Capítulo 16: Viajando a Isteria

Capítulo 15Índice – Capítulo 17


Era una mañana temprana en el día que comenzarían a viajar a Isteria.

En medio del salón, que estaba iluminado por una linterna de aceite portátil, Kazura estaba reexaminando el contenido de su bolso, que serán útiles en el viaje.

El bolso fue tomado ayer de Valletta. Era un bolso que fue tejido firmemente con fibras de vegetales.

El contenido de ese bolso era comida, como Lipo-D, pero también contenía vendajes, solución antiséptica, botiquín de primeros auxilios y así sucesivamente. Ésos, junto con la linterna de aceite portátil en esta sala, fueron comprados en una tienda al aire libre el día de ayer.

El cielo fuera de la ventana todavía estaba oscuro. El sol aún se ocultaba detrás de las montañas.

Usualmente, Kazura estaría durmiendo en este momento, pero Valletta lo despertó para informarle que saldrán pronto, así, Kazura hizo una revisión final en su equipaje.

Había cambiado su ropa y se puso la ropa de Valin que él había pedido prestado dos días antes. Con sólo una mirada, Kazura parecía similar a los otros aldeanos.

Después que Kazura terminó de verificar su equipaje, mientras llevaba el bolso, salió de la habitación.

✦✧✦✧

— ¿Te hice esperar? Siento llegar tarde.

Kazura llegó en la sala de estar y vio a Valletta ya preparada y esperando mientras leía un libro frente a la chimenea.

En la parte superior de las prendas habituales de Valletta, llevaba puesto un manto de cuero. Ella realmente parecía una viajera.

— No hay necesidad de pedir disculpas ya que no han llegado los otros aldeanos.

Valletta puso el libro que estaba leyendo dentro de su bolsa, se levantó y presentó el manto cercano a Kazura.

— Aunque es de mi padre, espero que Kazura-san pueda usarlo. A pesar de que ya es verano, la noche es fría.

— ¡Oh! Es la primera vez que me pongo algo como un manto. Es algo ingenioso.

Kazura recibió el manto e inmediatamente Valletta le enseñó a usarlo.

El manto de piel tenía la guarnición de piel pegada a él, así que era absolutamente caliente.

Si alguien dormía al aire libre, podría utilizarlo como manta y no ser molestado por el viento frío.

— Esto es muy caliente… ¿Hm? Valleta-san, ¿qué llevas en tu cintura?

Kazura desvió su atención hacia Valletta, entre los huecos de su manto podía ver una tabla plana fijada horizontalmente sobre su cintura.

— Ah, ¿te refieres a esto? Es una daga.

Valletta alejó su manto, y luego con un movimiento familiar sacó la daga de la vaina, y por último, lo mostró frente a ella.

La longitud de la daga era de unos 40 cm, mientras que la anchura medía unos 6 cm. La visión de la daga reflejando la tenue luz de la chimenea era bastante impresionante.

Dado que Valletta era una chica de cuerpo delgado, Kazura sintió una sensación de incongruencia cuando la miraba.

09

— Eerr, ¿Valletta-san sabe empuñar una daga?

— Sí, ya que mi padre me enseñó, puedo usar espadas y lanzas. Pero no soy competente con cualquiera de ellos… Sigo siendo regañada por mi padre cada vez que practicamos.

Valletta hizo una sonrisa amarga. Con una acción suave, ella dio vuelta a la daga en su mano derecha y la devolvió a su vaina.

Kazura estaba preocupado en qué tipo de comentario debía hacer, mientras que Valletta llevaba su manto y recogía su equipaje del piso.

— Entonces, puesto que todo el mundo se reunirá pronto, ¿deberíamos salir?

Entonces ella caminó hacia la entrada de la residencia.

✦✧✦✧

 

— Disculpa. Creo que debo ser quien lleve…

— No, no debes. Déjame llevar esto. Porque es mi deseo egoísta de ir a la ciudad.

Valletta mantenía objeciones mientras se preocupaba por Kazura quien le mostró una sonrisa irónica. Llevaba un estante de madera con leña atado para arriba. De esta manera, ambos salieron de la residencia.

La leña que transportaba Kazura debía ser vendida en la ciudad. Valletta las había reunido anteriormente y las apiló en la tierra. Por supuesto, se sentía incómodo cuando pensaba que esta chica iba a llevar la pesada leña mientras que él sólo llevaba el equipaje. Por lo tanto, él decidió ser uno de los que llevaría la leña.

La leña que llevaba, aunque ya desecada, todavía era muy pesada. Incluso podría ser leña de alta calidad.

