Capítulo 39: La clave para un harem exitoso

Capítulo 38ÍndiceCapítulo 40


Por un rato, Taiyou se limitó a mirarla.

La dulce atmósfera lo atrapó y lo sedujo.

Ya que parecía ser una pequeña niña de 10 años la persona que estaba enfrente de sus ojos, sentía que no era correcto llamarla una mujer de 87 años.

Pero, solo había una cosa ante sus ojos… él sólo veía a una chica enfrente de él.

Su pulso se transmitió en su cuerpo, desde el lugar donde su piel tocaba contra la de él.

Su pulso era afectuoso, como si estuviera entregando sus sentimientos a él.

La fuerza y la velocidad del pulso continuaron aumentando, es el ritmo peculiar de una persona que se siente nerviosa.

Taiyou sabía lo que significaba, en los últimos días, comprendió lo que ese ritmo representaba.

– …

Porque él comprendía, Taiyou rompió la atmósfera y él suavemente alejo su cuerpo de él.

– ¿Tú…?

Ella levanto su rostro, Kohaku, que esperaba un beso, abrió los ojos. Durante un rato, ella se quedó allí y miró la cara de Taiyou con sorpresa, sin embargo en poco tiempo, sus pupilas estaban teñidas con el color de la decepción.

– Bueno, supongo que así es como las cosas deberían ser. Para una vieja bruja como yo…

– No es eso.

Taiyou interrumpió la auto depreciación de Kohaku.

– En verdad, mi corazón estaba latiendo bastante rápido, independientemente de tu apariencia, e independientemente de tu interior, nada importaba y en ese justo momento… y-yo quería hacerlo.

– Entonces, ¿por qué no lo hiciste?

En respuesta a las palabras de Kohaku, Taiyou sacudió la cabeza lentamente.

– En este momento tengo tres novias. Son tres mujeres que piensan en sí mismas como una sola entidad. Quiero ser honesto con ellas. Por eso, no es posible que te acepte.

– Sin embargo, he oído que esas muchachas quieren que hagas un harem.

– Eso fue sólo mi propio egoísmo, y es algo que necesito aclarar con ellas más tarde.

Taiyou miró directamente a los ojos de Kohaku mientras seguía hablando.

– Incluso si quisiera estar con otra mujer, necesitaría la aprobación de las chicas, y también mi propia aprobación… Además, si en el futuro más personas se involucran, quiero que todo el mundo este de acuerdo antes de que se agregue alguien más al harén. Quiero que todas la reconozcan y estén juntas pacíficamente, quiero tener ese tipo de relación.

– …

– Eso es porque no puedo hacerlo ahora.

– ¿Así es como es?

Kohaku asintió con la cabeza y silenciosamente se aparto de Taiyou.

– Estás buscando un poliamor, ¿no?

– ¿Poliamor?

Al oír palabras que no estaba acostumbrado a oír, Taiyou inclinó su cabeza.

– ¿No has oído estas palabras que dicen las comunidades gays y lesbianas? Al igual que sus principios, cuando tres o más personas se aman, en ese momento, el consentimiento de todos es necesario para que la relación florezca, es ese tipo de principio.

– ¿Eso existe?

– ¿No es ese el mismo principio que acabas de decir?

– No, lo que quiero decir es, ¿es una cosa que prevalece en este mundo, o se ha hecho con éxito antes? Quiero decir, no me agradan mucho los gays o las lesbianas… pero, hay una gran cantidad de gente como ellos, ¿verdad?

– Bueno, no es algo que sea notable. Incluso ahora, la poligamia es conocida en todo el mundo, o incluso se podría decir que por grupos étnicos, y las personas que hacen poliandria supera el 70 por ciento. (Nt: Para que se entienda mejor poligamia= harem, y poliandria= harem inverso)

– ¿Eh?

– Bueno, supongo que es la magia de los números, cuando la comparo con la población mundial, el número se baja a 10 por ciento o menos. Esto se debe a que las personas que ejercen la poligamia siguen estando en las minorías.

– Ah, ¿eso es lo que querías decir?

– Volvamos a ello. Escuchándote hablar de poliamor… me he acordado de una raza de personas que siguen ese principio.

Taiyou asintío. Mirándolo, Kohaku dejo escapar una dulce sonrisa. Como si estuviera fascinada por él, era una suave sonrisa.

– Entonces, esperaré a que obtengas el reconocimiento de las chicas. Por cierto, protegeré mi castidad, así que por favor no te preocupes.

– …Gracias.

– El que debería estar agradecido soy yo.

Kohaku sonreía alegremente.

Tuvo una premonición, era el premonición de que Kotone y las chicas aceptarían con gusto a Kohaku.

Aún así, Taiyou quería oír sus propias opiniones antes de tomar una decisión. Taiyou quería permanecer fiel a sus creencias.

Sin embargo, esas “creencias” son una de las paredes que se interponen entre Kotone y las chicas, y Taiyou aún no se había dado cuenta de este hecho.

– Nee nee, Taiyou-chan, Taiyou-chan〜.

– ¿Qué pasa?

– Si consigo permiso de Kotone y las chicas, ¿también me aceptarías en tu harem〜?.

