Capítulo 7: Dinero

Capítulo 6ÍndiceCapítulo 8


Después de completar nuestro registro de aventureros, Novem y yo encontramos una posada de precio relativamente moderado para quedarnos.

Habiendo asegurado e instalándonos en una habitación, revisamos el folleto que Hawkins nos había dado.

Su contenido era bastante simple.

[No le causen problemas a la gente]

También habían algunas cosas pertinentes a las reglas del gremio.

“… Es como si fuera orientado a niños.”

Dejé salir mi opinión honesta y Novem coincidió.

“Así es, pero cosas como esta son importantes también.”

Desde la Joya, la voz del Segundo mostró un tono de aprobación.

[¡Correcto! ¡Eso es correcto! Hay muchas personas allá afuera que no pueden seguir ni siquiera unas reglas simples.]

(Esas palabras parecen tener sus verdaderos sentimientos detrás de ellas o debería decir que tiene bastante descontentos, esa Segunda Generación.)

Lo revisé de principio a fin. Antes de cerrarlo y guardarlo, Novem también había terminado.

Entonces, decidí sacar un tema del cual tenía curiosidad.

“Novem… acerca de ese dinero.”

Antes de que pudiera terminar, la Segunda Generación me cortó desde dentro de la Joya.

[Lyle, ¡detente! ¡No preguntes acerca de eso! No, espera. ¡No quiero escuchar sobre eso!]

Pero la Primera Generación parecía curioso por lo que presionó fuertemente.

[¿Por qué es eso? Solo pregunta si tienes curiosidad. Y espera, la Casa Forxuz es actualmente un barón, ¿verdad? Deben tener bolsillos profundos, ¿cierto? ¿Eso significa que hemos sido capaces de pagarles un poco?]

Mientras la Primera Generación estaba dejando salir un tono de satisfacción, la Segunda Generación gritó.

Y junto con ello, mi mana se agotó.

[¡Estúpido! Incluso si son una casa de barón, ¡Novem-chan es una segunda hija! ¡Preparar una suma tan grande es bastante imprudente, incluso para la hija de un barón! ¡Reconoce eso!]

(… ¿Eh? ¿En serio?)

No me había dado cuenta de eso. El valor de 10 monedas de oro no era algo que yo consideraría como una suma grande.

La expresión de Novem reflejaba un poco de preocupación.

Pero sonrió mientras hablaba.

“Está bien, Lyle-sama. Definitivamente fue un gasto importante pero todavía tenemos algunas reservas.”

Al pensarlo, 10 monedas de oro realmente era una suma abultada.

Ya que yo nunca tuve tantas monedas de oro en mi, estaba un poco celoso.

“Me sorprende que tuvieras tanto contigo. ¿Era de tus padres?”

“N-no, bueno…um…”

“¿No lo fue? ¿Entonces qué?”

En ese momento, el Segundo comenzó a gritar fuertemente. Sin embargo, yo fui el único que lo escuchó.

[No sigas. ¡Eso es lo que trataba de decirte!]

Novem se tomó la cabeza. Finalmente, al darme cuenta que había preguntado algo que quizás no debería, empecé a sentir un poco de pánico.

“N-no, bueno… tenía un poco de curiosidad, así que…”

Traté de ponerle fin a la conversación, pero antes de eso, Novem abrió la boca.

“Mi padres si me prepararon algunos fondos para mi viaje pero… bueno, era mi propio viaje de fantasía así que realmente no podía aceptarlo y… así que… bueno…”

Se veía como si tuviera problemas para decir las palabras antes de que dijera algo impensable.

“La ropa y los implementos del hogar preparados para mi matrimonio con Lyle-sama… los vendí. Me disculpo profundamente por ello.”

Mirando a su desconsolado rostro, me di cuenta que había metido la pata. Además, los ancestros dentro de la Joya empezaron a murmurar entre ellos.

[¿Eh? ¿Implemento…? ¿Eh?]

El Primero estaba desconcertado.

