Capítulo 9: Especialista en Laberintos

Capítulo 8ÍndiceCapítulo 10


El Laberinto de Arumsaas.

Habiendo llegado a una habitación amplia en el quinto piso, reuní a todos para discutir nuestros planes.

Hasta ahora, los aventureros que se apresuraron a entrar a través de la solicitud de Damien, habían derrotado a todos los monstruos, así que pudimos seguir adelante sin pelear.

Pero después del quinto piso, la cantidad de aventureros disminuyó bastante.

Debido a eso, tendríamos batallas más adelante, así que pensé que podríamos hablar sobre ello.

“Bueno entonces, voy a transmitirles nuestro objetivo a partir de ahora.”

Yo era el líder del grupo, y Damien el objetivo a quien teníamos que proteger.

El sujeto había dicho que se protegería a sí mismo, pero cuando le preguntamos si podría tomar el mando, era completamente inútil.

Era debido a que su interés en los demás era muy tenue.

Damien había hecho que una de sus muñecas se inclinara, y actualmente estaba sentando en sus brazos.

Era como si un adulto hubiera colocado la muñeca de una niña encima de su brazo.

“¿Objetivo? Sí, no parece haber monstruos u otros aventureros alrededor. Y espera, estoy sorprendido de que fuéramos capaces de llegar hasta acá tan fácilmente. Los caminos en el laberinto se rehacen periódicamente.”

Los laberintos cambian sus propias estructuras.

Debido a eso, es a menudo el caso cuando te sientes aliviado por conocer el camino, pero luego te pierdes.

(Es por las habilidades.)

“No necesitas preocuparte por ese punto. Para desafiar el laberinto, he traído conmigo una cantidad de habilidades útiles.”

Al decir eso, mostré la Joya colgando de mi cuello.

Damien y Clara la vieron y asintieron.

Solo Miranda-san la observó con una expresión perpleja.

“¿Una herramienta mágica? Pero una herramienta mágica con ese tipo de habilidades debe ser cara, ¿verdad?”

Quien respondió a su pregunta fue Clara.

“No es una herramienta mágica. Es una grabadora de habilidades, una [Gema]. Eran la tendencia antes de que las herramientas mágicas fueran inventadas. Así que tienes múltiples habilidades ahí… azul es del tipo de apoyo, ¿cierto?”

Clara asintió y yo continué.

“Puedo evitar batallas hasta cierto punto, pero algunas pueden ser inevitables. También hay casos en los que sería mejor que derrotáramos al enemigo. Por lo general vamos a estar apuntando al cuadragésimo nivel, pero sí podemos recolectar tesoros en el camino, lo haremos, aunque si toma demasiado tiempo, los ignoraremos.”

“Bien. ¡Bien! Fue correcto de mi parte solicitártelo a ti. No te pierdes en el laberinto, y no estoy nada más que agradecido de que tengas una habilidad que te permita sentir a los enemigos. Lo que es más, parece que incluso conoces la localización de los cofres. Realmente es un salvavidas. Todos los tesoros que puedes obtener en el trigésimo piso son cosas que pueden recoger en la academia, así que no estoy interesado.”

Parece que Damien no estaba interesado, pero desde el punto de vista de nosotros, los aventureros, eso sería ignorar objetos que podríamos convertir en dinero.

Aria murmuró que era un desperdicio, pero lo aceptó.

Novem asintió sin objeciones.

Miranda-san no parecía estar interesada así que no se opuso.

Pero solo Clara…

“Entiendo que evitaremos las batallas tanto como nos sea posible, ¿pero qué haremos con respecto al equipaje? Quiero evitar tener a las muñecas de Damien en un estado de incapacidad en las batallas.”

Clara miró a las dos muñecas cargando las cosas de Damien, y nuestra caja de madera. También estaba de acuerdo con ella.

… Así que chasqueé mis dedos y manifesté un círculo mágico.

Al ver eso, todo el mundo estaba ligeramente sorprendido.

Se lo había mostrado a Aria y a Novem antes, pero quizás todavía no se acostumbraban.

