Capítulo 42: ¡Pueden comenzar por menos!

Capítulo 41ÍndiceCapítulo 43


Altas paredes de al menos varios metros de altura rodeaban la instalación, Taiyou creó un enorme agujero en la pared y permitió a Yurikago escapar al otro lado del bosque.

En el centro de investigación. De aquí en adelante, con el fin de crear un gran escándalo, Taiyou estaba de pie con una actitud intimidante mientras bloqueaba el camino a través del agujero. Todo era para ganar tiempo para Yurikago. Su rostro revelaba una expresión determinada y una apariencia digna. Con una mirada tan decidida llenó sus ojos de luz, observo la mirada de Kohaku por casualidad.

– Deberías ponerte detrás de mí y ocultarte, por favor.

– No tienes que preocuparte por defender a alguien como yo, de hecho, ¿no sería mejor para ti si me usas como escudo o como rehén?

– Si estamos hablando de usarte como rehén… Entonces con mayor razón tengo que tenerte sana y salva hasta ese momento.

– Entiendo, eso también tiene sentido.

Ella asintió y al igual que Taiyou le dijo… o no…. Ella se puso en frente de él, y justo así saltó a su abrazo. Debido a su baja estatura, con las manos en la cintura, se parecía como cuando un niño se aferraba a sus padres.

– ¿Kohaku-san?

– ¿Umu?

– ¿Puedo preguntar qué estás haciendo?

– ¿Qué?, no es algo para preocuparse, cuando la lucha comience, te aseguro que me iré lejos. Incluso si me veo así, en realidad soy muy buena en el momento de la separación.

– Si a la edad de 87 años no tienes un buen juicio, ¡sería un asunto serio! Espera no, lo que quiero decir es, ¿por qué te aferras a mí?

– Sólo puedo responder a tu pregunta como un escalador de montaña, ¿estará bien?

– ¡No necesito oírlo! Cosas como porque hay una cintura para poder subir ¡¿qué no?!

– Eso es un poco incorrecto, es porque hay una entrepierna aquí…

– ¡Demasiada información!

Taiyou alzó su voz e interrumpió lo que estaba diciendo. En este momento, toda aquella luz caballeresca y su digna apariencia de antes se habían desvanecido.

– ¿Qué clase de razonamiento es ese?

– Para que una mujer busque a un hombre, ¿qué otra razón mayor se necesita?

– No, no, no.

-¿No eres feliz si te tratan así?

Mientras todavía se aferraba a su cintura, Kohaku observaba sus ojos con una mirada hacia arriba. Sus ojos que estaban llenos de profundidad a lo largo de los años, continuaron mirándolo fijamente. Al ver su adorable mirada, Taiyou no pudo evitar apartar sus ojos.

– Es-ese tipo de tema, no es algo por lo que deberíamos preocuparnos en este momento, ¿verdad?

– Kukuku, para mí, ahora es un buen momento como cualquier otro. Por cierto, estoy muy feliz de poder quedarme así contigo.

Kohaku estaba sonriendo mientras decía esto. Su sonrisa era una sonrisa tan suave y hermosa, que hace olvidar su joven apariencia externa.

– Tú eres…

– ¿Eh?

– Tu temperatura corporal es muy alta, ¿no? Tu cuerpo y también tus manos. Se siente tan caliente que siento que podría quemar mi piel. Hay una teoría que la gente con las manos calientes tiene corazones realmente fríos pero, ¿qué hay sobre ti? Me pregunto.

– Tus manos son algo frías también.

Taiyou contraatacó.

– Umu, incluso aunque sea principio de verano, estoy ligeramente vestida, es por eso.

Kohaku no dudó e inmediatamente dio una respuesta. Apretó aún más su cuerpo contra el de él, como si estuviera diciendo implícitamente que quería calentar su frío cuerpo con el suyo. El corazón de Taiyou estaba latiendo fuertemente. Sentimientos que nunca se sentirían si la otra parte fuera una niña genuina comenzaron a resurgir. Empezó a recordar la intensa sensación de palpitación que tenía en el pecho y en la zona de la ingle. Aunque estaba al borde de sentirse inclinado a “actuar”… La situación no le dio tiempo suficiente para actuar más haya.

