Capítulo 1: Poyopoyo

PrólogoÍndiceCapítulo 2


Habiendo parado en el gremio de Arumsaas, empecé a preocuparme acerca de cómo iba a obtener el derecho para desafiar el laberinto.

Y estaba reuniéndome con el empleado del gremio para confirmarlo, pero…

“¿Qué? ¿Ya tengo el permiso?”

El desinteresado recepcionista me pasó los documentos.

Tengo el ligero presentimiento de que me estaba tratando como a un tonto.

“Tu despejaste el cuadragésimo piso del laberinto, y tuviste éxito al completar la solicitud de la academia, así que estás más que cualificado. ¿En verdad viniste hasta acá para preguntar algo como eso?”

El hombre de mediana edad tomó una actitud bastante desagradable cuando estaba hablando conmigo.

Pero más importante, los otros aventureros alrededor me estaban viendo, y se estaban riendo.

El que estaba a cargo hoy, el Sexto, habló.

[Es eso. Puesto que volviste cargado por mujeres, estás siendo severamente subestimado.]

Para empezar, el gremio de Arumsaas no tiene muy buenos sentimientos hacia los aventureros.

Incluso si despejé el cuadragésimo piso, ¿aún soy visto como un aventurero ordinario?

(¿No debería recibir un mejor trato aquí?)

Mientras pensaba en eso, el empleado habló.

“Completaste una solicitud de la academia, e incluso recibiste una recompensa adicional. No estoy en una posición para ofrecer alguna queja. Es solo que sí el laberinto es despejado completamente, serás el primero del que todos sospecharán.”

El laberinto era, para el gremio y la ciudad, una montaña de tesoros.

Destruir eso era algo que tenía que ser evitado a toda costa.

Solo en casos en los que alguien como Damien ponía una solicitud que parecía imposible de cumplir, aventureros estándar tenían permitido entrar en el laberinto.

Y puesto que completé esa solicitud espléndidamente, el gremio debe reconocer mi habilidad.

Aún cuando he sido reconocido, la razón de que no esté feliz debe ser la actitud del hombre.

“¿Así que puedo desafiar el laberinto como me plazca?”

“Haz lo que quieras. Tendremos que disminuir el número de monstruos, y hay aventureros que se van de aquí, cambiando su gremio de origen. Por amor de Dios… por favor piensa en nuestra posîción cuando tenemos que manejarlo.”

Los aventureros se iban arbitrariamente, y venían problemas en cuanto al manejo del laberinto. Aún así él se estaba quejando conmigo.

El Sexto se rió.

[Arumsaas es la ciudad de los eruditos, y ven a los aventureros como el fondo del barril.]

Ese trato era antes, pero los estudiantes de la academia también se registran como aventureros.

Para el gremio de Arumsaas, los aventureros eran apenas una entidad necesaria para manejar el laberinto. Quizás no eran nada más ni nada menos.

(¿No es por eso que todos los aventureros buenos se van?)

Viendo los ojos condescendientes del recepcionista, suspiré, mientras sentía algo de alivio por el hecho de que no tendría que solicitar permiso cada vez que desafíe el laberinto.

Reunir números, hacer el papeleo, y esperar a que se aprobara consumía mucho tiempo.

“Ya veo, entonces me…”

Habiendo terminado mi consulta, traté de separarme del escritorio, pero el recepcionista me detuvo.

“Espera. Hay bastantes solicitudes del gremio en el laberinto. Me gustaría que no olvidaras tomar solicitudes como esas también. Además, esas chicas… hay varios grupos que solicitan que le presentes a Novem Forxuz y a Aria Lockwarde. Será por su bien también. Habrá un banquete pronto, así que asegúrate de pasarte por el gremio. Oh, y si tu grupo es disuelto, tu permiso para desafiar el gremio te será revocado, pero creo que sería lo mejor para ti.”

Despreciandome, e incluso más, tratando de alejar a miembros de mi grupo.

Él estaba actuando bajo la premisa de que la disolución de mi grupo ya era inevitable.

