Capítulo 12: Mr. Lyle

Capítulo 11ÍndiceCapítulo 13


Cuando desperté en la cama, recordé una sensación que había sentido antes.

Como si renaciera…

Como si pudiera hacer cualquier cosa…

Justo como aquella vez que había dado a luz a algunos recuerdos que quería olvidar…

Lentamente me levanté de la cama, y resolví en mi corazón nunca volver a cometer el mismo error, mientras miraba afuera de levanta.

“Qué agradable clima. Como si los dioses estuvieran bendiciendo mi Crecimiento.”

El Tercero ahogó una risa.

[¡Bff…!]

La Joya se estaba volviendo ruidosa, pero eso era lo habitual así que la ignoré.

Tengo una reunión importante hoy.

Me quité la ropa y me posé en frente del espejo.

Parece que he ganado más músculos que antes.

Mientras miraba mi cuerpo, murmuré.

“… No estoy seguro si debería estar diciendo esto pero, ¿no soy perfecto? Soy definitivamente del tipo lindo.”

El Sexto gritó.

[¡Definitivamente lo agregaremos!]

El Séptimo también.

[M-mi estómago está… ¡maldición! Lo siento, Lyle… es interesante, así que por favor sigue…]

Volteé mi cabello y miré al espejo mientras hablaba.

“¿De qué están hablando? Nunca cometeré los mismos errores de nuevo. Aunque puede que me esté sintiendo fabuloso, mostraré un perfecto control personal. Oh, tengo que ir donde Damien hoy.”

Tenemos planes para recibir la recompensa.

Después que proclamamos en el gremio que completamos la solicitud ayer, Damien nos dio una evaluación de [A], y nos separamos.

Intercambiamos la promesa de recibir la recompensa al día siguiente.

… Novem lo hizo.

[Pff… ¿a-así que van todos juntos?]

El Cuarto estaba desesperadamente conteniéndose.

Mientras pensaba en que no había hecho nada extraño, respondí.

Antes de que me fuera a la cama, Novem me había explicado los planes de hoy.

Habíamos estado lejos de la mansión por cinco días, así que Novem tenía que hacer la limpieza y la lavandería.

Miranda-san iba a reclamar a Shannon del hospital, y Aria iba a ir conmigo al laboratorio de Damien para obtener la recompensa.

Novem dejó el metal del monstruo con él. Teníamos la necesidad de transportarlo de alguna forma.

Mientras arreglaba mi cabello, hablé.

“Iré a donde Damien con Aria. Novem está limpiando la mansión, y Miranda-san va a recoger a Shannon. Probablemente ya está bien. Aún así… me pregunto, ¿por qué Novem no vendió el metal?”

En el gremio, simplemente yací ahí sin hacer nada.

Mi consciencia estaba débil, y realmente no recuerdo quién dijo qué y cuándo.

El Quinto explicó.

[Aunque es como el metal raro que componen los núcleos de los laberintos, no es como si estuviera imbuido en mana o algo así. Aparentemente es bastante difícil de manufacturar. Por eso es que vendérselo a la academia por motivos de investigación sería más beneficioso, es lo que ellos dijeron, creo.]

El Séptimo se hizo cargo.

[Cierto. Lyle había perdido la consciencia, así que le decisión fue puesta en espera. También serán evaluados en la academia. Solo escucha cualquiera que sea el precio que les ofrezcan más tarde, y toma tu desición. Por cierto, el precio que te ofreció el gremio por comprarlo fue de cien monedas de oro. Son bastante tacaños.]

Como una suma por derrotar al jefe del cuadragésimo piso, aunque no estaba muy lejos, no era una suma con la que estaríamos satisfechos. Quizás el gremio también entendió eso, ya que recomendaron que lo vendiéramos en la academia. Aún cuando podrían obtener más beneficios si actuaban como intermediarios, ¿por qué razón no lo hicieron?

“¿Qué razón tiene el gremio para no actuar como intermediario?”

El Segundo explicó.

[De acuerdo con Clara-chan, es porque la academia tiene una fuerte influencia en esta ciudad. Dudaban en disminuir la recompensa del conocido de Damien, Lyle.]

Con el fin de no convertir a la academia en un enemigo, no era demasiado para ellos sufrir una pequeña pérdida, al parecer.

La recompensa de Clara fue pagada por Novem.

