Capítulo 10: La casa noble del conde de Gargadon

Capítulo 9ÍndiceCapítulo 11


El día después que Tatsumi se involucrara con esos pandilleros desconocidos.

Tatsumi y Calcedonia fueron a la casa de Giuseppe y le dieron una descripción de las cosas.

– ¡Oh ho! Entonces ya hicieron un movimiento, eh.

Por algún motivo, Giuseppe empezó a reírse alegremente después de escuchar el reporte de Tatsumi.

– D-Disculpe. ¿Giuseppe-san? ¿De casualidad, tendrá alguna información sobre este asunto…?

– Sí, de hecho la tengo. Pero yo, personalmente, solo lo supe desde ayer. Calsey, ¿recuerdas a cierta persona llamada Lalaic Gargadon?

– ¿Lalaic…Gargadon…?

Inclinando su cabeza a un lado, Calcedonia pensó por un momento. Tatsumi excluido, que obviamente no lo conocía, Giuseppe miró fijamente a Calcedonia con sus ojos entrecerrados como si estuviera esperando cierta reacción.

– … Perdóneme por favor, pero no tengo recuerdos de ese nombre. Sin embargo, por Gargadon ¿se refiere a la casa noble de Gargadon? No tenía conocimientos de que la casa Gargadon tuviera a alguien llamado Lalaic.

Después de juzgar que Calcedonia no le estaba mintiendo, por alguna razón Giuseppe miró hacia el techo, y después cubrió sus ojos con su mano.

– ……… Entonces, al final, nunca fue un asunto de querer o no querer… Bueno, me dejaste atónito. Es demasiado penoso. Puede que haya empezado a sentir una pizca de simpatía por el pobre chico.

Giuseppe estaba consciente del hecho que Calcedonia recibió propuestas de matrimonio de Lalaic varias veces. Y sabía que Calcedonia estaba consciente de que recibía toneladas de propuestas de matrimonio de todas partes, ya que, al final, todas eran dirigidas a ella.

Pero incluso así, que ella ni siquiera recuerde su nombre, ¿así de pequeña fue la impresión que él dejó? No, significaba que no dejó la más mínima impresión en absoluto.

– Recuerda, de todas las propuestas de matrimonio que recibiste, debió haber algunas del hijo mayor de los Gargadon ¿cierto? Él es quién se llama Lalaic.

Ella volvió a buscar en sus recuerdos, y esta vez, como si hubiera tenido un entendimiento repentino, su expresión se iluminó como un foco.

– ¡Ah! Ya me acuerdo. Ahora que lo menciona, recibí algunos de parte de él ¿cierto?

¡Aunque él se le propuso, a ella le tomó todo este tiempo solo para recordar su propia existencia! Siendo ambos hombres, incluso Tatsumi empezó a sentir simpatía por Lalaic.

Pero esto y aquello eran dos cosas distintas. Por cómo estaba progresando esta conversación, no había duda de que Lalaic era quien instigó los eventos de ayer.

– ¿Entonces ese tal Lalaic fue quien…?

– Sin duda alguna, Lalaic fue el que contrató a los hombres de ayer para que busquen a mi yerno. Y su objetivo era…

La mirada de Giuseppe apuntó a Tatsumi, no a Calcedonia.

– Ya que fue rechazado muchas veces con sus propuestas a Chiiko, ¿quería hostigarme?

– Probablemente. Siendo más precisos, puede que quería que tú y Calsey se separaran a causa de los hostigamientos y después tomar el puesto de mi yerno como su esposo.

Aun si, por alguna intervención divina lograra separar a Calcedonia y Tatsumi, por la personalidad de Calcedonia, las probabilidades de que él se convierta en su siguiente compañero eran iguales a cero.

Entonces uno podría preguntar, ¿cuál es el punto de que él haga todo esto? Tatsumi estaba confundido pensando eso.