“Es una de las habilidades de la Jo… Gema. Si pones objetos en este cofre, no tendrás que cargarlos. Podemos moverla como una carga ligera, pero no puedo sacarla muchas veces. Tengan las cosas que necesitan usar con frecuencia a mano. Tomar cosas dos veces al día es mi límite.”

Al escuchar eso, Damien asintió.

“Parece que puedes poner una cantidad considerable ahí. Pone lo mío también. Aún así, para ser usada sin restricciones, ¿tiene un gran consumo de mana?”

Asentí, sin tratar de esconderlo.

Tenía que explicar que no podía hacer lo imposible.

“Usar habilidades pone mi mana al límite. En batalla, haré todo lo posible para no usar mana. A cambio…”

Extendí mi mano hacia el cofre, y tomé las armas que había almacenado ahí.

Era un juego de arco y flechas.

Pero las puntas eran un poco especiales.

Miranda-san habló.

“Esas son flechas que pueden explotar, ¿verdad? Recuerdo a algunos estudiantes hacerlas y venderlas.”

“Para ser más específico, son un tipo de herramienta mágica con magia en ellas. Piedras mágicas y similares se han adherido a ellas, así si la flecha se impacta con algo, la magia se activará. Será útil contra los monstruos de por acá.”

Hace un tiempo, le pregunté al aventurero que alcanzó el último piso, qué equipo necesitaría.

Las flechas eran reemplazables, pero tenerlas haría un mundo de diferencia dijo.

Comprarlas fue todo un gasto.

(Si no recolectamos partes de monstruos en el camino… nuestro dinero…)

Cada una fue realmente cara.

Clara parecía un poco aliviada. Quizás se dio cuenta que no fuimos negligentes en nuestros preparativos.

“Es porque el laberinto de Arumsaas tiene monstruos cubiertos de metal. Creo que este tipo de armas será efectivo. Pero ¿tienes suficientes flechas?”

Tomé otra arma de la caja.

Era un arma contundente.

Un arma llamada mazo, y una para golpear al enemigo.

“Si el nivel de peligro es bajo, usaré esta. Solo están rodeados de metal, y un golpe contundente probablemente será más efectivo en el contenido.”

Al escuchar eso, Clara parecía satisfecha.

“Clara, haré que tú ilumines los alrededores. Después de eso, solo está el cargar el equipaje, pero me gustaría que una de las muñecas de Damien se hiciera cargo de eso.”

Damien sonrió.

“No me importa.”

“Para la línea frontal, me tendremos a mí, Aria y una de las muñecas. Lo siento, pero la usaremos como escudo.”

“Correcto. Esa es la manera apropiada de usarlas.”

Incluso ahora, Damien aceptó todo fácilmente. Su buen humor me dio un poco de curiosidad.

“Detrás estarán Damien-san, Novem y Clara. Las muñecas restantes estarán detrás. Creo que seremos capaz de seguir con esta formación a través del vigésimo piso.”

Si el jefe del vigésimo piso todavía no ha sido subyugado, necesitamos derrotarlo para seguir adelante. Creo que será difícil con nuestras fuerzas, pero tengo la habilidad del Segundo.

(Pero dudo que funcione en una muñeca.)

Incluso si la usara en las muñecas, me pregunto si realmente tendría efecto. Tendré que probarlo.

“Lyle-sama, según lo planeado, hasta el trigésimo piso…”

Novem habló y respondí sin dudarlo.

“Hay otros aventureros moviéndose alrededor, pero por lo general no entraremos en contacto con ellos. Si buscan nuestra ayuda, lo decidiremos en el momento, pero actúen con la solicitud en mente.”

Damien parecía un poco aburrido.

“Apreciaría que no perdieras tiempo involucrándote con otros. Bueno, pareces capaz, así que te seguiré. Siempre que tenga lo que solicité, será suficiente.”

No parecía estar interesado en los otros.

Pero Aria la respondió.

“Hey, ¡¿es que no tienes sentimientos?!”

Damien resopló.

“¡Hah! ¿Sentimientos? El momento en el que deciden desafiar este lugar, se vuelven responsables de ellos mismos. No me importa si los salvan porque sus vidas están en peligro, pero por favor no vayan olvidando mi solicitud. Si les gusta jugar al héroe, entonces hagan lo que quieran cuando esto termine. Por supuesto, que sean capaces de hacer algo. Ustedes… entre los miembros de aquí, apuesto que son los más débiles.”

