Capítulo 13: El golpe final

Capítulo 12ÍndiceCapítulo 14


Clap clap clap clap.

La anciana que entró al cuarto mientras aplaudía alegremente mostró una sonrisa cálida mientras se acercaba a Calcedonia. Entonces volteó su mirada hacia Tatsumi.

– Por favor perdónenme por mi rudeza. Pero, fue un buen discurso. Prácticamente, muy pocas personas pueden decir eso en presencia de nobles.

Después decirle eso, Tatsumi finalmente se dio cuenta de lo que hizo.

Ciertamente, una parte de ello fue por la furia y una parte porque se arrastrado por el flujo de los eventos; pero al final, decir que seguiría firme con sus sentimientos aun si el país estuviera en su contra fue un poco demasiado excesivo. Dándose cuenta de eso, la cara de Tatsumi se puso roja.

– P-Puede que haya hablado demasiado… ¡P-Pero! Es cierto que no planeo despedirme de ella.

– G-Goshujin-sama…

Calcedonia estaba en eufórica. Pero su felicidad siguió mostrándose en todo su cuerpo. Probablemente ahora mismo ella no se daba cuenta de sus alrededores. La anciana, ex duquesa Eleesha Cuoletto, después de ver a Calcedonia de esa forma, jadeó asombrada.

– Oh, cielos. Convertir a esa Calcedonia en este estado tan inmoral. Como se esperaba del chico, parece que tienes un gran conocimiento para lidiar con mujeres.

– ¿Eh? ¿¡Queeeee!? ¿Y-Yo? ¿¡Tengo un gran…con mujeres!? ¡N-No hay forma de que eso se posible! ¡L-La única mujer con quien soy cercano es Chiiko!

– ¿Chiiko?

– U-Uhmm… Chiiko es el nombre anterior de Calsey…o no, pero, bueno… Cómo debería explicarlo… Por cierto, disculpe mis modales, pero ¿usted es…?

No siendo capaz de explicar por qué estaba llamando a Calcedonia Chiiko, Tatsumi se puso nervioso. Fue después de eso que finalmente notó que la anciana delante de él no era alguien a quien conocía.

Y la mujer anciana, aunque estaba entretenida viendo a Tatsumi ponerse nervioso, finalmente cubrió su boca con la parte trasera de su mano y dijo mientras reía:

– Vaya, qué grosero de mi parte no presentarme. Me llamo Eleesha. Tengo una larga relación con Calsey y Giuseppe. Desde ahora tienes mis mejores consideraciones.

– Gracias. Yo soy Tatsumi Yamagata. Así que es amiga de Giuseppe-san y Chi…Calsey, eh. Me gustaría preguntar por qué está aquí.

Mientras estaba preguntando a Eleesha, él miró a Giuseppe y Calcedonia.

Actualmente, la situación no era muy apropiada para invitar a otros. Pero, si ella es amiga de Giuseppe y Calcedonia, entonces debería haber sido llamada por Giuseppe o Calcedonia por algún motivo.

Viendo a Tatsumi mirar a Giuseppe y después a ella misma un par de veces, Eleesha volvió a entretenerse.

– U fu fu fu. Ciertamente, es como dijo Giuseppe. Después de conocerte cara a cara, pienso que tengo un buen entendimiento del tipo de persona que eres.

– ¿Eh, qué…?

Tatsumi inclinó su cabeza a un lado no entendiendo lo que Eleesha estaba diciendo.

– A decir verdad, yerno, Eleesha ayudó esta vez. Esta vieja tiene algunos buenos espías bajo su comando, sabes.

– Oh. Solo di una mano porque cierto viejo fastidioso vino llorando hacia mí por ayuda.

Aunque se estaban insultando el uno al otro, parecía que se divertían. Viendo eso, Tatsumi se dio cuenta de cuán cercanos eran Giuseppe y Eleesha.

 

– ¡E-Ex duquesa Cuoletto!

Hasta ese momento, la madre e hijo Gargadon miraron estupefactos a la escena delante de ellos.

Estando sorprendidos por la declaración de Tatsumi de incluso ir en contra del país si es necesario, y después estar sorprendidos de nuevo por la entrada de un pez gordo, y aún más sorprendidos al ver a ese pez gordo hablar con Tatsumi de esa forma amigable.

Pero, finalmente volviendo a sus sentidos, Schecrya se apresuró hacia el pez gordo, Eleesha, y rápidamente se arrodilló delante de ella.

