Capítulo 5: Los motivos detrás de la convocación

Capítulo 4ÍndiceCapítulo 6


— ¡Por favor, perdone mi tardanza!

Dijo Calcedonia en disculpas mientras entraba a la sala de recepción donde Tatsumi y Giuseppe estaban esperando. Ella se detuvo y bajo su cabeza en disculpas al principio de su dialogo.

— ¿Qué te tomó tanto tiempo? El yerno se estaba cansando de esperarte.

Riéndose gentilmente, Giuseppe reprendió a su nieta.

— ¡Ah! ¡N-no, porque la conversación con Giuseppe-san era bastante entretenida, y no es como si estuviera cansado ni nada…

— ¡D-de verdad! Fiuf~ gracias.

Poniendo una mano en su abundante pecho, Calcedonia sacó un suspiro de alivio.

Observando el diálogo entre los dos jóvenes, Giuseppe soltó una risa gentil, y le pidió a su nieta que se siente a su lado.

— Bueno, ahora que Calsey está aquí, expliquemos todo desde el principio.

Escuchando esto, Tatsumi prestó atención.

Él ya no dudaba que estaba en otro mundo, la gran pregunta era el por qué fue convocado aquí.

¿No tendría nada que ver con pedirle que sea un héroe y salvar al mundo del rey demonio, o sí? mientras pensaba eso en lo profundo de su corazón, él esperó la explicación de Giuseppe.

— Primero que nada, bienvenido al reino de Largofiely, yerno. Mi nieta, Calsey, y yo, estamos alegres de tenerte aquí desde el fondo de nuestros corazones.

— Ah, bueno, ¿gracias…?

Tatsumi estaba preocupado en cómo responder, así que terminó agradeciéndolos cortésmente. Encontrando entretenida su respuesta apenada, Giuseppe y Calcedonia se rieron juntos ligeramente.

— Y entonces…también nos disculpamos, yerno, por traerte abruptamente aquí en este mundo. Una vez más, lo sentimos mucho.

En turnos, Giuseppe y Calcedonia bajaron grandemente sus cabezas para mostrar sus sinceras disculpas.

— Umm…es, por favor levanten sus cabezas, ¡no hay problema, de verdad!

— ¡No!… Nosotros… Quiero decir, yo convoqué a goshujin-sama por mi propia cuenta sin pensar en sus circunstancias. Lo he apartado de su vida sin pedirle su opinión, goshujin-sama.

Calcedonia siguió bajando su cabeza, y Tatsumi la miró con una expresión de sorpresa.

Por lo que ella estaba diciendo, aunque fue capaz de convocarlo aquí, probablemente no había forma de regresarlo a su viejo mundo.

Es por eso que Calcedonia fue tan lejos como para decir “apartarlo de su vida a la fuerza”.

— Ya veo, pero por ahora, por favor levanten sus cabezas, y díganme… Díganme el motivo del por qué me trajeron aquí. La razón para convocarme a este mundo.

Ella lo convocó a este mundo. Mientras se sentía culpable todo el tiempo y siendo consciente del hecho de que no sería capaz de enviarlo de vuelta, aun así lo convocó. Y él quería saber por qué.

 

Después de Tatsumi dijera eso, los dos finalmente levantaron sus cabezas.

Entonces, mirando a los dos, Tatsumi los miró fija y calmadamente.

Por un corto tiempo, el silencio llenó la sala, pero entonces, repentinamente, un fuerte sonido sonó desde fuera de la ventana.

El sonido era la campanada de una campana de algún lugar en el templo de Savaiv para anunciar la hora. Mientras él escuchaba cuidadosamente, podía escuchar más campanas en la distancia. Probablemente, los otros templos también estaban haciendo lo mismo.

La campana sonó tres veces, y cuando terminó, Calcedoni empezó a hablar como si tomara el final de ruido como el detonante.

— La…razón…para traerlo aquí, goshujin-sama… El mayor motivo…es porque quería verlo de nuevo solo una vez más, gohujin-sama, a cualquier costo.

Su rostro sonrojándose del color de las cerezas, Calcedonia puso ambos manos en sus mejillas y dio su motivo tímidamente.

— ¿Eh…? ¿Esto es todo…?

Inconscientemente, la cara de Tatsumi se puso en blanco.

Bueno, cualquiera hubiera mostrado la misma reacción si sabían que habían sido convocados a otro mundo porque el convocante “quería verlo de nuevo”.

Al mismo tiempo, Tatsumi se sintió un poco aliviado porque la razón no era “convertirse en héroe y derrotar al rey demonio”.

— Sí…y…

 

 

Calcedonia miró a Tatsumi con ojos alegres dirigidos hacia arriba. Entonces su expresión se puso sería mientras continuaba.

— Estaba…preocupada…muy extremadamente preocupada. Estaba preocupada, y no pude deshacerme de mis sentimientos de inquietud. Ese día cuando morí en sus brazos, la mirada en su rostro, era como si hubiera perdido la esperanza con cada una de las cosas en el mundo. Su expresión dolorosa, no pude olvidarlo sin importar qué. Goshujin-sama…no puede evitar pensar que…goshujin-sama podría quitarse su propia vida… Estaba preocupada…y arrepentida.