Habiendo sido llamada débil, Aria apretó su lanza.

Viendo la situación, Clara se acercó a su lado.

“Es tal como Damien dice. No negaré el valor de salvar a la gente, pero hemos tomado la solicitud. Quien se ha equivocado en sus prioridades eres tu.”

Si no salvas las vidas que eras capaz de proteger, puede que ganes mala reputación como aventurero.

Por solo involúcrate si estás seguro de que puedes hacer algo.

“No estoy seguro si se equivocaron en su juicio, o su suerte fue mala, pero no se metan con mi investigación por esa clase de gente. Ahora que lo entienden, ¿deberíamos terminar el descanso?”

Damien cerró el tema y comencé a meter cosas dentro de la caja.

El sable que por lo general uso sería inútil aquí, así que también lo puse. Novem llamó a Aria.

“Aria-san.”

“Ya lo tengo. Una persona débil no puede salvar a nadie… así que tengo que ser más fuerte.”

Era algo que Zelphy-san nos enseñó en Dalien.

Si queríamos salvar a la gente, teníamos que ser más fuertes.

(Suficiente fuerza para salvar a otros…)

Puse todos los objetos necesarios en la caja, antes de chasquear mis dedos nuevamente para hacerla desaparecer.

En realidad no había la necesidad de chasquear, pero después de ver al Séptimo hacerlo, simplemente empecé a imitarlo.

“Bueno entonces, vamos a poner una cuota de al menos cinco pisos por día. Creo que los primeros veinte serán fáciles, pero no bajen la guardia.”

Cuando empecé a caminar hacia adelante, todos me siguieron.

Aria se veía arrepentida, pero Novem siguió llamándola para calmarla.

Sin embargo, el hecho de que la persona que por lo general la calmaba, Miranda-san, estaba mirando silenciosamente hacia abajo, dejaba toda una impresión.

Lo acabo de notar ahora, pero…

“Después a la derecha y esperen futuras direcciones.”

“Sí, Lyle-sama.”

Las habilidades de los ancestros están…

“El enemigo no nos ha notado, así que estaremos lanzando un ataque sorpresa. Estaré usando el arco, así que una vez que la explosión suene, Aria…”

“¡Déjamelo a mí!”

En laberintos, no, en la mayoría de las situaciones…

“Hay un cofre con tesoros, pero tiene una especie de trampa. ¿Qué deberíamos hacer, Clara?”

“No tengo la técnica para desactivarla. Si estás preocupado sobre eso, mejor lo evitamos, pero… me sorprende que puedas saberlo.”

Considerablemente, o cómo debería ponerlo. Son lo suficientemente eficientes como para que lo llames cobardía…

“Descansemos por aquí hoy. Si derrotamos a los monstruos del área, tendremos algo de paz.”

“Verdaderamente espléndido. En solo un día, estamos en el decimoctavo nivel subterráneo. Lo que es más, mientras que nosotros lanzamos ataques, no nos han lanzado ninguno. Sip, eres verdaderamente competente.”

“¿… Gracias?”

Aún cuando Damien me elogió, sentí unas cuantas dudas por alguna razón.

No era por mi poder, sino por las habilidades de mis ancestros.

Todavía no conozco completamente mi propia habilidad, así que hay cosas que no puedo evitar preguntarme.

Derrotando a los monstruos de los alrededores, llegamos a una habitación un poco amplia, y bajamos nuestro equipaje.

Las paredes alrededor tenían una irresponsable cantidad de láminas de metal sobre ellas, y cerca de la entrada, había un cartel rectangular con una luz esmeralda.

¿Es esa la representación de un ser humano? Algo como eso fue puesto ahí.

“Aún así, este de verdad es un laberinto misterioso. Quizás es un poco demasiado único, pero no puedo dejar de tener este sentimiento siniestro que me transmite.”

Cuando dije eso, Damien empezó a explicar el lugar.

