Extra: El cuadro mágico

Capítulo 14ÍndiceVolumen 3


Unos días después de que Calcedoni y Tatsumi fueron comprometidos formalmente.

En el camino de regreso del templo, Tatsumi estaba desviándose inesperadamente del camino.

Tal vez porque finalmente hizo claro su relación con Calcedonia, ahora ya estaba más relajado.

El lugar a donde Tatsumi se dirigió fue la plaza en el centro de Levantes. Era un lugar donde los comerciantes de todo el reino vinieron a hacer negocios y crear tiendas.

Desde comida hasta ingredientes medicinales, ornamentos y accesorios, e incluso armas y armaduras. Además, tenían una gran variedad de objetos extraños y poco familiares.

Pasando por varios puestos mientras miraba los productos, Tatsumi repentinamente se detuvo delante de uno.

Era un puesto que venía artículos que uno no podía deducir su uso a primera vista. Había una esfera de cristal y una vasija rota junto con otras cosas alineadas en el mostrador. Todas cosas que las personas desecharían como basura cuando las vieran por primera vista.

– Bienvenido, joven. Para que estés interesado en mis mercancías, parece que tienes buenos ojos.

Una imagen perfecta de un comerciante sospechoso de mediana edad, y tenía una gran sonrisa en su rostro.

– Lo que tengo aquí son, todos auténticos hasta la última fibra, ¡artefactos selladores mágicos! Por ejemplo esto…

 

El comerciante rebuscó entre las cosas por un tiempo y sacó una vieja espada de un filo.

– ¡Esta es la espada sagrada favorita de un exorcista que fue llamado el “héroe” hace mucho, mucho tiempo! Y esta espada sagrada está a solo 70 de plata. Qué barato ¿cierto?

El reino de Largofiely usaba la moneda de plata común del continente Zoysalight.

Particularmente no era denominada como una moneda, ya que la mayoría de las transacciones eran hechas preguntando “¿cuántas de plata por esto?”

Por cierto, para un plebeyo, los gastos diarios normales para una persona serían aproximadamente 10 de plata. Ahora mismo, la espada que señaló el comerciante de este puesto sospechoso costaría entre 100 a 200 de plata en la mayoría de los casos. Y si era el trabajo de un renombrado herrero, entonces el precio sería aún mayor.

Ciertamente, una espada por 70 de plata era una buena oferta.

Pero solo si la espada podría ser usada en batallas reales.

– Disculpe, ¿podría dejarme ver un momento esa espada?

– Adelante joven. Siempre y cuando estés satisfecho.

Después de recibir la espada del comerciante, Tatsumi desenvainó la espada. No, intentó desenvainarla.

Pero la espada se rehusaba a salir de su vaina. No importa cuánta fuerza pusiera, fue incapaz de sacarla.

– … ¿Acaso no está atascada porque la hoja está totalmente oxidada?

– Ahí es donde te equivocas, joven. ¿No lo dije antes? Esta es una espada sagrada. En otras palabras, escogerá a su portador. Parece que no fuiste el elegido. ¿Y? ¿Quieres comprarla?

No importa cuánto uno lo piense, es una estafa. Y había un ligero olor a hierro oxidado viniendo de la espada.

– No la necesito. ¿Qué se supone que haga con una espada que ni siquiera puedo desenvainar?

– No, no, aun si no puedes ahora, no hay forma de saber si no te convertirás en el elegido en el futuro, ¿cierto?

Mientras devolvía la espada al comerciante sonriente, él empezó a buscar otros objetos.

– ¿Eh? De casualidad, esto es…

Tatsumi ubicó cierta cosa en el puesto. Era un cuadro.

A primera vista, parecía un retrato ordinario de una mujer.

– ¡Oh! ¡En verdad tienes buenos ojos, joven! Este es el retrato de la famosa «Doncella Sagrada» del templo de Savaiv. ¿Se parece mucho, cierto?

– ¿De verdad…?

Tatsumi estaba viendo el cuadro frunciendo.

El color del cabello y los ojos ciertamente se parecían a Calcedonia, pero eso era todo.

El rostro no se parecía en nada, y su figura de su cuerpo era algo sospechosa.

Parecía un retrato dibujado por una persona que apenas empezaba a aprender a pintar, un borrador burdo que no podías alagar aún si quisieras elogiarlo.

Encima de eso, la Calcedonia en el cuadro estaba vistiendo un vestido rojo revelador y provocativo que ella nunca usaría en la realidad.

