Capítulo 11: El Inicio de la Casa Walt

Capítulo 10ÍndiceCapítulo 12


Habiendo experimentado el Crecimiento, y habiéndole mostrado a Novem y a Aria un lado doloroso de mí mismo… así también como a los ancestros, entré en la sala de conferencias de la Joya para cumplir mi promesa con el Primero.

A diferencia de lo habitual, el Primero estaba parado en frente de su habitación.

Y hoy, el Segundo estaba sentado en la mesa.

“Qué raro, Segundo.”

Cuando dije eso, recibí una respuesta corta.

[Sí.]

El Primero estaba sonriendo.

Me pregunté si los dos habían peleado como siempre. Con eso en mente, pregunté qué había pasado.

“¿Pelearon nuevamente? ¿Por qué fue esta vez?”

El Primero sacudió la cabeza.

[Como si todo lo que hiciéramos es pelear. Solo hablamos un poco sobre el pasado y dijimos lo que queríamos. Ahora vamos, Lyle. Oh, cierto.]

El Primero abrió la puerta de su propia habitación, pero antes de entrar, llamó al Segundo.

[Te dejaré el resto a ti, Crassel.]

El Segundo apenas lo despidió con la mano. Este tipo de ida y vuelta con estos tipos era bastante raro, pensé.

(Por lo general no hacen nada más que pelear. Que raro.)

Mientras pensaba eso, pasé a través de la puerta con la Primera Generación, para encontrar un viejo paisaje urbano que se extendía ante mí,

Habían incluso algunos lugares en donde el pavimento se estaba desmoronando.

El estilo era bastante viejo, y el territorio de la casa Walt estaba mucho más desarrollado.

E incluso habían personas caminando alrededor, viviendo cotidianamente.

Pero…

“¿No puedo tocarlos?”

Cuando repentinamente intenté esquivar a una persona que venía hacia mí, mi hombro fue empujado contra una pared.

Pero no sentí nada.

[Estos son mis recuerdos, o quizás, el interior de mi memoria. La cantidad de cosas que puedes tocar es limitada, y es inútil sin importar las veces que intentes hablar con estas personas. Hey, vamos.]

Mientras miraba la avenida principal, el Primero se adelantó.

Seguramente era un lugar en el que nunca había estado.

(¿Es este el pasado del estado? No, para las memorias del Primero, la escala es baja. Puede que sea un poco crudo, pero la escala del área está al nivel de una ciudad.)

Si piensas en lo extenso del territorio, la tierra de la Casa no debería haber avanzado hasta este punto en la época del primero.

Siguiendo al Primero, salimos del camino principal hacia un camino estrecho.

Ahí, habían cuatro o cinco edificios alineados, haciendo parecer al cielo pequeño y a la carretera estrecha.

No podía oler nada, pero el camino se veía sucio.

“¿Dónde es esto?”

[¿Ah? Es la capital imperial de Centralle. Alrededor de hace doscientos años, ¿supongo?]

Al escuchar eso, estaba un poco sorprendido.

“¡Doscientos años!”

[No estés tan impactado, chico. Nací hace cincuenta años en la historia del reino, sabes. Ahora mismo, estamos en alrededor de trescientos, ¿verdad? Algo como eso no es para nada impactante.]

“C-cierto.”

Nunca había estado demasiado adentro de Centralle, pero me empecé a preguntar qué clase de lugar era.

Y cuando salimos del callejón, llegamos a un área residencial, en donde habían casas alineadas.

“¿Esto es?”

[La casa de mis padres. Lo de recién era un atajo, así que lo tomamos.]

Al escuchar eso yo…

(Así que aquí es donde estaba la casa noble Walt de la capital… bueno, ya no estamos relacionados con ellos, escuché.)

Escuché que nos volvimos independientes, y cortamos todos los lazos.

Por supuesto, con ellos siendo nobles imperiales, no es como si pudieran actuar demasiado amigables con una casa de Conde de provincia, la casa Walt.

Quiero decir, creo que esta casa Walt era la casa de un caballero en la capital.

Aún si los llamas nobles, eran la punta del iceberg, sin cargos directivos.

“¿Entonces qué hacemos aquí? O espera, ¿tienes algo que mostrarme?”

Cuando dije eso, el Primero asintió en silencio.

Y sus ojos estaban dirigidos hacia adelante.

