Capítulo 6: Como un estudiante de preparatoria

Capítulo 5ÍndiceCapítulo 7


Ese día fue como cualquier otro.

Después de terminar su entrenamiento matutino diario, Tatsumi y Vers estaban planeando almorzar con Calcedonia en el lugar de siempre.

Eso sucedió en su camino hacia allí.

— D-Disculpen… ¿D-De casualidad es usted Tatsumi Yamagata…?

Escuchando repentinamente la voz temerosa de una chica joven desde atrás, Tatsumi se dio la vuelta. Ahí vio a una chica, tal vez de la misma edad que él o incluso un poco menor.

Tenía cabello castaño ondulado y ojos grises grandes con una pizca de azul. Aunque en realidad no podía decirse que era una belleza inigualable, ella tenía esta apariencia amable y encantadora.

— ¿Eh? Ah, sí. Soy yo, pero…

Por su uniforme y diseño de su cresta, debe de ser una sacerdotisa principiante como Tatsumi y Vers.

Pero aunque ella fue quien lo llamó a él, Tatsumi no la reconocía.

— Ah cielos, gracias… Escuché que tenías cabello y ojos negros, pero…estaba tan nerviosa en caso de que seas otra persona… Cielos, gracias…

La chica suspiró sumisamente de alivio. Pero cuando parecía recordar algo, su expresión se endureció.

— Por favor disculpe mi rudeza. Me llamo Khooli, sacerdotisa principiante. He venido por la gracia de su santidad Calcedonia-sama.

— Por Chiiko… Quiero decir, ¿por Calcedonia…?

La chica que dijo llamarse Khooli asintió enérgicamente.

Hoy parecía que Calcedonia tenía prisa y se fue a la mansión de cierto noble.

Parece que una mujer anciana de esa casa una vez había recibido su gentileza en el pasado. Después de recibir el pedido de tratamiento médico por parte del sirviente de esa anciana, Calcedonia se fue a visitarla.

Es por eso que ella envió a Khooli con quien era intima para que le dijera a Tatsumi que ella no podría unirse a almorzar.

— Ya veo, ya que este lado no tiene celulares o correos, en caso de un cambio abrupto en los planes, ustedes tienen que depender de los mensajes verbales.

Tal vez había magia para la transmisión de pensamientos, pero él aún no escuchaba sobre esos de parte de Calcedonia y Giuseppe.

Pero si en verdad existía, conociendo a Calcedonia, definitivamente se lo hubiera enseñado a Tatsumi. Aunque también podría ser que sí existía, pero Giuseppe y Calcedonia no lo sabían.

— Y me dijo que le diera esto…

Después de decir eso, Khooli le entregó la canasta que Calcedonia siempre usaba para traer el almuerzo.

— Calcedonia-sama me dijo que ella estaría almorzando en la casa de la señora mayor, por lo que no le molestaría que Tatsumi-sama tenga esto.

— Gracias. Y dijiste que eras Khooli-san ¿cierto? Ambos somos sacerdotes principiantes, así que no necesitas agregar el “sama”. Solo llámame Tatsumi.

Después de recibir la canasta, Tatsumi le dijo eso, pero ella rápidamente agitó ambas manos delante de su cara para negarlo.

— ¡N-No hay forma de que pueda hacer eso! ¿¡Acaso no es Tatsumi-sama el futuro esposo de Calcedonia-sama!? Y su santidad Chrysophrase-sama ha estado enseñándole personalmente, ¡todos saben eso! ¡Aun si ambos somos sacerdotes principiantes ahora, en el futuro seguramente usted se convertirá en alguien de alto status en el templo! ¡Comparado conmigo, la diferencia en status es demasiada!

— ¿¡Qué!? ¿¡Las personas me ven así!?

Después de que Khooli dijera todo eso, Tatsumi fue el que estaba más sorprendido. Entonces repentinamente volteó para ver a Vers, que en respuesta encogió los hombros y suspiró.

— ¿No eres tú el único que no lo sabe? Ha habido varios rumores sobre ustedes dos.

El supremo pontífice del templo de Savaiv se tomó la molestia de invitar a una persona de un país lejano para que sea el esposo de su preciosa nieta.