Cuando ambos salieron de la residencia, había tres aldeanos charlando entre sí.

Ellos también llevaban mantos. Cerca de los pies de los dos aldeanos había la misma cantidad de leña como la que llevaba Kazura.

El otro parece ser responsable del equipaje, ya que hay una gran bolsa cerca de él.

Cuando esas tres personas vieron a Kazura y a Valletta salir de la residencia, rápidamente los saludaron.

— Buenos días, Kazura-sama y Valetta-san.

— Buenos días. ¿El grupo de Lodurr-san no ha llegado todavía?

— Todavía no, pero creo que estarán aquí muy pronto.

— Entiendo. Entonces, buscaré las armas, por favor, esperen un rato.

Valletta puso el bolso en el suelo y una vez más entró a la residencia.

— Bueno, gracias. Estoy realmente agradecido de que Kazura-sama decidiera participar en nuestro viaje a la ciudad. Aprovechando esta oportunidad, Lodurr-san también llevará a su esposa y a su hija Myura-chan en este viaje.

— N-No. Creo que yo soy una carga, por lo que yo debería de dar las gracias… ¿Myura-chan es hija de Lodurr-san?

— Ah, ¿así que no lo sabías? Bueno, Myura-chan sólo se asemeja a Lodurr-san en los dientes (en otras palabras no se asemejan). Puesto que ella se parece a su madre Tana-san, no es raro que no lo supieras.

Kazura y los otros aldeanos charlaban acerca de la familia de Lodurr, poco tiempo después apareció esa misma persona, Lodurr, que vino con su esposa Tana y su hija Myura que lo acompañaban.

Lodurr, al igual que los otros, también llevaba un manto mientras llevaba un estante de madera con leña, mientras que su mujer, Tana, llevaba su equipaje en un bolso.

— Buenos días, Kazura-sama. Pido disculpas por llegar tarde. Vamos Myura, también hay que darle un saludo.

— Buenos días. Siento llegar tarde.

Impulsada por Lodurr, Myura inclinó rápidamente la cabeza y le dio un saludo a Kazura.

Myura era una niña que tenía el cabello castaño hasta la mitad de su espalda. Por las historias de los otros aldeanos, su edad es de alrededor de 6 años de edad.

En el momento cuando hicieron el acueducto y cuando ellos dispersaron los fertilizantes en los campos, las niñas del pueblo hicieron todo lo posible para ayudar a distribuir alimentos y agua.

Al igual que los otros adultos, Myura también llevaba un manto de su tamaño. En cuanto a ella, Kazura pensó que es muy linda.

— Buenos días. Yo también acabó de salir de la casa, por lo que está bien… Ya veo, ella realmente se parece a su madre.

Kazura comparaba a Myura con Tana mientras murmuraba.

El cabello largo y castaño, grandes ojos, puente nasal prominente y las otras partes, fueron firmemente heredadas de su madre.

Tal vez porque tenían el mismo peinado, el parecido era asombroso.

— Es cierto. Es bueno que Myura-chan no se parezca a su padre, pero sí a su hermosa madre.

— Sí.

Myura rápidamente estuvo de acuerdo con los otros aldeanos, y así los otros comenzaron a reírse.

— Otra vez con esta historia, ¿eh?… Además, Myura rápidamente estuvo de acuerdo con ellos. Ahora estoy triste, así que todos dejen de reírse.

— Fufu, Myura, dile gracias a tu padre por sus bonitos dientes.

— Sí, Padre, ¡gracias por los bonitos dientes!

— Oye…

Mientras que el otro se reía de aquella conversación divertida, Valletta salió de la casa. Llevaba cuatro lanzas con las puntas de las lanzas envueltas en un paño, y un conjunto de arcos cortos.

La longitud de la lanza era aproximadamente de 140 cm, por lo que se podrían llamar lanzas cortas.

— Perdonen la demora, todo el mundo. Buenos días, Lodurr-san.

— Buenos días. Mi hija también se unirá a nuestro viaje, por favor cuídala también.

Lodurr luego de decir eso inclinó la cabeza ante Valletta, y luego recibió dos lanzas corta y un arco corto. Entonces se las entregó a Tana, que después de recibir las lanzas cortas, quitó el paño que cubría la punta de lanza y confirmó la condición de la hoja, antes de cubrirla nuevamente con el paño.

El aldeano que tenía la tarea de llevar el equipaje también recibió dos lanzas cortas. La hoja también fue comprobada por Tana antes de devolvérsela.

— Entonces, ¿ya podemos salir? Puesto que si comenzamos a caminar ahora, llegaremos a Isteria mañana por la noche.