Ahí, viendo a una mujer de caballo rojo… Aria… desde lejos había un joven que llevaba una gran maleta en la mano.

Su edad probablemente estaba en el principio de sus veintes.

[… Ese soy yo.]

“¡D-de ninguna manera!”

No creo que haya sido malo de mi parte estar sorprendido. Quiero decir, su versión joven se veía como un joven amigable. Su pelo estaba ordenado y su rostro afeitado.

No había nada que apuntara a su estilo barbárico.

[¡N-no es una mentira! De esa forma, ocasionalmente observaba a Alice-san. ¡Juré que algún día crecería de ser el tercer hijo de la casa de un caballero, y resolvería mi corazón para algún día venir por ella!]

Parece que él era sorpresivamente puro.

Y la escena cambió.

Allí, una joven Primera Generación estaba viendo un folleto para el reclutamiento de las fuerzas pioneras que estaba pegado en una pared.

Y el jóven Primero gritó.

[¡Esto es! ¡Con esto puedo ser promovido y finalmente llegar al lado de Alice-san!]

Se alejó con alegría.

[Fue en ese momento. Fui a comprar una gema azul en descuento. Las otras eran caras, pero estas no eran populares, así que eran baratas. Y espera, no había nada como una herramienta mágica en mi época, así que si querías habilidades, no había nada que pudieras hacer aparte de comprar una gema. Si no grababas nada en ella más tarde, no tenía ningún sentido. No lo sabía en aquel entonces.]

La razón de la compra de la Joya era debido a que era impopular y barata…

Como siempre, esa era toda una razón.

[Es mejor que no tener nada, ¿verdad? Aún así, realmente quería una roja, sabes.]

Tomando la gema azul barata con la mano, el joven Primero miró con ansias las rojas y amarillas que estaban etiquetadas con precios más allá de su alcance.

El Primero se miró a sí mismo, y lo encontró repugnante.

[Quizás esto fue un error. Por supuesto, no es como si hubiera tenido más opción. Para una pequeña casa de Caballero, sin posición directiva, éramos una familia de bajos ingresos viviendo de la pensión. Odiaba una casa como esa. Quería algún día volverme independiente y hacerlo grande… eso es lo que pensaba.]

La escena volvió a cambiar, y esta vez, parecía que habían pasado algunos años.

En un bar en Centralle, un joven Primero, que se veía un poco más salvaje que antes, estaba llorando con su bebida.

“… ¿Qué ocurrió?”

[… Regresé a Centralle por un tiempo. La villa estaba empezando a tomar forma, así que pensé en llevarle una propuesta de matrimonio a Alice-san.]

El resultado fue justo lo que ya sabía.

La ancestro de Aria, Alice-san, se casó con la casa Lockwarde.

[Estaba empezando a odiarlo todo.]

“Recibo ese sentimiento de ti.”

El joven bebiendo licor ante mí siguió derramando lágrimas, mientras ordenaba más, una y otra vez.

Había convertido el dinero de su proposición en dinero para beber. Escuché el susurro del Primero mientras sujetaba su cabeza con las manos.

(Eso no está bien, ¿verdad? Para hacer algo como eso tan de pronto. Debería haber adelantado la conversación o haber seguido en contacto… y espera, la diferencia en sus estatus aún era demasiado grande, así que habría sido rechazado en la puerta.)

Amor a través del rango.

Sin el destino sujetándole la mano, el primer amor del Primero llegó a su fin.

Y esta vez cuando la escena se deformó, un paisaje tranquilo se extendió ante mí. Se extendía, pero en él, se estaba llevando a cabo una batalla acalorada.

Una joven Primera Generación con estilo barbárico estaba intercambiando golpes con otro que vestía pieles similares.

“… ¿Qué se supone que es esto?”

[¿Hmm? Ah, es eso. El territorio de aquellos que no siguieron la regla del reino desde el principio, y el mío, se superpusieron. En ese caso, tienes que decidir a quién le pertenece, ¿cierto?]

“No, incluso si le llamas a hablar con tus puños la forma natural de resolver ese tipo de problemas… ah, ganaste.”

El Primero golpeó su camino hacia la victoria, y de esa forma, elevó un grito de guerra, mientras los bárbaros alrededor de él se arrodillaban.

Incluso el hombre con quien estaba peleando se arrodilló ante él.

[Qué nostálgico. En aquel entonces, incluso pensar se volvió detestable, así que solo cumplí mi trabajo.]

