Capítulo 4: Su enamorada es una duende

Capítulo 3ÍndiceCapítulo 5


Después de escuchar lo que él dijo, los rostros de Calcedonia y Tatsumi se quedaron totalmente estupefactos.

 

— Q-Qué… Vers… ¿Q-Qué acabas de…?

De alguna forma, él solo pudo decir eso. Después de que viera a Calcedonia de reojo, ella seguía estupefacta.

Así de increíble fue el comentario de Vers.

— Como dije, yo también debería de casarme pronto.

¡No escucharon mal!

Ciertamente, él dijo lo mismo hace un momento.

La ubicación era el usual jardín del templo. Y como siempre, Tatsumi, Vers y Calcedonia estaban almorzando ahí. Pero con su declaración repentina de matrimonio, estaban sin palabras.

— E-Ehm… ¿T-Tenías…enamorada…?

Era una pregunta algo grosera en cualquier tipo de situación, pero ahora Tatsumi no tenía la compostura para preocuparse de eso.

Y Vers tampoco actuó como si le molestara mucho y continuó hablando.

— ¿Ah? ¿No te lo dije antes? Es mi amiga de la infancia, sabes. Cuando dejé mi pueblo para venir a la capital, ella también vino conmigo. Mientras yo apenas estaba sobreviviendo trabajando como sacerdote principiante, ella ha estado trabajando en cierto bar en Levantes como mesera.

No había nada como un cariño dulce en sus palabras. Solo simple indiferencia, como si estuviera diciendo algo obvio.

Pero lo que estaba presente era su felicidad. Tatsumi, escuchando la forma de hablar de Vers, entendió completamente cuánto pensaba en esa amiga de la infancia.

— Me convertí en un sacerdote mayor como tú. Y también en un caballero del clérigo oficial. Estaba pensando que estaría bien empezar una familia ahora.

“Por lo que necesito un favor”, él continuó hablando mientras miraba a Calcedonia.

— Si es posible, ¿podría ser la testigo para nuestro matrimonio?

— ¿Yo…?

— Sí. Sé que, para un simple sacerdote como yo, pedirle a la “Doncella Sagrada» del templo de Savaiv actuar como nuestro testigo matrimonial es absurdo, pero ella, mi amiga de la infancia, es una de tus más devotas creyentes. Recientemente, incluso dijo “su santidad vino coincidentemente al bar, ¡y pude verla de cerca!” alegremente. Pedirle a la “Doncella Sagrada» que sea la testigo de nuestro matrimonio siempre ha sido su sueño.

Vers se levantó repentinamente, y con ese movimiento, agachó su cabeza.

— ¡Te lo ruego! ¡Por favor, ayúdame a cumplir su sueño…el sueño de Nanau!

Calcedonia miró inconscientemente a Tatsumi que estaba a su lado. Tatsumi también la miró a ella.

Sonriendo, ambos asintieron simultáneamente.

— Entendido. Si te parece bien conmigo, seré la testigo.

— ¿¡D-De verdad!?

— Por supuesto. Pero… ¿Está bien si primero vemos a su compañera…a Nanau-san?

Pero en ese momento, Tatsumi ciertamente lo notó.

Que dentro de los ojos rubíes de Calcedonia había chispas ardientes de curiosidad.

Como se esperaba, ella también era una chica de esa edad. Estar interesada en la vida sentimental de otros es un deber.

 

Pero cuando escucharon quién era su enamorada, Calcedonia y Tatsumi pusieron expresiones complicadas.

 

— ¿Eh…?

Intencionalmente, Tatsumi hizo un sonido tonto.

Así de muy increíbles fueron las siguientes palabras de Vers.

— Mi amiga de la infancia…Nanau es…en realidad…ehm…una duende.

Vers lo dijo con una expresión algo tímida. Pero Tatsumi no podía evitar pensar un asunto completamente diferente.

Duende.

Sin duda, es lo que dijo Vers.

Incluso Tatsumi sabía lo que era un duende.

Una criatura que aparece en casi todos los juegos y novelas de fantasía. El enemigo disponible más común. Y, en muchos casos, el más débil.

El color de su piel varía desde verde, gris e incluso marrón. Tenían ojos grandes y salidos, y un cuerpo del tamaño de un niño. En muchos casos son representados como monstruos. Sin duda alguna, son los más feos. Y tenían personalidad desagradable que alaga al fuerte y molesta al débil.