– ¡La gran señora también debió haberlo escuchado! Este declaró arrogantemente que irá en contra de nosotros, los nobles…no, ¡de todo el reino de Largofiely! ¡Encima se puso frenético cometiendo una barbaridad después de atar a mi querido hijo! ¡Por favor, su excelentísima debería usar todo su poder para otorgarle a este tonto el castigo que se merece!

– ¡E-Exactamente! ¡Esta persona está amenazando a Calcedonia-sama, que se convertirá en mi esposa, y forzándola a que haga lo que a él le plazca! ¡Encima quiera tomarla como esposa, esa basura! He escuchado que su excelentísima es cercana a Calcedonia. Así que también por el bien de Calcedonia, ¡por favor juzgue a este payaso como se lo merece!

 

 

Incluso estando atado por una soga, Lalaic siguió a su madre casi gateando hasta los pies de Eleesha y se agachó.

Eleesha miró fríamente hacia la madre e hijo de los Gargadon. Por otro lado, los ojos de Tatsumi se pusieron blancos después de saber que esta señora era una alta figura incluso entre los varios ducados.

– ¿Amenazando…a Calcedonia? ¿Es cierto?

Eleesha miró repentinamente a Tatsumi. Y Tatsumi, que sintió una gran presión viniendo de esa mirada, agitó rápidamente su cabeza de izquierda a derecha, mientras daba unos pasos hacia atrás.

Y como protegiendo a Tatsumi, Calcedonia se paró delante de Eleesha y sonrió.

– Justo como le dije la otra ocasión, en verdad amo a goshu…a Tatsumi-sama. De ninguna forma estoy siendo engañada. Por el contrario, soy realmente feliz. Porque Tatsumi-sama lo dijo claramente, hasta tal punto son sus sentimientos hacia mí.

Recordando la declaración de Tatsumi de hace un momento, los labios de Calcedonia brotaron en una sonrisa tan radiante que incluso entusiasmaría los corazones de aquellos a su alrededor.

– Cierto. Yo también pienso que Tatsumi no te está engañando o amenazando. Aun si estuviera engañándote, no hubiera sido capaz de decir lo que acaba de decir. Por cierto…

Aunque estaba feliz de ver a alguien a quien trataba como a su nieta madurar, ella estrechó sus ojos. Su mirada volvió a tornarse en una espada afilada mientras veía a los dos postrándose en sus pies.

– ¿Engañada…? No, me pregunto quién fue el que realmente intentó engañarla.

Como un cuchillo, su mirada severa penetró a Lalaic.

– M-Me pregunto de qué está hablando su excelentísima… N-Nunca he engañado o amenazado a otra persona en toda mi vida…

– Oh, ¿de verdad? Por cierto…¿Lalaic, era? ¿Reconoces esto?

Diciendo eso, lo que sacó fue una bola de cristal tan grande como el puño de un adulto.

Un cristal transparente, perfectamente esférico sin una mancha de impuridad. Estaba brillando encima de la palma de Eleesha.

– E-Eso es, quizás…¿un «Cristal Proyector de Forma»…?

– Sí, exactamente. Aunque esto es parte de la colección de cierto viejo fastidioso…las cosas reflejadas aquí son bastante interesantes. ¿Quieres ver?

Eleesha levantó el «Cristal Proyector de Forma» en su palma, y conjuró algún tipo aria como contraseña.

Y después de hacer eso, un tipo de imagen se reflejó en la superficie del cristal, junto con voces.

El artefacto sellador mágico llamado «Cristal Proyector de Forma» podía grabar imágenes y sonidos y reproducirlos después cuando uno quisiera. Un artefacto sellador mágico que tenía la misma función que una videocámara.

[… ¿¡Por qué aún no puedes darle una buena lección a ese sacerdote llamado Tatsumi!? Mi amo está al borde de su paciencia. Si no lo logran, entonces ustedes y yo no seremos perdonados fácilmente…]

Tatsumi podía ver en la imagen proyectada que los pandilleros que querían molestarlo estaban teniendo una conversación algo peligrosa y sospechosa con alguien que parecía ser el sirviente de una familia adinerada.

El fondo parecía ser un bar de la ciudad. Por lo que los alrededores deberían haber sido bastantes ruidosos. El hecho de que la escena estaba grabada con tal claridad significaba que la persona que grabó debería haber estado bastante cerca.

