Capítulo 2: Convocación

Capítulo 1ÍndiceCapítulo 3


Al día siguiente, Tatsumi tuvo el mismo sueño de nuevo.

Después de despertarse y mirar fijamente una vez más al techo, Tatsumi recordó el sueño.

Un sueño extrañamente realista, sí. Suficientemente realista de que incluso podía recordar los detalles. Y de alguna forma, se hacía más realista con el pasar de los días.

En un cuarto tenue que parece un sótano, la santa doncella estaba dedicada atentamente a sus rezos como siempre.

Pero en el sueño de hoy, él vio cuan desesperadamente ella había estado rezando.

Flotando en esa piel blanca como la nieve virginal estaban gotas de sudor. Después de poco, empezaron a caer de su rostro. Golpeando el piso de piedra debajo con un sonido de goteo.

Tatsumi pudo recordar incluso esos detalles pequeños claramente.

…Por qué… Por qué sigo teniendo este sueño…— Tatsumi murmuró mientras miraba hacia ese techo.

Seguir experimentando el mismo sueño tan frecuentemente, debe haber una razón.

Era un patrón muy común, como si alguien lo estuviera llamando— pensó Tatsumi— es el tan llamado patrón de previa convocación.

Pero a diferencia de las novelas ligeras y los comics, algo tan ilógico posiblemente no puede ser verdad.

Para empezar, él no tenía motivos para ser convocado. Tatsumi no tenía ventajas en ningún lado, ya que solo era un chico normal de 16 años.

Por supuesto, en muchas novelas ligeras, una princesa de un mundo diferente llama a un héroe aleatoriamente para salvar el mundo. Era un escenario común. Pero que eso le pase a él no era algo que Tatsumi pensó que era posible.

Más bien.

El mismo Tatsumi sabía que no podía continuar afligiéndose como ahora. Tiene que mirar al frente y seguir con su vida.

Mientras se decía a él mismo eso, Tatsumi se levantó de la cama perezosamente.

Ya que abandonó la escuela, pensó que sería mejor si saliera e intentara encontrar un trabajo de medio tiempo. Mientras pensó eso, se lavó la cara y se cambió de ropa.

Pensó que debería comprar una revista de algo de la tienda para buscar un trabajo de medio tiempo.

Sin embargo, mientras pensó en eso, desde la esquina de su ojo, vio la ahora vacía jaula en la que Chiiko ya no vivía. Como lo hizo, la tristeza y la desesperación de cuando la perdió empezaron una vez más a crecer en él.

Los muchos momentos agradables que Tatsumi había disfrutado con Chiiko siguieron repitiéndose en su mente una y otra vez.

Y entonces, se dio cuenta, que Chiiko se había ido para siempre.

Una vez que esto sucedió, se volvió inútil que él haga algo. La tristeza por su perdida lo dominó de nuevo, y ahora ya no era posible que haga nada.

Dado que Chiiko había fallecido, él ya no tenía apetito para la comida. Todo lo que tuvo era comida instantánea que almacenó de la tienda.

Así que una vez más, hoy también, sin hacer nada más, Tatsumi había pasado todo su tiempo encerrado en su apartamento sin hacer absolutamente nada.

Miró las fotos de su familia y de Chiiko que guardó en la pantalla de su celular. Por alguna razón, en el camino, él recogió la guitarra que había estado inclinada a un lado de su cama, y empezó a tocarlo subconscientemente.

La guitarra acústica era un recuerdo de su padre. Cuando era más joven, su padre lo había tocado para Tatsumi, y entonces se lo dio como regalo.

En su juventud, el padre de Tatsumi había creado una banda, y había pretendido seriamente en ser un guitarrista profesional. Al final, él había abandonado sus sueños. Sin embargo, “me estaba yendo bien”, esa había sido la frase que le gustaba decir a su padre.

Su padre también le enseñó cómo manejarlo, y fue capaz de tocar hasta cierto punto. Pero por supuesto, él no tenía la habilidad para apuntar a ser profesional.

Él empezó a rasguearlo sin ningún pensamiento.

