Capítulo 4: Entonces, ¿qué es la magia?

Capítulo 3ÍndiceCapítulo 5


Los chibis y yo dejamos a la enana pelirroja en el césped y esperamos a que se despertara. Esperando, esperando un montón.

Sus hombros se estremecieron y un sonido escapó de ella.

 

—Esta chica, ¿finalmente se levantará? —dije.

 

Hay algo de baba saliendo de su sonrisa.

 

—Ehe, ehehehe, eso no se puede. ¿Cómo se supone que voy a hacer un contrato con todos ustedes? Ehehehehe.

 

Esto es inútil, solo son tonterías. No tengo otra opción que consultarle a los chibis sobre acampar aquí. Rayos.

Empecé a preparar una fogata al ocaso. La pelirroja abrió sus ojos mientras yo estaba golpeando, “kachi kachi”, el pedernal. ¿La habrá despertado el sonido?

 

—Haa, ¡espíritu! ¿Espíritu? ¿Y este lugar? ¿Eh?

 

Aún está medio dormida, qué molestia… Como sea, necesito ser amigable. Definitivamente no lo arruinaré esta vez.

 

—Oye, calma. El peligro ya…

 

Los ojos de la pelirroja se encontraron con los míos, y se volvió hacia un lado. Miró sorprendida y…

 

—¡Hiiii! ¡Lo siento, lo siento! ¡Por favor, no me vendas!

—¡O-oye!

—Soy… ¡una buena ojou-sama, pero no tengo nada de dinero! ¡Haré todo lo que quieras! ¡No, no todo! ¡Ah, te pagaré! ¡Por eso, por favor no pidas nada más que dinero!

 

Esto es inútil, está totalmente en cortocircuito. Primero lo primero, tengo que calmarla.

 

—Calma, no te haré nada, ¿ya?

—¡¿Ya has hecho algo?! ¡No puede ser! Pa-pasó tal cosa mientras estaba dormida… No, no es posible… me estaba guardando para mi príncipe azul…

 

No escuchó una sola palabra de lo que dije. Esto se está poniendo más y más frustrante. Nada de lo que digo pasa por sus oídos.

 

—No, escúchame. No he…

—Ya es demasiado tarde para mí. He sido profanada y ahora seré vendida… Solo quería que todos me reconocieran. Nunca pensé que algo como esto pasaría.

 

Hahaha… hahahaha… Nop, es imposible.

 

—¡Cierra la boca un poco, quieeereees! ¡Tonta, estoy tratando de decirte algo!

—¡Ah-bien!

 

Fuu, finalmente se calmó. Ahora a explicar las cosas bien y despacio. ¿Qué pasa? ¿Está temblando, “puru puru”? No importa.

 

—Vaya. Escucha. No te hice nada. Te desmayaste, así que te traje aquí. Ni siquiera estás atada. Bueno, no me creas si quieres. Lárgate.

 

Bueno, sé que no vale mucho para nadie excepto los chibis, pero he dicho todo lo que pude. Supongo que empezaré a armar el campamento. Volví a golpear, “kachi kachi”, el pedernal. Este es un poco duro, y toma un poco más de tiempo. Bueno, no está tan mal. Solo tengo que disfrutar más esto con los chibis.

 

“Kachi, kachi, kachi, kachi”

 

—H-hum..

—Silencio, estoy ocupado. ¿Que no ves?

—S-sí…

 

“Kachi, kachi, kachi”

 

El sitio de hoy es muy malo, y yo pensando que ya le estaba agarrando el truco.

 

—¿Estás tratando de hacer fuego?

—¿No es obvio?

 

¿Qué fue eso? ¿No estaba tratando de decir algo justo ahora? Realmente desearía que se apurara y lo soltase.

Lo que dijo nunca lo podría haber imaginado.

 

—¿Quieres que lo encienda por ti?

—¿Ah?

—¡Hiiii! ¡Lo siento! ¡Lo siento!

 

Vaya, qué irritante. ¿Qué se supone que diga ahora? ¿Adelante? ¿Qué hace aquí una chica como esta con una apariencia tan pulcra?

 

—No estoy enojado contigo. Entonces ¿qué?, ¿tienes un encendedor o algo?

—¿Un e-encendedor? Ehm, no tengo nada parecido conmigo, pero puedo encender el fuego.

 

¿De qué está hablando esta chica? ¿Tiene fósforos? Bueno, de cualquier manera, estoy salvado. Solo la molestaré por un rato.

 

—Bueno, ¿te importaría?

—S-seguro.

 

La pelirroja apunta su dedo índice a lo que sería la fogata y se encendió. ¿Eso es todo? ¿Prendió el fuego así como así? ¿Qué fue eso? ¿Qué fue lo que hizo?

 

—E-ehm, ¿está bien así…?

—Sí, me has salvado, pero ¿qué fue lo de recién? ¿Cómo has encendido ese fuego?

—¿Eh?

 

¿Por qué me está dando esa extraña mirada? No lo entiendo. ¿O es que es normal encender fuego al apuntar con el dedo? No, nadie necesitaría llevar encendedores en ese caso. ¿Qué fue lo que hizo?