Pronto, la imagen cambió ya que se proyectó la imagen de un cuarto mancillado. Por la vista, el cuarto debería haber estado decorado con cosas bastante costosas, pero todo eso estaba destruido. Había dos hombres en el cuarto que estaban teniendo una conversación.

 

Al parecer, la imagen fue tomada desde el techo, ya que el punto de vista era bastante oblicuo mirando de arriba hacia abajo. Pero aun así, podían ver que uno de los hombres era ciertamente el mismo sirviente de la imagen anterior.

Y sin duda alguna, el otro hombre era Lalaic Gargadon, presente en este momento.

[¡Maldición! ¿¡Por qué no todavía no puedes encontrar la debilidad de ese tal Tatsumi!? ¿¡Y cuándo será que finalmente los hombres contratados le causarán dolor a Tatsumi al menos una vez!?]

[S-Sí… Parece que su habilidad para huir es admirable, al menos. No importa cómo intenten atraparlo los hombres, siempre logra escapar…]

[¡Ya me cansé de escuchar escusas! ¡En vez de eso, quiero resultados! Apúrate o sino…]

El Lalaic dentro de la imagen estrechó sus ojos mientras le decía al sirviente,

[Usando el poder de la casa Gargadon, ¿quieres ver cómo puedo encargarme de una persona insignificante como tú?]

[¡E-Entendido, Lalaic-sama…! ¡Ciertamente haré que ese tal Tatsumi sufra pronto…!]

Con eso, Elessha detuvo el cristal.

El motivo de que Giuseppe le dijera a Tatsumi que corra por todos lados era para que obtenga tiempo suficiente para que el espía enviado por Eleesha sea capaz de usar el sellador mágico que prestó Giuseppe, y grabar todo para que tengan pruebas suficientes contra Lalaic.

– Hmm, qué raro… ¿No acabas de decir que jamás has engañado o amenazado a una persona en toda tu vida?… ¿O es que escuché mal?

– ¡N-No sé nada! ¡No reconozco ni una cosa de esta imagen reflejada!

– ¡E-Es cierto! ¡Seguramente es culpa de ese chico tonto llamado Tatsumi! ¡Debió haber fabricado todo esto para culpar a mi pobre Lala!

– Suficiente, tontos. ¿Se dan cuenta que a menos que uno no sea un especialista experimentado en este campo, es casi imposible manipular el sellador mágico? En primer lugar, los pandilleros mostrados en el cristal ya han sido encarcelados por los caballeros de nuestro templo. Porque intentaron repetidamente molestar a un sacerdote del templo. El deber de los Caballeros del Clérigo es proteger al templo y a sus seguidores. Así que lo que hicieron fue obviamente algo natural. Ahora, estoy muy emocionado sobre lo que escucharemos de los pandilleros, ¿ustedes también?

– Ustedes, parece que en verdad no tenían idea…de lo que intentaron orquestar.

Eleesha se quejó mientras soltaba un suspiro cansado.

 

– El reino y el templo siempre han tenido una relación de dar y recibir. Lo que ustedes intentaron hacer era causar que la confianza mutua entre ambas partes se rompa. Y parece que ni siquiera se dan cuenta de eso.

Ya que el templo no pertenecía al reino, el reino no tenía derechos de darle ningún tipo de orden.

En viceversa, el templo no podía participar en la administración interna del reino.

Había muchos frentes en las posiciones oficiales, y básicamente, esta era la posición oficial para ambas partes. Por supuesto, ambas partes tenían una relación profunda y larga de entendimiento.

Aunque el templo no pertenecía al reino, no es como si no recibiera ningún tipo de protección de parte de ellos. Dado que, para muchos ciudadanos, el templo era su soporte espiritual.

Si por casualidad, algún tipo de fisura apareciera entre el templo y el reino, se manifestaría como el malestar de los ciudadanos hacia el país.

Así que, suponiendo que el reino hizo algo que ofenda al templo. El templo probablemente se aislaría del reino. Y esto definitivamente no terminaría con solo las personas siendo arrebatadas de su lugar de adoración.

El templo no solo era un lugar para rezar. También actuaba como una instalación médica, y reemplazaba otras varias instituciones prácticas.

El tratamiento médico y atención de los pacientes y heridos, el arte de la auto defensa, e incluso cosas como aritmética eran enseñadas en el templo.

