Capítulo 9: Sombra trepante

Capítulo 8ÍndiceCapítulo 10


Y así, junto con el pasar de los días, las estaciones también empiezan a cambiar gradualmente. Cuando Tatsumi fue convocado a este mundo, era la estación del Mar, en otras palabras, primavera. Pero ahora las estaciones cambiaron y se convirtió en la estación de la Luna Creciente, o invierno, que así era llamado en la Tierra.

Las residencias en general de la capital Levantes estaban hechas de objetos como ladrillos color marrón claro. Es por eso que la apariencia externa de la ciudad se veía completamente marrón claro. Pero después que la nieve empezó a caer todos los días, se convirtió en un mundo blanco.

Y la apariencia externa de la ciudad no fue lo único que cambió. La vida diaria de Tatsumi también dio algunos grandes cambios.

Dado que Tatsumi fue declarado oficialmente como Caballero del Clérigo, su rango como sacerdote también ascendió de principiante a superior.

Para empezar, los sacerdotes principiantes mayormente eran aprendices, así que podía decirse que Tatsumi solo se convirtió en verdadero sacerdote después de eso.

Naturalmente, el uniforme y cresta de Tatsumi también cambiaron al de un sacerdote superior. Pero dejando de lado a la cresta, sorprendentemente no tuvo muchas oportunidades de ponerse el uniforme.

Ya que desde que se convirtió en Caballero del Clérigo, estaba vistiendo armadura la mayor parte del tiempo dentro del templo.

Era una armadura de cota de malla denotada con la cresta sagrada hecha para los Caballeros del Clérigo. Solo a los capitanes se les daba una armadura de plata, por lo que al igual que Tatsumi, la mayoría de los nuevos caballeros del clérigo vestían cota de malla.

Además, la espada colgada en su cintura también probaba claramente de que él era un Caballero del Clérigo.

Por supuesto, no es necesario decir que cuando Calcedonia vio por primera vez a Tatsumi vestido en una cota de malla con cresta y una espada colgada en su cintura, literalmente se puso eufórica y fascinada como una doncella enamorada.

Incluyendo a Tatsumi, todos los cadetes pasaron exitosamente el Examen de Graduación.

Aparte de Tatsumi, los otros cuatro fueron asignados a cada uno de los diferentes pelotones de los cinco pelotones de Caballeros.

El motivo del por qué Tatsumi no fue asignado a un pelotón normal como Vers y el resto era porque si destino como Caballero del Clérigo era el de un Exorcista.

Es por eso que tenía que aumentar experiencia de combate contra demonios junto con el combate antipersonal.

Para eso, Tatsumi probablemente usaría la asociación de Cazadores de Monstruos en el pueblo para participar personalmente en una subyugación de monstruos, o formando grupos pequeños.

Aunque su camino era, al final, uno diferente al de sus amigos, no se podía evitar dado que él tenía como objetivo ser Exorcista.

Así que el tiempo pasó mientras hacía entrenamiento físico de vez en cuando junto a sus compañeros caballeros, mientras que en otras veces practicaba magia junto a Calcedonia y Giuseppe.

Todos los días después de regresar a casa, era saludado con la sonrisa dulce de Calcedonia. Comía su parte de la cena hecha a mano por Calcedonia, se bañaba y se iba a la cama junto con ella.

Y por algún motivo, Tatsumi se dio cuenta de que si dormía abrazando a Calcedonia por detrás, su postura de dormir no se volvería agresiva. Así que después de eso, se acostumbró a agrazar a Calcedonia para dormir.

Además, actualmente era la estación donde la nieve y el frio danzaban en el cielo. Como resultado, era realmente confortante ir a dormir todos los días mientras se abrazaban el uno a otro, sintiendo la calidez de ambos.

Aunque su vida diaria ocupada, pero pacifica continuaba, sombras malignas que quería arruinarlo comenzaron a aparecer día tras día.

– ¡Oe, tú, el de ahí! Eres ese tipo llamado Tatsumi, ¿cierto?

Fue cuando estaba regresando a casa después de un buen día de trabajo en el templo. Fue llamado repentinamente desde atrás, así que instintivamente se dio la vuelta.

Lo que vio fue a tres tipos desarreglados pero fornidos que parecían delincuentes parados ahí.

Se acercaron lentamente a Tatsumi mientras empezaban a mostrar sus puños como martillos y brazos tan gruesos como el tronco de un árbol.