De esa forma, el tiempo avanzó hacia adelante, y una Primera Generación un poco más curtida que antes, estaba teniendo una competencia de bebida.

Entonces, gritó.

[Ya ves, ¡la esposa que voy a tomar tiene que ser una belleza! ¡Saludable! ¡Y tiene que tener una buena cabeza, y  piel! ¡No me interesa nada más! ¡Escuchen, esos son los preceptos de la casa Walt!]

Con la bebida como combustible, dejó escapar algunas cosas escandalosas.

Al verse, el Primero suspiró.

[Esta es esa vez… Ya no quería tener que lidiar con algo como el matrimonio. Quiero decir, no podía pensar que había una mujer allá afuera mejor que Alice-san.]

“Realmente eres cruel. Debido a esto, todas las futuras cabezas pasaron por un infierno para casarse.”

[… Oy, ¿en serio pensaste que yo creía que me tomarían seriamente estando borracho?]

Eso es lo que dijo el hombre, pero la gente que estaba sentada alrededor parecía haberlo tomado en serio.

Hey, ¿la hija de quien aquí cumple esas condiciones?

Ah, la hija de mi localidad no es muy inteligente.

Mi hermana es un poco enclenque.

Ellos empezaron una discusión seria.

Y dentro de ellos, había un único hombre que se veía decente. Era más viejo que el Primero, y se llevó la mano a la frente con una expresión de preocupación en el rostro.

Su traje era más espléndido que el de lo civiles alrededor, y tenía algo de dignidad en él.

[Ah, esa persona de ahí es el viejo. Su territorio estaba cerca, y me enseñó algunas cosas. Al final, esta persona dependió de su influencia para traerme una esposa noble.]

Por [viejo] probablemente se refiere a la cabeza de esta generación de la casa Forxuz.

Se veía como una persona bastante decente. Al verlo pasar por problemas debido a la Primera generación me hizo sentir que necesitaba disculparme.

“Así que dependías de la casa Forxuz en aquel entonces también. Me pregunto qué tan lejos van las deudas de nuestra casa Walt con ellos.”

[Él era una buena persona, sabes.]

Habiendo fracasado con mi sarcasmo, suspiré.

Cuando la escena cambió, una amplia villa estaba ardiendo.

La Primera Generación manejó una gran espada mientras peleaba contra el monstruo en frente de él… con piel pálida, una poderosa mandíbula y largas extremidades, era una subespecie de dragón.

Solo la longitud de la espada en su mano era más larga que una persona.

“Esa espada es…”

Fui instantáneamente capaz de reconocer las similitudes que tenía con la espada que saqué de la Joya.

[Un monstruo así de grande vino a la villa. Incluso cuando reunimos a todos los hombres disponibles, parecía imposible. Por eso le planté cara.]

Con la espada larga en su mano, la Primera Generación gritó el nombre de su habilidad mientras empezaba a pelear contra el monstruo.

Con una bestia que medía muchas veces su tamaño, confió en el impulso y el peso de su arma para cortarla.

Si figura era verdaderamente la de un héroe.

[Full Burst… esa era mi carta de triunfo. Podía elevar mis habilidad dos o cinco veces más.]

“¿Eh? ¿Tanto? Tengo la sensación de que no era tan alto cuando la usé. Pero si elevas tus habilidades tanto, ¿no hay efectos secundarios o algo?”

[¿Hah? ¡Como si lo supiera! Solo ignora los efectos secundarios. ¡Ignóralos!]

Ante la opinión del Primero, puse una sonrisa forzada.

[Por lo general ahorro mi mana, y lo hago explotar de golpe cuando la uso. Eleva mis habilidades en proporción con lo que sea que ahorré de mana. Para mi, sería alrededor de dos o tres veces mis habilidades en un mes, pero probablemente será más rápido para ti.]

Entre nosotros, la cantidad de mana que poseíamos estaba demasiado lejos.

Desde el Quinto en adelante, tomando la linea de sangre de los magos, nos convertimos en nobles capaces de usar magia.

Mientras estábamos hablando, el Primero finalmente se las arregló para cortar la cabeza de la subespecie de dragón y salir victorioso.

Y un niño se acercó a él.

… Probablemente era el Segundo.

