Capítulo 11: La Espalda de una Mujer

Capítulo 10ÍndiceCapítulo 12


Después de pasar por la habitación del trigésimo jefe, seguimos adelante.

Con las habilidades en mi poseción, siempre entraríamos a las batallas con ventaja,

Fuimos capaces de tomar las rutas más cortas posibles, con la menor cantidad de batallas para alcanzar nuestro destino.

Los tipos de enemigos moviéndose alrededor, sus números.

Una vez que confirmamos eso antes de iniciar la batalla, se volvió extremadamente fácil.

Solo cargábamos la mínima cantidad de equipaje, y cambiábamos el equipo basado en los enemigos.

Cuando encontramos a un inmóvil grupo de enemigos alrededor de la salida, emití órdenes para todos.

“Clara, extingue la luz. Novem, por favor prepara magia. Atributo de fuego. Le dejaré los golpes finales a Aria y a Miranda-san. Damien-san, por favor usa tus muñecas como escudo para detener el avance del enemigo. Después de que tomemos la izquierda en la próxima bifurcación, encontraremos monstruos, así que vamos con nuestro patrón habitual.”

El patrón habitual era dejarme lanzar una flecha explosiva, y comenzar la batalla después de eso.

Iríamos con una ataque sorpresa, y cuando los monstruos estuvieran en pánico, usaríamos ataques mágicos también.

Una vez que se empezaran a dirigir hacia nosotros, las muñecas detendrían sus movimientos, y en ese espacio, Aria y Miranda-san darían personalmente los ataques finales.

“… Nunca pensé que Miranda pudiera pelear tan bien.”

Aria estaba haciendo una expresión complicada mientras veía a Miranda-san.

“¿En serio? No pretendía ocultarlo o algo así, pero no hubo oportunidad de decirlo.”

Viendo que Miranda-san respondió con una sonrisa, Aria habló.

“¿Has cambiado un poco? ¿Podría ser que tu humor se elevó debido a un Crecimiento? Ten cuidado.”

La experiencia del Crecimiento varía por persona.

He oído que pelear en un laberinto puede llevar a un gran número de ellos. En momentos como ese, es mejor alejarse de las batallas por un rato, y ver lo que pasa.

(Si no tuviera que conservar mi energía, haría que se quedara atrás.)

Considerando cuánto tendría que pelear contra el próximo jefe, quería preservar mi resistencia, y ahorrar tanto mana como fuera posible.

Cuando confirmé mi número de flechas, descubrí que con lo que nos quedaba de viaje, teníamos un poco de libertad de acción.

(Ya es hora de que el mazo se vuelva inefectivo. Si vamos a desafiar el cuadragésimo piso mañana, entonces…)

Mientras consideraba cambiar mi arma, preparé el arco, y le dije a Clara que apagara la luz.

Lentamente subí la esquina, y cuando entraron en mi rango, disparé.

Cuando la explosión sonó, Clara encendió la luz nuevamente.

El Segundo habló.

[Ya terminó.]

Si no somos negligentes, seremos capaces de terminar la batalla sin realizar ataques.

Para el final del tercer día, fuimos capaces de cruzar todo el camino hasta el trigésimo noveno piso, y aunque era un poco temprano, decidimos descansar en preparación para mañana.

No es como si todos los alimentos que trajimos fueran alimentos conservados.

Trajimos ingredientes también, y la habilidad del Séptimo, [Caja], los mantuvo frescos.

Incluso en relación a la comida, pudimos comer lo que normalmente sería impensable en un laberinto.

En la habitación que dirigía al cuadragésimo piso, derrotamos a todos los monstruos alrededor antes de establecer nuestro campamento.

“Para ser honesto, los había subestimado chicos.”

Damien me llamó mientras descansaba.

“Es debido a que tengo las habilidad. Ah, por favor mantente en silencio sobre ellas.”

