Capítulo 13: Novem Forxuz

Capítulo 12ÍndiceEpílogo


…Alrededor de la mañana.

Habiendo terminado de hacer la colada en la mansión, Novem salió al patio.

En su canasta, la ropa se había apilado como una montaña.

Aunque es cierto que habían estado lejos, la cantidad de ropa que necesitaba ser lavada del laberinto era formidable.

“El clima de verdad está agradable hoy… Me pregunto si Lyle-sama está bien.”

De lo que pudo recordar de esta mañana, probablemente no lo estaba.

Novem sabía eso, pero debido a que el individuo mismo estaba reacio en esperar para ir, ese fue el final del asunto.

El derecho para decidir radica solamente en Lyle, o eso pensaba Novem.

Viendo a través del patio, las hierbas y el césped habían crecido durante el tiempo en que habían estado fuera.

Examinando su entorno, Novem chasqueó los dedos de su mano derecha.

Después de eso, fue a colgar la ropa para secar, y a quitar las hierbas. A mantener el césped en orden, y a recolectar la basura de ahí en un solo lugar.

Era una cosa de segundos.

“Realmente no me gusta usar eso.”

Aunque no le gustaban las restricciones de la magia, había muy poco tiempo para que se encargara del cuidado de toda la mansión.

Hoy, ella iba a empezar con el interior, y también iba a preparar el almuerzo.

“Miranda-san y Shannon-chan está volviendo, y estamos bajo su cuidado, así que derrochar es un poco… pero me pregunto cuánta recompensa aceptó Lyle-sama.”

Sus ojos encontraron a un gato trepando las murallas del patio.

Mientras Novem intentaba acercarse con una sonrisa, el gato maulló, antes de salir corriendo apresuradamente.

Viendo su propia mano extendida, Novem pensó en sí misma por un rato.

“Como pensaba, no está bien.”

Animándose a ella misma, agarró la canasta para dirigirse a limpiar la cocina.

Entonces, una voz la llamó.

Era Shannon.

“Hmm, así que estás sola hoy.”

Viendo a Shannon sonreír y transmitir una atmósfera diferente de la habitual, Novem no mostró ningún signo de sorpresa.

“¿Qué ocurrió? No veo a Miranda-san contigo.”

Shannon habló.

“Me dejó, y se dirigió a la academia. Parece que hubo algún problema. Me pregunto qué clase de problemas causaron tus camaradas.”

Mientras Shannon se reía para sí misma, sus ojos definitivamente estaban enfocados en Novem.

Novem notó que estaba siendo observada. Pero por el bien de la chica a la que le gustaba pretender ser ciega, ayudó a guiarla a la habitación.

“Es peligroso, así que déjame llevarte a tu habitación. En todo caso, ¿un problema en la academia?”

Ella pensó que quizás algo le había pasado a Lyle.

Pero podía imaginar el tipo de cosas que Damien perpetraría.

Creyendo que Lyle sería capaz de preservar ante eso, Novem le extendió la mano a Shannon.

Shannon regresó una sonrisa vulgar en respuesta.

“… Creo que sería mejor si dejas de hacer ese cara, Shannon-chan.”

Al ser advertida, Shannon empezó a hablar.

“No estoy exactamente segura de lo que pasó, pero la resistencia de onee-sama se ha vuelto increíble. Incluso cuando trato de jalar su corazón, no hay nada en lo que agarrarse… por eso pienso que trataré de tomarte. Quiero decir, tú realmente eres algo como la muñeca de Lyle.”

La muñeca de Lyle.

Al escuchar eso, Novem pensó en sí misma por un momento.

Probablemente eso no era un error.

Ella actuaba por el bienestar de Lyle, y existía por su bien.

Pero Novem también sabía que esas no eran palabras agradables para ser dirigidas a un humano.

Así que le advirtió.

“No deberías decirle esas cosas a la gente. Ahora vayamos a tu habitación.”

Shannon agarró la mano de Novem.

Una clara indicación que podía verla.

“… ¿No deberías ser más hábil que eso? Como mínimo, has sido capaz de poner ese acto de que no puedes ver hasta el final.”

Hasta ahora, Shannon se aseguró de interpretar a la chica ciega.

Nunca había actuado de una manera tan obvia.

(¿Podría estar en pánico?)

Después de escuchar cómo Miranda estaba resistiendo, empezó a sentir algo como impaciencia de Shannon.

La muñeca en la que había puesto sus manos había sido robada, así que acciones que no haría normalmente estaban saliendo.

Algo en Shannon tocó a Novem.

“¡No estoy revelando nada! ¡Con esto, eres mi muñeca! Ya que te ves mucho más débil que onee-sama… más débil que…”

Shannon estaba actuando extraño.

Novem habló con un tono amable.

“Por favor déjame Shannon-chan. Ahora vayamos a tu habitación.”

