Capítulo 3: Aria Lockwarde

Capítulo 2ÍndiceCapítulo 4


Dejando la ciudad de Dalien y caminando hacia un lugar aproximadamente a una hora de distancia, nosotros…

Novem, Zelphy-san, Aria y yo fuimos a derrotar monstruos.

Del espacio cercano al bosque, las formas de los monstruos que estaban establecidos en el área emergieron.

Era peligroso entrar al bosque a pelear pero en un lugar despejado con pocos obstáculos, los cuatro… bueno, en realidad, los tres podíamos arreglárnosla de algún modo.

“Lyle, los preparativos están completos.”

Novem terminó sus preparativos y corté al goblin que se acercaba con mi sable.

Su mano derecha, la cual había agarrado un garrote, salió volando mientras saltaba hacia atrás retrocediendo.

“¡Hazlo, Novem!

Cuando di la orden, Novem activó su magia.

“¡Lanza de hielo!”

Desde el suelo, agujas se manifestaron una detrás de otra y les cayeron como lluvia a los goblin.

Entramos al bosque a propósito para incitarlos. De esa forma, los provocamos y los alejamos del bosque de los monstruos.

Pelearíamos como un grupo contra los monstruos que salían, pero para este propósito, necesitábamos que alguien actuara como carnada. No hace falta decirlo pero Zelphy-san no nos iba a dar una mano.

Como consejera, ella intervendría si alguna vez intentáramos hacer algo más allá de nuestro poder.

Y si nuestras vidas fueran a estar en peligro, nos daría una mano. Ese era el trabajo de Zelphy-san.

El rol de carnada fue aceptado por mi.

Por lo general entraría al bosque, haría una adecuada cantidad de ruido, y los sacaría, sin embargo, tenía las habilidades de mis ancestros.

La de la Cuarta Generación era claramente asombrosa.

Él empezó una explicación de su propia habilidad.

Por alguna razón, la imagen de él acomodándose los anteojos apareció por mi mente.

[Es una simple elevación de la velocidad de los movimientos, y normalmente es bastante fácil de usar. Una habilidad que requiere una menor cantidad de mana que las otras, y para el Lyle actual, la carga no es muy grande.]

El Segundo vió mi pelea y me dio un consejo.

[Puedes medir el tiempo de tu uso de Full Over, para ganar acceso temporal a la [Velocidad] de la Cuarta Generación… Aunque es doloroso que no puedas usar las otras habilidad simultáneamente mientras lo haces.]

Si lo intentara usar con la habilidad del Quinto, mi mana caería en picada.

Con algunos descanso por aquí y por allá, busqué enemigos por el área, y saqué a los goblin que parecían fáciles de derrotar.

El interior del bosque era duro para mi, pero usando la habilidad del Cuarto, era posible escapar. Incluso en un ambiente poco familiar, me daba una amplia velocidad para evadir enemigos.

Con el mal pie del lugar, era todo un salvavidas.

Encima de eso, cuando entraba al bosque, podía derrotar a algunos monstruos solo.

Por ahora, en vez de reunir materiales, quería derrotar monstruos para experimentar el Crecimiento tan pronto como fuera posible.

La batalla terminó y miré a mi alrededor.

“Novem, deberías descansar. Te dejaré la vigilancia a ti, Aria… Yo iré a recolectar los materiales.”

La única cosa que podía ser recuperada de los goblin era su equipo y sus piedras mágicas.

He escuchado historia de cosas manufacturadas con su piel, pero tengo limitaciones sicológicas para desmantelar a un monstruo con forma humana.

Eso también probaba que no estábamos del todo acostumbrados a este trabajo.

Al ver uno de nuestros ciclos de trabajo, Zelphy-san ofreció unos aplausos.

“Se han convertido en un grupo habilidoso, ¿eh? Tienes una maga y una curadora en Novem , pero ese es un rol bastante importante, El hecho de que tienes una vanguardia para protegerla también es destacable.”

Zelphy-san alabó a Aria, pero ella tenía la mirada dirigida hacia el suelo.

Ella probablemente entendió que fue quien lo tuvo más fácil aquí.

“Tus movimientos han mejorado, así que ahora procedamos de esta forma. Normalmente, guardaríamos algunos fondos y prepararíamos nuestro siguiente trabajo, y ese era el plan original pero… ustedes chicos son un poco ricos. Podemos esperar un poco más antes de seguir adelante.”