“Por supuesto que lo es. Quiero decir, no es que este laberinto emergiera en el lugar al que llamamos la ciudad de los eruditos. Es precisamente debido a que este laberinto está aquí, que la ciudad fue construida encima.”

Él usó una frase curiosa, así que pregunté.

“¿Es debido a que este laberinto estaba aquí que la ciudad de los eruditos fue construida?”

“Así es. A diferencia de los otros, una ruina antigua se convirtió en un laberinto. Y cuando eso pasó, siguieron derramándose uno tras otro… Incluso las populares herramientas mágicas de la actualidad, vinieron indirectamente de los tesoros y materiales que se encontraron aquí. El equipo es una cosa, pero para la ciudad de los eruditos, esta es verdaderamente una montaña de tesoros. Cierto… por ejemplo, es posible llevar afuera el metal del que está hecho el laberinto, aunque en pequeñas cantidades.”

Damien movió su muñeca, e hizo que empezara a pelar las paredes.

Sin embargo, el laberinto repentinamente trató de responder, e intentó restaurarlas.

Y…

“¿Qué estás tratando de hacer?”

Clara parecía asombrada mientras nos miraba, pero una lámina de metal había sido removida.

No, el laberinto mismo la descartó.

Era una lámina pequeña y linda, apretada entre las manos de la muñeca.

“Le estoy dando a este niño una lección. Tu eres la chica biblioteca, ¿verdad? También deberías observar.”

Damien llamó a Clara [Chica Biblioteca] mientras el resto de nosotros observábamos la pieza de metal.

“En el pasado, refinar o manufacturar este metal era imposible para nosotros. Pero la ciudad de los eruditos lo revolucionó. Esa tecnología es incluso usada para producir herramientas mágicas. Hace un tiempo, incluso esta pequeña cantidad de metal tenía algo de valor. Los aventureros escarbaban las paredes con toda su fuerza, al parecer. Ahora, no podemos hacer nada más que mirar hacia atrás y reirnos de ellos.”

El laberinto en si mismo era una mayor gracia dada al mundo.

Esa era el laberinto de Arumsaas.

“Tienen que dirigirlo, pero si desaparece, ¿habrían problemas más grande que la pérdida del laberinto?”

Cuando pregunté eso, Damien empujó sus gafas y estas se iluminaron.

“Así es. Aunque hay bastantes allá afuera que no entienden eso.”

Damien dejó a un lado el trozo de metal que la muñeca había sacado.

Y esa chatarra, como si se derritiera en el suelo, desapareció.

Al ver mi cara de sorpresa, me explicó.

“Es una parte del laberinto, así que puede ser fácilmente tomada de vuelta por él. Si la llevas afuera, no la reconocerá como una parte de si mismo nuevamente. Había algunos tipos investigando eso, pero… no estoy interesado. Todo lo que me interesa es la cristalización de la tecnología antigua, los [Autómatas]. Haré una muñeca que supere la cristalización. Para ese propósito, necesito reproducir un autómata sin importar qué.”

El Séptimo, quien se había mantenido tranquilo hasta ahora, pensó en una pregunta.

Escuché su voz desde la Joya.

[Espera, ¿podría ser que a este hombre… realmente no le gustan los autómatas en si?]

Estaba sorprendido.

De Miranda-san, escuché que iba a reproducir uno con el fin de crear su mujer ideal, o algo por el estilo, así que pensé que usar las muñecas de la tecnología antigua era su objetivo.

“¿Podría ser que no tienes mucho interés en los autómatas en si?”

Cuando dije eso, Damien empezó a charlar de buen humor.

“Un poco más que en otras cosas. Son mi objetivo, y además, esos ancianos están muy interesados en recrearlos. Pero desde mi punto de vista, siempre que eso me de presupuesto para mi investigación, está bien. Restaurarlas es algo aparte. Voy a hacer a la mujer de mis ideales. Con pecho modesto, y elegante… Ah, ¡esa expresión fría que tienes solo hace que todo sea más espectacular!”

Mientras veía al hombre entrar en un trance de éxtasis, mi rostro se apretó.

No es como si fuera solo su problema.

Al escuchar su historia, los ancestros en la Joya empezaron a hablar.