Con las palabras de Calcedonia, el cuerpo de Tatsumi se paralizó con la sorpresa.

Fue recordado con los respiros moribundos de Chiiko en sus brazos. Cuando Chiiko finalmente murió, él sintió como si el mundo a su alrededor se hubiera colapsado.

Como Calcedonia lo había dicho, después que Chiiko muriera, Tatsumi se quedó completamente solo. Sin ninguna familia para cuidar, él intentó muchas veces quitarse la vida.

Hubo muchas ocasiones donde apretó la cuchilla en su muñeca, pero al final, no fue capaz de proceder, simplemente porque no tenía las agallas.

— Preocupandome sobre como goshujin-sama estaba solo, me comprometí a estudiar los rituales de convocación desde el momento en que tuve el conocimiento de mi vida pasada. Afortunadamente, mi abuelo me encontró cuando era una niña en un santuario de Savaiv y me trajo aquí. El templo tiene muchos materiales de magia así que me evitó muchos problemas.

— ¿Eh? ¿Fuiste traída aquí?

— Sí. Por cierto motivo, la adopté a una edad corta.

Giuseppe había adoptado a Calcedonia. Su relación se suponía que era la de un padre e hija adoptiva, pero se convirtió en la de un abuelo y nieta por la vasta diferencia de edades.

Volteando desde su abuelo con una sonrisa agradecida, Calcedonia volteó para ver a Tatsumi y siguió continuando.

— Al principio, estaba planeando cruzar al mundo de goshujin-sama, pero no importa donde buscara, no pude encontrar ningún documento ni materiales o artes relacionadas, rituales o ceremonias. Pero lo que encontré fue…

— … ¿No algo que te pudiera ayudar a cruzar a otro mundo, sino algo para traer a alguien aquí…?

En confirmación a la pregunta de Tatsumi, Calcedonia dio un pequeño gesto con la cabeza de afirmación.

Ella no solo buscó en los archivos del templo.

De hecho, con la ayuda de su abuelo en su capacidad como el supremo pontífice de la doctrina de Savaiv, ella buscó cualquier fuente en que pudiera pensar incluyendo varios archivos reales. Aun así, solo fue capaz de encontrar la información de la ceremonia para convocar a Tatsumi a este mundo.

— … Aun así, era mi deseo más preciado. Así que en ese momento, decidí desarrollar la ceremonia para traerlo aquí. Ya que iba a convertirme en la principal culpable que haría que renuncie a todo lo que tenía, estaba preparada para ser odiada, ser detestada por goshujin-sama. Sin embargo, igual quería volver a verlo de nuevo…

Y porque estaba preocupada por su goshujin-sama, dijo Calcedonia en una voz baja.

 

— Dime, yerno.

Con eso, la explicación de Calcedonia había terminado, pero después, un ambiente silencioso se quedó entre ellos.

Para romper el hielo que se había quedado en la conversación, esta vez Giuseppe fue quien puso su atención en Tatsumi.

— ¿Puedo preguntarte algo?

— Ah, sí, si es algo que puedo contestar.

— Pareces estar lidiando con esto bastante bien, chico, debo decir que no pareces demasiado confundido o sorprendido por nada de esto.

— ¿S-Sí?

Dijo Tatsumi, con una mirada de confusión. Fue entonces que sintió la mirada del anciano que estaba llena de agudeza y dignidad, en vez de la mirada relajada usual.

— Me parece que, si alguien es fuera traído repentinamente a un mundo completamente diferente, habría algo de angustia o trastorno, ¿cierto? Aun así, tú, por otro lado, no pareces de esa forma.  Ciertamente estás un poco confundido por todo esto, pero no pareces estar especialmente angustiado ni nada. Al contrario… Parece que estás extrañamente calmado y compuesto sobre esto.

— Eso es, bueno…

Su cara su puso roja, la mirada de Tatsumi merodeó un poco. Entonces se detuvo en Calcedonia antes de continuar hacia Giuseppe.

— Es-este… Venir a este mundo, ver a una chica hermosa como ella…y después ser abrazado repentinamente por ella…quiero decir…en ese momento…

La mirada de Tatsumi se encontró de nuevo con Calcedonia.

— … Ella…porque me recuerda tanto a Chiiko…aun si eso de la reencarnación es difícil de creer… Su comportamiento en verdad encaja con el estilo de Chiiko. Si realmente es cierto que ella es Chiiko reencarnada, en vez de albergar algún odio hacia ella, debería estar agradecido con ella. Para ser honesto, estoy feliz de encontrarla de nuevo…aun si su apariencia ha cambiado…

— ¡Go-Goshujin-sama…!