La riqueza de la que Zelphy-san hablaba era de extorsionar al Señor y derrotar a los bandidos.

Al convertir sus ahorros en dinero, aseguramos algunos fondos. Ahora mismo, podría vivir sin tener que trabajar temporalmente, pero como podrías esperar, eso no era bueno.

Era llamado Lyle, el noble inútil en la ciudad de Dalien.

(Aunque causé eso de manera intencional, es bastante irritante.)

Estaba tolerando ese nombre, pero sería exasperante si incluso mis acciones se convertían en las de un noble inútil.

Me acerqué a los goblin que habían sido empalados por las lanzas de hielo con el objetivo de recolectar sus equipos y sus piedras mágicas.

Pero mientras lo hacía, Aria tocó mi hombro.

“Yo lo haré, así que Lyle, tu vigila.”

“¿Eh? Pero…”

Al mirarla, pensé que quizás odiaba su propia ineptitud y quería al menos encargarse de la recolección.

Zelphy-san rascó su rostro y me dio una actitud de como si me lo dejara a mi. De manera similar, Novem solo me miró.

Haz lo que quieras, fue probablemente a lo que se referían.

En ese momento, pensé que oiría una explosión del Primero diciendo, “¡No hagas que Aría-chan se esfuerce tanto!”, pero su voz no salió de la Joya.

En su lugar…

[Lyle, seguir observando también es un rol importante. Cuando llegue el momento, deberías mantener a Aria, quien todavía tiene energías, en el puesto de vigilancia. Una vez que colectes las piedras, tú también puedes ir a descansar, Lyle.]

Esa fue la respuesta del Segundo.

Mientras miraba su rostro con seriedad y dudaba en hablar, el Segundo continuó.

[…Cuando ni siquiera puede realizar un trabajo de vigilancia de manera satisfactoria, no le permitas tomar incluso más roles. Le diste un trabajo importante y ella no quiere tomarlo porque está insatisfecha, ¿verdad? El líder de este grupo no es ni Novem ni Zelphy. Eres tu. Si no demuestras un control firme, te convertirás en un inepto antes de que te des cuenta.]

Sintiéndome satisfecho con su opinión, le dejé la vigilancia a Aria.

“… Yo recolectaré las cosas. Te dejaré la vigilancia a ti, Aria.”

Cuando dije eso, ella puso una cara bastante desalentadora.

La Tercera Generación habló.

[¡Puedo entender lo que está sintiendo! El tipo de sensación de querer trabajar duro, pero no tener nada que hacer. No creo que desprecie la vigilancia en particular.]

Pero la postura del Segundo no cambió.

Incluso si él tenía una actitud favorable con respecto a Novem, el Segundo no tenía ningún sentimiento hacia Aria.

No pienso que la odie o algo por el estilo, pero quería que completara su rol por completo.

“Aria.”

Cuando la llamé, dejó salir un susurro de afirmación y volvió a su puesto.

Después de tomar una respiración profunda, empecé el trabajo que tenía de remover las piedras mágicas de los goblin.

Habiendo entrado al bosque como carnada nuevamente, confirmé mis alrededores.

Activando una habilidad, fui capaz de sentir las respuestas de varios enemigos goblin.

“Hay muchos goblin. También conejos con cuernos, ¿supongo? Esos son los más abundantes aquí.”

Al decir eso, el tono de voz del Primero y los otros cambió.

[¡¿Dijiste conejos con cuernos?! ¡Mátalos! Extermínalos. ¡Masácralos sin dejar a ninguno!]

El Segundo dijo lo mismo.

El espacio entre árboles era estrecho, y mientras estaba cortando los troncos con una daga para seguir adelante, él gritó.

[¡Extermina a esos nocivos animales! ¡No dejes a ninguno vivo! ¡No hay ninguna simpatía guardada para ellos!]

El Tercero no dio su usual impresión distanciada.

La maldad que usualmente mostraba lo estaba cubriendo completamente.

[Hahahaha… Lyle, para proteger los campos, incluso dejar uno con vida es demasiado. Alégrate Lyle, haz encontrado algo de alimento para tu Crecimiento. Los campesinos estarán felices porque sus campos no serán devastados. Si, todo es positivo aquí.]

Habiéndome aventurado como carnada, estaba solo así que podía dejar salir mi voz.