Él tenía un nivel inimaginable de mana, y en el futuro incluso podría convertirse en un famoso «Gran Mago».

No solo era bueno con la magia, también mostraba habilidades excepcionales cuando se trataba de la espada, e incluso podría convertirse en el Alto Comandante de los Caballeros del Clérigo en el futuro. Derrotó a Morganeich que una vez fue el enamorado de Calcedonia en un duelo, ¡y la arrebató!

Y más y más. Rumores demasiado exagerados, rumores completamente infundados, y todo eso fue mezclado en paquete que se esparce no solo en el templo, sino también por todo Levantes.

Además, parece que había conversaciones con la realeza, e incluso algunos de los nobles más prominentes acercándose a Giuseppe queriendo encontrarse personalmente con Tatsumi.

— Ahora mismo podría decirse que está en foco de atención, en muchas cosas.

Siendo molestado por Vers que estaba visiblemente riéndose, Tatsumi sintió como si agua fría le caía encima.

 

— Por favor perdóname niña. Sé que realmente no era la gran cosa, pero igual envié a un sirviente para que te llame…

La anciana que yacía encima de la cama dijo eso a Calcedonia con una sonrisa gentil.

— No, no me molesta. Usted ha cuidado de mí desde que era una niña. Si algo sucede, entonces por favor infórmeme. Haré lo mejor para ayudar.

Después de ser dada un hechizo de «Cura de Enfermedad», la anciana se sentó en la cama después de sentirse un poco mejor.

El nombre de la anciana era Eleesha Coulotte. Es la anterior señora de la casa Coulotte, y esposa del anterior duque Coulotte que ya ha partido al viaje al cielo. Después que su hijo heredara el título de Duque, ella se retiró. En la actualidad ha estado disfrutando los días restantes de su vida aquí.

Pero aunque se ha retirado, sigue teniendo una tremenda influencia en el círculo de nobles del reino de Largofiely. Especialmente dentro del circulo femenino con varias hijas y señoras de las casas aristocráticas.

Su influencia es tan grande que se decía, “si la anterior señora de la casa de Coulotte así lo deseara, entonces incluso la cabeza de la reina será ofrecida”. Siempre ha sido respetada, y al mismo tiempo temida dentro del círculo femenino aristocrático del reino.

Pero para Calcedonia, ella no era más que una “amable abuela que siempre ha estado mimandola y adorándola desde que era pequeña”. Ella la veía como a una vieja amiga de su abuelo (o padrastro) que era muy sociable.

— Tu magia es tan efectiva como siempre. Por cierto…

La sonrisa de Eleesha cambió de gentil a traviesa mientras le decía a Calcedonia:

— Escuché ¿sabes? ¿Finalmente decidiste sentar cabeza?

— Oh vaya, ¿ya llegó incluso a sus orejas?

Calcedonia estaba sorprendida, pero aun así…sus ojos y labios sonrientes mostraban claros signos de felicidad, y Eleesha lo notó.

— Sí… Y parece que encontraste a un buen compañero. Hablando honestamente, quería que te casaras con mi nieto o uno de esos chicos, pero…

Hasta ahora, Eleesha le había comentado esa propuesta de matrimonio muchas veces.

Empezando por su nieto, ella intentó unir a Calcedonia con esos hijos de casas nobles que era seguro que tendrían un futuro brillante.

No era porque quería que Calcedonia, la «Doncella Sagrada» del templo de Savaiv, esté unida por sangre con los nobles, sino simplemente porque ella estaba preocupada por Calcedonia que ya casi estaba pasando la edad límite adecuada para el matrimonio.

Ya que entendían eso, Calcedonia y Giuseppe siempre se sentían apenados cuando tenían que rehusar las propuestas de matrimonio traídas por Eleesha, a diferencia de otros casos.

— Pero, viendo tu expresión, no creo que sea un hombre burdo. Hija mía, ¿no me contarías sobre él? ¿Qué tipo de maravilloso caballero es él, aquel a quien has escogido?

— ¡Sí!

Y entonces, Calcedonia, con sentimientos llenos de alegría, le habló a Eleesha sobre la persona que sería su esposo.