Naturalmente, esta pregunta suya permaneció sin respuesta ya que ni en un millón de veces él pensaría que, de acuerdo a Lalaic, solo porque él estaba enamorado de Calcedonia significaba que Calcedonia debe, seguramente, también estar enamorada de él.

Dejando eso de lado, no hay forma de que ellos pudieran dejar que Lalaic haga lo que se le antoje por más tiempo.

– ¿Entonces que debería hacerse desde ahora?

Por lo que Giuseppe les estaba diciendo, no hay forma de que Lalaic se detenga solo con el intento de ayer. Entonces la verdadera pregunta era cómo lidiarían con esto.

– Sobre eso, tengo un plan. Honestamente, yo, personalmente, estoy un poco irritado por ese chiquillo que nunca aprende. Me gustaría usar esta oportunidad para enseñarle apropiadamente una buena lección. Pero para esto necesito la cooperación de Calsey y tuya. Especialmente tuya, yerno, necesito que te esfuerces un poco en esto… ¿Estás de acuerdo con eso?

– Por supuesto, siempre y cuando sea capaz… Entonces, ¿qué debería hacer?

– ¡Yo también me esforzaré! ¡Qué agallas las de ese tipo, atreverse a amenazar a mi goshujin-sama! ¡Nunca se lo perdonaré!

Lentamente, el cuerpo de Calcedonia se rebalsó con una presión mágica extrema.

Y por algún motivo, debido a la intensidad liberada por ella, el rostro de Tatsumi se contrajo.

– Cielos, siempre que se trata de mi yerno, continúas actuando así. Pero, por ahora debemos actuar mientras observamos las manos del adversario. Deberemos proceder con irritar al oponente una y otra vez. Mientras más lo hagamos, aumenta la probabilidad de que Lalaic haga un movimiento personalmente. Hasta entonces, cada uno de ustedes debería moverse con prudencia. Recuerden, no importa qué, no les den una oportunidad de tomar ventaja.

Siendo indicados por Giuseppe que parecía ser serio con este asunto, Tatsumi y Calcedonia asintieron.

 

– ¡¿Qué significa esto?!

Lalaic arrojó su copa de vino de alta calidad hacia los pies de su sirviente.

– ¿Por qué? ¡¿Por qué no están funcionando mis planes?!

La copa que fue lanzada al piso se partió en pequeños fragmentos brillantes. Pero al actual Lalaic no le interesaba en absoluto.

Con un rostro que superaba el disgusto, su expresión se deformó a la de ira mientras procedía a pisar los fragmentos de cristal hasta dejarlos en pedazos aún más pequeños.

El plan de Lalaic era, por supuesto, hostigar a Tatsumi.

Contrató pandilleros y delincuentes hábiles para amenazar a Tatsumi, pero una y otra vez, por algún motivo, Tatsumi lograba escapar perfectamente.

Él quería tender una trampa usando una femme-fatale[1] o prostituta y después chantajear a Tatsumi usando la prueba del engaño, pero en primer lugar, Tatsumi ni siquiera visitaba ese tipo de lugares.

Después de eso, Lalaic también envió algunas personas directamente a Tatsumi, naturalmente ocultando que son de la casa Gargadon, para entregarle una bolsa llena de monedas de plata diciéndole que rompa con la «Doncella Sagrada», pero Tatsumi se rehusó inmediatamente como si las monedas de plata no tuvieran valor para él.

Siendo hostigado con violencia, y atrapado en la trampa mortal de la seducción de una mujer, Tatsumi perdería su posición social. Después de eso, él hubiera aceptado alegremente la bolsa de monedas como su última carta de salvación y escapado de la capital.

Este fue el plan que Lalaic ideó arbitrariamente.

Y obviamente ni siquiera una parte de este plan egocéntrico fue un éxito. Era demasiado estúpido para que se logre.

– ¿¡Por qué!? ¿¡Por qué nada me funciona!?

Entonces, dado que sus planes “cuidadosamente” ideados no funcionaron en absoluto, Lalaic estaba gritando y maldiciendo alocadamente con su saliva saltando a todos lados mientras pisoteaba con sus pies.