[… Supongo que era alrededor de esa época. Papá es asombroso, o algo como eso era lo que decía. Hasta entonces, no podía hacer nada paternal para él, y no fue fácil para mi esposa. Así que quería ser capaz de dejarle algo a ellos dos.]

El niño Segunda Generación parecía ser alguien que admiraba la figura de su padre.

Y los tiempos cambiaron nuevamente.

La villa se había expandido incluso más, pero mi impresión era…

“¿No es eso completamente irresponsable?”

[…]

El Primero se quedó en silencio.

Mientras la Primera Generación estaba haciendo trabajos en el campo, una crecida Segunda Generación le gritó.

[¡Por favor dame un descanso! Estás irresponsablemente expandiendo la tierra… debido a eso, ¡hay algunas peleas entre la gente! ¡Por qué no piensas por un segundo!]

Y desde esa escena, el tiempo avanzó aún más y nos encontramos en el interior de la mansión.

La finca en la que vivía la Primera Generación era ridículamente modesta en comparación con la de la actual casa Walt.

El Primero estaba a punto de salir con una herramiento de jardín en la mano, y pasó al lado de una silenciosa Segunda Generación.

Los dos eran incapaces de mirarse a los ojos.

[… Fue un error, ¿verdad? Solo quería dejarles algo detrás, pero al final, todo lo que le dejé al chico fueron problemas con el territorio.]

Sus campos extendidos al azar causaron problemas entre la gente, pero el primero los silenció con su carisma y fortaleza.

Aquel que trabaja más que cualquiera era el Señor Feudal, la Primera Generación… Basil Walt, y nadie se opondría al héroe que salvó a la villa una y otra vez.

Pero parecía que su insatisfacción estaba dirigida hacia el Segundo.

[Solo quería dejarlos comer un poco más. Corté los bosques, y expandí la tierra… para cuando me di cuenta, no había dejado nada más que problemas. Nadie vendría a quejarse conmigo. Pero esas quejas no estaban dirigidas hacia ese sujeto.]

“Fundador…”

[En aquel entonces, él me había ignorado hasta el final. Habiendo venido aquí, cuando empezó a quejarse conmigo… estaba honestamente feliz. Solo fui capaz de tener una familia gritando con él cuando era niño, sabes.]

Parece que su actitud habitual de pelearse era más decente que la forma en la que se habían tratado en el pasado.

Los dos deben ser gente incómoda.

Y la escena volvió al Primero peleando contra el dragón, y se congeló ahí.

[En mi época, nos estábamos recuperando del caos, e íbamos a hacer que las épocas venideras fueran más abundantes. Habían muchas villa envueltas en la guerra, así que establecimos pioneros. Reclamando la tierra. Sin embargo, la comida era escasa, y no era raro que hubiera un problema con la hambruna.]

Había escuchado que fue una época dura.

Que cuando la casa Walt estaba reclamando tierras para sí misma, fue una era implacable. Cuando mi padre todavía era bueno conmigo, me contó ese tipo de historias.

También habló de la grandeza de la Primera Generación, quien levantó una villa como esa.

Dejando las razones a un lado, él realmente fue una gran persona.

[Lyle, ¿alguna vez has tenido problemas con la comida?]

Para ser honesto, no.

Incluso cuando estaba distanciado del resto de la familia, aún era alimentado.

Incluso después de que me echaran, Zell y Novem estaban ahí, así que nunca experimenté hambruna.

(Él definitivamente estará molesto.)

Si querías llamarlo un lujo, definitivamente era uno.

Desde el punto de vista del Primero, quien pasó por ese tipo de problemas, yo, quien no tuvo problemas de comida aún cuando había sido echado a la calle, no debo ser bueno para la vista.

Aún así, al ver mi debilidad, debe estar furioso.

“… Nunca. Nunca he estado hambriento. Por supuesto, incluso en momentos difíciles fui capaz de conseguir una comida.”

Me preparé a mi mismo para lo que sea que fuera a decir, pero cuando se volteó hacia mí, el Primero estaba sonriendo.

[Ya veo. Entonces todo está bien. Mis descendientes nunca tuvieron problemas con la comida. ¡Entonces todo lo que hice no fue un completo desperdicio! ¡Escuché algo agradable al final!]

La sonriente Primera Generación produjo una espada desde algún lugar y me la presentó.

Era la plateada que emitió una luz pálida en ese momento.

La espada que cortó al orco rojo de un golpe.