Vienen ruidosamente en grupos y son derrotados ruidosamente en grupos. El rey de los peces pequeños.

Eso es lo que Tatsumi sabía sobre los duendes.

Y Vers ciertamente dijo que su enamorada era una duende.

— E-Erm…

Cómo debería preguntarle, pensó Tatsumi. Y lo pensó con todas sus fuerzas.

“¿Todos tienen preferencias distintas”, debería decir eso, o debería ser directo y decir “esa es una preferencia peculiar que tienes” en su cara?

Tatsumi, que estaba confundido, miró a Calcedonia por ayuda.

Cuando hizo eso, vio que ella también lo estaba viendo a él con un rostro complicado.

— D-Disculpe… ¿Vers-san? ¿Nanau-san…de verdad es una duende…?

— Sí, es cierto. Cerca al pueblo rural en el que vivía, había una comunidad de duendes que también hicieron un pueblo. Mucho antes de que nuestros pueblos tengan vínculos con ellos, la conocí cuando era un niño y antes de que siquiera me diera cuenta, terminamos como ahora.

Vers debió darse cuenta de que Calcedonia estaba preocupada.

Mientras se volvía a sentar en la silla, él sonrió como si quisiera aligerar las cosas.

— Pero, bueno, incluso yo sé que el matrimonio con otras especies no es bien tomado por las personas. Pero igual, yo…yo quiero estar con Nanau.

— Ya veo… Entiendo. Si ustedes dos en verdad de aman el uno al otro, entonces Savaiv-sama seguramente los bendecirá con su protección divina.

Mientras sostenía fuertemente su cresta sagrada, Calcedonia pronunció esas palabras de rezo dadas al dios Savaiv.

Más tarde, Tatsumi averiguó por parte de Calcedonia que este país no eran tan tolerante con otras razas. El motivo de que ella estuviera preocupada era eso.

Debido a la diferencia racial, ellos probablemente tendrían diferentes tiempos de vida. Con eso, sus estilos de vida también serían distintos. Y también puede que no sean capaces de tener hijos. Problemas como este eran comunes.

Especialmente para la realeza y los aristócratas. Era un completo tabú. Aun si tenían concubinas semi-humanas, absolutamente nunca podrían ser la esposa principal.

Pero, aunque raras veces, ha habido casos de personas de diferentes razas casándose entre los plebeyos.

Por supuesto, en muchos casos no fueron aceptados por la sociedad, pero, aun así, probablemente seguirían amándose fuertemente el uno al otro.

— Ya veo. ¡Entonces, yo también apoyaré a Vers y Nanau-san!

Tatsumi lo dijo como si quisiera convencerse a sí mismo.

Pero, de todas las cosas, querer casarse con una duende, Tatsumi le puso a Vers en su mente el título de “héroe”.

 

Cuando llegaron a ese lugar, Tatsumi y Calcedonia miraron como si hubieran sido golpeados en la cabeza.

 

Sin demora, Vers tomó a Tatsumi y Calcedonia para que conozcan a la duende llamada Nanau.

Tatsumi, que tenía curiosidad sobre la existencia de esta duende, y, Calcedonia ansiosa de conocer a la enamorada de Vers, se dirigieron al centro de la capital con Vers.

Pero cuando llegaron al bar donde Nanau trabajaba, Tatsumi y Calcedonia estaban anonadados mientras miraban el letrero.

— Ehm… Así que el bar donde Nanau-san trabajaba era este lugar… Espera, ¿estás seguro?

Viendo el letrero, Tatsumi le preguntó a Vers por confirmación.

— Sí, estoy seguro. ¿Por qué? ¿No lo mencioné antes?

El letrero que Calcedonia y Tatsumi estaban viendo, sin duda alguna, decía la “Casa de reposo de la Elfa».

Abriendo las puertas como si estuviera acostumbrado, Vers entró con Tatsumi y Calcedonia siguiendo por detrás.

Recientemente, Tatsumi se ha acostumbrado por completo a la sensación de este bar. Aunque aún no ha subido a los pisos dos y tres de la posada, ha estado viniendo aquí junto con Calcedonia bastante seguido.

Eru, que estaba detrás del mostrador, sonrió después de ver a Tatsumi y los demás.

— Tatsumi, Calcedonia, bienvenidos. Veo que Vers también está con ustedes.