… Ahora que lo pienso, ¿no me acompañaba Chiiko con su piar cuando yo tocaba, como si estuviera cantando una canción?… — Recordando eso, una vez más, una humor oscuro inundó a Tatsumi.

En el pasado, cuando Chiiko aún estaba viva y saludable, siempre que él tocaba la guitarra como lo hacía ahora, Chiiko combinaba su tono con su piar, como si estuviera cantando junto a él.

Mientras recordaba esos días perdidos, Tatsumi empezó a tocar calmadamente.

Repentinamente, en ese momento, una luz brillante empezó a emitirse de los alrededores de su cama. Sin embargo, encima de su cama solo había almohadas y su sabana, y no tenía tal recurso que emita una luz tan fuerte.

A pesar de esto, había este fenómeno repentino de luminosidad misteriosa desde su cama.

La razón para esto era desconocida, pero Tatsumi tuvo que entrecerrar sus ojos por el aumento repentino del resplandor. Más bien, no tenía opción más que hacer eso por la repentina aparición del fenómeno.

Mientras Tatsumi hizo eso, la luz continuó bailando incontrolablemente, y había empezado a volverse plateado. Sin embargo, él no sintió calor de la luz, más bien, la luz algo cegadora daba una sensación suave de santidad.

Y cuando todos los alrededores se habían vuelto completamente color plateado, Tatsumi notó algo debajo de él.

Parecía estar compuesto de patrones geométricos, con escritura y símbolos extraños rodeando los diseños.

Diseños de luz que brillaron incluso más fuerte que la luz cegadora a su alrededor, con el conocimiento limitado de Tatsumi, él pensó que era extrañamente similar a los círculos mágicos.

Pero en ese momento, el brillo lo envolvió, y opuesto al resplandor a su alrededor, la mente de Tatsumi cayó en la oscuridad.

 

Lentamente, Tatsumi intentó abrir sus ojos cerrados.

Su alrededor parecía estar muy tenue. ¿Podrá ser aun temprano en la mañana, tal vez antes del amanecer? — Este era el pensamiento que pasó por la mente de Tatsumi.

Intentó mirar por la ventana que estaba por encima de su cama, pero en vez de una ventana, fue saludado por una solemne pared impersonalmente hecha de piedra. También, un candelabro decorado que se veía caro estaba instalado en esa pared, y tenía una vela encendida encima.

Espera, ¿qué? ¿Desde cuándo tengo paredes de piedra y candelabros para pared en este lugar?

Aun atontado por el sueño, Tatsumi intentó pensar.

Después de la pérdida de su familia, él se había mudado a un pequeño apartamento tipo 2K[1] con Chiiko. Aun así— cuando Chiiko estaba con él— a pesar de estar solo, era suficientemente satisfactorio para él. Había estado suficientemente feliz ahí.

Pero en este cuarto, no debería haber una pared de piedra. No, más bien, no solo estaba limitado al cuarto de Tatsumi, ya que había pocas casas en Japón que tuvieran paredes de piedra.

Si este lugar no era su cuarto, entonces ¿Dónde era? Mientras pensaba eso, Tatsumi se sentó y revisó sus alrededores.

Revisando alrededor de su cama, descubrió que no solo las paredes estaban hechas de piedra, sino que todo lo demás, incluyendo el piso y el techo también lo estaban.

En ese momento, él empezó a preguntarse dónde había visto un lugar como este antes. Había visto algo como esto recientemente, ¿cierto? Además, lo había visto en una forma bastante regular.

Rascando la parte trasera de su cabeza, Tatsumi empezó a mirar de nuevo alrededor del cuarto.

Repentinamente, algo entró a su línea de visión.

Arrodillada en el piso con sus ojos abiertos, estaba una chica que lo estaba mirando fijamente.

Ella tenía cabello largo plateado, con ojos hermosos del color de rubíes, y encima de su cabeza estaba un mechón de cabello parado. Era el tan llamado “ahoge”.[2]

Con una mirada de completa y absoluta sorpresa, la chica miró a Tatsumi. Mientras estaba siendo mirado fijamente tan intensamente, Tatsumi también devolvió la mirada subconscientemente y la miró fijamente.

Y entonces, se dio cuenta.

Conocía a esta chica.

— … ¿La santa doncella…de mis sueños…?