Al principio, después de escuchar hablar a Calcedonia, ella misma tenía una expresión de alegría. Pero como Calcedonia continuaba hablando sin parar, su sonrisa se quebró al poco tiempo, y entonces al final su rostro estaba lleno de líneas oscuras mientras se ponía más abatida. Así de largo le tomó a Calcedonia terminar de hablar sobre su compañero.

 

Tatsumi y Vers se fueron después de agradecer a Khooli.

Ahora mismo, no se dirigían a su destino inicial que era el patio, sino al comedor.

Dado que Calcedonia no estaba con ellos, pensaron que deberían comer en el comedor como el resto de vez en cuando.

Los dos caminaron hacia comedor mientras cargaban la canasta de almuerzo preparada por Calcedonia que Khooli les entregó.

Ya que era hora del almuerzo, el comedor estaba casi completamente lleno. Pero no era como si no hubiera asientos vacantes.

Bueno, ¿ahora dónde deberían sentarse? Justo cuando los dos estaban pensando eso, cierta persona notó sus presencias.

— ¿Ah? ¿No son Tatsumi y Vers? ¿No van a almorzar con Calcedonia-sama como siempre?

Mientras miraban hacia la dirección de donde venía la voz, ellos vieron tres rostros familiares.

— ¿NIez, Sargo y Schero? Así que estaban aquí.

Se podría decir que ellos eran de la promoción de Tatsumi y Vers. Las únicas personas que lograron completar el entrenamiento básico con Tatsumi y Vers, sus compañeros cadetes.

Por cierto, estos tres tenían rostros completamente idénticos, pero no eran trillizos. Eran hermanos nacidos con un año de diferencia cada uno.

Estos tres que tenían el mismo cabello color marrón oscuro y ojos marrón claro eran, desde el mayor a menor, Niez, que tenía diecisiete; Sargo, que tenía dieciséis; y Schero, que tenía quince.

Eran el segundo, tercero, y cuarto hijo respectivamente de una pequeña casa de comerciantes y no eran sacerdotes del templo. Eran personas que venían del exterior del templo todos los días para entrenar y convertirse en Caballeros del Clérigo.

En esta época que era mucho más peligrosa que el Japón moderno, incluso ciudadanos ordinarios querían coger formas para que pudieran defenderse a sí mismos.

El templo enseñaba el arte del combate a gente como ellos.

Naturalmente, el número de personas que venían de afuera del templo para aprender combate no era mucha, ya que Savaiv era el dios del matrimonio y buena cosecha.

Las personas que querían aprender cómo luchara para protegerse a ellos mismos casi siempre se iban al templo del dios del sol y la luz, el guardián de la ley y el orden, y también siendo un Dios de la guerra, Golaiva.

Así que gente como Niez y sus hermanos que deliberadamente venían al templo de Savaiv para entrenar como Caballeros del Clérigo son muy raros.

Dado que quien herede el negocio era el hijo mayor, ellos pensaron que trabajarían en el futuro como Caballeros del Clérigo, o si eso era imposible, entonces se convertirían en Cazadores de Monstruos. Es por eso que estaban tomando el entrenamiento.

¿Y por qué vinieron al templo de Savaiv y no al templo de Golaiva? Bueno, un motivo era que estaba cerca de sus casas. Y otro era que tenían esperanzas de acercarse a la afamada «Doncella Sagrada» del templo de Savaiv. Bueno sí, al igual que cualquier adolescente, ellos tenían sus propios motivos “impuros”.

Pero ese motivo “impuro” de ellos resultó mejor de lo que debería, gracias a volverse amigos de Tatsumi.

Después de ser llamados por Niez, Tatsumi y Vers se sentaron al lado de ellos como los asientos estaban convenientemente libres.

— Entonces, ¿qué pasó? ¿Por qué no están con Calcedonia-sama?

— Bueno, parece que Chiiko salió de prisa después de recibir un pedido de tratamiento. Es por eso que vinimos aquí.

Tatsumi les explicó mientras sacaba los almuerzos dela canasta hechos por Calcedonia. Pero por supuesto, los tres hermanos ignoraron completamente la explicación de Tatsumi y estaban mirando silenciosa y fijamente el almuerzo que Tatsumi puso encima de la mesa.