Que Calcedonia era Chiiko reencarnada, era algo que  ahora Tatsumi casi podía creer completamente. Y ella sabía algunas cosas que solo Chiiko debería saber. Más que nada, la presencia de Calcedonia en verdad se sentía familiar a la de Chiiko.

Tatsumi estaba sentado sin moverse y miró fijamente a Calcedonia. Y Calcedonia, que estaba siendo mirada fijamente, se llenó de emociones mientras claras lágrimas caían de sus ojos de rubí.

Giuseppe observó la mirada de los dos con gratitud, y sintiéndose aliviado, soltó una risa alegre de jo jo jo.

— Yerno, creo que ahora entiendo tus pensamientos, pero ¿no tienes sentimientos persistentes hacia tu mundo original?

— Mm-hmm. En realidad no tengo arrepentimientos sobre mi viejo mundo.

Todo lo que lo hubiera atado a su mundo original, su amada familia y sus amigos cercanos, más que todo, su amada Chiiko, todos se habían ido.

Así que en respuesta a la pregunta de Giuseppe, Tatsumi asintió su cabeza con determinación.

 

Desde afuera de la sala de recepción, alguien tocó la puerta.

En respuesta, Giuseppe preguntó, y una voz juvenil de una mujer joven pudo ser escuchada.

— Su excelencia, me disculpo por interrumpir su conversación con su invitado, pero ¿Calcedonia-sama está presente?

— Sí, aquí estoy…

— Ya será hora de su sermón pronto. Los creyentes ya se están reuniendo en la capilla.

— Ah, ahora que lo pienso, la campana justo había sonado tres veces, ¿cierto? Entiendo, iré inmediatamente.

Calcedonia le respondió a la mujer al otro lado de la puerta.

Entonces Calcedonia se paró y se inclinó hacia Giuseppe y Tatsumi.

— Bueno entonces, abuelo, goshujin-sama. Por mis deberes, debo irme ahora.

— Sí, hacer el trabajo de dios también es importante. Espero que no holgazanees en eso.

— Bueno entonces, Chiiko… No, supongo que ahora no es Chiiko…Erm.

— No, Chiiko está bien, goshujin-sama. Deseo que continúe llamándome con ese nombre.

Una vez más, Calcedonia se inclinó rápidamente y se fue silenciosamente de la sala de recepción.

Mientras se iba, sus mejillas estaban rojas, lo que notó su abuelo, pero como siempre él simplemente mostró una rápida sonrisa sin decir nada.

Y así, Calcedonia se fue, seguida de la sacerdotisa camino a la capilla para dar su sermón.

 

En el camino…

— U-um ¿Calcedonia-sama…?

— Sí~ ¿Qué sucede~?

Con una expresión alegre y una sonrisa brillante, Calcedonia volteó con un giro.

— Hoy, umm… Me disculpo por ser franca, pero… ¿Algo bueno le sucedió?

La sacerdotisa estaba perpleja.

Típicamente, Calcedonia tenía una expresión reservada, pero ahora su rostro hermoso había pasado por una metamorfosis inusual. Ahora ella estaba sonriendo constantemente, y respondiendo a las personas en una forma amigable.

Ella normalmente trataba igual a todas las personas, con una sonrisa fría en su cara. Incluso cuando ella hacía sus sermones, siempre tenía una actitud severamente rígida y fría mientras predicaba sobre dios.

Y esa fría Calcedonia que siempre se parecía a una espada desenvainada también era el objeto de aspiración de muchos creyentes. Pero la Calcedonia de hoy era diferente.

Hoy estaba inusualmente alegre. Y la forma en que estaba caminando, prácticamente estaba brincando.

Calcedonia y la sacerdotisa, aunque no tan cercanas, tenían cierta amistad, donde tendrían una corta charla de vez en cuando.

Viendo a Calcedonia, incluso para la sacerdotisa era fácil notar que ella estaba alegre y feliz. Más bien, estaba demasiado alegre.

Es por eso que había hecho es pregunta antes.

Incluso ahora, la usualmente fría y rígida Calcedonia, como si fuera una doncella enamorada, mostrando una expresión extremadamente tímida le respondió a la sacerdotisa. Era algo increíblemente inimaginable para las personas que la conocían.

Sus ojos tenían señales de lágrimas de felicidad, pero tenían una luz ardiente en ellos, y sus mejillas estaban sonrojadas de rosado. Puso sus manos en sus mejillas como si las escondiera. Aunque su mirada se había ido a una dirección lejana.

— Porque…él me aceptó. Y, y también…dijo…que soy hermosa…

Calcedonia se retorció de alegría, con un aura rosa esparciéndose desde ella.

Viendo a la Calcedonia delante de sus ojos, la sacerdotisa estaba sorprendida y pensó:

——— Oh no. Si Calcedonia-sama va a hablar delante de sus creyentes en este estado, se va a convertir en una situación desordenada. Porque…las expectativas de los creyentes serían totalmente convertidas en polvo.

 


Capítulo 4ÍndiceCapítulo 6

2 pensamientos en “Capítulo 5: Los motivos detrás de la convocación

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s