Así que si el templo cerraba sus puertas al reino, las personas ya no serían capaces de recibir estas cosas.

Y cuando eso suceda, las personas definitivamente dirigirían su amargura hacia el reino. El destino del reino que perdió la confianza de su gente, no hay forma de que sea algo positivo.

Por eso motivo, el reino y el templo siempre trabajado para construir una relación positiva basada en la confianza mutua.

– Lo que ustedes hicieron fue lo mismo que pisotear en los años de cooperación entre nosotros y el templo. Si ese viejo de allí…no, si el supremo pontífice del templo de Savaiv estuviera verdaderamente enfurecido, la buena asociación que tenemos con el templo se deterioraría inmediatamente. Y por supuesto, el reino evidentemente les haría pagar por esto. Las consecuencias serían…pueden imaginar lo que sucedería ¿cierto?

Implícitamente, Eleesha dio a entender la destrucción de la casa noble de condes.

Y ahora, llegando al extremo de las cosas, la madre e hijo Gargadon finalmente se dieron cuenta que perdieron.

 

– El crimen de crear una gran grieta en la relación del templo y el reino, originalmente por las leyes de nuestro reino, ustedes deberían haber sido juzgados apropiadamente. Pero no deseo que este asunto se agrande más de lo necesario.

Para el reino de Largofiely, cada tipo de producto producido por el feudo de Gargadon era extremadamente vital.

No solo eran abastecedores de las armas y armaduras del ejército, los productos metálicos y bienes especiales del feudo Gargadon también eran exportados fuera del país.

Para que el conde sea capaz de desarrollar esta industria hasta tales alturas, su habilidad era ampliamente reconocida. Así que ellos simplemente no podían aplastar la casa Gargadon.

Aun si lograban acabarla y el feudo era puesto bajo el control directo de la familia real, no había garantías de que la industria pueda ser re-desarrollada hasta su pico.

Así de grande es como la habilidad del conde opacaba a otros, y el reino no podía darse el lujo de perderlo tan repentinamente.

– Por eso, sus castigos serán encargados completamente al conde de Gargadon, Almond Gargadon, para que lo decida. ¿Entendido?

Mientras levantaba su voz hacia la puerta abierta del cuarto, la figura de un caballero de edad media apareció ahí.

Tatsumi supuso que esta persona probablemente era el padre de Lalaic, Almond Gargadon.

– Todo será como dijo, su excelentísima. Tomaré responsabilidad para castigar a estas personas como lo ordene. Y también le agradezco desde el fondo de mi corazón por su misericordia.

Bajó profundamente su cabeza hacia Eleesha. Y después de eso, miró a Giuseppe y se inclinó de nuevo.

– Su santidad, Chrysophrase-sama. Esta vez, realmente le he causado problemas… No sé las palabras que debería usar para pedir su perdón.

– No necesito tus disculpas. Más bien, deberías castigar apropiadamente a estos dos. No te atrevas a ser tolerante con ellos por ser de tu sangre ¿me escuchaste?

– ¡Sí! Juro que desde ahora ellos nunca causarán ninguna incomodidad para su santidad, Calcedonia-sama, y su honorable novio.

– Sin embargo, le informaré de este caso a su realeza. Si su realeza dicta algún tipo de veredicto, asegúrate de saborearlo lentamente, ¿fui clara?

– Accedo humildemente, su excelentísima.

– Bueno, entonces, conde Gargadon, ¿exactamente cómo planea castigar a estos dos?

Giuseppe le preguntó a Almond, no con su actitud usual de tranquilidad, sino con una elegancia digna del supremo pontífice del templo de Savaiv.

Almond se dio cuenta que si realmente era tolerante con su esposa e hijo, entonces ese sería el verdadero inicio de la caída de la casa Gargadon.

Fue entonces que Almond finalmente miró a su esposa e hijo postrados en el suelo.

– Q-Querido…p-por favor…ayuda…

– P-Padre…te lo ruego…n-no…

Schecrya y Lalaic finalmente entendieron que estaban en un callejón sin salida, dado que intentaron aferrarse a Almond que era el esposo y padre, para salvarlos.

Pero mirándolos, el aura de Almond se puso frío como nunca antes.

– Oh, Schecrya. Aquí disuelvo nuestro matrimonio… Parece que su excelentísima ya habló con tu familia. Probablemente ni siquiera ellos querrán que regreses.