– Tenemos algo que hablar contigo, amigo.

– ¿Hablar…? ¿Hablar de qué? Corrígeme si me equivoco, pero esta es la primera vez que nos vemos, ¿cierto?

Mientras Tatsumi veía a los hombres con sospecha, los hombres empezaron a sonreír mientras rodeaba a Tatsumi.

– Es cierto, pero, vamos, todos somos hermanos aquí ¿cierto? No te quitaremos mucho tiempo, pero…este lugar es un poco inapropiado para nuestra conversación ¿sabes?

Mientras ponía sus brazos gruesos sobre el hombro de Tatsumi como si fuera su mejor amigo, el hombre empezó a guiar a Tatsumi.

El lugar al que el hombre quería ir era un callejón oscuro a un lado de la calle. Parece que la “conversación” que querían tener estos hombres era del tipo de no podía hacer en público.

Por un lado, este evento se parecía al de un joven normal siendo involucrado por unos delincuentes o abusadores. Aunque las personas a los alrededores vieron la escena con miradas ansiosas y curiosas, nadie vino a ayudar. Claramente podían sentir el aura violenta de los tres hombres que parecían gorilas.

Si Tatsumi estuviera vistiendo su armadura de Caballero y cresta, entonces la reacción de las personas y delincuentes podría haber sido diferente.

Pero en esta estación fría era un poco difícil vestir su armadura constantemente. Aunque podría estar vistiendo su armadura encima de su ropa, la cota de malla se pondría tan fría como agua congelada en esta estación. Por lo que no sería una buena idea.

Es por eso que al salir del templo, Tatsumi se quitó su armadura y se puso un abrigo cálido de invierno para mantener alta la temperatura de su cuerpo.

Siendo casi empujado a la fuerza por el hombre, Tatsumi casi fue arrastrado. Pero el actual Tatsumi era diferente a cuando recién fue convocado.

Mientras estaba siendo empujado desde su espalda, Tatsumi observó calmadamente a los hombres. Parece que los hombres pensaron que Tatsumi estaba asustando, por lo que bajaron por completo su guardia.

Tatsumi apuntó a una abertura en sus posiciones, y rápidamente se escabulló de ellos. Y, como si estuviera huyendo, entró él mismo al callejón oscuro.

– ¡E-Espera, bastardo!

– ¡Qué idiota, entró él mismo al callejón!

No sabían que hacer por un momento cuando Tatsumi se escabulló, pero entonces viendo a Tatsumi correr al callejón por su propia cuenta, los hombres empezaron a sonreír maléficamente mientras lo perseguían.

Y entonces, cuando los hombres finalmente entraron al callejón, Tatsumi no estaba en ningún lado.

– ¿D-Dónde rayos está?

El callejón oscuro era recto. No había lugar para esconderse.

Si hubiera ido más al fondo del callejón, entonces deberían ser capaces de al menos ver su espalda. Pero, no podían ver su figura.

Los hombres empezaron a buscar algo impacientes a Tatsumi, contrario a sus actitudes confiadas de antes.

Revisaron detalladamente los alrededores, pero, como se esperaba, Tatsumi no estaba ahí.

– ¡Maldición! ¿Se fue más al fondo?

– ¡Ese es el único lugar posible, idiota!

– ¡Maldición, es una rata veloz, eso es seguro!

Los hombres continuaron a maldecir en voz alta mientras perseguían a Tatsumi que ellos pensaron se fue profundo en el callejón.

– ¿De qué se trató todo eso…?

Mientras miraba desde arriba a los hombres corriendo, Tatsumi comenzó a pensar en ello. Tatsumi estaba actualmente en el techo de uno de los edificios que formaba el callejón. Estaba medio enterrado por la nieve ya que estaba echado encima del techo sacando su cabeza desde una esquina.

Después de correr al callejón, Tatsumi inmediatamente se teletransportó al cielo. Después de eso, cuando el techo entró en su campo de visión, se teletransportó de nuevo a ese techo. Después de cubrió con la nieve y empezó a observar a los hombres.

El motivo por el que hizo dos saltos fue porque no podía ver el techo desde abajo del callejón.

Obviamente, Tatsumi no tenía intención de meterse en problemas con pandilleros como ellos. ¿Entonces esos tipos simplemente eligieron para extorsionarle dinero?