Cuando lo silencié, Damien empujó sus gafas con su dedo índice.

“No tengo el hábito de esparcir rumores. Y se siente que sería molesto convertirte en un enemigo, así que no lo haré.”

El hecho de que me consideraba una molestia puede que significa que le intereso lo suficiente como para evaluarme.

(Pero incluso si soy evaluado por este tipo de persona…)

Mientras pensaba eso, Damien empezó a hablar sobre la recompensa.

“Bueno entonces, ya es hora que hable sobre la magia. ¿Está bien si dejo eso para cuando salgamos del laberinto? Quiero preservar mi mana aquí.”

“Sí.”

Al escuchar eso, Damien habló de la solicitud real.

“A este ritmo, parece que seremos capaces de cumplir completamente la original, así que lo diré, pero la recompensa por esto no es dinero. Sin embargo, tiene un valor mucho mejor que ese.”

Una considerable suma de mil monedas de oro había sido escrita en la solicitud.

Necesitaba los materiales del cuadragésimo jefe sin importar qué.

(Como lo pensaba. Quiero decir, las palabras eran bastante cuestionables. En ese caso, ¿cuál es la recompensa? ¿Una herramienta mágica? ¿O quizás algo por el estilo?)

Traté predecir la recompensa, y Damien habló.

“Oh, viendo que no estás sorprendido supongo que lo veías venir. Bueno, eso hace las cosas más fáciles… ¿qué tal un autómata como recompensa?”

“¿Un autómata? ¿Eh? Eso quiere decir…”

¿No es eso algo bastante valioso?

Estaba a punto de preguntar eso, pero Damien explicó.

“He ensamblado las partes de un autómata. Y he apilado bastantes partes aquí. Todo lo que tengo que hacer es hacer el modelo e iniciarlo, pero… no tenía una piedra mágica de alta calidad para almacenar suficiente mana para su operación. Por eso puse la solicitud. También necesito algunos materiales, pero ustedes pueden hacer lo que quieran con lo que sobre. Incluso los cargaré por ustedes.”

De acuerdo a la referencias del gremio, el jefe del cuadragésimo piso era un gigante con una armadura que cubría todo su cuerpo. Cargaba un cañón, y era una existencia problemática que disparaba magia de eso.

La armadura que llevaba se podía vender por bastante dinero, o eso escuché.

“¿La academia aprobará lo del autómata?”

“Si lo acepta o no, tenemos más que suficientes partes, así que dar una o dos está bien, ¿o no? No es mi hobbie, así que pueden llevarlo. Su operación depende del pacto maestro-sirviente, aparentemente, así que necesita algo de sangre.”

Para una muñeca hecha con la tecnología de una civilización antigua, creo que es un poco increible que pueda funcionar con magia.

Si tenían tecnología para eso, no puede ver por qué esa sociedad se perdió con el tiempo.

(La razón es desconocida, creo.)

“Ah, cierto. Si te vas a quedar en la ciudad, me pasaré por su evaluación de cliente. Pagaré la cuota por información. Han cortado mi presupuesto así que es muy duro, ¿sabes?”

Mientras pensaba que era una persona demasiado libre, asentí.

Miré a las muñecas que Damien creó. Eran un grupo de armaduras de hierro.

Se veía como que serían útiles en batalla.

(Si uso a un autómata junto con un golem mágico, nuestras fuerzas se multiplicarán al instante.)

Mientras pensaba en algo bastante despreocupado, decidí intentar preguntar algo que tenía en mi mente.

“Damien-san, sobre las palabras que dijiste en la habitación del jefe antes.”

Damien pensó por un tiempo, e incluso balbuceó, “… ¿esas palabras?”, unas cuantas veces, así que no parecía que se acordara.

“No importa.”

“Ya veo. Bueno, continuaremos mañana. A este paso, parece que regresaremos más rápido de lo que habíamos planeado, así que no puedo estar nada más que feliz.”