[Déjame enseñarte mi última habilidad. Estabas dando vueltas cuando la usaste en aquel entonces, así que déjame enseñártela apropiadamente. El nombre de la habilidad es [Full Burst]. Libera todo el mana que normalmente almacenas de una vez, y eleva tus habilidades de manera explosiva. Intenta pelear con ese de allá.]

El Primero apuntó a la subespecie de dragón.

No era capaz de volar, y era más bien un monstruo que se parecía, pero un dragón es un dragón.

Son oponentes peligrosos.

“¿Eh? Pero no he almacenado mana.”

Cuando dije eso, el Primero puso su mano en mi cabeza. Después de que mi cabeza fue violentamente sacudida, un poder empezó brotar en mi cuerpo.

[Incluso yo fui capaz de hacerlo. Si eres tu, entonces lo harás mejor… ¡hazlo!]

Diciendo eso, el Primero golpeó mi espalda con la palma de su mano.

Mientras avanzaba inseguro, el dragón que hasta ahora estaba congelado, comenzó a moverse. Antes de notarlo, la Primera Generación de los recuerdos había desaparecido.

“Oh, dios. ¿Por qué tiene que sacar esas cosas tan de repente? ¡Por favor, piensa en cómo me siento al ser arrojado en una situación como esta!”

Mientras me apresuraba hacia adelante con la espada en mano, la balanceé.

Sin importar como lo veas, era una espada que no debería ser capaz de balancear, pero quizás por los efectos de su habilidad, podía hacerlo fácilmente.

(Para él poder usarla sin efectos secundarios, solo puedo llamar a eso trampa.)

Cuando el dragón trató de aplastarme con sus patas delanteras, retrocedí y usé magia.

[¡Fire Bullet!]

Desde la punta de mis dedos, bolas de fuego fueron disparadas una después de la otra, pero cada uno de los disparos fue excesivamente poderoso.

Cuando golpearon al dragón, explotaron, e incluso esa gran figura vaciló y fue empujada hacia atrás.

De esa forma, continué con mi segunda magia.

También quería confirmar mi rendimiento. Puesto que mis habilidades fueron capaces de elevarse debido a la habilidad, quería ver qué tan poderosas se habían vuelto…

“¡Lighting!”

Mientras un relámpago púrpura atacaba al dragón, los alrededores se iluminaron.

Era la luz de la habilidad, pero elevó su poder al punto en que incluso me sorprendió a mi.

Fue mejor de lo que había imaginado.

“Esto es… tendré que acostumbrarme a usarla.”

Si lo hacía mal, incluso mis aliados se verían afectados. Con ese pensamiento en mente, me entró un sudor frío. Y después de correr hacia adelante, di un salto.

El dragón quemado giró la cabeza a la derecha y a la izquierda para encontrarme.

Pero en ese momento, estaba sobre su cabeza… justo encima de él.

Bajé la gran espada y golpeé su cuello.

El mismo método que el Primero usó al final.

Y cuando los efectos de la habilidad desaparecieron, la espada comenzó a sentirse extraordinariamente pesada y se incrustó en el suelo. Mientras seguía sujetando el mango, intenté levantarla.

“Como pensaba… es difícil.”

Cuando dije eso, el Primero caminó hacia mí. Al verme, sonrió.

[¡Si puedes hacer eso, el arma no será un problema! Como esperaba de mi descendiente.]

Poniendo mi respiración en orden, levanté la espada que había recuperado su peso original sobre mi hombro.

El Primero levantó su mano derecha.

Sintiendo algo, levanté mi mano derecha también. Con mi mano izquierda enterré la espada en el suelo.

De esa forma, el Primero chocó manos conmigo con toda su fuerza.

Mi mano me dolió pero la sensación no era mala.

[Lyle… ¿has decidido un objetivo?]

Habiéndome dicho eso, recordé las conversaciones que había tenido con el Primero. Cuando me quedé callado, incapaz de responder, el Primero sonrió y susurró. “que así sea.”

[Tendrás que decidir lo que quieres hacer. Incluso puedes irte y volverte independiente si quieres. Puedes levantar una villa y convertirte en un señor feudal si quieres. Vivir una vida tranquila con Novem-chan tampoco suena mal. Aunque personalmente me gustaría que cuidaras de Aria-chan también. También… puedes desafiar a esa Celes si quieres, sabes.]

