Capítulo 10: Un encuentro desafortunado

Capítulo 9ÍndiceCapítulo 11


Después de escuchar el rumor, la chica, Miluiru, y sus compañeros ofrecieron sus rezos al dios de la Luna, Gravabi, por la inesperada buena fortuna.

Por cierto, Gravabi es la deidad guardiana de la noche y es venerada principalmente por aquellos activos durante la noche como prostitutas y trovadores.

Por el mismo motivo, se dice que Glavavi es la deidad guardiana de los centros de apuestas que abren en la noche, y por eso, de esa conexión, también es conocido como un dios que otorga la buena suerte.

– O-Oye, Tadd, ¿es de verdad?

– Sí, es cierto. Parece que una pequeña manada de lagartos de nieve ha sido vista cerca de la capital real.

Tadd, Ganz y Kuoran. Estos tres jóvenes hombres de la misma generación, junto con Miluiru de 16 años, eran un grupo de cuatro cazadores de monstruos.

Con cabello castaño hasta los hombros y ojos del mismo color, el cuerpo delgado, pero flexible de ella te hacía recordar a un gato. Sus ojos grandes y agudos fortalecían aún más esa impresión felina.

Su figura también era buena, y ella misma estaba consciente de que sus compañeros a veces la veían cautivados.

Pero en vez de estar preocupada con el romance, ella estaba más interesada en esparcir su nombre como cazadora de monstruos. Ese era el deseo de Miluiru.

Habiendo nacido y crecido en el mismo pueblo, los cuatro siempre estaban juntos sin importar lo que estuvieran haciendo. No había pasado ni un año desde que dejaron el pueblo y vinieron a la capital para convertirse en cazadores de monstruos.

Después de llegar a la capital real, consiguieron sus ingresos diarios haciendo varios trabajos al día, mientras aprendían cómo pelear en el templo del dios del sol, Golaiva.

Después de trabajar duro por medio año, finalmente lograron ahorrar suficiente dinero para comprar un conjunto de armas y armaduras usadas para todos. Y finalmente comenzaron sus vidas como cazadores de monstruos.

Ellos empezaron con pedidos simples como recolectar hierbas. La nieve ya empezaba a acumularse, así que la recompensa era más alta de lo usual, pero encontrar la hierba pedida no eran muy fácil. Aun así, los cuatro excavaron frenéticamente la nieve para completar los pedidos, y ya comenzaban a ahorrar un poco de dinero.

La posada y bar en el que estaban quedándose se llamaba “Abrazo del viento del oeste”. Era un lugar donde muchos cazadores de monstruos nuevos como ellos se quedaban. Hoy, ellos estaban hablando de cuál debería ser el siguiente paso que tomen.

Tadd, que acababa de escuchar el rumor, regresó emocionadamente a donde estaban sus compañeros.

– Hablando de lagartos de nieve, no son monstruos tan fuertes. Incluso novatos como nosotros deberíamos ser capaces de lidiar con ellos. ¿Qué les parece? ¿Por qué no lo intentamos?

– Sí, ¿por qué no? Últimamente me estado hartando de escavar nieve todo el día por las hierbas.

– Sí, finalmente es hora de que mostremos nuestras habilidades.

Tadd, Ganz y Kuoran estaban ansiosos de ir.

Por supuesto, Miluiru también estaba con ganas. Con cazar a estos lagartos de nieve, ella quería dar un salto hacia su vida como una cazadora de monstruos.

– Pero… ¿En verdad podemos hacerlo?

Quien dijo eso fue Ganz, que era el más cauteloso del grupo.

– Estará bien. Un grupo de lagartos de nieve no debería ser un problema si somos nosotros cuatro.

– Por lo que escuché, aunque es un grupo, el tamaño es bastante pequeño. Además…

Tadd miró a Miluiru.

– Tenemos a…Miluiru. Si tenemos su magia, no hay motivos para temer a algunos lagartos de nieve.

– ¡S-Sí! ¡Es cierto! ¡Tenemos a Miluiru y su magia!

– Además… Cuando Miluiru usa su magia…je je je.

Siguiendo a Tadd, los otros tres también la miraron.

También había lujuria mezclada en esas miradas, y cuando Miluiru lo notó, frunció disgustada.

– ¡Hey! ¡No usaré magia tan fácilmente, me escuchan! ¡Solo lo usaré como último recurso después de todo! ¡En primer lugar, mi magia es completamente autodidacta, el sistema parece ser uno malo, y tiene una duración muy corta!

– Entendemos.