Viendo a Damien regresar a su lugar, pensé.

(…A este ritmo, no seré bueno. ¿Qué quiso decir con eso?)

La mañana del cuarto día.

Después de que despertamos, empezamos los preparativos para derrotar al jefe.

Saqué los suplementos de la caja que preparé para hoy.

Al verlos, el Tercero habló.

[Lyle, tu de verdad juegas sucio. Para usar esas bolas de madera rellenas con pólvora.]

El Cuarto parecía asombrado.

[Con la habilidad del Séptimo, se vuelve posible cargarlas de manera segura. Quiero decir, no hay riesgo de que exploten en el camino.]

El Segundo…

[Está bien que hayas llegado en el cuarto día y todo, pero si consideramos el regreso, parece que realmente necesitarás una semana. Qué desconsiderado de mi parte.]

Cierto.

Una cosa importante en los laberintos era que sumergirse y derrotar a los monstruos no era el final.

El regreso era igual de importante.

El equipaje aumenta, las provisiones disminuyen, y la velocidad de movimiento decae. Puede ser dicho que el nivel de peligro del viaje de regreso era más alto.

Pero yo era una excepción.

Usando Caja, nuestro equipaje se mantenía al mínimo, y éramos capaces de tomar la ruta más corta para volver.

Para incluso ir más lejos, ya habíamos derrotado a todos los monstruos de la ruta que usaríamos para nuestro regreso.

Incluso si algunos de ellos reviven, no iríamos a través de más batallas que las que tuvimos para llegar aquí. Evitarlos y pasar también era posible.

(Los jefes no estarán ahí, así que en nuestro regreso, podemos descansar en el vigésimo piso con su alta concentración de aventureros.)

Puesto que había jefes, teníamos que tomar descansos como estos para desafiarlos.

Si no estuvieran ahí, probablemente habríamos sido capaces de alcanzar este lugar más rápido.

El problema fue el jefe del trigésimo piso.

(Terminé usando una de mis cartas del triunfo en él, pero bueno, no es un problema real.)

Tomé uno de los artículos de pólvora de la caja y lo miré. El objeto que había preparado en cantidades considerables era uno del conjunto de herramientas de un aventurero.

Eran usados cuando un monstruo problemático se acercaba.

Pero manejarlos era difícil, y si usas magia, o usan magia en ti, existía el riesgo de que explotaran. Ningún aventurero decente los llevaría a un laberinto.

Terminé mis preparativos finales, y cerré la caja, Antes de que descendiéramos, le di a cada uno una bola rellena de pólvora.

“Cuando lleguemos a la habitación del jefe, lancen estas. Parece que no le hacen mucho a su exterior, pero escuché que son efectivas en su interior.”

Lo escuché del aventurero que alcanzó el último piso.

Cuando le pregunté si harían algo o no, respondió que probablemente serían efectivas.

Cuando Damien la recibió, dijo algo como, “¿puede la muñeca hacerlo? Es imposible para mí.”

“Novem, Clara, entrégenselas a Aria para que las lance. Una vez que Aria lance una, denle otra. Miranda-san, por favor ataca al monstruo con magia de atributo de fuego.”

Mientras explicaba como deberían moverse una vez que entráramos, asintieron.

Todos se veían bastante rígidos.

Normalmente, para derrotar a una bestia como esta, necesitarías un escuadrón de veteranos preparados, o no se conseguiría.

¿Por qué es que los jefes se manifiestan en los laberintos?

Terminé preguntándome algo como eso.

“En general, se empieza apuntando al barril en su mano. Aparentemente es algo como un cañón, pero la otra mano carga un escudo, así que tengan cuidado. También tiene un arma parecida a una hacha en él, así que cuando tire su artillería…”

Confirmamos nuestra estrategia final, y procedimos a desafiar al jefe del cuadragésimo piso.

El cuadragésimo piso.

Era igual a las cámaras de los otros jefes.