Shannon abrió sus ojos ampliamente, y miró a Novem.

Rápidamente soltó su mano, y cayó sobre su espalda.

Sin embargo, no pareció haberle dolido.

Sin quitar sus ojos de Novem, sus extremidades estaban temblando.

“¿Estás bien?”

Cuando Novem dio un paso hacia ella, Shannon encontró un grito formándose en su garganta, mientras retrocedía.

“Tu ropa se ha ensuciado. La lavaré, así que vamos a cambiarte.”

Eran acciones naturales de Novem, pero la actual Shanon las vio como algo más.

“Qué… qué eres… no eres humana. No hay forma en que seas humana…”

Las palabras de Shannon causaron que Novem se congelara por un segundo.

Trató de poner su mano en su rostro ahora que se había vuelto inexpresivo.

(… no humana. Así que me lo han dicho una vez más.)

Era un hermano. Mientras pensaba en eso, Novem puso una vez más una expresión amable.

Estaba preocupada acerca de como hablarle a la temblorosa Shannon.

“Los ojos de Shannon-chan… son realmente lindos, sabes. Estaba segura de que eran ámbar, pero ahora se ven dorados para mí. ¿Qué tipo de mundo ves con ellos? Tengo bastante curiosidad.”

El hecho de que veía el mundo diferente, que tenía la habilidad, todo eso era sabido por Novem.

Lo sabía, pero fingía ignorancia.

Es solo que Shannon había dejado de actuar como ciega, y su interés había caído en picada. Trató de cambiar el tema de conversación, pero…

¿Qué pensó Shannon al oír eso?

En realidad no había pensado tan lejos.

“¡Hiii! ¡Aléjate… no te acerques!”

Shannon gritó, antes de pasar en frente de Novem.

Novem miró la escena.

“Esto, de nuevo…”

Dejando salir un pequeño suspiro, le dio una palmadita a la cabeza de Shannon.

Y de esa forma, cargó el cuerpo de la niña.

Como una princesa.

Pero entonces, sintió una presencia acercándose a la mansión a una velocidad increíble

“¿Lyle-sama?”

Novem miró por encima de la valla, y vio a Lyle corriendo hacia ella…

“¡Estás bien, Novem!”

Había usado coincidentemente una habilidad.

Viendo el mapa extendido en un alcance más grande lo que esperaba, sentí una presencia roja al lado de Novem.

Me apresuré a salir de la academia, y usé la habilidad del Cuarto para llegar tan rápido como pude.

Con ese impulso, salté por encima de la muralla de la mansión de la Casa Circry, pero había una montaña de malas hierbas donde aterricé, así que caí hacia adelante.

Mientras me dirigía hacia el suelo, me aseguré que mi cuerpo se deslizara para alcanzar a Novem.

Creo que hay algo malo con la parte del deslizamiento, pero creo que mostré una pose bastante asombrosa, si lo digo yo mismo.

“… ¿E-está bien, Lyle-sama?”

Me paré y me limpié la suciedad antes de hablar.

“Estoy bien. Incluso me aplaudo a mi mismo por pensar en un nuevo aterrizaje innovador. Más importante, ¿estás bien, Novem?”

Viendo a Shannon en sus brazos, deducí que probablemente no había ningún problema.

Aunque la revisé por si acaso.

Y…

“Sí. Estaba un poco sorprendida… ¿por qué tiene ese bicho con usted?”

Novem miró al bicho en mi mano derecha con una expresión de asombro.

Lo había visto mientras corría hacia aquí y lo capturé.

Realmente no podía contener a la chica, así que pensé en castigarla con un bicho.

“¡Es la hora del castigo de Shannon!”

Diciendo eso, presenté el bicho ante Novem pero…

“¡Ow! ¡Este muerde!”

El bicho mordió mi dedo así que lo lancé.

Con eso, voló, y viendo eso, Novem se empezó a reír.

“¿Q-qué?”

“Quiero decir, Lyle-sama… es como si fuera un niño intentando molestar a la chica que le gusta.”

Volteé mi cabello.

“Los hombres son aquellos que viven constantemente con el corazón de su juventud. Qué tal, ¿te has enamorado de mí nuevamente?”

Cuando dije eso, escuché el sonido de una mesa siendo golpeada desde dentro de la Joya.

Todos estaban actuando juntos, así que escuché risas junto con los sonidos fuertes…

Sin embargo…

(Hmph, para el actual yo, no importa cómo actúen los ancestros. Este mana se desborda de mi cuerpo… verdaderamente maravilloso.)

Mientras consideraba qué tan horrible era mi propio talento, Novem me vio y asintió.

“Sí, me he enamorado de usted muchas veces, Lyle-sama. Ahora llevemos a Shannon-chan a su habitación. Ah, ¿qué pasó con los materiales de la recompensa?”