No, incluso sabían su rostro y nombre. En otras palabras, apuntaron específicamente a él.

– No sé qué está pasando, pero por el momento, necesito ser más cuidadoso. Será mejor que también le diga a Chiiko y Giuseppe-san.

Tatsumi se escondió en el techo por unos minutos más, solo por si acaso los hombres regresan. Pero al final, no volvieron.

– … Vayamos a casa. Además, hace frío afuera…

Mientras temblaba ligeramente por el frio, Tatsumi se paró y sacudió la nieve encima de él.

Siendo más prudente, Tatsumi empezó a teletransportarse de techo en techo, dirigiéndose a casa.

En el mismo momento que Tatsumi estaba pasando por todo esto, en otro lugar.

El supremo pontífice del templo de Savaiv estaba reuniéndose con cierta persona.

– Ha pasado un tiempo. Escuché de Calsey acerca de tu salud. ¿Todo está bien ahora?

El cuarto estaba cálido debido a la leña prendida en la chimenea. Giuseppe vino aquí para encontrarse con una vieja amistad.

– Sí. Gracias a la magia de esa niña, puedo ver una vez más tu cara decrépita.

– ¿Qué locuras estás diciendo? ¿Acaso los dos no somos viejos y decrépitos?

– U fu fu. Supongo que es cierto.

Aunque se estaban insultando uno al otro, ambos tenían expresiones alegres. Así de profunda era la amistad entre los dos, hasta el punto de que podían molestarse calmadamente como ahora.

– ¿Entonces? ¿Por qué estás aquí? ¿No me digas que solo viniste para verificar mi salud?

– Claro que no, Eleesha. Vine hoy para preguntarte algo… Has estado husmeando últimamente ¿no es cieto?

Los ojos de Giuseppe, que estaban calmados, se agudizaron repentinamente. Y como para combinar eso, la expresión de Eleesha también cambió.

– Oh, vaya. Eres rápido.

– Bueno, tengo algunos ojos y orejas, sabes. Entonces, ¿cuál es tu objetivo?

– ¿No es obvio? Para mí, Calsey también es como una nieta. Y solo quiero averiguar qué tipo de persona es su compañero, eso es todo…  Hubiera sido extraño si no lo hiciera ¿cierto?

– Fum… ¿Y? A tus ojos, ¿cómo estuvo mi yerno…cómo se ve Tatsumi para ti?

– Bueno… De acuerdo al reporte de mis confiables subordinados, él parece una persona recta en quien puedes confiar, pero… Es demasiado recto. Por lo que, al contrario, me parece un poco sospechoso.

Todos los reportes que Eleesha obtuvo sobre Tatsumi estaban llenos de nada más que la personalidad honesta de Tatsumi.

Se va al templo temprano en la mañana, y después de terminar sus deberes ahí, va directo a casa.

Se veía un poco demasiado sincero, un poco demasiado honesto para un hombre de su edad. Por lo que la duda de Eleesha era si todo esto era o no una fachada.

Escuchando eso de Eleesha, Giuseppe inmediatamente comenzó a reírse a carcajadas como un niño que acaba de escuchar el chiste más gracioso del mundo.

– ¡Jo jo jo j ojo! ¿Qué? ¿¡Estabas preocupada por eso!? No, no, ustedes, las viejas zorras, en verdad no piensan que seamos normales, ¿cierto?

– Oh, vaya. Pero yo, por el contrario, pienso que es extraño de por qué un viejo molestoso como tú no pensó que esto es extraño.

Quizás se sintió un poco ofendida después de ser burlada tan claramente como ahora, por lo que preguntó con una expresión taciturna

– Esto es exactamente a lo que llaman una diferencia de sentido común

– ¿Diferencia…de sentido común?

Giuseppe, que finalmente se detuvo de otro ataque de risa, asintió ligeramente.

– Justo lo que dije. Estás al tanto de dónde viene Tatsumi ¿cierto? Calsey debería habértelo dicho.

Eleesha asintió después de ser preguntada por Giuseppe. Ella sabía que Tatsumi fue convocado desde otro mundo.

– El mundo anterior de Tatsumi…creo que se llamaba Nihon[1]…Tatsumi seguiría considerado un menor de edad ahí, no un adulto.

– Espera. ¡E-Espera un momento por favor! Si recuerdo correctamente, ¿ese chico llamado Tatsumi no tiene ya dieciséis años? ¿Con dieciséis y aún no es adulto…?