– Han llegado.

Kohaku murmuró suavemente, mientras que Taiyou inmediatamente asintió con la cabeza. Las voces y el sonido de los pasos se hicieron cada vez más fuertes cuando la gente se acercaba desde dentro del centro de investigación. En poco tiempo, una persona tras otra apareció desde los lados y la parte delantera del edificio, y comenzaron a rodear a Taiyou desde todos los lados.

Taiyou tenía la espalda contra la pared y una gran cantidad de hombres vestidos de negro lo rodeaban en un semicírculo. En medio de ellos, había un hombre con un rostro apuesto, llevaba gafas y parecía del tipo intelectual.

Los otros parecían estar mirando hacia él y mientras consultaban con el hombre de anteojos como si tomara órdenes de él. Desde el punto de vista de un extraño, era obvio que el hombre de anteojos era su líder. El hombre dio un paso adelante y empezó a hablar.

-Mi nombre es Juniishima Kaizen.

El hombre que se presenta como Kaizen tenía una actitud arrogante como si declarara que era el mejor. Habiendo escuchado este nombre en particular, parecía que estos días, él estaba escuchando este nombre todos los días.

– Juniishima…

Al hombre que se presentó como tal, Taiyou murmuró de nuevo. Haber dejado que Yurikago escapara de antemano fue la decisión correcta después de todo. Y una vez más, se resolvió a comprar tiempo suficiente para que Yurikago escapara por completo.

– Yo soy…

– Eso ya lo sé, tu eres Natsuno Taiyou, ¿cierto?

Estaba a punto de seguir el ejemplo de Kaizen de presentarse en el tono más arrogante que tuviera, sin embargo, antes de que pudiera hacerlo, Kaizen ya lo había cortado.

– Muu.

– Y la persona detrás de ti, es Asumaya Kohaku, una de las personas que se supone que está cooperando con la investigación hecha aquí.

– Umu, puedes llamarme Kohaku-tan.

Kohaku estaba diciendo esto de una manera burlona.

– Ko…

Estando atónito ante las palabras de Kohaku, Kaizen se aclaró la garganta y miró alrededor.

– Por cierto, se suponía que había otra, la chica, ¿dónde está? ¿No me digas que escapó usando el agujero detrás de ti?

– ¿De qué estás hablando?

– …Ya veo, voy a cambiar mi pregunta… ¿Dónde está Sakura justo ahora?

Al escuchar la pregunta de Kaizen, Taiyou se quedó en blanco momentáneamente.

Ya había anticipado varias preguntas que le harían, y ya había preparado respuestas a ellas en su cabeza, sin embargo, le preguntaron por el paradero de Sakura, esto estaba completamente fuera de sus suposiciones ¿Por qué Kaizen preguntaría por el paradero de Sakura? era algo de lo que Taiyou no estaba completamente seguro en este momento, por ahora, iba a hacerse el tonto mientras seguía la situación, para conseguir más tiempo.

– ¿Sakura? ¿De quién estás hablando?

– Por favor, no pretendas ser tonto, ya sé que atacaron la residencia Juniishima esta mañana, y que también secuestraron a Sakura. Voy a preguntar una vez más, ¿dónde está ella?

– ¿Residencia? ¿Sakura? ¿De qué has estado hablando desde hace un momento?

– …¿Hasta cuándo vas a pretender que no sabes nada?

– Cosas de las no se no puedo hacer nada, es así de simple.

– Entonces, te voy a preguntar esto. ¿Por qué has venido a estas instalaciones?

– Oh, ¿es acerca de eso?

En lugar de responder Taiyou, Kohaku, que aún se aferraba a su cintura, empezó a hablar.