— Eso es cierto, entonces salgamos.

Con las palabras de Valletta, cada uno recogió su equipaje del suelo y comenzó a llevarlo. Y así, partieron hacia la salida de la aldea.

✦✧✦✧

 

Bajo el cielo todavía sombrío, el grupo había dejado la aldea y siguió andando a un ritmo constante en el camino de tierra seca, espolvoreado y sin pavimentar a Isteria.

La anchura del camino era de 3 metros y a su lado se plantaron árboles en intervalos fijos. Era un plan para que sea más difícil de perderse caminando en este camino.

La velocidad de la marcha no era tan rápida ya que estaba Myura, conversando mientras caminaban.

Ya que andaban al ritmo de Myura, cada vez que ella se sintiera cansada tomarían un breve descanso y en ese momento tomarían un poco de Lipo-D para recuperar rápidamente fuerzas.

— Umm, Valletta-san, ¿puedo hablar un momento contigo?

— Sí. ¿Qué sucede?

Kazura estaba caminando en la parte delantera junto con Valletta y estaban charlando sobre el té de hierbas, pero de repente dejó de hablar y decidió preguntarle sobre lo que le estaba molestando.

— No hace mucho, todos recibieron una lanza. ¿Hay muchos peligros en este viaje?

— No es peligroso a ese grado, pero cuando viajas a Isteria hay que tener cuidado y asegurarse de que haya suficientes armas para varias personas. Aunque hay posibilidades de que aparezcan bestias, no ha habido avistamientos en esta área. Pero es imposible resistirse a bandidos sin cualquier arma.

— Así que bandidos, eh… Qué historia tan terrible.

Kazura, que se nació en Japón, famosa en el mundo por su buen orden público, nunca se encontró con ningún bandido. Después de ver las lanzas que fueron utilizadas para atacar a los seres humanos, solo de imaginarlo enviaba unos escalofríos a su columna vertebral.

Kazura pensó que sería mejor comprar una katana de Japón y llevarla con él. Viendo el rostro preocupado de Kazura, Valletta sonrió.

— Todo está bien. Esta zona a veces es patrullada por el ejército privado de Nelson-sama, ese tipo de gente no aparecerá aquí. Y excepto yo y Myura-chan, todos aquí tienen experiencia en combate real. En el caso improbable de que fuéramos atacados por varias personas, todavía podemos defendernos.

— Combate real… ¿Te refieres a la guerra de hace 4 años?

— Sí, aquí todo el mundo sobrevivió a aquellos años, por lo tanto, podrían blandir las lanzas y cuando llegue el momento para su uso, son muy confiables. Cuando llega el otoño, Lodurr va de caza a la montaña, por lo que su habilidad de tiro con arco es de primera clase.

Después de escuchar las palabras de Valletta, Kazura furtivamente dio una ojeada a las 5 personas que caminaban detrás de él.

Sólo por su aspecto, no puedes decir que son fuertes; sin embargo si su cuerpo se observa cuidadosamente, ellos fueron entrenados muy bien. A veces arrojaban miradas a los alrededores; seguramente estaban muy atentos.

No sólo había 5 personas que tenían experiencia en combate real, el ejército privado de Nelson también patrullaba esta zona, entonces no era necesario sentirse ansioso en este viaje.

— Ya veo, realmente estamos en buenas manos, ¿cierto?

Kazura honestamente se sentía aliviado, por lo que Valletta le sonrió.

— Sin embargo, si por casualidad aparecen bestias, entonces en ese momento, quiero su cooperación Kazura-san.

— ¿Eh? Bestias, ¿huh?… Si simplemente es un pequeño jabalí entonces podemos hacer algo, tal vez.

Kazura interpretaba la palabra de Valletta como una broma, así que respondió con las mismas palabras, pero los ojos de Valletta brillaban con respeto.

— ¡Wa! ¿Lo dices en serio? ¡Entonces, si un jabalí aparece, se lo dejaré a usted!

— Sí, si es algo como un jabalí después de un golpe con un palo podría reclamar una victoria fácil.

Kazura le respondió a Valletta.

(Si la palabra Jabalí se utiliza también aquí, ¿eso significa que también hay cerdos en este lado?)

Aunque la explicación era incorrecta, Kazura siguió por el camino hacia Isteria, mientras disfruta del paisaje del otro mundo que comenzaba a iluminarse.

 


Capítulo 15Índice – Capítulo 17

6 pensamientos en “Capítulo 16: Viajando a Isteria

  1. Pingback: Takarakuji c16!! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s