– Aun así, con solo tener tu magia nos pone tranquilos. Somos muy afortunados en tenerte como nuestra compañera.

– Oe, Kuoran, ¿no dijiste antes que, si conseguimos compañeros, entonces podrían ser tan hermosas como la doncella sagrada del templo de Savaiv?

– ¡Espera! ¡Ganz y tú también estuvieron de acuerdo!

– ¡Humph! Ya entiendo cómo son las cosas. ¡Entonces los dejaré amablemente para que todos ustedes puedan intentar su suerte en conseguir a la doncella sagrada de Savaiv como su compañera!

– O-Oye, espera, era una broma. Una broma. Después de todo, no hay forma de que la doncella sagrada del templo de Savaiv se una a un grupo de novatos como nosotros.

En respuesta a Tadd que intentó aligerar las cosas, Ganz y Kuoran asintieron.

Naturalmente, Miluiru en realidad no estaba molesta, ni tampoco tenía intención de separarse de ellos.

Sin embargo, también pensó que no podía perdonarlos tan fácilmente, así que al final, a cambio de que cada uno de ellos le invite la comida, ella calmó su ira fingida.

 

Una vez que las cosas estuvieron decididas, ellos tenían que apresurarse.

El rumor del grupo de lagartos de nieve continuaría esparciéndose. En tal caso, ellos necesitaban cazarlos antes de que otro grupo de cazadores de monstruos lo haga.

Ya que la ubicación rumorada era en los alrededores de la capital real, después de preparar algunos días de comida, ellos se fueron rápidamente con el sol que subía al día siguiente.

Con sus armas preferidas en sus manos y vistiendo armadura de cuero endurecida, los cuatro siguieron el camino de acuerdo a la información que Tadd había obtenido.

Al poco tiempo, Miluiru, que tenía la mejor vista entre ellos, encontró huellas de varios animales.

– Oigan, vean esto.

– Estos son…¿huellas de lagartos de nieve?

– Las he visto antes, así que no debería haber error.

– Está bien, las huellas parecen frescas, así que sigámoslas.

Asintiendo a las palabras de Tadd, Miluiru y el resto avanzaron a travez del campo de nieve para seguir las huellas.

Siguiendo las huellas, salieron de la pradera y entraron al bosque.

Mientras limpiaban las ramas y forzando su camino por los arbustos, los cuatro siguieron cuidadosamente las huellas.

Al poco tiempo, avistaron un lagarto enorme con escalas blancas.

¡Finalmente los alcanzaron!

El agarre de sus armas se endureció inconscientemente.

Renovaron sus determinaciones para la cacería.

Sin embargo.

Sin embargo, la escena que yacía delante de ellos no era lo que estaban esperando.

Delante de ellos había un único lagarto de nieve gigante.

Ellos habían escuchado antes que un líder que comanda el grupo aparece ocasionalmente con los lagartos de nieve, así que, aunque esto fue inesperado, no era algo de qué sorprenderse.

¿Esta manada tenía un líder? Pensando eso, los cuatro aumentaron su vigilancia, pero la situación era extraña.

Este lagarto de nieve gigante, un Gran lagarto de nieve, ignoró a Miluiru y sus amigos que se estaban acercando, estando concentrado en su comida.

 

No había forma de que el Gran lagarto de nieve no notara a Miluiru y sus amigos acercándose. Eso era porque ellos tenían sus armas en mano mientras se acercaban lentamente, como si lo rodearan.

Sin embargo, el Gran lagarto de nieve no dejó de comer.

– … H-Hey…

Tadd, que estaba a la derecha de Miluiru, apuntó hacia “eso” con su dedo tembloroso.

Alrededor del Gran lagarto de nieve, los cuerpos de otros lagartos de nieve que parecían ser del mismo grupo estaban tirados por los alrededores. Sus cuerpos que usualmente eran color blanco, estaban coloreados de un rojo profundo en muchos lugares.

– ¿E-Está…comiendo a su propio grupo…?

Correcto.

La cosa que el Gran lagarto de nieve estaba comiendo despreocupadamente era probablemente otros miembros de su propio grupo.

– N-Nunca escuché de lagartos de nieve…comiendo a su propia especie.

Miluiru no era capaz de saber quién había susurrado eso.

Eso es porque ella lo vio.

Mientras el Gran lagarto de nieve estaba devorando deliciosamente los órganos internos de su propia especia, solo sus ojos se movieron y la miraron.

El ojo del Gran lagarto de nieve brilló en un carmesí profundo.

Miluiru claramente vio los ojos carmesíes estrechándose en forma similar a cuando un humano se reiría de otro.