[¡Por eso te advertí que te detuvieras!… el sentimiento de culpa es…]

El Tercero también habló.

[Esto es algo de mi era, pero las cosas preparadas para la casa con la que te casas, para una mujer, era una fortuna considerable en aquel entonces. ¿Cómo es ahora?]

La Séptima Generación habló.

[Aún es una fortuna. Es una fortuna que traes contigo de tu propia casa, y la familia con la que te casas no tiene el derecho de usarla libremente. Y espera, la familia que la envió probablemente estaba haciendo lo mejor que podía, así que… considerando el estatus actual de la Casa Walt, puede que le hayamos pedido algo Irrazonable a la Casa Forxuz.]

Escuchando eso, la Primera y la Segunda Generación gritaron.

[¡¡NOOOOOOOOO!!]

[¡Por eso te dije que no preguntaras! Para una chica, el tener todo ese dinero… ¡Tiene que haber una razón!]

[Lo siento. Siento que incluso mis descendientes te estén dando problemas… ]

[¡¿Qué vamos a hacer con este?! ¡Mis descendientes todavía están molestando a la Casa Forxuz! ¡¿Qué tengo que hacer para pagar esta deuda?!]

El Primero simplemente siguió gritando. El Segundo parecía tener una vaga idea desde el principio.

El Tercero empezó a recordar la época en la que fue cuidado por la Casa Forxuz y se empezó a disculpar.

Por su voz, el Cuarto parecía estar derramando un montón de lágrimas.

(Esto está usando mi mana de manera descontrolada… y espera, ¿mis ancestros les dieron todos estos problemas también?)

Para ellos, ayudar a la Casa Forxuz todo este tiempo, ¿no eran un clan benevolente?

Ciertamente, Novem también me estaba sirviendo.

Para casarte con una familia, incluso si no eres un noble, la familia de la novia tiene que preparar unos bienes. Yo debería sumar a ello, si es una familia decente, claro.

Pero desde el punto de vista de una chica, el matrimonio era uno de los eventos más importantes de su vida. La ropa y las pertenencias compradas para ello probablemente fueron adquiridas sin compromiso.

Para ella, probablemente era algo como su tesoro, y lo vendió y usó por mi bien.

(¿Eh? Pero espera un minuto… Para ella el poder prepararlo en los pocos días que siguieron a mi expulsión de la casa…)

Pensando en ello. ¿Acaso abrió una venta ambulante para los implementos domésticos que reunió o algo por estilo?

Al darme cuenta de ello, mi cara se puso pálida, pero Novem me consoló.

“No se preocupe. Aún eran oficialmente las pertenencias de mis padres, pero obtuve los permisos apropiados. También, para que Lyle-sama pueda tener éxito como un espléndido aventurero, era una transacción necesaria. Estoy feliz de que pude ser capaz de usarlos para eso.”

Una vez que eran comprados, los muebles eran contados como usados. Lo que es más, si ella los estaba vendiendo apuradamente, los mercaderes probablemente bajarían los precios. Naturalmente el lado de los mercaderes tendría problemas con ella viniendo tan de repente.

Comparado con el precio por el que los compraron, no hay ninguna duda que los vendió por una suma mucha más barata.

Quizás, debido a que estaban cansados con todo el griterío, la Joya estaba en silencio. No, también estaba la posibilidad de que mi mana estuviera en su límite.

Honestamente, sí me sentí considerablemente cansado.

“…¿Por qué?”

“¿Si?”

“¿Por qué irías tan lejos? Son las pertenencias que preciosamente reuniste, ¿verdad? Incluso si no fuera yo, probablemente encontrarías a otra pareja para casarte bastante pronto. Aún así… ¡¿Por qué llegaste al punto de venderlas para estar conmigo?!”

“Lyle-sama…”

Terminé desquitando un poco de mi enojo con ella.

Habiendo perdido el estatus como futura cabeza, era un hombre que fue abandonado por su familia.

