Y entonces, Morganeich repentinamente también intervino.

— Es como dice Calsey, Tatsumi-dono. Aun si te quedas aquí, no hay nada que puedas hacer. Al menos, párate en un lugar donde no estés en nuestro camino.

Al menos Morganeich no le dijo a Tatsumi que desaparezca como lo hizo Calcedonia. Sin embargo, eso no fue por amabilidad, sino porque él no creía que Tatsumi escucharía obedientemente.

— ¡Calsey! ¡Ignora a Tatsumi-dono por ahora! ¡Salvar a Baldeo-sama es lo primero!

Mientras estaba dando instrucciones a Calcedonia, Morganeich balanceó su espada continuamente varias veces.

Actualmente, él estaba usando la parte trasera de la espada. El tipo de espadas mayormente usados en este país era de un filo, grandes y rectos.

Sin embargo, no muchos usaban la espada como su arma principal en este país. El arma más favorita para las personas del reino de Largofiely era la lanza, u otras armas con forma de varas.

Esto era porque el frio era severo en esta localidad.

En este país, la temporada de la Luna de la Tarde, en otras palabras, el invierno; era muy severa. Si usabas armas hechas de metal en el invierno por varias horas, entonces las partes de metal se pondrían muy frías y se pegarían a la piel de tus palmas si las tocabas descuidadamente.

Es por eso que armas o herramientas con más partes de madera que metal tendían a ser usadas más.

Por el mismo motivo, las armaduras de cuero eran más favorecidas que las de metal. Entre ellos, los que eran hechos de piel y huesos de monstruos eran más favorecidos.

Ahora mismo, la armadura de metal que Morganeich estaba vistiendo era un tipo de uniforme para los Caballeros Clérigos, así que dentro de las instalaciones del templo, los Caballeros Clérigos estaban obligados a ponerse la armadura grabada con la insignia sagrada.

Incluso Morganeich, cuando realizaba sus actividades fuera del templo, usualmente vestía armadura de cuero hecha de piel de monstruos reforzada con metal y cambiaba su espada por una gran lanza de acuerdo a la situación.

El motivo por el que actualmente estaba usando una espada era porque no tenía su lanza favorita en ese momento, pero más que eso, porque él podía usar la parte trasera de su espada para contener a Baldeo sin herirlo más de lo necesario.

Una persona sin experiencia en combate no podría esquivar un golpe de él. Pero Baldeo, que había sido poseído por el «Espíritu Maligno», estaba esquivándolos mientras mostraba reacciones increíblemente rápidas.

Por supuesto, Morganeich estaba conteniéndose. Ya que, aun si estaba golpeando con la parte trasera de la espada, seguía siendo un arma hecha de metal. Si lo balanceaba con toda sus fuerzas, entonces romper un hueso o dos nos serían un problema.

Pero incluso si Baldeo los esquivaba, no era realmente un problema.

Porque derrotarlo no era el objetivo de Morganeich. Él estaba restringiendo los movimientos de Baldeo para hacer tiempo, y así Calcedonia pueda terminar de recitar el aria para el hechizo y purificar a Baldeo.

Él no era pada nada inferior al «Espíritu Maligno». Más bien, Morganeich balanceaba su espada incluso más rápido que él.

Él estaba cubriendo todo el espacio con golpes de espada y limitando los espacios donde Baldeo pueda moverse.

Y Tatsumi estaba mirando aturdidamente ese esgrima fuerte, pero elegante.

“¡Así que este era el verdadero poder del hombre conocido como el «Caballero Libre»!

Incluso Tatsumi, que era un completo principiante cuando se trataba de combates, podía darse cuenta que las habilidades de Morganeich eran mucho mejores que el nivel promedio.

Y esa persona parada detrás del «Caballero Libre», recitando el aria como si cantara mientras observaba el campo de batalla no era otra más que la «Sagrada Doncella».

La «Sagrada Doncella» estaba parada en una posición apropiada, mientras no perdía de vista a los dos que estaban luchando; todo ese tiempo recitando.

Y el «Caballero Libre», como si tuviera ojos en la espalda de su cabeza siempre estaba posicionándose entre la «Sagrada Doncella» y Baldeo. Justo de esa forma estaba protegiendo a la «Sagrada Doncella» convirtiéndose en su escudo y espada mientras contenía a Baldeo.

Una vez más, Tatsumi se quedó sin aliento por la asombrosa coordinación de los dos.

Mientras Tatsumi se quedó parado inconscientemente mientras estaba aturdido por la actuación del «Caballero Libre» y la «Doncella Sagrada», el hechizo «Exorcismo» de Calcedonia finalmente estaba completo.

Justo cuando terminó su conjuro, una luz plateada vívida y purificante brotó una vez más por debajo de los pies de Baldeo. Tatsumi no sabía, pero la luz de esta vez era mucho más poderosa que la anterior.

A causa de la aparición de una “barrera” llamada Morganeich, Calcedonia podía concentrarse más en su hechizo, por lo que vertió más y más mana en él.