La diferencia era su tamaño… su anchura, y las murallas alrededor.

En lugar de láminas de metal puestas irresponsablemente juntas para hacer pasajes, el metal ahora estaba muy bien colocado.

La atmósfera era completamente diferente.

“Este pasaje de verdad es largo.”

Miranda-san susurró eso y los demás estuvieron de acuerdo.

Para los otros quienes no podían ver el mapa, probablemente tenían curiosidad sobre cuándo veríamos a nuestro enemigo.

Sabía la distancia en mi cabeza, así que no sentía ninguna tensión sobre ese hecho.

“Ya casi estamos ahí. No está en el centro de la habitación, sino en la parte más alejada, así que cuando entremos a su habitación, lanzaré el primer ataque.”

Yo era el cebo.

No es como si la magia pudiera ser usada inmediatamente en movimiento, así que un rol como ese era necesario.

Usando habilidades para aumentar mi velocidad de movimiento, me hacía bueno para correr alrededor.

“Lyle-sama, por favor tenga cuidado.”

“Lo sé.”

Aunque Novem se preocupaba por mí, lo simulé una y otra vez en mi cabeza. Podía sentir la fuerza del enemigo con la habilidad del Segundo, y me decía que estaba en peligro.

Sin embargo, al mismo tiempo, fui capaz de determinar que no sería muy difícil de vencer con estos números.

Por eso es que preservamos nuestra fuerza tanto como pudimos.

(Pero supongo que no seré capaz de derrotarlo solo.)

Incluso si usara magia, aparentemente su armadura era capaz de bloquearla.

El grupo de aventureros anterior que intentó desafiarlo, trató de atacar con magia al mismo tiempo.

Pero apenas le hizo algún daño.

Los miembros principales se las arreglaron para mantenerse firmes de alguna manera, y continuaron atacando hasta que colapsó, al parecer.

Mientras caminábamos, la entrada a la habitación apareció en nuestro rango de visión.

El interior estaba oscuro, y transmitía un sentimiento siniestro.

Además, podíamos oír el misterioso sonido de la respiración de una criatura viviente.

“Escuché sobre eso, pero aún hace que mi corazón se acelere. Parece que a partir de este punto, la fuerza de los monstruos está a otro nivel.”

Damien dijo eso, y Aria respiró.

“Oh dios, ¿por qué tomamos esta solicitud en todo caso? Deberíamos haber elevado nuestras fuerzas y entrenar más primero.”

Miranda-san sonrió mientras respondía.

“Aria, tú eres demasiado fuerte. Nos preparamos para esto, y no hay necesidad de entrar en pánico.”

“¿Cómo puedes actuar tan calmada? Ayer estabas tan…”

“Las dos, por favor manténgase en silencio.”

Clara las advirtió, y el área se volvió silenciosa.

Lentamente abrí mi boca.

Al mismo tiempo, usé el propósito principal de la habilidad del Segundo, [All]…

Y elevé las habilidades de todo el grupo con la del Primero, [Full Over].

“Vamos.”

Al decir eso, me apresuré a la habitación, e hice un sonido para asegurarme de que mi existencia fuera conocida por él.

Algo grande empezó a moverse, y lancé la bola de madera de mi mano.

El monstruo la detuvo con su escudo, pero después de que nada pasara, empezó a venir hacia mí.

Sostenía un gran cilindro en su mano derecha, y empezó a apuntar en mi dirección.

Inmediatamente alcancé la bolsa en mi cintura, y lancé las bolas una después de la otra.

Para el tiempo en el que había lanzando todas mis cinco bolas mientras corría por el borde de la habitación circular, fui capaz de confirmar una fuerte luz que apuntaba directo hacia mí.

El Segundo…

[Eso es bastante malo. Si recibe eso, el actual Lyle estará acabado de un solo golpe.]

El Séptimo también.