Desconocía el mundo y molesté a Novem lo suficiente como para que mis ancestros estuvieran hartos de mi.

Si buscas por algo que el actual yo haya construido a lo largo de los años, no hay nada. Ni estatus ni dinero. Simplemente no podía entender por qué Novem se pegaría a un hombre como ese.

Cuando mis padres comenzaron a tratarme de manera fría, gradualmente presencié a las persona a mi alrededor distanciarse de mi. Incluso en ese tiempo, tenía la sensación de que Novem seguía a mi lado.

Apostando en la posibilidad de que me convierta en el siguiente heredero…

Pero ahora mismo, honestamente no tengo nada. Que ella todavía me siguiera era algo que no podía creer en algún lugar de mi corazón.

“¡No hay ningún valor en tratar de servirme! Contra mi hermana pequeña… contra Celes, perdí, ¡y mi familia me echó! ¡Soy un hombre tan débil e idiota! ¡Yo… no tengo ningún valor!”

“…”

Novem me miró con toda sinceridad. Ante sus ojos violetas, aparté los míos. Tenía miedo de verla rindiéndose conmigo.

Desde aquel entonces, me esforcé impulsado por el miedo. Me esforcé para que no me desecharan nuevamente.

Pero el esfuerzo siempre fue fácilmente superado. Cada vez que pasó, simplemente traté más fuertemente que antes.

… Incluso cuando sabía que nunca sería recompensado.

Siempre estuve solo.

Entonces, Novem me habló.

“… Es porque siempre estuve observando.”

“¿Eh?”

“Cuando éramos pequeños, Lyle-sama realmente podía lograr cualquier cosa y era tan amable… ¿Recuerda? En aquel entonces, estaba sola e incluso cuando fui llamada a la mansión del Conde-sama, no pude acercarme a ningún niño.”

Mis recuerdos de niñez son todos buenos para mi. Pero debido a la angustia que sentí, gradualmente empecé a olvidarlos.

“Ahora que lo pienso, tienes razón. Pero mientras estabas sola, eras bastante cuidadosa con tus alrededores, y para atraer la atención de la gente a menudo le jugabas bromas a los hombres, ¿verdad?”

Al intentar ganar atención a través de travesuras, ella simplemente se apartó aún más. Como sucesor de la casa de un Conde, recuerdo tratar de mediar sus disputas.

Es un recuerdo de mi niñez.

(Esa época puede que haya sido la más disfrutable de mi vida.)

“Siempre lo intentó lo mejor que pudo, e incluso después de recibir una recepción fría de su familia, nunca se rindió… Mirando eso, yo decidí dar lo mejor de mí también.”

A partir de los diez, fui separado de mis alrededores. Y terminé viviendo, la mayoría del tiempo, solo.

Tengo recuerdos de Novem estando cerca mio, pero con los rumores sobre mi siendo esparcidos, nunca la llamé.

“Fue cuando tenía trece. Fui llamada por mis padres para decirme que mi matrimonio con Lyle-sama había sido establecido. Estaba feliz. Feliz de que podía ayudarlo estando a su lado.”

“… Pero fue todo en vano. Mi esfuerzo fue inútil en frente de esa chica.”

Debido a la reciente pérdida de mi mana, mi visión se volvió confusa.

El que yo haya dejado salir mi enojo fue debido a que mi sentido de autocontrol estaba declinando… creo.

Lágrimas estaban empezando a salir.

“No hay nadie… que estará cerca de mi.”

“Siempre estuve observando, Lyle-sama. Dio lo mejor.”

“Pero me echaron… perdí todo.”

Inconscientemente me seguí quejando, pero Novem me acarició suavemente el hombro.

“Estoy aquí. Estoy a su lado.”

“Mis padres no me necesitan. Nunca me cuidaron… todo lo que quería eran sus elogios, y aún así…”

Mis lágrimas estaban cayendo descuidadamente. Los sentimientos que había guardado en lo profundo de mi corazón habían empezado a elevarse, haciendo mi estado de ánimo un poco más ligero.