– Cuando un hombre y una mujer tratan de evitar la atención en medio de la noche mientras tienen sus cuerpos pegados el uno al otro… Viendo esto, ¿eres tan estúpido que no entiendes el significado detrás de esto?

– ¿Estas tratando de decir que tenían una cita en secreto?

– ¿Sería mejor si digo que estábamos teniendo sexo?

– Se…

El rostro de Kaizen se puso rojo.

-Kukuku, eres tan inocente, ¿no es así? ¿Eres virgen? Sin esperar esa expresión, sin mencionar besos, apuesto a que ni siquiera te has tomado de las manos con una chica, ¿verdad?

– ¡E-ese tipo de cosas son irrelevantes!

– Kukuku.

Aunque estaba riendo, ella no siguió con el asunto.

Kaizen estaba tratando desesperadamente de recuperar su compostura, y en lugar de Kohaku, le hizo una pregunta a Taiyou.

– Entonces, esta es la última vez que preguntaré, ¿dónde escondiste a Sakura?

– No te puedo decir cosas que no sé, ¿no te lo acabo de decir?

Respondió Taiyou.

– Entiendo, en ese caso, después de capturarlos a ustedes dos, lo averiguaremos más tarde poco a poco. Además, nos aseguraremos de atrapar a la otra mujer que escapó por ese agujero.

Diciendo esto, Kaizen volvió su mirada hacia el agujero.

– Después de capturarla. Me pregunto, ¿cuál de ustedes tres, se rendirá y confesará primero?

Diciendo esto, Kaizen levantó la mano.

¿Era esa la señal? Todos sus subordinados reaccionaron inmediatamente y avanzaron juntos.

– Por favor, mantente lejos de mí.

– Umu.

Kohaku rápidamente dejó el abrazo de Taiyou y se movió detrás de él. Aunque había un poco de sensación de pérdida, no había tiempo para que él lo pensara profundamente. Taiyou miró a los hombres que se acercaban. Era exactamente como aquellas miradas que un luchador de sumo tendría antes de enfrentarse el uno al otro.

Con eso, él cargó contra ellos a toda velocidad solo. Los hombres a los que corría eran aparentemente experimentados en el Judo y estaba tratando de atrapar a Taiyou con movimientos de agarre. Taiyou como si reaccionara a la otra parte, extendió sus manos y enredo sus dedos y los aferraba uno tras otro.

– ¡Nun!

Junto con un grito de guerra, puso fuerza en sus manos. Su fuerza que estaba en el nivel 7 fue utilizada sin restricciones, y poco después se escuchó el sonido de nudillos crujientes, seguido por el grito de los hombres de negro.

En el momento en que unieron las manos, Taiyou agarró a su oponente con suficiente fuerza para aplastar sus dedos y huesos usando su súper poder humano.

– …Puedo hacer esto.

Agarró las piernas del hombre que ahora se agachaba de dolor mientras se aferraba las manos, y lo levantó directamente al aire. A pesar de que el hombre fue entrenado como un luchador profesional, Taiyou fácilmente lo llevó fuera de la tierra como si fuera tan ligero como un poco de espuma de poliestireno.

Justo así, arrojó al hombre hacia el grupo. Sus oponentes no pudieron reaccionar ante el hombre volador, y quedó atrapado en el impacto cuando todos cayeron ruidosamente.

Incluso cuando los hombres eran todos ruidosos, Taiyou silenciosamente se acercó a ellos.

Esta fue la primera vez que sintió el sentido eufórico de la batalla. Era el primitivo sentimiento eufórico de un hombre que estaba ejerciendo la violencia.

– ¡H-Háganlo!

Kaizen estaba nervioso y rápidamente ordenó a sus hombres que se levantaran, con su orden, todos los hombres se lanzaron a la guerra.

Una sonrisa demoníaca flotó sobre su rostro mientras él giraba alegremente para enfrentar a sus enemigos de cabeza.


Capítulo 41ÍndiceCapítulo 43

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s