[Ni siquiera pienses en bloquearlo. Esquívalo a toda costa.]

Estaba completamente a bordo con ambas opiniones.

“Ese es uno bastante problemático.”

Mi sudor se volvió frío.

Determinando que recibir un golpe directo no era bueno, inmediatamente salí disparado, pero la explosión comenzó a venir hacia mí.

Lo que es más, a una velocidad asombrosa.

La masa de magia que colisionó con la pared explotó, e iluminó toda la habitación por un instante.

Lo que vi fue, a diferencia de los monstruos que había enfrentado hasta ahora, la forma de un monstruo vistiendo una armadura excesivamente ceremoniosa.

Algo como las ramas de los árboles sobresalían de sus articulaciones.

“¿Un monstruo tipo planta está llevando una armadura? ¡¿Qué clase de broma es esta?!”

Usé magia.

No dirigida al enemigo, sino a las bolas de madera debajo de él.

“¡Fire Bullet!”

Un orbe de fuego se disparó desde la punta de mi dedo, y golpeó directamente una de las bolas de madera.

Cuando explotó, las otras reaccionaron en cadena.

Humo envolvió toda la habitación.

El Quinto habló.

[Los demás no pueden apuntarle al enemigo con el humo. Lyle, despéjalo.]

Como me ordenaron, despejé el humo.

Parece que debido a la explosión, el monstruo fue obligado a separarse de su escudo.

“¡Por qué no sueltas también el tubo! ¡Storm!”

Hice que el humo se fuera.

Pero aún así no era capaz de ver bien los alrededores.

Como pensaba, hay un problema con este método.

El Sexto…

[Debiste haber puesto la pólvora en una caja. Entonces se la habrías llevado a él y golpeado.]

Es un poco tarde, pero ese era un método plausible.

Pero no es tan fácil obtener pólvora. Solo fui capaz de conseguirme una caja.

Además no estaba seguro si podría o no llevarla ante él. Si ataca mientras la cargaba, yo sería el que correría el riesgo de incineración.

El Tercero miró alrededor.

[Mira. Novem-chan y los demás han venido.]

Objetos redondos cayeron sobre el monstruo uno tras otro, y en un espacio separado del suelo, Miranda-san usó su magia.

Probablemente determinaron que era peligroso permanecer juntos.

Al mismo tiempo, la posibilidad de que la magia de Miranda-san activara la pólvora era aterradora.

Fuego y bolas de madera colisionaron con el jefe, explotando.

Su armadura ceremonial no se contrajo en lo más mínimo, pero la articulación de su brazo derecho fue volada por el impacto.

El cañón se cayó al suelo.

El Cuarto emitió algunas órdenes.

[Lyle, manipula el viento para enviar el humo a las partes más profundas de la cámara. A este ritmo, la visibilidad se volverá demasiado baja como para seguir sus movimientos.]

Usé magia para limpiar el aire, y el monstruo que había caído de rodillas elevó un rugido.

Cuando se le cayó su casco, lo que quedó visible fue una monstruosa cabeza de insecto.

Qué tipo tan siniestro.

[Oy, Aria está…]

Aria usó sus habilidades para lanzar las bolas con toda su fuerza.

El momento en el que el monstruo gritó, le lanzó una en la boca, y se la tragó.

Al momento siguiente, Novem usó magia.

El aire circundante empezó a envolver al monstruo.

El alto nivel de magia fue el que Celes usó una vez.

“Está usando… Fire Storm.”

El viento se encendió, y dentro de esa tempestad de llamas, el monstruo se retorció.

La temperatura de la habitación se elevó inmediatamente, y el comportamiento de la bestia se empezó a volver extraño.

Su cabeza fue arrancada.

El Quinto ofreció una conjetura

[¿Fue la que Aria le lanzó lo que acabó con él? Supongo que tienes que entregarle esta batalla a ella, entonces.]

Miré al monstruo en llamas, y después de confirmar que había muerto, tomé una gran respiración.