Parece que ella ya sabía que Vers era conocido con Tatsumi y Calcedonia. Tal vez, Nanau, la duende, que trabajaba aquí fue quien le dijo a Eru sobre eso.

Pero esto hizo que nazca otra pregunta en su mente.

Él ha estado en la “Casa de reposo de la Elfa» varias veces, pero nunca ha visto una duende.

Tal vez era porque Eru era la dueña aquí, había algunos semi-humanos trabajando aquí, pero él no tenía recuerdos de haber visto a una duende entre ellos.

Mientras estaba pensando eso en su mente, una voz energética sonó desde una esquina del bar.

— ¡Ah, Vers-kun! ¿¡D-De verdad trajiste a la “Doncella Sagrada» aquí!?

— ¡Hey, Nanau! Te lo dije antes, cierto. Calcedonia-sama es la esposa de mi compañero.

Una figura humanoide pequeña saltó energéticamente a los brazos de Vers, y Vers la abrazó alegremente para detenerla.

Tatsumi presenció todo eso con una expresión asombrada. Y Calcedonia, que estaba a su lado, sonrió alegremente.

El motivo del por qué ella estaba feliz era porque Vers la presentó como su la “esposa de su amigo”.[1]

Ella estaba peinando despreocupadamente su cabello una y otra vez para presumir su arete de compromiso que era la prueba de su relación con Tatsumi.

Pero Tatsumi no tenía la compostura para mirar a Calcedonia, ya que él estaba mirando fijamente a la pequeña criatura en los brazos de Vers.

Su altura era más o menos hasta el pecho de Vers. Tenía piel bronceada y cabello corto plateado que llegaba hasta sus hombros.

Sus grandes ojos brillantes eran misteriosos y de color dorado. Y en su frente había dos pequeños cuernos.

A primera vista, parecía tener entre 13 a 15 años en términos humanos. La misma edad que una estudiante de secundaria en el mundo anterior de Tatsumi.

Pero era aparente, aunque estaba vistiendo un uniforme de mesera, que tenía las proporciones de una dama.

Diferente de Calcedonia y Eru, ella se veía como una joven hermosa y energética.

Ciertamente, él vio a esta joven muchas veces en el bar. Y por su apariencia, él supuso que era algún tipo de semi-humana.

Sin embargo, él nunca hubiera imaginado que su tribu era “esa”, la más común de los peces pequeños en los géneros de fantasía.

— ¿A-Así son los duendes, de, este mundo…?

Tatsumi murmuró en completo asombro. Viéndolo así, Eru asintió varias veces y dijo:

— Te entiendo. Entiendo muy, muy bien lo que Tatsumi está sintiendo ahora mismo. Yo también, cuando vi a los duendes de este mundo por primera vez, estuve asombrada. Especialmente porque en mi mundo natal los duendes son exactamente como lo describen en Japón.

Además, de acuerdo a Eru, Nanau ya era una adulta en los estándares de los duendes.

Todos los duendes de este mundo tenían una apariencia similar al de Nanau. Entre ellos, algunos tenían cuernos y algunos no. Entre los que sí tenían, algunos tenían uno y otros dos. Sus características individuales variaban.

— Hablando de duendes, son una raza de hombres y mujeres hermosos. Debido a eso, algunos países incluso los tratan como simples esclavos.

La voz de Calcedonia contenía una señal de tristeza. Ciertamente, con hombres y mujeres así de hermosos en su raza, era algo fabuloso para personas con ciertos pasatiempos.

Tatsumi podía imaginarse fácilmente a duendes esclavos caminando como “productos de clase alta”:

El reino de Largofiely también tenía esclavos. Pero los esclavos aquí eran todos criminales que cometieron atrocidades, personas que cayeron en deudas, personas que ni siquiera podían comprar comida por lo que se vendieron a sí mismos como esclavos, y casos como esos. No había ninguno que fuera secuestrado forzadamente para ser vendidos.

Por supuesto, podría haber esclavos de ese tipo que eran vendidos en la oscuridad del reino por comerciantes de esclavos, e incluso podría ser común en otros países.

Delante de sus ojos estaba la duende Nanau que se veía feliz con Vers.

Tatsumi deseó desde el fondo de su corazón que esta dulce chica nunca tenga que pasar por ese cruel destino y que viva feliz, por siempre, con Vers.


[1] Para evitar confusiones, los protas aún no están casados, solo comprometidos oficialmente.


Capítulo 3ÍndiceCapítulo 5

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s