“Lo estaba observando. Estaba espléndido, Lyle-sama. Sin importar el tiempo, nunca se rindió e incluso cuando tenía miedo, siempre estaba de pie. Es una espléndida persona.”

Cierto…

Tenía miedo.

De la existencia de mi hermana.

El ser perfecto llamado Celes era realmente aterrador. Pero no podía soportar escapar. Incluso si sabía que perdería, la desafiaría.

Y así, perdí todo.

Ahora, está empezando a no importarme. Pensé que todo se solucionaría de una forma u otra, pero la sociedad no es ese tipo de entidad.

Para alguien como yo, no estaba seguro dónde estaría si Novem no estuviera aquí.

“Tiene valor, Lyle-sama. Puedo decirlo con confianza. Así que hagamos lo mejor que podamos juntos.”

“…Si”

Esa noche me quedé dormido, mientras todavía me aferraba a Novem…

[No hay nadie que me cuide]

[Perdí todo…]

[Pero Novem-chan está a tu lado.]

[¡Aquí es donde deberías pararte por ti mismo! ¡No actúes tan consentido!]

El Primero, el Cuarto y el Tercer estaban cantando, y por último, el Segundo me gritó.

El segundo día en Dalien, tomamos el curso para novatos en el gremio, compramos los artículos que necesitábamos, y dormimos en preparación para mañana.

Pero me dijeron que una reunión de emergencia iba a ocurrir así que me arrastraron a la sala de reuniones.

En la mesa circular rodeada por ocho habitaciones, cuatro personas estaban bailando mientras me probaban.

“A-así que estaban escuchando…”

Es embarazoso. Ridículamente embarazoso.

Era tan embarazoso que no podría mirar a Novem a los ojos a la mañana siguiente. Cuando la noche cayó, los ancestros comenzaron a probarme sobre un recuerdo embarazoso.

[¡Nosotros somos los que se deberían sentir avergonzados aquí!]

El Primero había estado cantando fuertemente, pero su rostro cambió completamente mientras me gritaba.

“¡También estaba avergonzado! Pero mi mana fue drenado y estaba cabezeando inestablemente, y mi estado de ánimo también estaba bajo así que no podía hacer nada dada la situación.”

Reprendí con toda mi fuerza pero los ojos alrededor mío eran fríos.

La Séptima Generación…

[B-bueno… fue echado de la casa a la edad de quince años, así que Lyle todavía es un niño, ¿verdad?… ¿A-así que te sentías solo, Lyle?]

“¡Detente! ¡No necesito tu simpatía! ¡Me hará sentir innecesariamente avergonzado!”

Mientras cubría mi rostro con ambas manos, descubrí que mi cabeza estaba caliente.

Mi cara definitivamente se había puesto roja ahora mismo.

En la sala de reunión, quizás la Quinta Generación estaba irritado por lo que forzó su voz.

[Volvamos al tema principal. Lo han probado lo suficiente, ¿verdad?]

El Cuarto se bajó de la mesa y volvió a su asiento.

[Eso es correcto. Tenemos un material de prueba para más tarde así que terminemos por hoy.]

La Primera Generación lo dijo con un tono de satisfacción, pero habiéndolos tenido viendo mis momentos más embarazosos, no me podía quejar.

(Esto definitivamente será traído en futuras conversaciones. Estos tipos…)

“Y entonces, ¿cuál es la reunión urgente?”

Quería terminar con esto lo antes posible así que llevé la conversación al tema principal.

Entonces, la Cuarta Generación inició su rol como facilitador y rompió el hielo.

[Lyle… ¿por qué no te casas con Novem-chan ahora?]

“Si, casarnos, eso es. Ya veo… ¿Eh? ¡¿Casarnos?!”

Miré a la Quinta Generación.

Por lo general, el Quinto no favorecía a Novem.