Sí. Como era en el sueño que ahora tenía todas las noches, allí, delante de él estaba una chica que se veía exactamente como la santa doncella que había rezado todas las noches con un intento ferviente en sus sueños.

Tomándose un momento para reflexionar en las cosas, él se dio cuenta que el cuarto en el que estaba ahora mismo era similar al de su sueño. Más bien, se veía exactamente como el sótano de su sueño.

¿Entonces esta chica era la misma santa doncella que vio en su sueño?

Cuando volvió a mirarla…su cuerpo repentinamente fue atacado por un fuerte impacto.

Tatsumi, que estaba sentado, colapsó en la cama boca arriba ya que no pudo soportar el impacto repentino.

¿¡Eh!? ¿¡Qué!? Entró ligeramente en pánico. Pero entonces vio mechas de cabello dorado platino bailando enfrente de su rostro.

Un aroma dulce llenó su nariz, y se dio cuenta que había sido abrazado sin advertencia.

Fue en ese momento que Tatsumi se dio cuenta que estaba siendo abrazado por la chica que se veía como la santa doncella.

 

La chica había saltado repentinamente sobre él y le dio un abrazo.

Se aferró fuertemente a él con sus brazos delgados durante un rato, y después se separó solo un poco y dio un vistazo a su cara.

Sus ojos rojos y los ojos negros de Tatsumi— se encontraron a una distancia nula.

Lagrimas brillantes llenaron sus ojos rubíes carmesí. Y aun así, a pesar de esto, ella le sonrió alegremente a Tatsumi.

— Finalmente…finalmente lo vuelvo a ver… Cuantos años esperé…el día en que pudiera reunirme de nuevo contigo…

— ¿Eh? Ehm… ¿Nos hemos visto antes?

— Sí… Ah…esta apariencia…esta voz…y este olor… No hay duda…no lo olvidé…ni una vez…

Lo que entonces sintió él fue, la sensación de las lágrimas de la chica goteando en sus mejillas desde sus ojos que parecían gemas.

Sintiendo las lágrimas en su mejilla, Tatsumi finalmente se dio cuenta del tipo de situación en la que estaba y sus posturas actuales y empezó a sonrojarse.

Los dos se estaban abrazando encima de su cama.

Por su peso adicional, se habían caído recostados y él sintió la suavidad de su cuerpo contra el suyo.

Pero ella no era nada pesada. Su altura era cerca a la de Tatsumi, aunque  aparentemente pesaba mucho menos que él.

Y como se esperaba, la cosa que más notó fue los dos sorprendentemente suaves pero grandes montículos presionando en su pecho. Era por supuesto, “esa” parte que simbolizaba a todas las mujeres.

Cada vez que ella se movía, su pecho hizo cosquillas suavemente a Tatsumi.

Ahora, él empezó a notar algunos detalles que no había visto antes en sus sueños, como su ropa. Parecía ser una sola capa de una vestimenta muy delgada, envuelta alrededor de su cuerpo libremente.

Al principio, era oscuro y no lo notó, pero ahora que su distancia se había reducido bastante, él podía ver vagamente su piel a través de la ropa transparente.

Involuntariamente, Tatsumi estaba completamente atraído en el valle de su pecho, y su línea de visión fue llenada enseguida con esta nueva vista. Aunque él no pudo ver las suaves y rosadas cerezas en la punta de sus pechos, podía asegurar que el poder destructivo de su busto era definitivamente muy alto. En una escala de 100, era de al menos 85, no, 90.

Porqué él estaba pensando en tales cosas era muy posiblemente por el hecho de que era un chico saludable, y los chicos saludables eran criaturas penosas.  Por supuesto el hecho de que él, Tatsumi, estaba pensando eso en su situación actual era una forma de escapar de la realidad.

Mirando hacia abajo, hacia él, la chica empezó a reír suavemente. Ya sea que notó la línea de visión de Tatsumi era, por supuesto, un asunto diferente.

— … Ser capaz de encontrarnos de nuevo de esta forma… Estoy muy feliz… ¡Goshujin-sama![3]

— ¿¡Espera, qué!? ¿Soy qué? ¿Qué, donde…qué? ¿Go-goshujin-sama? ¿Acaso estás hablando de mí?