Justo cuando el hechizo fue invocado, Morganeich se separó de Baldeo y llegó al lado de Calcedonia. Y entonces, como si la protegiera detrás de su espalda, él mantuvo apuntando la punta de su espada hacia Baldeo, que estaba bañándose dentro de la luz.

Después de un tiempo, la luz cegadora finalmente se desvaneció. La figura de Baldeo echado encima del suelo estaba ahí.

 

— … ¿Cómo está…?

— Vertí bastante mana en ese «Exorcismo». No creo que pudiera resistirlo, pero…

Juntos observaron a Baldeo colapsado sin apartar sus ojos de él.

Especialmente Calcedonia, cuyo hechizo fue resistido anteriormente, siguió observando sin bajar su guardia ya sea si había o no más irregularidades.

Después de un poco después, habiendo juzgado que era seguro, ellos empezaron a acercarse a Baldeo.

Tatsumi, que estaba observando desde una distancia más lejana, repentinamente gritó con una voz aguda.

— ¡Aún no se acerquen! ¡Hay algo cerca de esa persona!

Reaccionando a esa voz, Calcedonia y Morganeich detuvieron abruptamente sus pasos.

— ¿¡Go-Goshujin-sama!? ¿¡Goshujin-sama puede ver algo!?

— ¡I-Imposible…no puede ser! ¿¡Es un «Perceptor»!?

Era imposible ver un «Espíritu Maligno» que no tenía un cuerpo físico. Es por eso que los «Espíritus Malignos» podían acercarse sigilosamente a un objetivo para poseerlo, y susurrarle en su oreja para tentarlo.

Pero existe personas que podían ver a los «Espíritus Malignos» desde su nacimiento e incluso escuchar sus voces. Esta habilidad no tiene nada que ver con la magia, sino era algo que uno poseía innatamente por su sangre, y el número de personas con tales habilidades era incluso más pequeño que los magos. Sin embargo, las personas con tales habilidades eran existencias extremadamente valiosas para combatir a los «Espíritus Malignos».

Y eran llamados «Perceptores».

De hecho, ya sea que Tatsumi era o no un Perceptor aún no era definitivo, pero en tal situación, él no debería estar mintiendo.

Juzgando eso, Morganeich volvió a tomar algo de distancia de Baldeo. En cuanto a Calcedonia, ella se retiró más rápido que Morganeich sin mostrar ninguna duda.

Mientras Morganeich y Calcedonia estaban cautelosos para sentir la presencia a sus alrededores, Tatsumi lo podía ver claramente.

Estaba justo encima de Baldeo, que estaba echado en el suelo. Había una sustancia parecida a una niebla negra flotando ahí.

Si uno miraba cuidadosamente, algo como una criatura viviente podía ser vista dentro de ahí.

— … ¿Un diablillo…?

Murmuró Tatsumi. Y justo como lo dijo, se veía como un niño para Tatsumi.

Un cuerpo como el de un niño que acababa de entrar a la primaria, pero con una enorme cabeza dispareja. Con ojos mirando con un rojo radiante, sus extremidades eran delgadas como un cable, pero su abdomen era inusualmente hinchado.

Y tenía un único cuerno en su frente justo como un Oni. Era exactamente como un Fantasma de la Hambruna que él vio en una ilustración.[1]

Ya sea que notara que Tatsumi podía verlo no estaba claro. El Fantasma de la Hambruna— No, el «Espíritu Maligno», sonrió siniestramente mientras se deslizaba por el aire.

——— Ku ku ku. ¡Hay un tipo aquí que está ocultando un enorme deseo!

Habló con una voz que sonaba como una voz. Y Tatsumi pudo escucharlo claramente.

— ¡Morga-san! ¡Huye!

El «Espíritu Maligno» que solo estaba reflejado en los ojos de Tatsumi estaba acercándose lenta, pero sigilosamente hacia el «Caballero Libre».

El propio Morganeich estaba en guardia extrema, pero no podía percibir al «Espíritu Maligno»; permitió que el «Espíritu Maligno» se acerque sin esfuerzo.

Y entonces,

El «Espíritu Maligno» logró acercarse al «Caballero Libre».

Mostrando una risa siniestra, entró en su cuerpo como si se infiltrara.

 


[1] [餓鬼] significa chiquillo, diablillo. Pero también significa Fantasma de la Hambruna.

 


Capítulo 16ÍndiceCapítulo 18

11 pensamientos en “Capítulo 17: Refuerzos

  1. Realmente eso de las armaduras , ¿enserio? cuantas espadas de metal que no fueran ceremoniales o decorativas tendría también empuñaduras completas de metal, generalmente para que no se deslizara y por el frió el mango de las empuñaduras estaba forrado en cuero , ademas aunque las hojas fueran completamente metálicas, las empuñaduras podía ser de otros metales .
    las armaduras completas iban sobre cotas de malla , y bajo estas ropa gruesa acolchada para que no te moleste ni se te incrustara en el cuerpo si recibías un golpe, solo moverse un poco con algo tan grueso ya produciría suficiente calor. no tendría por que ser tan frías, si se vestían bien, al fin y al cabo la armadura iba sobre la rompa.

    Me gusta

  2. Pingback: Ahora son cuatro!! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s