No sabía que Novem podía usar magia a ese nivel, pero al final, emergimos victorioso así que no había problema.

La primera en correr hacia mí no fue Novem, sino Miranda-san.

“¡Buen trabajo!”

“Parece que todo salió bien.”

Cuando le dije eso, asintió con una sonrisa.

“En serio. Pensé que era un monstruo tipo planta, pero la cabeza era un insecto parásito. Si Shannon estuviera aquí, se habría desmayado.”

Parece que a Shannon no le gustan los bichos.

Viendo al monstruo inmóvil, Damien felizmente extinguió las llamas con magia.

Aunque su contenido ardía, la armadura tan solo estaba sucia, y no se había derretido.

Es demasiado robusta.

No soy seguro si Aria usó una habilidad poco familiar, pero se veía cansada.

Novem y Clara la estaban atendiendo.

Miranda miró a Novem mientras murmuraba.

“… Esa chica es algo increíble. Está sobre mí.”

Pensé que la estaba elogiando.

“Es bastante confiable. De… varias formas.”

Confundí mis palabras mientras me dirigía hacia el resto del grupo. Pensé en hacer que las muñecas de Damien cargaran las piezas de la armadura, el cañón y el escudo.

“… Estoy realmente cansado. Quiero ir a casa.”

“H-hey.”

Después de haber derrotado al jefe del cuadragésimo piso, no procedimos más lejos y regresamos al piso anterior.

De ser posible, dentro del día, llegaríamos al vigésimo piso, y descansaríamos en la noche, pero… un cambio vino en mí.

No fue igual que antes, pero mi cuerpo estaba extremadamente fatigado.

No quería mover mis extremidades, e incluso caminar era molesto.

Con un gran bastón mágico en la mano, Damien exclamó algo como, “¡con esto, finalmente puedo completar el artefacto para convertir mana en electricidad!”

(Es como si fuera un niño que se compró un juguete nuevo.)

Recolectamos todos los materiales de monstruos necesarios, pero parece que nuestro objetivo principal era la piedra.

Probablemente está feliz de tener su artefacto completado.

Damien estaba inocentemente encantado, pero sus muñecas estaban cargado la armadura pesada que llevaba el jefe.

Nuestra recompensa esta vez sería un autómata, y que Damien me enseñara su magia.

Sin embargo, de esa forma, no tendríamos ingresos.

Puesto que preparé una gran suma para este viaje, era natural para mí el querer recolectar algunos objetos valiosos.

Pero…

“La armadura de verdad es genial. Sus partes rústicas son bastante buenas. Bastante buenas.”

Mientras caminaba hacia adelante, Aria me miró con ojos irritados y gritó.

“¡¿No puedes caminar apropiadamente?!”

“… No tengo ganas.”

Si hubiera un hombre aquí, incluso me gustaría ser cargado.

Pero si estás buscando uno en el área, solo estaba Damien, y era más bajo que yo.

El individuo mismo tenía un gran bastón en la mano, y la comisura de sus labios se alzó.

Dudo que esté viendo a algo más.

(Me sorprende que pueda hacer que sus muñecas se muevan en ese estado.)

Mientras lo encontraba asombroso, exprimí mi fuerza para caminar por el laberinto.

El quinto día.

En un estado peor que antes, tomé prestado el hombro de Novem para caminar a través del laberinto.

Clara me miró con una expresión de preocupación.

“Tu piel está pálida, Lyle-san.”

“… No más… no puedo seguir… ah, gira a la derecha aquí.”

Uso mis habilidad, y de alguna forma le emití órdenes a todos.

Todavía puedo usar las habilidades, pero la fatiga se está empezando a volver horrible. La cantidad de mana que mi cuerpo está recuperando es baja, y mi cuerpo me está doliendo mucho.

“Lyle-kun, ¿podría ser que te has exigido demasiado?”