“Están actuando un poco aterradores. ¿En verdad odian tanto a los conejos cornudos?”

El Primero salió adelante como un representante para dar la respuesta.

[¿Cuánto daño crees que nuestros campos han sufrido debido a esas cosas? SI te encuentras con ellos, encontres persíguelos hasta el fin del mundo para terminarlos…]

Pero había una existencia ahí con una opinión diferente.

Inesperadamente, era el Quinto.

[… ¿No está bien? Simplemente deberías dejarlos ir. A menos que los ataques, no tratarán de lastimarte.]

Estaba un poco sorprendido por la opinión del Quinto, pero la del resto era diferente.

Especialmente la del Primero, el Segundo y el Tercero los cuales cuidaron sus campos. Su rabia era asombrosa.

[Oh cierto, tu los encuentras lindos, ¡¿verdad?! Cuando veo su piel suave y esponjosa, ¡siento la necesidad de destruirlos!]

[¡Cierto! ¡¿Cuánto dolor crees que nos causaron?!]

[¡Busca – y Destruye!]

Ante la ira de ellos tres, el Quinto se dirigió hacia mi.

[¡No me jodan! ¡Eso no está para nada relacionado con el Crecimiento de Lyle! ¡Lyle, ve a encontrar otro monstruo inmediatamente!]

La Joya se estaba volviendo ruidosa, pero había recuperado algo de mana durante mi descanso.

Sin embargo, no era infinito.

“Me gustaría que terminaran de una vez. Si colapso aquí, ¡en verdad voy a morir!”

Me quejé para callar a los ancestros antes de buscar enemigos en el área nuevamente.

Tal como antes, de los que recibía más señales era de los conejos cornudos.

“Mi mana ha sido desperdiciado en una discusión inútil.”

Cerca, encontré a un conejo cornudo blanco y esponjoso.

Cuando me acerqué con la daga en mano, se dio cuenta y trató de intimidarme con sus dientes afilados.

Su tamaño era ligeramente superior al de un bebé, ¿supongo? La mirada en sus ojos era afilada, y realmente no podía llamarlo lindo.

Manteniéndose alerta ante mí, saltó hacia adelante.

[Esquiva hacia el lado y córtalo. Tu oponente puede cambiar su posición en el aire.]

El Primero dio las órdenes y yo las cumplí.

Posicionó su cuerno afilado y se dirigió hacia mí así que lo esquivé hacia el lado y lo corté mientras pasaba. Dibujé solo una línea con mi daga y el animal blanco se manchó de sangre.

[¡NOOOOOOOOO!]

Escuché el grito emocional del Quinto.

(Al principio dio una impresión bastante fría, pero ¿animales? O quizás, ¿le gustan las cosas tiernas?)

Si gritaba más fuerte, sentía que me quedaría sin poder en el medio del bosque.

Determinando que había hecho suficiente por hoy, confirmé que el conejo había muerto y puse su cuerpo en la bolsa de cuero antes de dejar el bosque.

Dejé el bosque y fui hacia el lugar de reunión para encontrarme con Novem estando parada y haciendo un gesto con la mano.

Por alguna razón, su actitud era extraña.

Mientras me acercaba con la bolsa de cuero en la mano, Aria estaba a punto de llorar.

“¿Qué ocurrió?”

Le pregunté a Novem pero Zelphy-san fue la que respondió.

“Ah- es por que dije que Aria podía ocupar un rol un poco más activo. Solo un poco.”

Parece que como una consejera, Zelphy-san la había regañado.

Probablemente algo pasó en el tiempo en que estuve fuera, pero Zelphy-san estaba actuando de manera incómoda.

[Regañar a la hija de un antiguo superior debe ser duro.]

Ante lo que dijo el Segundo, pensé en los sentimientos de Zelphy-san cuando puso a Aria en el grupo para cuidarla.

(Me pregunto si no podía abandonarla. Quiero decir, el Señor Feudal Ventra-sama dijo que ella trabajaba para permitirle a la Casa Lockwarde quedarse en Dalien, o algo por el estilo.)

Zelphy-san era un aventurera que cargaba con la voluntad del Señor Feudal Ventra-sama.

Por lo general, trabajaba como aventurera mientras hacía reportes acerca de la situación del gremio y de la ciudad.

No era sólo algo malo, y era algo que en realidad indicaba la competencia de Zelphy-san.