De acuerdo con el Segundo…

[¿Pecho plano dices? ¡¿No es en el volumen que el encanto de una mujer miente?!]

El Tercero…

[Está bien tener algo de moderación. Lo que es importarte es el balance.]

El Cuarto…

[¡¿Qué tienen de malo los pechos pequeños?! ¡¿No está bien?! ¡No es como si el tamaño lo fuera todo! ¡Eso no es nada más que un bulto de grasa!]

El Quinto no parecía estar interesado.

[Mientras produzcan leche, no hay problema. Incluso si no lo hacen, solo contrata a nodriza para el niño.]

El Sexto se rió mientras…

[Hahaha, es la forma del busto, sabes. ¡La forma! Es importante, ¿o no?]

Parece que el Séptimo estaba en la facción de las grandes.

[El valor de los pechos pequeños… ¿Por qué estás tratando de decir mentiras? No puedo comprenderlo.]

El Séptimo dijo eso con algo de decepción, pero desde mi punto de vista…

(Exactamente por qué tengo que escuchar lo que los ancestros piensan de los pechos…)

Incluso si cubriera mis oídos, lo escucharía. El sentido de valor de los ancestros en relación al pecho de una mujer.

Y sus opiniones competitivas, incluso si me tapara los tímpanos, vendrían a mí.

Como hacía una expresión oscura, Novem se acercó a mí.

“Lyle-sama, sobre los turnos de guardia… ¿está bien?”

Lentamente me volteé hacia el pecho de Novem.

“Sí, mientras más grande mejor.”

“¿Disculpe?”

Novem no pareció darse cuenta, pero Damien habló nuevamente con su buen humor.

“Oh, ya veo. Eres un hereje. Chica biblioteca, tu debes entender el valor de… maldición, qué pasa con tu talla. Creo que te odio.”

Damien le dijo eso a Clara.

Pero sin retroceder, Clara desinteresadamente…

“¿Es así? No hacen nada más que causar rigidez en los hombros, así que prefiero los pequeños, creo.”

Entonces, Damien sonrió.

“Me disculpo. A pesar de esos grandes bultos en tu pecho, veo que eres mi camarada en la admiración por cosas pequeñas en la vida. Sin embargo a pesar de eso, qué tipo de cosas he dicho… ¿quieres que los corte?”

Damien sacó un bisturí de alguna parte.

“Sin cortar.”

“Ya veo…”

Mientras veía el rostro de lamento de Damien, pensé.

(Clara es un poco extraña.)

El segundo día.

Con la misma formación de antes, pasamos a través del vigésimo piso.

El piso con el jefe estaba construido con nada más que con un camino directo que guiaba a una habitación en el centro del laberinto.

Mientras revisaba el mapa, el centro de la habitación fue conectado a una entrada estrecha, y un camino de salida en línea recta.

Era completamente diferente al laberinto de Dalien, así que tenía curiosidad.

(Como pensaba, cambia según la localización. En ese caso, no seremos perseguidos.)

Después de pasar a través de la cámara desprovista de su jefe, procedimos hacia el vigésimo primer piso.

Queríamos tomarnos algunos descansos, pero parece que un grupo de aventureros se estaba acercando.

“Hay algunas personas que vienen desde detrás. Sus números son… doce.”

Aún con doce, tengo el presentimiento de que carecen de números suficientes como para seguir más lejos.

Probablemente vinieron a confirmar si el jefe estaba aquí, o quizás para combatir con monstruos.

“Tus habilidades de verdad son convenientes. Por lo general las de apoyo no sobresalen mucho, y no tienen tanto impacto, así que no parecen útiles para los otros, creo.”

Mientras Aria me miraba y decía eso, el Segundo…

[Y por eso es que odio a los tipos con habilidades de vanguardia. Siempre nos miran hacia abajo… independientemente de la habilidad o del arma, ¡aquellos que puedan usarlas bien son los fuertes!]

En la época del Segundo, era una desgracia tener una habilidad de apoyo.

Quizás se lo dijo alguien que tenía una habilidad de vanguardia como Aria.

Novem se unió a nuestra conversación.

“No es que las habilidades sean asombrosas. Es que Lyle-sama, quien puede usarlas, es asombroso. Requiere talento usar un gran número de habilidades.”