Ahora mismo, no había nadie cerca de él. Sus sirvientes personales y familiares estaban asustados retirándose de sus alrededores.

Lalaic estaba completamente solo, alocándose en su cuarto.

Los muebles y ornamentos rotos de la furia del otro día habían sido todos reemplazados con cosas más costosas. Hoy, las volvió a romper.

Justo cuando había pasado por alrededor de la mitad de las cosas en su cuarto. La puerta a su cuarto se abrió y un hombre y una mujer entraron.

– ¡Qué estás haciendo, Lalaic! ¿¡No ves que todos los sirvientes están aterrados!?

– Oh vaya… Mi querido Lala, ¿por qué tu cuarto es todo un desastre…?

– P-Padre…Madre…

Los que entraron al cuarto eran una pareja de mediana edad. El hombre era la cabeza actual de la casa Gargadon, Almond Gargadon. La mujer era su esposa, Schecrya Gargadon. Y claro, eran los padres de Lalaic.

Almond, aunque no era tan alto, tenía un cuerpo bien formado. Comparado con él, su esposa, Schecrya, aunque no era tan alta como él, definitivamente tenía más del doble de su peso. Y en su cuerpo masivo, estaba usando una variedad de joyas brillantes.

– ¡Madreeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee! ¡M-Mi Calcedonia…mi Calcedoniaaaaaaaaaaaaaaa!

Lalaic lloró repentinamente y saltó hacia los brazos, masivos, de su madre. Y Schecrya palmeó amorosamente la cabeza de su hijo como si fuera un niño.

Aunque esta escena podría parecer una imagen de una familia feliz, considerando la edad y status de las personas envueltas, los espectadores notarían que es más repulsivo que alegre, por lo menos.

– Ya, ya. Está bien llorar, querido Lala. Tu madre siempre estará de tu lado.

– ¡Uh…uh! ¡Gracias, madre! P-Pero…mi Calcedonia…no se casará conmigo… S-Sé que también está enamorada de mi…debe ser…estoy seguro, ese villano llamado Tatsumi está engañándola, ¡la está amenazando…!

– Claro que sí. No hay forma de que a una chica no le guste mi dulce Lala. Estoy segura de que es exactamente como dijo Lala.

Una madre que mima a su hijo sin importar qué. Viendo eso, Almond abrió su boca, como esposo y como padre.

– Aun si dices eso, Lalaic. Yo mismo he escuchado del compromiso de ese Tatsumi y Calcedonia-sama. Dicen que su relación es demasiado armoniosa. E incluso su santidad Chrysophrase-sama ha dado un sello dorado a su compromiso. Atraverse a objetar un matrimonio aprobado personalmente por el supremo pontífice del templo que sirve al dios del matrimonio es—

– ¡Cierra la boca! ¿¡No puedes ver que tu propio hijo está sufriendo tanto!? Incluso después… Incluso después de ver a tu hijo llorar así, ¿¡no quieres ayudarlo!?

– N-No… ¿Acaso Lalaic no pasó los veinte años? Si fuera un niño entonces es distino, pero siendo un adulto, mimarlo de esa forma es…

– ¡Suficiente! ¡No dependeré de ti! ¡Querido, aunque tienes talento para hacer dinero, que ni siquiera pestañees ante el sufrimiento de tu hijo…!

Mientras abrazaba a Lalaic, Schecrya empezó a resoplar y pisotear furiosamente.

Si Tatsumi fuera a ver esta escena, definitivamente hubiera pensado en un luchador de sumo haciendo un “shiko”[2] mientras grita.

– Déjalo todo a tu madre, Lala. Tu madre irá directamente con Chrysophrase-sama y le pediré que case a Calcedonia-san contigo. Aun si es su santidad, no ignorará el poder de nuestra casa Gargadon. Definitivamente estará de acuerdo.

– ¡Sí…sí! ¡Por favor, madre!