El almuerzo colocado encima de la mesa. En otras palabras, era el almuerzo (el día de hoy fue hamburguesas) hecho personalmente por Calcedonia. También había piezas cortadas de fruta que tenían un sabor y textura similar a las manzanas.

Era una simple hamburguesa. El pan era largo y angosto, pareciéndose al pan francés, y tenía simple carne ahumada y vegetales en el medio. Pero ya que Calcedonia era una buena cocinera, a Tatsumi y Vers les gustaba mucho.

— Como siempre, gracias por la deliciosa comida, Calcedonia-sama. Prometo nunca levantar mi cabeza en vuestra presencia.

Juntando sus manos, Vers empezó a rezar. Pero a quién estaba dando las gracias no era a dios, sino a la «Doncella Sagrada».

Y después, tomó un pedazo de la hamburguesa y comenzó a llenarse las mejillas con eso.

Los tres hermanos también observaron todo eso que pasó. ¿Sus bocas? Ya estaban babeando ríos.

— Ah… Si quieren, ¿les gustaría comer un…poco?

Cuando Tatsumi tomó algunas hamburguesas hacia ellos, sus rostros empezaron a brillar inmediatamente.

— ¡¡¡Dame!!! (x3)

Sus voces se superpusieron hermosamente, mientras los tres hermanos se lanzaron hacia las hamburguesas como una multitud de bestias hambrientas.

— ¡E-Esto es! Hecho a mano por Calcedonia-sama…

— ¡Delicioso! ¡Pensar que su santidad hizo esto, hace que sea aún más delicioso!

— ¡Gracias Tatsumi! ¡No, Tatsumi-SAMA! ¡Si puedo comer platillos deliciosos como este todos los días, no me importaría si me convierto en tu esclavo!… No, más bien, ¡quiero convertirme en el esclavo de Calcedonia-sama!

— No, ni Chiiko ni yo necesitamos esclavos por el momento, así que…

Después de la respuesta inmediata y directa de Tatsumi, Vers y los otros tres empezaron a reírse fuertemente. Tatsumi también se unió por un tiempo a sus risas alegres con una sonrisa.

Ciertamente, vivir junto con Calcedonia era algo alegre para Tatsumi.

No había duda de que la casa de Tatsumi en este mundo con Chiiko era algo muy acogedor y cómodo para él. Le producía calma.

Pero como ahora, tener amigos como Vers y los tres hermanos, hablando de cosas tontas y emocionándose de nada tenía un tipo diferente de felicidad comparada con divertirse con Calcedonia.

Cierto, era como si estuviera de vuelta a su salón en el colegio, teniendo conversaciones divertidas con sus compañeros de clases sin ninguna preocupación.

Hablando de eso, los cinco chicos de aquí tenían edades similares. En Japón eso sería lo preciso para la preparatoria.

Y si eran estudiantes de preparatoria, entonces tener conversaciones divertidas como ahora en el salón era algo de todos los días.

— Oye, ¿sabías que un tipo de esta clase se consiguió una enamorada recientemente?

— ¡La ídolo en la revista gravure es bien sexy! ¡Quiero tocar lo real, lo real!

— El otro día encontré una nueva tienda de ramen en el camino a casa, y la cosa que hacen es bien rica. ¿Quieres probarla después del colegio?

— Oe, oe, ¿no te vas a confesar a esa chica ya? ¡Deberías apurarte!

Para los estudiantes de preparatoria, este tipo de conversaciones eran pequeñas cosas simples.

Pero Tatsumi no tenía esa experiencia. Ya que Tatsumi, que tuvo una existencia ligera en el colegio, no tuvo ningún amigo íntimo.

Sin embargo, ahora, aunque el mundo en el que vivía era diferente, tenía compañía con quienes podía divertirse.

Vers, Niez y sus hermanos; todo esto era gracias a que Chiiko lo convocara a este mundo. Amigos que él no pudo tener en su mundo anterior.

Tatsumi agradeció a Calcedonia una y otra vez para darle la oportunidad de conocerlos, mientras él continuaba su momento tonto pero divertido que estaba pasando con sus nuevos amigos.

 

— … Gracias. Creo que entendí completamente qué tipo de hombre es tu compañero…

Dijo Eleesha sin ni siquiera ocultar su cansada expresión.