Al escuchar sobre Celes, se sintió como si algo hubiese sido grabado en mi corazón.

Mi miedo estaba siendo revivido.

Pero a alguien como yo, el Primero le habló con un tono lleno de expectativas.

[Si hay alguien allá afuera que podría detenerla, debes ser tu. Bueno, solo haz lo quieras. Pregúntale a los otros sobre lo que venga.]

“¿Eh?”

[Mi rol termina aquí. He dicho lo que quería y probablemente estará bien si te dejo el resto a ti. En vez de alguien como yo, serás mucho más confiable.]

No fui capaz de comprender lo que estaba diciendo.

No, quizás simplemente no quería aceptarlo. El hecho de que la Primera Generación iba a desaparecer de mi vida.

Y traté de detenerlo.

“Por favor espera. Todavía necesito a la Primera Generación… ¡Todavía necesito el consejo de Basil Walt! ¿Por qué no salvarme con tus instintos? ¡Tus instintos son increíblemente agudos, sabes!”

Mi voz sonó como si se estuviera quebrando.

Pero no fui capaz de entender por qué quería llorar.

[No tengo sabiduría, o técnica. Y también… si son instintos, el Segundo no está muy alejado de mí. Quiero decir, ese sujeto es mi hijo. Oh, cierto, ¡tu también eres mi descendiente!]

Gahahaha. La forma en la que se rió dejaba la impresión de que no había dejado ningún arrepentimiento.

[Después de todo, solo somos recuerdos dejados por las habilidades. Los reales murieron hace mucho tiempo. Somos las habilidades en la Joya… una vez que transmitimos todo nuestro conocimiento, ese es el final para nosotros.]

Una vez que lo transmitan, desaparecerán. Se desvanecerán.

“¿Entonces tú… lo sabías?”

Mi voz se estaba sacudiendo.

[No, es solo una corazonada. Parece que esos sujetos también tienen un vago indicio de ello, así que será mejor que les preguntes por las cosas específicas.]

Le extendí mi mano y el habló.

[Mi habilidad ya es tuya. Úsala como quieras, Lyle… y no pierdas.]

¿No pierdas con qué?

Estaba a punto de preguntar, pero antes de que pudiera dejar salir mi voz, el escenario alrededor de mí cambió.

En la misma habitación de siempre de la Joya, puse mi mano en la puerta donde una vez estuvo la habitación del Primero.

Con su pie descansando en la mesa, el Segundo me llamó.

[No llores, es desagradable.]

“¿Eh?”

Habiéndome dicho eso, toqué mi cara y descubrí que estaba llorando.

[Él te enseñó todo. Su rol terminó.]

“¡A-aún así! Esta es una Joya, ¿verdad? ¿Entonces por qué está en una forma como esta? Si solo enseña, entonces una gema funciona lo suficientemente bien. ¡No puedo entender el significado de ustedes apareciendo sólo para desvanecerse!”

Ante mi grito, el Segundo dio una respuesta desinteresada.

[… Una gema no puede transmitir todo. Sin ser capaz de grabar lo completo de una habilidad, todo lo que te permite usar es una porción pequeña. Estamos aquí para enseñarte las habilidades . Por eso existimos en este espacio. ¿Lo sabías? Nuestras memorias terminaron el último momento en que los reales tocaron la gema. Lo que quiere decir que solo recordamos hasta el punto en el que la entregamos a la siguiente generación.]

Al escuchar eso, me sorprendí.

Los ancestros existen aquí para nada más que para enseñar las habilidades. No, la habilidades estaban imitando su forma.

[También es extraño que incluso podamos hablar contigo sin problemas. Las palabras que deberíamos estar usando se remontan a doscientos años atrás, sabes. Tu dijiste que ese libro antiguo era difícil de leer, y aún así, eres capaz de mantener una conversación normal conmigo. ¿A qué crees que se debe?]

En cuanto a los pensamientos del Segundo, llegué a una respuesta.

Debido a que de otra manera no tendría sentido.

Para poder transmitirme las habilidades, los ancestros adecuaban sus palabras con las mías. Cuando los tiempos cambian, las formas de hablar también lo hacen.

Eso quedó más que claro cuando vi los escritos del pasado. Palabras que una vez fueron populares… palabras cuyo significado cambió, pero de esta forma, era capaz de conversar sin ningún problema.

Y eso era solo porque la Joya tenía un mensaje que quería transmitirme.