Aunque puede que no sea el más confiable, ¿realmente merezco esto?

Escuchando eso, los ancestros dejaron salir sus voces.

El Segundo…

[… Hey, hey, este tipo está buscando pelea con nosotros, no, con Lyle. Está tratando de crear una oportunidad para reclutar a los miembros del grupo a través del líder.]

Quizás golpeó un nervio, pero el Tercero se rió maniaticamente mientras habló.

[Me pregunto a quién cree que está provocando, ¡¿huh?! De acuerdo, Lyle… qué tal si le das una clara negativa aquí.]

Los ancestros estaban furiosos, y yo opinaba exactamente igual que ellos.

La razón de que estuvieran llamando a Novem y al resto era probablemente debido a la impresión de que todos los que participaron en la solicitud eran prodigiosos a excepción de mí.

Honestamente, Novem era excelente como maga, y su enfoque estaba en la curación.

Aria era una vanguardia con múltiples habilidades, y considerando su edad, tenía buenas perspectivas futuras.

(He oído que hay muchos aventureros que vienen a Arumsaas para reunir camaradas, pero esto es demasiado, ¿o no?)

Hablé con el recepcionista condescendiente.

“¿Incluso usarán al gremio como intermediario para reclutarlas? Tendré que rehusarme.”

“… Es una medida para no desperdiciar chicas con talento. Entre aquellos que las quieren hay nobles jóvenes también.”

Parece que aunque eran duros con los aventureros, la ciudad de los eruditos era amable con los nobles.

El Cuarto habló.

[Esto es claramente favoritismo, ¿o no? El gremio se supone que tiene que ser una organización de oportunidades igualitarias. En la superficie, al menos.]

“Careces un poco en el aspecto de la equidad. Si quieren llamarlos, entonces ¿por qué no les dices que preferiría que no usaran al gremio como intermediario para amenazarnos?”

Cuando dije eso con una sonrisa, el recepcionista respondió con una expresión irritada.

“Tú ignorante mocoso…”

El Sexto susurró.

[Aún cuando Lyle recibió un regalo de ese Damien, e hizo que en realidad recordara su nombre. Esto se está poniendo interesante.]

Una imagen del Sexto sonriendo apareció en mi mente, y empecé a hablar con esa misma sonrisa.

“La verdad es que en esta solicitud, me convertí en un conocido de Damien. Me he pasado por su laboratorio ocasionalmente. Debo haberle simpatizado bastante… quiero decir, incluso me dio una de sus autómatas.”

“Q-qué estás…”

El gremio tenía rodillas débiles con respecto a la academia.

De esa forma, después de escuchar el nombre del famoso profesor, el hombre repentinamente se puso nervioso.

Sus ojos daban vueltas por la habitación de una manera divertida.

“Puedes confirmarlo si quieres, ¿sabes? Quiero decir, somos camaradas que superamos el cuadragésimo piso juntos.”

El Séptimo me ofreció un consejo.

[Fumu, también me disgustaban los aventureros, pero estos tipos son una monstruosidad… si quieres aplastarlos, es mejor hacerlo rápido. Qué tal decirle a Damien. [Se han llevado a mis camaradas, y ya no podrán pasarse por el laboratorio] o algo así.]

El Quinto estuvo de acuerdo.

[Este tipo probablemente no es el único, pero servirá de ejemplo.]

Alejaban a Novem y a Aria aunque no a Poyopoyo…

Mientras pensaba eso, me di cuenta.

(Ya veo, así que puedo hacerlo malentender que Poyopoyo está siendo reclutada.)

Aunque era un método turbio, el lado opuesto ya recurría a eso.

Además, si pienso en lo que se viene, este tipo de charlas puede que sigan esparciéndose una detrás de la otra.

(Esa chica no puede ser registrada como aventurera, pero ¿puedo contar con ella como mi fuerza de batalla?)

Dudo que esa sirvienta tóxica sea fuerte, pero eso no cambia el hecho de que es una camarada.