Cuando acabábamos de llegar a Dalien, el gremio no iba a permitir que dos personas que destacaban tanto estuvieran solas, así que nos presentaron a una consejera.

En ese entonces, éramos reconocidos como dos niños nobles ante sus ojos.

[Ella tenía quince o dieciséis, ¿verdad? Es difícil lidiar con ellos a esa edad, pero su historia está limpia y en los únicos en que puede depender son Lyle y Zelphy. Si planeas convertirte en un aventurero de primera clase, será una importante fuerza de batalla.]

Ante la opinión del Segundo, el Primero no interfirió esta vez.

Recientemente, la frecuencia de arranque del primero había… bajado más que antes.

(¿Me ha reconocido un poco?)

[Aún así, esto es malo. La chica está empezando a pensar que sus esfuerzos son inútiles. ¿Qué tal si le damos un seguimiento a Novem?]

El Segundo dejó salir su opinión despreocupadamente, pero pensé que quizás las mujeres se habían reunido y dicho que era lo que querían hacer.

“Bueno entonces, ¿qué harás por hoy, Lyle?”

Quizás para cambiar el ambiente, Zelphy-san me preguntó mi opinión.

Entonces, Aria pidió una reanudación.

“¡Lo conseguiré la próxima vez! Así que continuemos. Realmente no he hecho nada hoy, y…”

Al escuchar su opinión, el Segundo dio unas órdenes.

No como un aventurero, sino como alguien acostumbrado a liderar a la gente.

[Regresemos. Puedo ver fatiga en ti y en Novem. No puedes pensar en la consejera Zelphy como parte de tus fuerzas, y la impertinente de Aria está fuera de lugar. Lo que es más, parece que has cumplido tu cuota diaria.]

El Segundo miró nuestras formas y me habló.

Mi opinión personal era la misma.

Por supuesto, eso era debido a que mi propia fatiga era bastante severa.

(Si no hubieran comenzado a discutir en el camino, probablemente ahora estaría bien para otra ronda.)

Pensando en aquellos recuerdos lamentosos, ordené que regresáramos.

“… Regresemos. Nuestras ganancias son bastantes por el día.”

Al decir eso, Zelphy-san se vio un poco aliviada.

Quizás pensó que propondría seguir un rato más.

Novem no mostró oposición.

Ella no mostró su cansancio pero quizás debido a la batalla anterior, sus movimientos era un poco pesados.

Sin embargo, Aria era un problema aparte.

“¡Espera! Todavía puedo seguir. ¡Tomaré el rol de carnada!”

Zelphy-san dejó salir un suspiro profundo, y el Segundo habló.

[Lyle, tu declaraste una retirada. Ve a hacer que Aria esté satisfecha con eso.]

(Te das cuenta que es mi primera vez con algo como esto, verdad…)

Incluso si no quería hacerlo, no había nanda que pudiera hacer al respecto.

Cualquier falla que resultara de la fatiga, afectaría nuestras acciones futuras.

Además, si regresáramos completamente desgastados, sería el infierno si encontramos un monstruo en el camino de regreso.

“Novem y yo estamos en nuestro limite. Probablemente estaremos completamente exhaustos para el tiempo en que lleguemos a la ciudad. Así que quiero regresar y prepararme para mañana.”

Cuando dije eso, Aria se quedó en silencio.

Probablemente entendió que era imposible para ella continuar sola.

Lo entendió pero vi una expresión de insatisfacción en su rostro.

“Hey, empecemos a movernos. ¡Confirmen sus pertenencias y dense prisa!”

Apurándonos ante las palabras de Zelphy-san, inmediatamente nos preparamos para regresar a la ciudad de Dalien.

Entonces, escuché al Primero susurrarme.

[Lyle, entra por un momento hoy. Tengo algo que quiero hablar contigo.]

Seguramente era sobre Aria. Pensando en eso, toqué la Joya alrededor de mi cuello para dar una respuesta.

Mirando alrededor, vi que Novem le dirigía una mirada ocasional a Aria.

No la miraba fijamente o algo por el estilo. Simplemente la miraba un poco, antes de dirigir su campo de visión hacia su bolso.

Parecía que se preparaba para irse.

(¿Cómo ve Novem a Aria?)

Simplemente tenía curiosidad acerca de los sentimientos de Novem.


Capítulo 2ÍndiceCapítulo 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s