Mirando a su esposa, más bien, ex esposa, con ojos frios, él volteó su mirada hacia Lalaic.

– Lalaic, te desheredo. Ya no eres el heredero de mi casa. Desde este momento ya no tenemos una relación de padre e hijo. Lo que suceda contigo desde ahora, o a dónde te irás, depende de ti.

– N-No… ¿¡Está diciéndome a mí y mi madre que muramos en la tierra salvaje!?

– ¡E-Es cierto! Desheredar a tu propio hijo, ¿¡qué le va a pasar a la casa Gargadon desde ahora!?

La decisión de Almond era demasiado severa, o eso es lo que le parecía a la madre e hijo ya que repentinamente hicieron una protesta. Pero, Almond ni siquiera mostró una reacción, ni escucharlos ni mirarlos.

– Oh, por favor, si se trata del sucesor del conde, entonces no necesitan preocuparse. Recomendaré un gran niño para que adopte.

– Vamos, comparado con ese tonto de ahí, cualquier hombre sería un espléndido heredero.

El viejo fastidioso y la zorra estaban hablando fuertemente al propósito para que ellos escuchen. Viendo a estos dos, Tatsumi se desilusionó un poco.

Pero entonces, Eleesha repentinamente dio una profunda y significativa mirada a Tatsumi.

– Ah, hablando de eso, ¿no tenemos aquí a un joven con un gran futuro? Qué le parece, conde Gargadon. ¿Por qué no haces a este chico llamado Tatsumi tu sucesor?

– ¿¡Quééééééééééé!? ¡P-Por favor no bromee con eso! ¡Ser un noble definitivamente no es para mí! ¡Yo soy un plebeyo en alma y corazón! ¿Convertirme en el heredero de una casa? Imposible, ¡es absolutamente imposible para mí! ¡No me encaja para nada!

Tatsumi estaba completamente perplejo mientras lo negaba histéricamente. Viéndolo así, Eleesha y Giuseppe, e incluso Calcedonia empezaron a sonreir.

Y por ese lado, Almond estaba, por algún motivo, inspeccionando seriamente a Tatsumi. ¿Tal vez estaba sí estaba pensando seriamente en hacer a Tatsumi su heredero?

 

Unos días después del desastre causado por la madre e hijo Gargadon, Giuseppe llamó a Calcedonia y Tatsumi a su oficina.

Como de cierta forma los eventos anteriores habían llegado a su fin, Giuseppe les iba a decir la conclusión.

– ¿Entonces qué pasó después de eso?

Después de entrar a la oficina de Giuseppe y habiéndoles dicho que tomen asiento, Tatsumi hizo la pregunta.

– Bueno, la casa Gargadon no fue tan culpado, pero sí impusieron impuestos extras en el feudo por unos cuantos años.

De ninguna forma era fácil acabar con una casa noble.

Las personas que servían a la casa hasta ahora se quedarían repentinamente en las calles, y en la mayoría de los casos, una administración apropiada del feudo se hace casi imposible después de eso.

– ¿Y qué hay sobre la madre y el hijo?

Siendo preguntado por Calcedonia, Giuseppe respondió sin ganas las circunstancias.

– Los dos, después de ser divorciada y desheredado, no tenían ningún lugar a donde ir. El conde les dio una pequeña casa y un campo dentro del territorio para que vivan. Pero por supuesto, como plebeyos, no como nobles.

– ¿Entonces esos dos serán capaces de arreglárselas?

– Quién sabe, no puedo decir hasta ese punto. Pero darles una casa y un campo fue ser compasivo de parte del conde. Si cambian o no y viven bien desde ahora, o terminan muriendo en el medio de la nada, depende de ellos.

La vida y muerte de Schecrya y Lalaic ya no tienen nada que ver con la casa Gargadon. Incluso darles una casa y un campo definitivamente era la última muestra de afecto del conde para con su familia anterior.

Justo cuando Tatsumi dio un suspiro de alivio con decidir que el caso de esta vez estaba terminado, Giuseppe le dijo algo.

– Escucha, yerno. Realmente no puedo garantizar que la misma cosa no suceda de nuevo. ¿Qué te parece? Estaba pensando, ¿por qué no anuncian oficialmente la relación entre Calsey y tú al mundo?… Deberías pensarlo.


Capítulo 12ÍndiceCapítulo 14

2 pensamientos en “Capítulo 13: El golpe final

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s