— Sí, ¿no es usted mi goshujin-sama?

Dijo ella mientras sonreía y reía desde el fondo de su corazón.

Como le preguntó antes, parece que esta chica había conocido a Tatsumi en el pasado.

Pero Tatsumi estaba perplejo. No tenía recuerdos de conocer a una chica como ella antes.

En primer lugar, él tenía casi nada de experiencias previas con extranjeros. Ni siquiera había hablado antes con muchos en las calles, una o tal vez dos veces, cuando ellos pidieron direcciones o algo.

Y sin mencionar a esta belleza de ojos de rubí y cabello platino. Con tales características peculiares, era poco probable que hubiera olvidado a alguien como ella.

Como si leyera su mente, ella continuó hablando.

— Goshujin-sama, puede que no me recuerde, porque soy diferente a cuando me conocía antes.

— ¿Qué? ¿Siquiera que significa eso? ¿Eres diferente a cuando te conocía antes?

Involuntariamente, después de ver la mirada vacía de Tatsumi, ella empezó a reír con nerviosismo. Ella lo liberó de su abrazo y se sentó encima de él para corregir su postura.

— Lo siento por mi tardía presentación. Mi nombre es Calcedonia Chrysoprase. Soy una sacerdotisa de la doctrina de Saviav del reino de Largofiely.

Dijo ella entonces, y manteniendo su postura parecida a seiza[4], se inclinó silenciosamente.

— ¿Eh…? Err… Mi nombre es Yamagata Tatsumi.

— Sí, lo sé.

La chica, que se había identificado como Calcedonia, sonrió. Viendo su sonrisa, podía ser creído que la mayoría de los hombres en este mundo o en cualquier otro, serían totalmente cautivados por ella. Era una sonrisa de la calidad más fina para contemplar.

Pero con tal sonrisa dirigida a él, la confusión de Tatsumi creció aún más.

Por supuesto, era porque ella sabía su nombre, pero aún más porque ella ahora dijo algunas palabras realmente extrañas.

En este punto, un pensamiento empezó a formar en la mente de Tatsumi, pero antes de que pudiera decirla, Calcedonia continuó hablando.

— Goshujin-sama, puede que no conozca a la yo actual, pero yo lo conozco…no, lo recuerdo mejor que cualquier otro en este mundo…

Ella empezó a mirarlo fijamente con una mirada sincera. Fue en esta mirada que Tatsumi tuvo una sensación de deja vu.

En el pasado, él había sido mirado por esta mirada. Y también era desde una posición a una distancia nula como ahora.

Por ejemplo, desde encima de su mano, o en su hombro, o a veces sentado en sus rodillas.

Por alguna razón, su mirada es muy similar a aquella de su amada miembro familiar…

— … Chiiko…

Involuntariamente, el nombre se desbordó de sus labios. Y en el momento que ella lo escuchó, Calcedonia flotó en la más hermosa y gran sonrisa que nunca antes había mostrado.

Cualquiera podía ver que los sentimientos detrás de esa sonrisa dichosa  eran de gran felicidad, libre de la más mínima pizca de malicia o duda.

— ¡Sí…! ¡¡Sí, así es!! ¡¡¡Soy…soy Chiiko!!! ¡¡Goshujin-sama…soy tu Chiiko!!

 


Notas del traductor: 

[1] Creo que se significa “dos cuartos”, no estoy seguro.

[2] Un mechón de pelo que siempre está parado.

[3] Significa: “Amo”, “maestro”. Lo dejo así para que no arruinar el ambiente japonés xD

[4] Manera formal de arrodillarse.

 


Capítulo 1ÍndiceCapítulo 3

5 pensamientos en “Capítulo 2: Convocación

  1. ¡Sí…! ¡¡Sí, así es!! ¡¡¡Soy…soy Chiiko!!! ¡¡Goshujin-sama…soy tu Chiiko!!

    (cuando lei esto por primera vez,confundi chiiko con el significado de chico y no como un nombre,y creeme que me quede flipando xD fue algo en plan:espera espera,el MC era homo? cuando dijeron eso?!)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s