– ¿Eh?

Taiyou miró fijamente a Hera sin saber que decir. No esperaba tal pregunta, así que no sabía que decir.

– Quiero decir, ¿no estabas hablando de tener permiso justo ahora?

– Bueno, así fue pero…

– Entonces, ¿Hay una posibilidad para mí desuyone〜?

– No, no…

– Cuando su complejo de lolicon se agrava así es como actúa, ¿eh?

Mientras ella todavía estaba operando la computadora, Yurikago logró dar algunos comentarios.

– No, como he dicho, es un malentendido.

– ¿Qué se va a ser Taiyou-chan?

– No, para ti no puedo, si realmente quieres que diga que sí, al menos llega a un tamaño humano.

– Uuuu… eso no es posible nanodesuyo〜.

– Entonces, por favor supéralo.

– Uuuu… entiendo nanodesu〜…

Hera se retiró llorando. Al ver su apariencia deprimida, mientras que esto no invocó de repente su amor por Hera, lo hizo sentirse lamentable y quiso disculparse por ello.

Debido a que la conversación con Kohaku alcanzo un punto muerto, Taiyou se puso de pie y caminó junto a Yurikago.

– ¿Qué?

– ¿Cómo va la situación?

– Va bien, en un momento obtendremos lo que necesitamos copiar. La evidencia de que estaban haciendo experimentos humanos de la gente socialmente vulnerable, “Eternamente Joven”.

– Y con esta información, ¿podremos detenerlos de ir tras Kotone y las chicas?

– Sí. Si esto se revela al público, todos los planes pueden ser congelados según mis discreciones. En tal caso, nadie apuntará a las chicas.

– ¿Qué hay de las “Eternamente Joven” que están relacionadas con los experimentos?

– No hay ningún problema en ese departamento… Independientemente del resultado, una enorme cantidad de dinero se les pagará en compensación por sus infortunios. O más bien, la situación llevará inevitablemente a tal resultado.

– …Supongo.

Taiyou estaba convencido.

– ¿Oh?

De repente, Hera abrió los ojos de par en par y miró hacia la otra dirección. Ella estaba mirando un punto en la pared… como si pudiera ver a través de lo que estaba detrás de esta.

– ¿Qué pasa?

“¿Hay algo ahí?” Justo cuando Taiyou estaba a punto de acercarse a ella y hacerle esta pregunta.

– ¡¿Alarma?!

Youran, se mantuvo alerta, y movió su mirada. Todas las demás personas también tenían un aspecto similar.

La habitación entera comenzó a parpadear con luces rojas intermitentes, y una sirena comenzó a sonar.

– ¡¿Qué demonios es esto?!

– Eso es… Que informa a otros que hay intrusos.

– ¿Acaso dijiste intrusos?

– ¿Qué está pasando? ¿Por qué pasa esto de repente?

– No sé.

Kohaku dijó esto, mientras miraba hacia la pantalla de la computadora.

– ¿Aún no está lista la información?

– Solo un poco más.

– ¡Rápido! Si seguimos aquí…

Antes de que Kohaku terminara su frase, la pantalla se cortó con un poof, y la pantalla de la computadora se puso completamente negra.

– ¡Ahh, mierda! ¡Estaba tan cerca de conseguirlo!

– ¡Saca la memoria! Al menos tenemos algo, ¡debería estar bien!

– Ya se eso.

Yurikago extrajo violentamente la memoria que se insertó en el cuerpo principal de la computadora.

– Okey, hora de escapar.

– Síganme, hay un camino que normalmente no se utiliza que está conectado al exterior. No es tan especial como un pasaje secreto, pero la probabilidad de encontrarse con una persona es considerablemente menor.

Al igual que la forma en que los guió cuando estaban caminando, Kohaku una vez más tomó el mando para guiarlos.

– Espera, ¿en qué dirección vas?

Taiyou le pidió que se detenga. El ritmo de las luces rojas intermitentes comenzó a acelerarse gradualmente.

– ¿Dirección? Si estás preguntando sobre eso, entonces es aquí.

Kohaku respondió, y apuntó en la dirección.

– ¿Y puede decirme de qué dirección entramos?

– Eso fue por aquí.

– …Ya veo, por cierto, aquí sigue siendo la primera planta, ¿cierto?

– Umu… ¿Qué estás intentando hacer?

Kohaku estaba un poco dudosa, Taiyou empezó a caminar en una dirección que estaba opuesta a las dos direcciones en las que señalaba.

Caminó hacia una pared blanca. Taiyou se quedó allí y respiró hondo.

– ¡Uohhhhhhh!

Un grito resonó y toda la habitación se estremeció, mientras lanzaba su puño contra la pared.

¡Pum!

El lugar que tenía una pared blanca momentos atrás, ahora tenía un agujero enorme en el que una persona podría pasar fácilmente.

Al entrar en la sala, Taiyou comenzó a romper la siguiente pared, hacia la misma dirección.


Capítulo 38ÍndiceCapítulo 40

Anuncios

3 pensamientos en “Capítulo 39: La clave para un harem exitoso

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s