 

Terminando su historia esta ese punto, la chica que Tatsumi había salvado, Miluiru, cerró su boca.

Ella actualmente estaba sentada en una cama de uno de los cuartos de la “Casa de reposo de la Elfa”.

Por supuesto, estaba vistiendo ropa, prendas simples prestadas por Eru. Con su boca cerrada, Miluiru abrazó su cabeza y no se movió.

Pero Eru, Tatsumi, Calcedonia y Jadokh, que la observaban, notaron que sus hombros estaban temblando ligeramente.

Ella estaba llorando.

Lloró mientras reprimía su voz y desesperadamente contuvo sus lágrimas, por lo que solo sus hombros temblaron ligeramente mientras lloraba.

De eso, Tatsumi y los otros entendieron lo que les había sucedido a sus compañeros.

Los hombros de Miluiru continuaron temblando. Desviando la mirada de ella, Eru volteó hacia Calcedonia.

– Como has escuchado, la situación es severa. Una bestia demoniaca poseída por un espíritu maligno… Un monstruo ha aparecido cerca de la capital real. Aunque dudo que entre a la capital, la posibilidad de que los viajeros por el camino principal sean atacados es extremadamente alta.

– Es cierto. Lo reportaré rápidamente al templo y pediré que despachen un Exorcista. Por supuesto, yo también me moveré. Danna-sama…

Los ojos como rubíes de Calcedonia miraron directamente a Tatsumi.

– He estado peleando contra los “Espíritus malignos” junto con Morga hasta ahora. Ese Morga actualmente no está aquí… Danna-sama, ¿pelearía junto conmigo?

Comparado con Morganeich, el “Caballero Libre”, el actual Tatsumi no le llegaría ni a los pies.

Y tal vez solo estorbaría a Calcedonia.

Sin embargo, él notó una llama flameante de ansiedad en lo profundo de la mirada de Calceodnia.

Incluso ella sintió ansiedad hacia el hecho de pelear contra una bestia demoniaca junto a alguien aparte de Morganeich.

Naturalmente, Calcedonia confiaba en Tatsumi y creía en él.

Sin embargo, ella no tenía experiencia peleando monstruos junto a él. Aun si ella confiaba en él, seguía siendo diferente a hacer equipo con Morganeich.

Tatsumi y Morganeich eran completamente diferentes. Incluso sus fuerzas como Exorcistas eran vastamente diferentes. Aun así, Calcedonia igual le pidió que pelee con ella.

Eso hizo a Tatsumi extremadamente feliz.

Es por eso que Tatsumi respondió inmediatamente. Mientras deseaba que la ansiedad de la persona preciada para él desaparezca.

– Por supuesto. Si estás bien conmigo, pelearé contigo en cualquier momento.

Él no creía que podría pelear como Morganeich. Sin embargo, si era necesario, él podría al menos hacer que Calcedonia esté fuera de peligro.

– … Muchas gracias. Pensé que respondería de esa forma.

Calcedonia sonrió con sus mejillas sonrojadas.

Su sonrisa hizo que el pecho de Tatsumi se caliente. En ese momento, algunas palabras más confiables fueron agregadas.

– Oh. Si Tatsumi-chan pelea, entonces obviamente yo también voy. Aunque tampoco tengo experiencia peleando contra un “Espíritu Maligno”, al menos puedo convertirme en un escudo para ustedes.

El que sonrió ampliamente con una sonrisa intrépida en su semblante elegante era, naturalmente, Jadokh.

– ¿Seguro?

– Por supuesto. Somos compañeros ¿cierto?

Jadokh le hizo un guiño juguetón.

– Está bien. Entonces cuento contigo.

– ¡Déjamelo a mí!

Bam. Él golpeó su pecho y asintió lleno de confianza. Tatsumi chocó puños con Jadokh.

– Entonces, danna-sama, por favor vaya al templo y dígale a mi abuelo sobre este caso. Yo regresaré a casa y haré los preparativos. Después de eso, encontrémonos de nuevo aquí.

– Entendido.

Había una distancia considerable entre el templo de Savaiv y la “Casa de reposo de la Elfa”, pero para Tatsumi, que puede teletransportarse, no le tomaría mucho tiempo.

Tatsumi y Calcedonia asintieron el uno al otro. Justo cuando iban a salir del cuarto, junto con Jadokh y Eru…

Miluiru, que se había quedado en silencio hasta ahora, los llamó por atrás.

– ¡E-Esperen…! ¡P-Por favor…déjenme ir con ustedes!


Capítulo 9ÍndiceCapítulo 11

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s