— L-Lo siento mucho… Qué tonto de mi parte, creo que exageré…hablando sobre goshujin-sama, Tatsumi…sin preocuparme por completo de su salud…

Bajando sus hombros, Calcedonia se sintió avergonzada.

— No tienes que preocuparte por eso, querida. Además, ciertamente he entendido por completo qué tanto amas a ese chico. Jam, gracias por la comida.

— …. Uuuuh…

Eleesha mostró una sonrisa ligeramente juguetona pero alegre mientras veía a Calcedonia completamente roja, frotando ambas mejillas sonrojadas en sus palmas.

Después de eso, Calcedonia comió con Eleesha mientras hablaba y charlaba sobre esto y aquello. Después de la comida, se despidió de Eleesha y salió de la mansión.

Mientras veía desde la venta de su cuarto al carruaje alejarse más y  más hacia el templo, Eleesha empezó a preguntarse sobre Tatsumi que Calcedonia estaba completamente enamorada.

Eleesha conocía a Calcedonia desde que era una niña. Así que estaba al tanto del “chico de sus sueños” que Calcedonia siempre hablaba.

Y Calcedonia dijo que logró convocar a ese “chico de sus sueños”. Eleesha sabía que Calcedonia estaba investigando sobre el hechizo de convocación, ¡pero pensar que realmente lo logró!

Incluso alguien como Eleesha casi deja caer su mentón al suelo cuando lo escuchó.

Por supuesto, Eleesha no tenía intención de decirles a otros que Tatsumi fue convocado.

Ni siquiera vale la pena decirlo, pero si las personas supieran que Calcedonia había logrado realizar el legendario hechizo de convocación, entonces ella atraería incluso más atención que lo hacía ahora, entre otras cosas.

Pero no importa cómo lo pusiera, ella se puso más y más interesada en el invocado “Tatsumi”. Por lo que sabía, Calcedonia nunca antes había tenido ninguna experiencia en el amor. Para un hombre con aunque sea poca experiencia con las mujeres, sería fácil de poder manipular a la actual Calcedonia perdidamente enamorada.

Eleesha estaba demasiado consciente de cuán obsesionada estaba Calcedonia con el “chico de sus sueños” desde que era muy joven.

Pero ese “chico de sus sueños” podría en realidad no ser el tipo de persona que Calcedonia siempre pensó que era.

— … Parece que es necesario probar un poco a ese chico llamado Tatsumi… ¿Hay alguien ahí?

Cuando Eleesha dio un ligero aplauso, un mayordomo de mediana edad apareció.

Desde un punto de vista público, él era el mayordomo personal de Eleesha, pero también era la persona que Eleesha más confiaba.

Él era el “súbdito leal” que haría cualquier cosa que Eleesha ordenara, sin importar “qué” era.

— Averigua la personalidad y temperamento del sacerdote principiante llamado Tatsumi Yamagata del templo de Savaiv tan pronto como sea posible. No me importa lo que tengas que hacer, hazlo.

Sin siquiera mirar al mayordomo, Eleesha dio sus órdenes calmadamente.

Y el mayordomo que fue ordenado, después de agacharse ligeramente y responder con un simple “entendido”, salió del cuarto.

Mientras sentía que la presencia del mayordomo se hacía más lejana, ya que el mayordomo mostró su presencia al propósito para que su ama lo sienta, Eleesha murmuró suavemente.

— Tatsumi Yamagata… Aunque no creo que este chico que incluso fue reconocido por Giuseppe esté planeando algo malo, pero…ese Giuseppe, cuando se trata de Calcedonia, él al mima demasiado… Si…si por casualidad este Tatsumi Yamagata está engañando a Calcedonia, entonces…

Calcedonia era alguien que ella adoraba justo como a una nieta. Y si…por casualidad esa Calcedonia fue engañada por alguien que ella amaba, entonces…

No importa cuánto Calcedonia fuera a molestarse con ella, ¡ella los separaría! Y por supuesto, Eleesha nunca jamás perdonaría al hombre que engañó a Calcedonia.

— … En ese momento, prepárate. Usaré todo lo que tengo para borrar tu existencia de este reino.


Capítulo 5ÍndiceCapítulo 7

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s