(Tendré que ir a agradecerle… ¿debería obtener un ramo?)

Habiendo puesto mi cabello en orden, dejé la habitación, todavía desnudo de cintura para arriba.

Quizás había venido a despertarme, pero corrí hacia Novem afuera de la puerta.

“Buenos días, Lyle-sama. Bueno… parece estar con buena salud hoy. Su complexión se ha vuelto mucho mejor. Me alegro.”

Al ver su rostro de alivio, yo…

“Novem.”

“¿Sí?”

“Te amo.”

Las cabezas de la historia empezaron a hablar.

Realmente me gustaría que pudieran leer el ambiente.

[¡El bastardo lo empujó con tal impulso!]

[¡Aún cuando la luna no salió, de verdad es hermosa!]

[¡Pff, bwahahahaha!]

[No estoy seguro sobre eso, ¿así es como va? Estaba consciente de ello, ¿pero no puede contenerse ahora?]

[Para confesarse con esa sincronización… Lyle, piensa un poco más antes de actuar… no, supongo que eso es imposible para ti ahora.]

[El ambiente está… qué tal si le das otro intento, Lyle.]

Ignoré a los ancestro ruidosos y miré a Novem.

Novem estalló en risas.

Con la punta de su dedo, se secó las lágrimas.

“… Lyle-sama. Estoy feliz por sus sentimientos, pero creo que es mejor que no diga ese tipo de cosas en un momento como este. Más importante, quizás puede que sea mejor si no va al lugar de Damien por ahora.”

Cuando dejó que mi confesión se deslizara, hablé.

“Tu guardia de verdad está alta, mi amor. Pero esa es la parte que me gusta de ti.”

“Me alegra escucharlo. Bueno entonces, ¿deberíamos desayunar, Lyle-sama? Además, hoy es…”

“Iré a ver a Damien. Quiero terminar este tipo de cosas rápido.”

“Y-ya veo.”

Parecía querer decir algo, mientras miraba mi rostro con una expresión de preocupación.

Por lo general no hacía ese tipo de expresiones, así que por alguna razón, me sentí bastante feliz.

Debe ser porque hoy vi un nuevo lado de ella.

Me dirigí a la academia con Aria, entregué un memo, e hice que un miembro del staff nos guiara hasta el laboratorio de Damien.

La habitación probablemente era amplia, pero el equipo y las otras piezas misceláneas hacían que se viera estrecho.

Libros estaban apilados como montañas, y estudiantes vestidos con batas de laboratorio los estaban clasificando.

Todos tenían ojeras en sus ojos.

Algunos de ellos estaban inestables, así que probablemente pasaron toda la noche aquí.

“Por dios, pasar de largo toda la noche no es bueno para sus cuerpos, mi buena gente.”

Cuando dije eso, Aria, quien estaba parada al lado de mí, retrocedió un poco.

Desde el momento en que nos encontramos esta mañana, ha estado actuando de esa forma.

“¿Qué ocurre, Aria? Es un desperdicio si endureces tu lindo rostro de esa forma.”

Escuché la voz del Cuarto.

[¡Perfecto! ¡Estás perfecto, Lyle! ¡¿Pero por qué no eliges un momento y un lugar?!]

Ignoré al ruidoso, y Aria abrió la boca.

“Hey, tú… como Novem dijo, ¿no sería mejor si te quedaras en casa hoy?”

Incluso Aria estaba diciendo algo como eso, así que sacudí mi cabeza.

Debe estar preocupada, recordando mi anterior Crecimiento.

Juré en mi corazón nunca cometer el mismo error, así que tu preocupación es innecesaria.

“Así que te preocupas por mí, Aria… estoy feliz.”

“¡I-idiota!”

El rostro avergonzado de Aria se volvió rojo, y los estudiantes limpiando el lugar me chasquearon con la lengua, hombres y mujeres.

Mientras realizábamos ese intercambio, Damien hizo su aparición cargando una bolsa con él.

Tenía bolsas bajo sus ojos, pero su humor estaba excesivamente alto.

“¡Que agradable mañana, caballeros. ¡No he dormido ni siquiera un pestañeo!”

“¡Damien!”

Levanté mis manos en el aire, y las dirigí hacia Damien. Él levantó ambas manos en respuesta.

“¡Lyle!”

Cuando intercambiamos tal saludo, aquellos alrededor nos miraron con expresiones de impacto en sus rostros.