“Veamos. Qué tal si tengo una pequeña charla… la verdad es que el gremio está persistentemente apuntando a reclutar a mis camaradas, y es molesto.”

Cuando dije eso, sus ojos bajaron.

Quizás debido al pánico, empezó a sudar.

El Sexto habló.

[Estos tipos ven a todos los aventureros de la misma forma. Los miran hacia abajo, y creen que pueden decir lo que quieren… probablemente actuó con su actitud habitual con Lyle.]

El Cuarto habló.

[No creo que tenga planes de buscar pelea. Está verdaderamente pensando en el bien de Novem-chan y las demás, o así se engañó a sí mismo. Pero sip… necesitaremos convertir a alguien en un ejemplo.]

Apuesto que  Arumsaas no tiene nada más que a estos tipos de recepcionistas.

Pero es cierto que la tendencia es fuerte.

(Oh dios… Hawkins-san nunca había parecido tan deslumbrante antes.)

Recuerdo al recepcionista en la ciudad que trataba a todos con cuidado, Hawkins-san. Habiendo venido aquí, realmente experimenté las diferencias en las atmósferas de los gremios.

“… E-esta vez, bueno, han insistido sin importar qué…”

Mientras empezaba a dar una excusa, sonreí.

“Eso no está bien, ¿verdad? Bueno entonces, tengo unos asuntos que atender en la academia.”

Diciendo eso, dejé el gremio. Me fui junto a Poyopoyo quien había sido estacionada afuera, y me dirigí hacia la academia.

Poyopoyo habló.

“Para una maldita gallina, eres un maestro bastante bruto. Su cara estaba pálida, sabes. Para ti el presionar a un humano mucho más débil que tú hasta ese punto… simplemente vergonzoso.”

Se puso la mano en la boca y empezó a sonreír mientras decía eso.

“Estás diciendo eso sabiéndolo perfectamente bien, ¿cierto? Y espera, ellos tienen una autoridad mucho más alta que yo. ¡¿No soy yo el lado débil aquí?!”

La expresión de Poyopoyo de pronto se volvió seria.

“Por supuesto que lo sé. Sí escuché la conversación y todo eso. Vas a ir con el profesor Damien por ayuda, o algo así. Como se esperaba de la gallina babosa. Sabes muy bien cómo hacer uso de tus amigos.”

¿Debería cambiar mi evaluación de Damien a la de un amigo?

Mientras me preocupaba por eso, el Segundo habló.

[Bueno, esa es la verdad. Pero en momentos como este tienen que ayudarse mutuamente.]

El Tercero también.

[Así es. Lyle está cooperando con Damien, así que esto está bien. Oh, vas a estar usando a Damien, así que tendrás que escuchar sus solicitudes a partir de ahora.]

Sí, definitivamente estaba yendo en la dirección en la que lo estaría usando.

Necesito ofrecerle alguna compensación.

(Pero todos los favores de Damien parecen ser realmente problemáticos.)

Con Poyopoyo a mi lado, incrementé mi paso mientras me dirigía hacia la academia.

Cuando llegamos a la academia, yo y Poyopoyo encontramos a autómatas moverse apresuradamente alrededor del laboratorio.

Detrás de su escritorio, Damien estaba sentando profundamente en su silla mientras nos miraba.

“¡Uf! Aquellos antiguos de verdad eran asombrosos. Hicieron muñecas así de elaboradas; lavandería, limpieza e incluso la cocina está hecha a la perfección. Hasta este punto, son demasiado útiles.”

Sacándose sus gafas, y limpiando los cristales, Damien habló con un tono cordial.

“El hecho de que tu las activaste significa… podría ser…”

Miré a Damien, pero la respuesta fue…

“Simplemente usé mi sangre normalmente. Oh dios, el primer beso de este hombre está reservado para la mujer ideal que él va a construir. Aún así, el Lyle de aquella vez fue una gracia caída del cielo. Mi investigación ha avanzado a pasos agigantados.”

Mientras me dirigía una sonrisa inocente, no podía responder con nada más que con un, “Ya veo.”