El vestido rojo que exponía sus grandes pechos en verdad era muy erótico. Pero para Tatsumi, que no tenía ojo para los cuadros, él simplemente no pensaba que el arte podría ser llamado habilidoso, así que no importa cuán sensacional quería hacerlo el artista, era un desperdicio.

Ya sea si sabía lo que Tatsumi estaba pensando o no, el sonriente comerciante inclinó su cuerpo y acercó su rostro al de Tatsumi.

– Y por cierto, ¿ves el vestido rojo que la «Doncella Sagrada» está vistiendo? En realidad, eso es…”

La sonrisa vulgar del comerciante se hizo más vulgar.

– … Cuando la noche cae, la ropa de la «Doncella Sagrada» dentro del cuadro se hace transparente y se queda completamente desnuda.

 

– Tú también eres un chico joven. ¿No quieres admirar a su santidad en su mejor forma? Yo sí quiero. Pero tener la oportunidad de realmente ver a la «Doncella Sagrada» completamente desnuda, no hay forma de tener eso ¿cierto?

“No pienso lo mismo”, Tatsumi respondió en silencio.

En realidad, él ya la vio desnuda cuando estaba experimentando con la «Transición Instantánea».

Aparte de eso, cuando se estaban bañando o de noche con su ropa de dormir, él podía disfrutar sus amplios bienes en cualquier momento. En las mañanas, hay momentos cuando su camisón se desliza, así que incluso vio su trasero perfecto más de una vez.

Pero por supuesto, él no podía decir eso en voz alta. Así que se quedó callado y continuó escuchando al comerciante.

– Pero bueno, si compras este retrato, aunque solo es un cuadro, igual podrás ver a la «Doncella Sagrada» desnuda ¿sí? Ningún hombre negaría esa oportunidad, ¿no estás de acuerdo, joven?

La ropa en el cuadro se volvería transparente en la noche.

“¡Cómo puede existir algo que parece magia!”, pero pensando hasta ese punto, Tatsumi se detuvo.

– … Es cierto. Este es un mundo mágico, eh…

Lo que el comerciante dijo podría ser posible con el uso de la magia.

Pero Tatsumi no tenía ni la más mínima idea de qué sistema mágico necesitaría uno para causar ese efecto.

– Vamos, vamos, joven. Dudar es desear, ¿cierto? Entonces cómpralo, te lo dejo barato.

Mientras mantenía la sonrisa en su rostro, el comerciante apuró a Tatsumi para que lo compre.

Y así, con el cotorreo del comerciante como fondo, Tatsumi llegó a una decisión.

 

– … Entonces, ¿de verdad terminó comprándolo? ¿Ese cuadro sospechoso?

Calcedonia estaba delante de Tatsumi, con una expresión algo cansada y algo molesta. Al final, Tatsumi compró el cuadro problemático. Ya que era bastante grande, sería difícil para que lo llevé secretamente a casa.

Así que, como se esperaba, en el momento que llegó a casa, el cuadro captó la atención de Calcedonia. Bueno, Tatsumi nunca tuvo la intención de ocultarlo, así que le explicó honestamente la situación.

Esto es lo que llevó al actual estado de la situación.

En la sala, afuera estaba completamente oscuro, ya que el velo de la noche cayó en el mundo. En la chimenea había un fuego quemando que calentaba el cuarto.

Pero había un escalofrío inefablemente invisible entre Tatsumi y Calcedonia.

Con la mesa en donde usualmente comían interponiéndose entre ellos, estaban sentados a los lados opuestos.

– Ehm… ¿Calsey…?

Con la voz tímida de Tatsumi, Calcedonia, que estaba mirando hacia abajo, alzó la mirada.

Y viéndola así, Tatsumi se quedó sin aire. Porque Calcedonia estaba llorando.

– Danna-sama… A tus ojos, ¿de verdad no tengo tal encanto como mujer?

– ¿Eh? ¿¡Ehh!?

– ¡Es que!… ¿¡No está diciendo que soy incluso inferior a este cuadro feo!? ¿¡En vez de verme desnuda, prefiere verme desnuda en este estúpido cuadro!? Eso es lo que piensa ¿¡cierto!? En otras palabras, ¿¡mi cuerpo es más inferior a este cuadro…!?

Calcedonia lloriqueó, y gritó débilmente.

Viendo a Calcedonia llorar tan débilmente por primera vez, al principio Tatsumi estaba aturdido, pero entonces volvió a la realidad.

Pero aun si decía “¡tú eres cien veces más encantadora que este cuadro horrible!”, probablemente no le entraría a la cabeza.

Y por eso…

Por eso, Tatsumi se decidió a hablar con la absoluta verdad. El motivo por el que compró tal pésimo cuadro.