Madre e hijo se abrazaron fuertemente de nuevo. Viendo esa escena, el padre no pudo hacer nada más que suspirar.

 

La casa Gargadon es una casa de condes ahora, pero hasta la generación del padre de Almond, era una casa de Vizcondes.

Pero, aunque su posici{on entre el circulo noble no era tan alto, su influencia definitivamente estaba entre los más altos.

Tenían un número de venas de minerales corriendo por su territorio. Y la cosecha de las minas llenó al feudo Gargadon con abundancia.

Y todo esto fue gracias a la habilidad de la cabeza actual, Almond Gargadon.

Por su orden, los trabajadores y subordinados trabajando bajo el conde trabajaron día y noche para procesar todos los minerales en armas, armaduras y otras necesidades diarias.

Almond no solo dio prioridad a la producción de minerales, sino también entrenó buenos trabajadores y herreros. Debido a él, los productos de metal del territorio Gargadon ganaron fama no solo en el país, sino también en otros reinos.

Almond también envió al reino varias armas y armaduras como tributo, lo que aumentó su posición como aristócratas. Entonces, finalmente, por orden del rey, su casa fue promovida de Vizconde a conde.

Por otro lado, la familia de Schecrya era de Marqueses y eran familiares de cierta casa de Duques. Pero aunque eran Marqueses, su reputación de ninguna forma era buena.

Era la viva imagen de una típica mala nobleza. No trabajaron duro para mejorar su territorio y solo engordaban y engordaban con la explotación de los ciudadanos.

No tenían su propia especialidad, y cazaron en exceso todos los productos salvajes hasta que no quedó ni uno. Finalmente cayeron a convertirse en una “casa indigente”.

La casa de un conde que tenía menos status, pero más dinero; y la casa de un Marques que tenía más status, pero nada de dinero. Se podría decir que fue el destino que estas dos casas se conecten por el matrimonio, de cierta forma.

Aunque ella era una noble, Schecrya siempre había llevado una vida modesta debido a la pobreza. Pero entonces su destino cambió completamente por el matrimonio.

Al principio no estaba dispuesta a casarse con alguien de menor posición, pero después de casarse y llevar una vida extravagante, se quedó fascinada por aquello.

Aunque era un matrimonio político, Almond amaba mucho a su esposa. Por lo que escuchó lo que sea que pida, y terminaba dándole lo que deseaba.

Pero fue solo ahora, después de todo este tiempo, que se dio cuenta de que lo que hizo fue un completo error. Y lo lamentó.

Ya que ella era la hija de una casa noble de alto nivel, Schecrya era orgullosa y egoísta sin límites. Pero como su casa estaba indigente, usualmente limitó su comportamiento.

Entonces, después de casarse en una familia adinerada, su naturaleza original salió de su contenedor y empezó a arrasar.

Su esposo hacía lo que sea que pidiera. Le compraba lo que quería.

Este hecho también le dio alas a su naturaleza egoísta original.

Aunque Almond estaba consciente de la naturaleza de Schecrya, de todas formas la dejó sin limitarla.

Siempre estaba ocupado como el señor feudal, y pensó que después de que tuvieran un hijo, su naturaleza egoísta se corregiría automáticamente.

Una madre pierde naturalmente su egoísmo después que nace su hijo. Porque sin importar qué, los sentimientos de una madre hacia su hijo recién nacido siempre serían los más fuertes.

Pero las cosas no sucedieron como Almond planeó. Incluso después de que el hijo naciera, Schecrya no cambió. Más bien, crio a su hijo mimándolo por completo. Y el hijo, aceptando totalmente el amor de su madre, desarrollo una personalidad exactamente igual al de ella.

Aun si el mundo era diferente, el hecho de que un bebé siga los pasos de sus padres nunca cambiará.

Así es como el niño, Lalaic Gargadon, se volvió un ser humano completamente mimado y egoísta. Ya que, no importa cuán estricto fuera Almond, Schecrya lo mimaba como si anulara toda la severidad de Almond.