“Hmm, habiendo participado en el primer beso del maestro, no soy nada parecida a estas imperfecciones producidas en masa de aquí. ¡Como pensaba, soy especial!”

Mientras el humor de Poyopoyo mejoraba, las otras autómatas se detuvieron para mirarnos. Sus pupilas negras emitieron destellos rojos…

“Como se esperaba de un “modelo especial.” Esa inestabilidad y forma de hablar solo serán una carga para su maestro.”

“Exactamente. Como sirvienta… no, como autómata, es un fallo.”

“¿Lo sabías? Los modelos producidos en masa están hechos para los ideales de todos los hombres. Los modelos especiales son… pff…”

Las sirvientas nos dirigían sonrisas mientras decían esas palabras.

Es sorprendente que en realidad sean muñecas.

Sus conversaciones estaban bien dirigidas, y podrían hacer los quehaceres del hogar mejor que la mayoría de las mujeres.

“Desde mi punto de vista, ya sean producidas en masa, o hechas individualmente, sus pechos son…”

Damien sacudió su cabeza.

“¿Así que ya no tienes más preguntas para Poyopoyo hoy?”

La razón por la que vinimos a la academia fue también porque Damien tenía curiosidad sobre su progreso.

Las otras autómatas despertadas eran modelos producidos en masa, y Poyopoyo era especial.

Damien había querido información de ella, pero…

“Esta vez es la última. Puede hacer los quehaceres bien, y aunque hay un problema con su manera de hablar, es coherente. Parece remarcablemente dura contigo en particular, pero está sirviendo a su maestro como debería hacerlo una autómata, así que no hay un problema real. Si estás buscando fallas en su sistema, ¿supongo que tendría que estar en su memoria? Ninguna de las autómatas conocía las cosas importantes. Está el hecho de que acababan de ser activadas, pero es como si algo escencial hubiera sido desconectado… más importante, ¿que diablos es Poyopoyo? ¿Es eso un nombre?”

Damien miró a Poyopoyo.

Se sentó en cuclillas e hizo un gesto irritado.

“Está bien. ¡Hasta que esta gallina babosa venga con un nombre digno, he elegido aceptar la designación de Poyopoyo! ¡Cierto! ¡Hasta que esta gallina babosa venga con un nombre digno, escuchaste!”

Hablé con Damien mientras apuntaba a mi rostro con el dedo.

“No pude pensar en ninguno, ¿así que simplemente me dejé llevar? ¿Algo así?”

Las otras tres autómatas miraron a Poyopoyo y…

“¡¿Dijiste que te dio un nombre?!”

“¡Aún cuando nuestro maestro solo nos llama, [No. 1], [No. 2], y [No. 3]!”

“¡No, no hemos perdido la batalla! ¡Nunca se ha confundido con nuestros números designados!”

Con la cabeza levantada, Poyopoyo sonreía ampliamente.

“Hmmm, imperfecciones producidas en masa. Este es el poder de un modelo especial.”

(Habría preferido un modelo producido en masa. Aún así…)

A pesar de que las tres se veían iguales, Damien era capaz de diferenciarlas.

Como se esperaba del profesor pervertido de los siete grandes.

“Un nombre dices… tendré que pensar en uno también para mi mujer ideal. Oh, cierto. Ese asunto con el gremio.”

Como si acabara de recordarlo, Damien habló de mi solicitud.

El caso del gremio tratando de reclutar.

Le había contado sobre eso.

“Correcto. ¿Puedo pedírtelo?”

“Realmente no me importa. Y espera, hay bastantes quejas sobre el gremio. Tengo un momento de cosas que quiero decirles, pero… sí, les transmitiré el mensaje.”

Tenía una sensación un poco cuestionable. Quizás dándose cuenta de eso, el Sexto habló.

[Ese recepcionista se habría autodestruido tarde o temprano. Simplemente se involucró contigo de casualidad. Es tu pérdida si quieres reflexionar sobre eso.]

Para indicar mi afirmación, agarré la Joya.