Al escuchar a Novem decirle a Aria que yo era asombroso, empecé a sentirme un poco avergonzado.

Rrecuerdo a los ancestros elogiarme por usar las habilidades hábilmente.

(¿Podría ser que en realidad soy un poco asombroso?)

Estaba seguro de que era completamente inútil comparado con Celes, pero a menudo me he dado cuenta de que no era el caso una vez que me fui.

Entonces, el Segundo habló.

[Lyle, acabas de pensar algo como, ¿soy asombroso? ¿Verdad?]

(Este hombre, ¡leyó mi mente!… es como si fuera el Primero.)

Mientras recordaba al Primero, empecé a preguntarme lo que diría en un momento como este.

(Inesperadamente, podría haberse enojado conmigo nuevamente.)

Empecé a sentirme un poco triste.

Mientras teníamos esas conversaciones, seguimos adelante en el laberinto.

Sin embargo, incluso tras haber llegado tan lejos, Miranda-san no se unió.

Si la llamabas, respondía e incluso sonreía.

(Como pensaba, se distanció un poco. ¿Cómo debería persuadirla para que se convierta en nuestra aliada aquí?)

Más que en las batallas, estaba preocupado por Miranda-san.

Alrededor del vigésimo primer piso, las batallas instantáneamente se volvieron más intensas.

Los orcos que nos habían atacado con láminas de metal, fueron cambiados por unos que utilizaban armas y escudos.

Incluso había algunos que utilizaban cosas para proteger sus cabezas.

Dentro del pasillo.

Hice que Clara extinguiera la luz y sostuvimos nuestra respiración.

Habiendo descubierto una escuadra de cinco orcos, le dije a todos que se detuvieran, mientras pinchaba una flecha.

“Clara, cuando oigas la explosión, enciende la luz.”

“Sí.”

“Novem y Miranda-san, prepárense también. El atributo de fuego está bien. Cuando diga sus nombres, lancen lo que sea que estén preparando hacia el orco de adelante.”

“Sí.”

“L-lo tengo.”

Mientras escuchaba el sonido del arco siendo estirado, activé la habilidad del Segundo.

Y medí la distancia con la del Quinto y el Sexto.

La del Segundo [All]

La del Quinto [Dimensión]

La del Sexto [Especulación]

Las tres habilidades nos dejaban sentir la información de los enemigos que todavía no nos habían percibido.

Usando la habilidad del Segundo que hizo que sintiera que mis sentidos se expandían, apunté en el pasillo oscuro.

(El problemático es aquel que tiene el escudo.)

Mientras ajustaba mi puntería, el Segundo habló.

[Estabiliza tu respiración más. No pienses que los derrotarás en un único ataque. Si golpeas, y los haces retroceder, entonces puedes ganar con estos números.]

Escuchando sus palabras, dejé volar la flecha.

Al mismo tiempo, regresé el arco al carcaj en mi espalda, y tomé el mazo de mi cintura con mi mano derecha.

Cuando la explosión sonó, Clara iluminó los alrededores con magia.

En el centro del escuadrón de orcos, el orco con el escudo había colapsado.

Como si hubiera recibido un golpe en la cabeza, no mostró signos de levantarse.

“¡Novem, Miranda-san!”

Las dos que habían preparado magia activaron sus hechizos.

Novem fue la más rápida.

“¡Fire Wave!”

Una oleada de fuego salió desde detrás de mí y golpeó a los orcos.

Los que usaron a sus camaradas como escudos fueron capaces de bloquear el hechizo, pero los del frente habían sido carbonizados.

(Como se esperaba de la magia de Novem.)

El problema era Miranda-san.

“¡Fire Cannon!”

Un bola de fuego se dirigió hacia el orco que había recogido el escudo.

Su puntería estaba ligeramente desviada, y el hechizo fue bloqueado fácilmente.

Pero el impacto destruyó la postura del monstruo.

No fue capaz de defender a los de atrás tampoco, y sufrieron quemaduras en sus cuerpos.

Viendo que habíamos terminado nuestra magia, empezaron a correr hacia nosotros con sus armas.