Habiéndome preguntado, preparé una respuesta.

“No, la sirvienta dijo que era una buena pieza o algo así, así que terminó quedándosela. Quiero decir, solo estaban ofreciendo un precio ligeramente mayor al del gremio.”

Pienso que venderla estaría bien, pero siguió diciendo que tenía un grosor perfecto o algo así. Llegamos a un entendimiento mutuo, y las conversaciones procedieron en la dirección de no venderlo.

Damien tomó gusto por la sirvienta, así que nos detuvimos en intervalos fijos. Así que resultó en que no tendríamos que pagar la cuota de mantenimiento por ella.

Él ha pensado en muchas formas de usar a la sirvienta, al parecer.

“¿Una sirvienta? ¿No era un autómata? Además, sobre la magia…”

“¡No temas! Fui capaz de aprender la magia conocida como [Golem]. Pero realmente debería estar molesto con eso. Es algo que cualquiera puede usar, pero requiere un inmenso talento para dominarla.”

“Ah, ya veo.”

Novem parecía satisfecha con eso.

Es sobre la magia de golem que me enseñaron, pero en esencia era ridículamente simple.

Era simple… pero para resumirlo, era difícil aplicarla.

Incluso si las estás moviendo, no es como si estuvieras viendo las cosas desde el punto de vista de las muñecas.

Tienes que verlas con tus propios ojos, y decidir exactamente cómo se moverán. Encima de eso, si tus ojos están bloqueados, es imposible decidir cómo deberían moverse.

Para usarlas como Damien, requiere talento.

Si voy a usar varias a la vez, dos es mi límite.

“Así que sí aceptó la recompensa. Escuché que Miranda-san se apresuró rápidamente hacia la academia, pero ¿pasó algo?”

“Oh, así que lo sabías… la autómata que tomé como recompensa se convirtió en toda una atracción. Algo sobre ser una tecnología perdida de cristalización, o algo por el estilo, y los estudiantes de la academia vinieron a verla. Fue asombroso, sabes. ¡Era como si en verdad fuera humana!”

Mientras explicaba felizmente, el Cuarto afirmó.

[Oy, niño. Las explicaciones están bien y todo, pero ¿cuánto tiempo planeas hacer que Novem-chan cargue a Shannon-chan de esa forma? Llévala a su habitación rápido, idiota.]

El Tercero también.

[En serio. Ah, también me gustaría pedir una línea tuya mientras la cargas.]

Si era solo una línea, entonces pensé que estaría bien.

“Oh, lo siento por eso. La cargaré.”

“Entonces te la dejaré a ti.”

Cuando dije eso, tomé a la chica en mis brazos y miré su rostro.

No estoy seguro de lo que pasó, pero podía ver lo blanco de sus ojos y la baba estaba colgando de su boca.

Era un desperdicio de su buena apariencia.

“Hmm… hoy tengo un destino con las bellezas durmientes.”

Pero el hecho de que no lo desperdiciaré es uno de mis puntos buenos.

“¿Belleza durmiente?”

“Sí, la historia en donde un beso despierta a la princesa. Así es cómo desperté a la autómata.”

“… ¿Beso? Ya veo…”

Cuando dije eso, el Sexto…

[¡Hoy Lyle de verdad tiene un estilo innovador en él!]

El Séptimo también.

[¡Esta es una oportunidad única en la vida, Lyle! Alguien como tú está… bien. Sigue así.]

El Segundo parecía estar sufriendo.

[¡Detente ya…! ¡Más de esto y mis abdominales no aguantarán…!]

Estaban llenos de vitalidad.

Pensando en eso, entré a la mansión.

Novem caminó detrás de mí…

“Lyle-sama, ¿qué piensa de Shannon?”

Al escuchar eso, yo…

“¿Hmm? Creo que es linda. Suficientemente linda como para comérsela. Pero es desafortunado… para una chica tan pequeña, mi beso no puede ser el que la despierte.”

Novem pensó por un rato.

“… Su cuerpo parece robusto, y no se enferma, aparentemente. Sus ojos son… bueno, démosle un grado de aprobación. Tiene la sangre de la Casa Walt en ella, pero es una relación distante, así que eso no es un problema. De acuerdo, entendido. Haré algo al respecto.”

“Sip, te lo dejaré a ti. Oh, ups. Dejé a Aria atrás. Tendré que ir a por ella más tarde.”

“Sí.”

La vi riéndose para sí misma.

A diferencia de lo habitual, la impresión que transmitía era bastante suave.

Me hizo sentirme bien también.

(Para que sea capaz de hacer que Novem me dirija esa sonrisa… ¡¿No soy demasiado asombroso?!)


Capítulo 12ÍndiceEpílogo

Un pensamiento en “Capítulo 13: Novem Forxuz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s