– Es por eso que dije, la diferencia de sentido común.

– Entonces, lo que estás diciendo es que, ¿aunque hemos estado pensando que Tatsumi ya es un adulto; Tatsumi, la persona en cuestión; aún se ve a sí mismo como un menor?

– … Mas bien, no es capaz de quitarse los hábitos de su mundo natal. Por lo que he escuchado de él; en el país natal de Tatsumi, hasta que uno se convierta en adulto, las cosas como el vino, tabaco, apuestas y ese tipo son prohibidos por la ley. Claro, hay algunos menores que rompen esas reglas, pero su número es minoritario. Casi todas las personas de su edad generalmente viven una vida como la de él.

– … Entonces, lo que a nuestros ojos era un estilo de vida exageradamente sincero, ¿para él era simplemente pasar su vida normal…?

– Diferentes países tienen diferentes estilos de vida. Y sin mencionar mundos distintos. En este caso, es algo normal que el sentido común de un lado sea completamente tirado por la ventana.

Eleesha cerró sus ojos momentáneamente, como si digiriera lo que dijo Giuseppe. Y así, después de pensarlo por un momento, abrió de nuevo sus ojos.

– … ¿Quieres decir que pensé demasiado las cosas…?

Dijo Eleesha lentamente, palabra por palabra. Escuchando eso, Giuseppe sonrió satisfecho.

– Estoy feliz de que te preocupes por Calsey, pero ¿por qué no intentas confiar en esa chica por una vez? E incluso después de eso, si no eres capaz de creer en Tatsumi, ¿por qué no intentas conocerlo directamente? Pienso que después de reunirte una vez, entenderás el tipo de chico que es.

– Sí… Parece que todavía tengo el mal hábito de siempre ver las cosas por el lado malo desde el inicio…

Dijo Eleesha con una sonrisa agria, mientras Giuseppe se rio enérgicamente.

– Dejando eso de lado. Los nobles son personas a quienes les gusta usar aquellos debajo de ellos primero. Moviéndose personalmente solo cuando es el peor de los casos. Además, eres una persona que está acostumbrada a lidiar con otros nobles astutos. No se puede evitar que tu punto de vista se haya convertido así.

– Bueno, sí. Cambiar mi acercamiento dependiendo del oponente. Que a mí se me haya olvidado eso, supongo que en verdad me he convertido en una vieja decrepita.

– Qué dices, no necesitas deprimirte. Contra gente con mal carácter, si no eres tan prudente, entonces no notarás nada hasta el último momento, ¿no?

Como si fuera atraída por la sonrisa alegre de Giuseppe, Eleesha también sonrió felizmente. Pero entonces, su expresión se puso sería una vez más.

– Hablando de gente con mal carácter… Recientemente ha habido otros husmeando alrededor de ese chico.

– ¿Oh? No escuché de eso. Entonces, ¿quién es?

– El heredero de la casa de Gargadon… Entiendes ¿cierto?

– Ah, ¿ese chico tonto que no tiene nada resaltante aparte de su sangre? Sigue persiguiendo a Calsey, eh…

Giuseppe estaba consciente del sujeto llamado Lalaic Gargadon, por lo que puso un rostro satisfecho.

– Te conozco bien. Seguramente ya has hecho algo ¿cierto?

– Sí. Ya sea si ese chico llamado Tatsumi realmente es el tipo de persona que Calsyey dijo que es…estaba pensando en usar a Lalaic para averiguarlo.

– Fum. Si es esto, entonces parece finalmente tendré que castigar a estos lobos tontos y avaros. Me siento mal por engañar a mi yerno, pero si es para detener todas estas cosas que hacen infeliz a Calsey, estoy seguro que él también estará de acuerdo. Fum, también participaré en la farsa, ¿está bien?

Viendo a Giuseppe que estaba sonriendo como un niño cuyo repertorio de travesuras acababa de aumentar en uno, Eleesha empezó a sonreir con una mirada profunda.

Después de teletransportarse por un tiempo, Tatsumi finalmente llegó a su casa.

Después de abrir el cerrojo de la puerta con la llave mágica y contraseña, entró a la casa. Había fuego en la chimenea, por lo que la casa estaba toda caliente.