Si me miran de esa forma, estaré lleno de alegría, así que deténganse.

Mi sentido de auto control está comenzando a perderse.

“Que bien que hayas venido. Lo que es más, es el momento perfecto. Acaba de salir de la cápsula ahora.”

¿Cápsula?

Al escuchar eso, miré alrededor, y vi a algunas personas flotando en un líquido verde semitransparente.

Parecían estar dormidas.

“No están respirando. Solo puedo verlas como muertas.”

Cuando volteé mis ojos a las cápsulas, Damien explicó.

“¿Lo acabas de notar? Estas niñas son las autómatas de antaño. ¿Podría ser que estabas esperando algo hecho de masas de resortes y engranajes? Bueno, ¡muy mal! Estas chicas son “algo” increíblemente cercano a la humanidad.”

Increíblemente cercano significaba que había algo diferente.

Como si acabara de notarlas, Aria miró las cápsulas impactada.

“¡¿S-son muñecas?! Se ven vivas.”

Damien continuó explicando.

“¿Y no es eso el por qué son mi objetivo? Con un método que supere a estas autómatas, crearé a mi mujer ideal. ¡Definitivamente!”

Escuchando su entusiasmo, pensé, “no terminaría esto más rápido si simplemente encontraras una novia”, pero luego me sentí avergonzado de mí mismo.

Damien es un hombre. Un hombre entre hombres.

“Asombroso. Te animaré, Damien.”

“Así que lo entiendes, Lyle. Sabía que lo entenderías algún día. Quiero decir, tú eres una de las pocas personas de las que me he acordado de su nombre.”

Después de que nos reímos y compartimos nuestra alegría, fuimos al tema principal.

“Bueno entonces, sobre la recompensa.”

“Ah, eso, cierto.”

Después de poner una sonrisa repentinamente, puso una expresión seria mientras nos veía. Aquellos alrededor parecían preocupados.

Damien sacó una sábana blanca de una carretilla.

A medida que el polvo que se había acumulado en la parte superior se esparcía, emergió una mujer vistiendo ropa negra con un delantal blanco. Estaba durmiendo.

No, se veía como si estuviera durmiendo.

Aria se sorprendió mientras veía a la autómata más de cerca.

“E-esto no puede ser… ¿esto es una muñeca?”

La altura del carro nos llegaba hasta la cadera.

Trenzas doradas.

Sus ojos permanecían cerrados, pero parecía que podría empezar a respirar en cualquier momento.

Su piel era blanca pálida, y sus labios rosados…

Su cuerpo de mujer parecía poner un gran énfasis en el pecho.

Y podía ver un leve patrón grabado en su frente.

No se veía como un tatuaje, pero ¿qué tipo de marca podía ser esa?

De cualquier manera, no parecía ser del gusto de Damien.

(Así que por eso la está entregando.)

Pero al mirar a las cápsulas de alrededor, sus formas se veían diferente a las de la autómata frente a mí.

Aquellas dentro de las cápsulas, mirando de cerca, tenían todas la misma forma… lo que significaba que todas tenían la misma apariencia y corte de cabello.

El mismo sello estaba grabado en todas sus frentes.

“Bueno entonces, de lo que hemos descifrado, la forma para activarla… usa tu sangre como un catalizador para formar un contrato de maestro-sirviente.”

“¿Sangre? ¿De qué estás hablando, Damien?”

Al escuchar eso, sacudí mi cabeza.

Aria me miró e inclinó su cabeza.

“¿Qué ocurre, Lyle? Recibamos la recompensa de una vez. Después de esto, tendremos que tener algunas conversaciones sobre el precio de la armadura. Si no la quieres, podemos venderla, así que date prisa.”

Escuchando eso, me volteé hacia ella con rabia.

“¡¿Venderla?! ¡No seas estúpida! Mírala. Mira ese bello rostro dormido… cierto, como si fuera una princesa durmiente.”

“¿P-princesa?”

Aria parecía haberse sorprendido. Los estudiantes alrededor de ella tenían reacciones similares.

El Quinto habló.

[¿Qué está diciendo este tipo?]

El Sexto…

[¿Quién sabe?]

“El método para despertar a una princesa durmiente ha sido pasado a través de los siglos, ¡¿o no?! ¡He leído suficientes libros para saberlo!”

Cierto, había una escena como esa en un libro que leí con Clara.