“Eso es un salvavidas. Ahora bien, la compensación por la visita de esta vez puede ser esta solicitud.”

“¿En serio? Mis fondos de investigación se están agotando rápidamente, así que es un alivio.”

Después de eso, charlé con Damien un poco antes de dejar el laboratorio.

Cuando regresé a la mansión, encontré a Shannon lavando platos bajo la dirección de Novem.

Escuché el grito de Shannon desde la cocina, y fui para presenciar una escena peculiar.

“¡No, por favor perdóname ya!”

“No será así. Miranda-san también me dijo que te enseñara apropiadamente. Ahora, una vez que los platos estén relucientes, seguiremos con la limpieza de la habitación.”

“¡Ah, Lyle! ¡No te quedes ahí y ayúdame! ¡Es demasiado aterrador! ¡Novem es realmente aterradora!”

Ella corrió hacia mí con la intención de abrazarme, así que la detuve sosteniendo mi mano en su cabeza.

Sus brazos seguían yendo hacia adelante y hacia atrás, pero sus manos nunca me alcanzaron.

“Simplemente estás cosechando lo que sembraste. Como castigo por tus travesuras y relajo durante todos estos años, ¿no es demasiado ligero?”

Al final, Miranda-san perdonó a Shannon.

Después de la dura división de personalidades… incluso después de que Shannon creó su lado oscuro, su personalidad superficial terminó perdonándola.

Viendo la escena, el Sexto levantó una voz dudosa.

[Para que yo haya visto a esta chica superpuesta con Milleia…]

El Quinto tenía la misma opinión.

[Fuimos demasiado cuidadosos, pero terminó bien. Siempre que Miranda esté cerca, deberá estar rehabilitada pronto.]

Novem me miró.

“Bienvenido a casa, Lyle-sama. Y… Poyopoyo-san.”

Con una expresión de preocupación, Novem dijo el nombre temporal de la pila de chatarra.

“¡Realmente no recuerdo darte permiso para dirigirte hacia mí por mi nombre! Lo que es más, estás haciendo lo que quieres en mi territorio… ¡Prepárate!”

“Estás siendo ruidosa.”

Después de golpear la parte de atrás de su cabeza, sus coletas se balancearon hacia adelante y hacia atrás, antes de caer al suelo.

Cubrió la zona del golpe con ambas manos mientras me miraba.

“Eso duele, gallina bastarda. Por favor trátame con más cuidado. Soy una sirvienta bastante delicada. Cuando mi maestro se enoja conmigo, termino llorando en medio de la noche.”

“… Eso es aterrador, así que por favor detente. Y espera, ¿todavía estás despierta en la noche? ¿Qué haces a esas horas?”

Llena de confianza, Poyopoyo…

“¡Estoy en espera en modo de sueño! Siempre me aseguro de tomar esa energía extraña llamada mana de mi maestro, así que tengo que economizar mi bateria de vida tanto como… ¡ow!”

Golpee su cabeza con mi palma nuevamente.

“Así que estás durmiendo ¡¿o no?! ¡¿Realmente eres una autómata?!”

Novem vio nuestro intercambio y sonrió.

“Ustedes dos realmente se llevan bien.”

Miré a Poyopoyo.

Se veía un poco feliz, y era irritante.

“Como pensaba, de verdad sientes lujuria hacia mí, gallina babosa. Si solo me llamaras, terminaría el modo de sueño, y en tu cama… ow…”

La golpee de nuevo y sentí una sensación de fatiga.

Shannon, quien estaba siendo atrapada por mí…

“Hey, ¡¿Por cuánto tiempo voy a ser mantenida de esta forma?! ¡¿No es su trato conmigo demasiado malo?!”

Desde la Joya, escuché las voces del Quinto y del Sexto.

[Está en el nivel de las presas fáciles.]

[Sí, esta chica…]

En serio, ¿de qué parte de esta chica sentíamos peligro?


PrólogoÍndiceCapítulo 2

Anuncios

3 pensamientos en “Capítulo 1: Poyopoyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s