… Ese era el rol de la Joya.

[¿Te diste cuenta? Así es. Nosotros existimos con ningún otro propósito a parte de enseñarte las habilidades. Te enseñamos cómo usarlas e incluso sus usos efectivos.]

Noté que la gran espada había dejado mi mano.

Y estaba flotando en el espacio en donde una vez estuvo el Primero.

Su silla había desaparecido, y su puerta desvanecido… encima de la mesa, en el espacio en el que una vez se sentó, simplemente flotaba.

Una gran espada plateada, con una Joya azul incrustada.

Esa espada era la prueba de que el Primero me había reconocido.

“Por qué… en ese caso, por qué ustedes… si era solo enseñarme, ¡por qué no solo lo hacen! ¡¿Por qué se involucraron tanto conmigo e hicieron que tuviera que pasar por emociones tristes como esta?!”

Al principio, lo odié.

Él era ruidoso, y hubo momentos en los que pensé en él como nada más que dolor.

Pero… me enseñó varias cosas.

Me reconoció.

Aún así…

Cuando colapsé en ese lugar, el Segundo habló.

[Eso es lo que hubiéramos querido hacer también. Pero… con nuestras memorias, esta cosa maldita incluso recordó nuestros corazones. No podíamos simplemente dejarte solo. Y la Primera Generación… Basil Walt te dejó con nosotros.]

No podían abandonarme, dijo el Segundo. No sabía como se suponía que tenía que responder.

Era lamentable.

Al final, ni siquiera pude decirle mi objetivo, y le di una despedida lamentable.

“… ¿Nos encontraremos nuevamente?”

[… Si alguien llega a poseer la Joya después de ti, entonces quizás sería posible. Aunque en esa situación, tú estarías en nuestro lado. Aún así, dudo que tuviéramos los recuerdos que estamos haciendo contigo ahora. Las posibilidades de mantenerlos son bajas. Es porque todo para lo que existimos es para transmitir el uso y los nombres de las habilidades.]

Al final no me volveré a encontrar con la Primera Generación.

Lo que sea que se grabe en la Joya será mi habilidad y no yo.

El Segundo habló.

[En Primer lugar, es un milagro que este encuentro se diera en primera lugar. La Joya azul fue pasada una y otra vez, y llegó a tus manos. Lyle, este no es tu lugar para estar triste… de hecho, enorgullécete. Esa persona… mi viejo te reconoció. Infla el pecho.]

Al escuchar eso, abrí mis ojos en el mundo real.

“¿Lyle-sama, está bien?”

“…¿Novem?”

Mientras yacía en mi cama, Novem me miró con una expresión de preocupación en el rostro.

Deberíamos haber estado durmiendo en habitaciones diferentes, pero por alguna razón, ella vino a la mía.

“Parecía que estaba teniendo una pesadilla. No, bueno… lo escuché llorar, así que vine.”

Cuando limpié mi rostro, me di cuenta que estaba lleno de lágrimas.

Forzosamente hice una sonrisa y se la dirigí.

“Estoy bien. Simplemente tuve un sueño triste. Ahora mismo me siento refrescado.”

“¿Un sueño triste?”

Novem inclinó la cabeza mientras me entregaba una toalla empapada con agua que había preparado. La acepté y limpié mi cara mientra pensaba para mí mismo.

(Si sigo llorando para siempre, el Primero estaría enojado conmigo. Soy un hombre que Basil Walt… el padre de la provincia noble de la casa Walt ha reconocido.)

Ahora que miro hacia atrás, tenía un lado violento y barbárico.

Pero no había duda de que era una persona confiable.

E irónicamente, a pesar de que era el que más me odiaba, fue el primero en aceptarme.

(He sido reconocido por esa persona.)

“¿Debería prepararle una bebida caliente?”

Novem se veía preocupada, así que asentí.

“De acuerdo. Vamos a tomar algo juntos.”

“Sí.”

Novem fue a prepararme algo y la llamé.

“Novem… gracias.”

Novem parecía un poco perpleja, pero asintió con una sonrisa.

“¿Qué le ocurre hoy, Lyle-sama?”

“No, es solo algo que me dieron ganas de decir. No tiene un significado más profundo.”

Me levanté de la cama y me dirigí hacia la cocina junta a ella.

4 pensamientos en “Capítulo 11: El Inicio de la Casa Walt

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s