 

Las premisas del templo de Savaiv estaban rodeadas por murallas. La entrada principal y la trasera eran las únicas dos opciones si querías entrar o salir de la propiedad.

Pero, obviamente, dado que el lugar era un templo, las murallas no eran tan altas y si uno tuviera buenas habilidades atléticas, podría saltar o escalarla.

Sin embargo, el templo era considerado como el hogar sagrado de un dios, por lo que casi no había gente que actuara de forma tan burda. Aquellos que querían entrar al templo, lo harían grandiosamente usando la entrada principal.

Por cierto, la entrada trasera era usada mayormente por comerciantes que enviaban los suministros como comida y leña para el templo.

Tatsumi, que dio un paso afuera del templo, miró alrededor con cautela.

Los últimos días, pandilleros y delincuentes se abalanzaban hacia él en el momento que salía del templo.

El motivo de que los hombres no entraran más allá de la puerta era porque si causaban disturbios dentro del templo, los caballeros del clérigo no se los perdonarían.

Por supuesto, Tatsumi sabía muy bien lo que los hombres buscaban. Por lo que si los veía venir, podía tomar decisiones rápidas y huir, o volver a entrar al templo y escabullirse usando la entrada trasera.

– No hay problema, Chiiko. No parece que estén hoy.

Después de escuchar la confirmación de Tatsumi, Calcedonia se mostró desde la entrada y se apresuró hacia Tatsumi.

Después de ser advertido por Giuseppe, solo para estar más cautelosos, estos dos comenzaron a regresar a casa juntos, a diferencia de antes.

– Pero goshujin-sama, en verdad no hay necesidad de ser tan exagerado… Siempre que yo esté aquí, no dejaré que nadie toque un solo pelo de su cuerpo, ¿sabe? Más bien, si no mueren en el instante que aparecen, usaría mi magia para…

– No, no, espera. Aun si son pandilleros, al final simplemente fueron contratados por otra persona. No hay necesidad de ir al extremo con ellos.

– Cielos… Supongo que no se puede evitar si me dijo que no, pero…

Calcedonia hizo un gesto de descontento, pero tan pronto como Tatsumi empezó a caminar, ella lo siguió de muy cerca.

Y como si se le ocurriera algo, corrió rápidamente hacia él y abrazó su brazo derecho aplastándolo completamente con sus pechos.

– ¿Eh…? ¿C-Chiiko? ¿¡Qué estás haciendo repentinamente!?

Tatsumi gritó por el evento repentino. Y Calcedonia respondió con un tono claro y lindo.

– ¡Si me apego a goshujin-sama de esta forma, puedo protegerlo mejor!

Y con una sonrisa. Y después cambió a una dichosa sonrisa.

– Si es de esta forma, ¡puedo usar mi propio cuerpo para proteger a goshujin-sama!… Y ¿no es más cálido de esta forma?

– No, no tienes que usar tu cuerpo para protegerme… Y, y bueno, sí, supongo que es más cálido…

Diciendo eso, Tatsumi, que por ningún motivo estaba insatisfecho, empezó a dirigirse a casa con Calcedonia.

Por supuesto, ellos ya estaban muy familiarizados con la ruta de regreso.

Y siempre que se iban a casa juntos, la mayoría de las veces lo hacían de esta forma, con sus brazos unidos. Tal vez debido a eso, todos los tenderos y comerciantes que abrieron sus negocios en la calle, y los transeúntes que pasaban por ahí, siempre miraban a los dos con miradas acogedoras.

La relación armoniosa entre la «Doncella sagrada» del templo de Savaiv y el misterioso “Joven de cabello negro y ojos negros” se había vuelto hace mucho una escena familiar para una porción de los habitantes de Levantes.


[1] Literalmente “mujer fatal”. O sea, una mujer que tiene curvas que matan :v

[2] Ese movimiento famoso antes de empezar el duelo de sumos. Pisa con un pie, luego con el otro.


Capítulo 9ÍndiceCapítulo 11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s