Cuando Miranda-san dijo eso, Aria…

“Fue así también la vez anterior. Lo que viene es igual de malo.”

“¿En serio?”

Incluso advertirle a mis camaradas que estaban divulgando mi información personal era doloroso, así que no dije nada.

Novem me llamó.

“Lyle-sama, llegamos al décimo piso, así que aguante un poco más.”

Debido a la gran cantidad de aventureros que habían, nos encontrábamos con menos monstruos, y fuimos capaces de movernos con cierta tranquilidad.

Cuando revisé las habilidades, vi señales amarillas moverse de aquí para allá.

Pero…

“… No más…”

Quejas se escaparon de mi boca.

Al escuchar eso, el Sexto dejó salir un suspiro.

[Lyle, resiste un poco más. Y espera, tu eres… del tipo en que tu condición física decae justo antes de un Crecimiento.]

El Quinto era racional.

[Pero crece para compensarlo, ¿verdad? Piénsalo como un retroceso, y sopórtarlo. Y espera… los otros parecen adoloridos también.]

Cuando miré alrededor, vi que Novem estaba soportando algo de dolor también.

Damien estaba abriendo la boca menos.

Aria estaba constantemente irritada.

Miranda-san perdió la agudeza en sus movimientos.

La luz de Clara no brillaba establemente.

Aún cuando Novem estaba soportando sus propios problemas, me estaba llevando con su hombro.

El Segundo…

[Cuando todos pelean y reciben una masa de experiencia, pasa esto, supongo. Las cosas realmente se irán al infierno sino incrementas tus números. Esto está definitivamente relacionado con la habilidad de Lyle, ¿verdad?]

El Tercero tenía la misma opinión.

[Más bien, para que él tenga que pasar por tanta experiencia para experimentar un Crecimiento… los otros aquí probablemente han pasado por eso una y otra vez, pero esta es solo la segunda vez de Lyle, ¿o no?]

Cierto. Estaba a punto de pasar por mi segundo Crecimiento.

Es solo que… estaba obteniendo uno solo después de haber peleado numerosas batallas en los pisos inferiores del laberinto, y derrotando tanto al trigésimo como al cuadragésimo jefe.

Lo que es más, con la fatiga que vino con eso, fui dejado en un estado en el que ni siquiera podía moverme apropiadamente.

El Séptimo eligió sus palabras con cuidado.

[… Lyle es, ya sabes. Umm… siempre que sea el tiempo justo, es una fuerza de pelea valiosa. Estos pequeños deméritos aquí y allá no son un problema.]

El Cuarto.

[Bueno, después de un Crecimiento, debería estar bien por un tiempo. Pero aún así…]

Incluso dar un solo paso requería una gran fuerza de voluntad.

Al final, con el alivio que sentí al llegar al quinto piso, perdí la consciencia.

Escuché esto más tarde, pero aparentemente Novem y Miranda-san me cargaron.

Las muñecas de Damien llevaron el equipaje pesado, el mismo Damien se rehusó, Aria era nuestra fuerza de pelea principal solo en caso, y Clara era nuestro apoyo, proporcionándonos luz.

Miranda-san se ofreció como voluntaria, y asistió a Novem cargándome, al parecer.

En el quinto piso rebosante de aventureros, mostré un lado triste de mi mismo al ser llevado por dos mujeres.

La evaluación de los ancestros en su conjunto fue la siguiente.

[Haciendo que te carguen las chicas, como es posible hombre. Qué poco genial.]

… Al parecer.

Pensé eso también.


Capítulo 10ÍndiceCapítulo 12

Anuncios

2 pensamientos en “Capítulo 11: La Espalda de una Mujer

  1. Urgentemente hace falta un hombre en el grupo para que lo lleve cuando este cansado, muy lindo el harem y estar rodeado de chicas lindas pero en estos momentos te das cuenta lo que en verdad hace falta jaja

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s