Pero antes de que pudiera llamar a Aria…

“¡Hey, ataquen, No 1 y No 2”

Cuando Damien dijo eso, las muñecas empezaron a correr por el pasillo con lanzas grandes en las manos.

Sin sentido de dolor, las muñecas empuñaron sus lanzas temerariamente.

Los orcos atacaron con sus armas, sin embargo, fácilmente rebotaban en sus cuerpos.

Quizás las muñecas estaban hechas de metal de alta calidad, pero incluso después de recibir varios ataques, no fueron derrotadas.

Dos de los orcos se dejaron empalar para detener los movimientos de las lanzas, y en ese espacio, el orco con el escudo elevó un grito de guerra que llegó hasta nosotros.

Corrigiendo la localización de sus gafas con su dedo, Damien habló.

“Ahí es donde debería haberse retirado. Estamos bastante ocupados aquí, así que si huyera, no lo habríamos perseguido… qué desafortunado.”

Cuando terminó su línea dramática, grité.

“¡Aria!”

Cuando Aria corrió, pareció como si hubiese desaparecido por un instante.

Pero en el instante siguiente, estaba detrás del orco que venía hacia nosotros con su escudo.

Probablemente usó una habilidad para rodearlo.

“Así que usó las paredes y el techo.”

Mientras miraba alrededor del espacio, Aria clavó su lanza profundamente en los puntos vitales del monstruo.

El orco cayó al suelo.

Un sonido metálico se escuchó cuando el escudo cayó al suelo.

Fue un sonido bastante agudo.

Era una sensación un poco desagradable de la que no podía decir nada.

“¡Bien!”

Le había dado el golpe final al orco, así que Aria estaba contenta.

Cuando sacó la lanza, sangre empezó a salir y salpicó su cuerpo.

Damien habló.

“Realmente carece de elegancia. Atacas dependiendo de tu fuerza bruta. Lo que es más, en un estilo barbárico.”

Parece que la compatibilidad entre Aria y Damien era baja.

“¡¿No son tus muñecas iguales?! Solo atacan directamente agitando sus lanzas, ¡¿o no?!”

“¿Por qué no lo llamas un ataque simple sin desperdiciar movimientos?”

Ignoré su discusión y le agradecí al otro miembro del grupo.

“Lo siento, Clara. Por hacer que uses magia durante todo el camino.”

“Este también es mi trabajo. Además, estoy acostumbrada así que está bien. Aunque es mi primera experiencia teniendo que apagar y encender la luz tantas veces.”

Magia estaba brillando al final de su bastón.

Como las luces eran parte de la especialidad de los ayudantes, brillaba más que la de Novem.

“Novem, ¿tu magia creció? Derrotaste al orco de un golpe.”

“Gracias. Pero este era un espacio estrecho, así que no tenían donde escapar. Fue debido a sus decisiones, Lyle-sama.”

La dejé decidir qué magia usar.

Pero estoy agradecido con su juicio de utilizar magia con una amplia área de efectividad.

“Buen trabajo, Miranda-san. Lo siento por arrastrarte a esto cuando no estás acostumbrada.”

“¿…Eh? Sí, está bien, Lyle-kun.”

Parecía espaciada por un momento, pero inmediatamente dirigió una sonrisa.

“Si se vuelve difícil para ti, solo dilo.”

“Cierto. Sip… haré eso.”

Cuando dije eso, me volteé a ver a los dos que todavía estaban discutiendo. Aria y Damien.

Dejé salir un suspiro mientras inclinaba mis oídos para escuchar a la Joya.

[Lyle…]

Era la voz triste del Sexto.

(Lo sé, Sexto…)

Cuando usé las habilidades…

En el medio de la batalla, Miranda-san respondió como rojo por un breve momento.

Rojo indica un objetivo que tiene hostilidad hacia mí.

(Como pensaba, Shannon es peligrosa.)

Parece que será difícil reformarla.

Recordé el destello rojo de Miranda-san.

E incluso ahora, estaba brillando con un desinterés amarillo.


Capítulo 8ÍndiceCapítulo 10

Anuncios

Un pensamiento en “Capítulo 9: Especialista en Laberintos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s