Una princesa capturada cayó bajo un hechizo, y fue liberada por los labios del héroe.

Inmediatamente dirigí mis labios hacia la autómata.

“Ahora, te liberaré de tu maldición.”

“Um, no es un maldición o algo así, sabes…”

Damien dijo algo, pero me adelanté y la besé.

La autómata se empezó a mover de repente.

Lentamente abrió los ojos, y dentro de mi boca…

“¡S-se movió!”

Los ojos de Damien brillaban en asombroso.

Y Aria gritó.

“¡Q.. q..q..q..q qué diablos estás haciendo, Lyyyyylle!”

Quité mis labios y hablé con la autómata despierta.

“Cómo se siente haber despertado de tu largo sueño, mi princesa.”

Los ojos abiertos eran rojos, y después de observar los alrededores, se enfocaron en mí.

Esas pupilas descansaron en mí por un tiempo, y luego…

“Nunca pensé que sería despertada de esta forma. Data genética confirmada. Registro de maestro completo. Veamos, cómo me siento… me hace querer vomitar solo imaginar que tengo que reverenciar a un bastardo pervertido quien trató de despertar a una muñeca besándola como mi maestro… y ¿eso es todo? Oh, cuál podría ser el significado de esto… una porción de mi data ha sido corrompida. Parece estar causando problemas con mi forma de hablar.”

Al ver a la muñeca levantar la mitad de su cuerpo en el carro, Damien me miró con ojos brillantes.

“¡No es asombroso, Lyle! Nunca pensé que, sin lanzar sangre, la despertarías con un beso… de acuerdo, ¡las empezaré con ese método también.”

Viendo el rostro de deleite de Damien, la autómata se bajó del carro e hizo un arco rebosante con una perfecta etiqueta.

“Parece que me he despertado en una guarida de viles pervertidos. Aunque estoy temblando de miedo por el peligro inminente de mi castidad, procederé a dirigirme a este cerdo pervertido que lujuria con una muñeca, como mi maestro de hoy en adelante. Di tu nombre.”

Sus palabras y su comportamiento no encajaban en los más mínimo.

Pero no era del tipo que es aplastado por ese tipo cosas.

“Tienes toda una actitud, autómata. Mi nombre es Lyle… Lyle Walt. Ahora solo observa, te haré mía.”

Mientras volteaba mi cabello, la autómata ante mis ojos se cubrió la boca con ambas manos.

Fue un gesto lindo, pero…

“Aún cuando las muñecas no tienen libertad en el asunto, para tomar esa actitud justo después del registro de maestro… debería haber un límite para ser un inútil y cobarde maestro. Exitósamente grabado como [Gallina inútil Lyle-sama], pero lo mantendré en secreto. Oh, accidentalmente dejé que se deslizara.”

Le dirigí una sonrisa a la autómata.

“Solo observa, esta gallina te llevará algún día por los cielos… ¡fwa, hahahahaha!”

No podía detener mi risa.

Aún cuando yo era el que lo decía, se sentía como que me enamoraría de mí mismo.

(¡Maldición, acaso no soy el más genial!)

Escuché unas cuantas voces ruidosas de la Joya.

Gastaban mi mana, pero no era nada peligroso para el actual yo.

Aria habló con sus ojos ligeramente vidriosos.

¿La he conmovido hasta las lágrimas?

Así que puedo conmover las emociones de las chicas hasta las lágrimas. Qué hombre tan aterrador.

“Lyle… las gallinas no pueden volar.”

La autómata estaba igual.

“Con este completo baboso sin valor como mi maestro, puede que haya algún uso en servirle. Le daré una paliza, y lo mantendré en el suelo. Oh, mis verdaderos sentimientos… mi afinación está apagada. La conección también ha sido destruida, ¿así que cuándo y dónde es esto? Es bastante preocupante que no me sienta segura incluso si lo escucho de los cerdos inútiles en frente de mí.”

Al escuchar las palabras de la autómata, Damien estaba encantado.

“¡Está llena de palabras que no he escuchado antes! ¡Alguien tome notas! Empiecen con [completo baboso sin valor].”

En este día, obtuve una nueva camarada.

Mi historia negra se incrementó, y perdí algo valioso para mí.


Capítulo 11ÍndiceCapítulo 13

Anuncios

Un pensamiento en “Capítulo 12: Mr. Lyle

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s