 

– … Fue por eso…

Calcedonia estaba llorando mientras se cubría el rostro hasta ese momento, pero ahora incluso con sus mejillas mojadas por las lágrimas, ella tenía una expresión conmocionada.

– D-Danna-sama…qué acaba de…

– Como dije… ¡Me sentí disgustado! Aun si solo es un cuadro…no importa lo pésimo que sea, si por casualidad, en verdad había algún hechizo en él, y la ropa de verdad se volvía invisible durante la noche… Y, algún tipo desconocido de algún lado fuera a ver eso, ¡de solo pensarlo hizo que me moleste! Aun si solo es un cuadro, ¡que alguien más vea a m-mi Calsey desnuda es imperdonable!… ¡Porque eso solo me pertenece a mí!

Tatsumi, aun con su cara roja, anunció claramente lo que pensaba. Aunque estaba mirando a otro lado, lo dijo claramente.

– D-Danna-sama…

Calcedonia, que estaba llorando, cambió de humor instantáneamente en 180 grados.

– ¡L-Lo siento, ya! Como cualquier otro, yo también quiero monopolizar lo que es mio.

Tatsumi empezó literalmente a gritar por la desesperación.

Después de eso, un extraño silencio permaneció en el cuarto. Pero no era el tipo de silencio incómodo, sino uno feliz.

Por cuánto tiempo duraría este silencio.

Repentinamente, Calcedonia destruyó ese silencio con una oración.

– E-Entonces……… ¿Q-Quiere ver…me ahora mismo?

– ¿Eh?

– B-Bueno…si es lo que mi danna-sama quiere… Y, s-si no tiene problemas con que sea yo… ¿Q-Quiere verme…d-desnuda?… S-Si eres tú, siempre y cuando lo desee, yo…

El rostro de Calcedonia en verdad era una vista para contemplar cuando dijo todo eso. Y Tatsumi también estaba sonrojado como si no quisiera perder contra ella. Silenciosamente, Tatsumi tragó saliva.

Al final de todo, él era un hombre. No hay forma de que no esté interesado en ver desnuda a la chica de su corazón.

– N-No, bueno… Claro que quiero ver, p-pero… S-Si de verdad termino por verte d-desnuda…n-no creo que pueda contenerme…a…

Incluso en un momento como este, Tatsumi le dio prioridad a sus sentimientos más que a su lujuria. Él en verdad estaba feliz por los sentimientos de Calcedonia.

Es por eso que se lo dijo claramente, del entumecimiento que estaba sintiendo actualmente.

– ¿N-No estaría bien si no se contiene?… Y-Ya nos hemos comprometido apropiadamente… Y, y si es ahora, danna-sama tiene suficientes ingresos para mantener a una familia y…creo que ya ha llegado a esa meta. A-Así que…

Ella desvió la mirada, pero igual no pudo evitar dar vistazos tímidamente a Tatsumi.

– … Hemos estado viviendo juntos por más medio año. H-He estado pensando que ya sería hora…

Escuchando todo eso, Tatsumi estaba al borde de su paciencia.

– ¿D-De verdad está bien…? Y-Yo también soy un chico. Si dices algo como eso, no seré capaz de detenerme… No importa cuánto te duela y grites…de verdad puede que no sea capaz de detenerme ¿sabes?

– S-Sí. No me importa. En primer lugar… Le pertenezco a danna-sama incluso antes de que naciera aquí. A-Así que…por favor, haga que genuinamente sea suya…

Su distancia se redujo lentamente, sus dedos se entrelazaron.

Empezando con sus dedos, continuaron sosteniendo fuertemente la mano de cada uno. Al final, de esa forma, subieron a la mesa y empezaron a besarse el uno al otro.

Por supuesto, no terminó con solo un beso, ya que se hizo más profundo. Empezaron a mover sus lenguas como si estuvieran luchando para hacer que el otro se rinda.

Quien ganó esa batalla, como se esperaba, fueron ambos.

No, ya sea si fue Tatsumi o si fue Calcedonia, el tiempo de felicidad de ambos no cambiará.

 

Ese día.

Tatsumi y Calcedonia fueron mucho más íntimos que nunca antes.

¿Y el cuadro mágico? Resultó que era un fraude, ya que nunca mostró el efecto mágico que se suponía.

Pero sin duda alguna, este fue el desencadenante para que Tatsumi y Calcedonia finalmente abran sus corazones el uno para el otro, así que para ellos, definitivamente fue un cuadro mágico.


Capítulo 14ÍndiceVolumen 3

8 pensamientos en “Extra: El cuadro mágico

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s