Así que acerca de su opinión en el tema…

[Cásate ya con ella. Y espera, creo que será difícil para ti encontrar a alguien aparte de esa niña. Conoces los preceptos de la Casa Walt, ¿verdad?]

Los preceptos de la Casa Walt eran algunos criterios por los cuales se escogía a una mujer para la Casa Walt.

Habiendo sido implementados, aparentemente, por la Primera Generación, aún se mantenían con fuerza en la Casa.

“L-los conozco. Y Novem definitivamente cumple los requisitos, pero…”

Los preceptos de la Casa Walt son…

-Para que una mujer sea bienvenida como esposa debe, primero que todo, tener una apariencia superior.

-Segundo, ser saludable.

-Tercero, tener un cuerpo fuerte.

-Cuarto, tener una buena cabeza sobre sus hombros.

-Quinto, tener buena piel.

Esos cincos. Y desde que nos convertidos en la casa de un Conde, se agregó uno relativo a la magia.

-Sexto, debe sobresalir en la magia.

Parece que la Quinta Generación agregó ese.

La Segunda Generación continuó recomendándola firmemente.

[Puede que hayas sido exiliado de la Casa Walt, pero no importa como lo mires, la siguiente cabeza tiene que ser Lyle, ¿verdad? Todavía es la continuación de la familia. Yo también pasé por algunos problemas, pero si dejas escapar a Novem-chan, dudo que encuentres a alguien más. Y espera, si no te vas a casar después de todo eso, en serio te maldeciré como hombre muerto.]

La Sexta Generación tomó el control.

[Pongamos las maldiciones y ese tipo de cosas de lado por ahora. Y entonces, no hay objeciones para este matrimonio, ¿verdad? Ve a hacerlo tan pronto como puedas.]

“N-no, no es que no me guste Novem. Pero incluso si me dicen eso tan de repente, no tengo la aptitud o nada como eso.”

Luego, el Tercero habló.

[Entonces tienes que esforzarte mucho a partir de ahora. Si has recibido una educación apropiada, entonces deberías ser capaz de manejar la mayoría de las cosas hasta cierto punto. Bueno, nunca tuve problemas encontrando a una novia así que realmente no lo sé, pero aparentemente es bastante espantoso, ¿verdad?]

Escuchando eso, el Segundo explotó.

[¡Eso es porque yo soy el que la encontró para ti! ¡Para que no tuvieras tantos problemas encontrándola! ¡¿Qué tan duro crees que trabaje para eso?!]

Mientras la sala de reuniones se estaba calentado, el Primero dijo algo bastante importuno.

[Hey… ¿qué es un precepto?]

Como si realmente no lo comprendiera, movió su cabeza y miró a todos a los ojos.

“¿Eh”

[…Oy…]

[Uwah.]

[Qué diablos]

[Tenía el presentimiento que diría algo como eso.]

[¿Por qué la Primera Generación no sabe?]

[Espera un segundo. ¿No fueron los criterios impuesto por el Primero?]

Todos estaban impactados. No, solo la Segunda Generación estaba temblando de enojo, se veía como si fuera a explotar.

El Primero desconocía por completo todo esto.

[Novem-chan es una buena niña así que creo que lo mejor es que te cases. Pero ¿qué es todo eso acerca de preceptos? ¿Había alguna restricción al escoger parejas para el matrimonio? ¿Qué idiota creó esas estúpidas reglas?]

El segundo se levantó y señaló con el dedo.

[¡Fuiste tú, imbécil!]

[¿Eh? De ninguna manera.]
Al parecer, la Primera Generación no tenía recuerdos de aquellas reglas.


Capítulo 6ÍndiceCapítulo 8

2 pensamientos en “Capítulo 7: Dinero

  1. Jajaja, esa vieja Primera Generación es la bomba =) :
    “¿Qué idiota creó esas estúpidos reglas?” “¡Fuistes tú, imbécil!” Ahora se comprende por qué la Segunda Generación tiene esos roces con ese viejo ‘imbécil’…

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s