Mientras respiraba ese aire cálido y acogedor, Tatsumi se quitó su abrigo y entró a la sala. Pero entonces, algo lo atacó repentinamente desde atrás.

“¿¡Una emboscada!?

Mientras pensaba en los hombres de antes, el rostro de Tatsumi se puso serio mientras miraba inmediatamente hacia atrás de sus hombros.

Pero lo que vio fue al tan familiar cabello plateado y un ahoge balanceándose de izquierda a derecha.

– ¿Eh?… ¿Chiiko…?

– ¡Sí, soy yo! U fu fu, ¿se sorprendió?

Abrazando a Tatsumi por atrás, Calcedonia estaba sonriendo lindamente.

Parece que quería sorprender a Tatsumi, así que después que entrara al cuarto, ella saltó de la sombra de la puerta y lo abrazó. Debió haber sentido las fluctuaciones mágicas cuando Tatsumi se teletransportó afuera de la casa.

– … ¿Sucede algo?

Pero viendo la expresión de Tatsumi, ella, confundida, inclinó a un lado su cabeza.

Pensándolo calmadamente, era casi imposible que alguien ponga una emboscada aquí para Tatsumi aparte de Calcedonia.

Todas las cerraduras de esta casa eran cerraduras mágicas, y encima tenían contraseña. Los ladrones normales no serían capaces de abrirlas. Y la contraseña estaba en japonés, así que aparte de Tatsumi y Calcedonia, que sabía japonés de su vida pasada y no tenía problemas para entender conversaciones cotidianas, era fundamentalmente imposible para las personas que no sabían japonés ser capaces de abrir la cerradura.

Recordando todo eso, Tatsumi se relajó una vez más.

Y viendo a Calcedonia que lo miraba confusa, él le dijo lo que sucedió de camino a casa.

– … Vaya. ¿Eso significa que, alguien tiene como objetivo a goshujin-sama…?

– … También pienso lo mismo. Pero, no creo que alguna vez haya hecho algo para que las personas quieran buscarme…

Tatsumi todavía tenía un pequeño número de amigos y conocidos en este mundo. Y no recuerda hacer algo que otras personas le tengan rencor.

No, esperen. Si hubiera algo, entonces habría una posibilidad.

– … Tal vez, ¿esos tipos eran los devotos de Chiiko?

No era secreto que Tatsumi estaba viviendo con Calcedonia.

Si por casualidad, los pandilleros que encontró hoy eran en realidad los devotos de la «Doncella Sagrada», entonces no era extraño que quieran causarle dolor.

– Sí…pero si ese es el caso, entonces ¿qué debería hacer desde ahora…? Bueno, si se trata de correr, entonces tengo confianza de que nadie podrá alcanzarme.

Debido a las características de la magia de Tatsumi, era bastante difícil detenerlo o capturarlo. Bueno, si pudieras forzar a Tatsumi hacia un área carente de nada de mana, y ponerlo en un cuarto muy grueso sin puertas ni ventanas, entonces era posible.

– Mañana le diré a mi abuelo sobre esto. Aparte de eso…

Calcedonia sujetó la mano de Tatsumi y lo llevó a la chimenea.

– El cuerpo de goshujin-sama está completamente congelado.

– Bueno… Estuve echado en la nieve por un tiempo.

– Si no se calienta pronto, pescará un resfriado, ¿sabe?… ¡Eii!

– ¿¡Woah!?

Calcedonia volvió a abrazar a Tatsumi por atrás, mientras él se calentaba sentado en el piso con las piernas cruzadas delante de la chimenea.

– … ¿Y? ¿Soy suficientemente cálida…?

– S-Sí…está cálido…gracias Chiiko.

Tatsumi estaba sonrojándose, sus ojos estaban mirando de un lado para otro, avergonzado. Pero Calcedonia solo sonrió mientras lo abrazaba por detrás. Haciendo lindos gestos, acercó su cara hacia los hombros de Tatsumi y empezó a frotar su mejilla caliente con la mejilla fría de Tatsumi.

Entonces, mientras se olvidaban momentáneamente de las sombras trepantes apuntando hacia ellos, de cierta forma hablando, los dos volvieron a sus alegres interacciones cotidianas.


[1] Lo dijo en katakana, por eso lo dejo como se pronuncia.


Capítulo 8ÍndiceCapítulo 10

2 pensamientos en “Capítulo 9: Sombra trepante

  1. Pingback: Mega Post!! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s