 

—Ehm, lo encendí con magia.

—¿Magia? ¿Qué?, ¿como cuando sacas un conejo de tu sombrero?

—No, no es así…

 

Magia, ¿como en un juego? Creo que recuerdo al cuatro ojos decir algo como eso… no, no dijo eso.

 

—¿Qué es la magia?

—¿Eh? ¿¡Ehhhhhhh!? ¿N-no sabes cómo usar magia?

—Nop.

—N-no me lo creo, ¡creo que nunca he conocido una persona así antes! Aunque, ¿no deberían haber estado usando magia todas las otras personas que conociste…?

—Nop, nadie a mi alrededor podía.

—¿¡Ehhhhh!?

 

Diablos, no tengo ni idea de todo esto. Debería simplemente sentarme y escuchar lo que tiene que decir. Excepto que, ¿tiene siquiera esta chica algo bueno que decir?

 

—Bueno, por lo menos he escuchado de la magia ahora. Oye, ¿estás bien quedándote aquí? No te detendré si tratas de irte.

—Ah, sí, estoy bien. ¿Eh? Tienes unos escalofriantes ojos, pero sorprendentemente eres ¿una persona sensible? ¿O estás tratando de engañarme?

 

Oye, si vas a murmurar, ¡hazlo de forma que no te oiga! Mierda, bueno, como sea. Veo que no lo captas, así que lo dejaré pasar.

 

—Entonces, ¿qué es la magia?

—Hum, la magia es magia.

—¿¡Oye, estás intentando buscar pelea conmigo!?

—¡Hiiii! ¡Lo siento! ¡Lo siento!

 

Ah, es inútil. Tengo que calmarme o esta conversación no irá a ningún lado. No te alteres. Los chibis me entienden, así que si pongo algo de esfuerzo, entonces está chica podría entenderme también.

 

Bajé mi cabeza y dije.

 

—Yo… acabo de llegar hacer cinco días. No sé nada. De ser posible, por favor, ¿podrías explicarme todo?

 

Bien, tengo que seguir de esta forma. Nunca he bajado mi cabeza, ni siquiera a Ya-san, pero lo resistiré.

 

—¿5 días atrás? ¿Viniste desde otro continente…? Pero nunca he escuchado de un continente donde no conozcan la magia.

—No entiendo realmente lo que estás diciendo, pero me da la sensación de que es así.

—Bueno, entiendo. Por favor, ¡permíteme explicarte!

—Sí, te lo encargo.

 

Escuché la explicación de la pelirroja mientras preparaba la cena. No sé mucho, así que esto me emociona.

 

—Debo ser lo más simple posible.  Primero que nada, aquello que llamamos magia es la conversión de cosas como el fuego o el agua en maná, y luego retirarlo.

—Entonces, cuando hiciste fuego con tus dedos, ¿eso fue la conversión y retiro de tu maná?

—Correcto, luego… tus ojos son escalofriantes. Si puedes, por favor no me mires.

 

Mierda, pero no hay nada que pueda hacer sobre eso. Evité el contacto ocular y la presioné para que continuara.

 

—Una vez que es convertido en maná, cualquiera puede hacer magia. Regular la fuerza también es bastante simple. Por ejemplo, antes cuando cree ese fuego, con 1 de maná fue suficiente.

—Ya veo, es increíblemente útil.

—Sí, dicho eso, tenía curiosidad sobre por qué no estabas usando magia para empezar el fuego.

 

Así que es algo fácil de hacer. Entonces debería ser capaz de hacerlo también.

Apunté mi dedo y elevé mi espíritu de lucha.

 

—¡Fuego, encieeendeteee!

 

No pasa nada.

 

—¿Eh? Nada salió. ¿Cómo…?

 

No hay suficiente espíritu de lucha. Simplemente pondré más esfuerzo en ello…

 

—¡Te matarééééé!

—¿¡Hiiiii!?

 

No pasa nada.

¿Eh? ¿Aún es inútil?

La pelirroja no da un solo comentario. Simplemente tiembla, y mucho.

 

—Oye, ¿qué sucede?

—Hum, ¿por qué no pasó nada?

 

Eso es lo que quiero saber… Bueno, supongo que está bien. Pensándolo bien, no puedo encender fuego de esa forma, pero realmente no lo necesito de todas maneras.

 

—Bueno, no hay problema. Solo me falta espíritu de lucha.

—Pero debería haber salido… ¿Hum?

—No hay nada de qué preocuparse. Simplemente no lo puedo usar justo ahora. En lugar de eso, comamos.

—¿Eh? ¿Te parece bien que reciba un poco?

—Vaya, no comas si no quieres.

 

La pelirroja sonríe por primera vez y dice.

 

—No, muchas gracias.

 

Parece que finalmente no estamos llevando bien. Estoy feliz y los chibis también están alegres.

 

—¡Hiiii!

—¡No tengas miedo de ver a alguien sonreír!

—L-lo siento. ¿Esa fue una sonrisa? Pensé que iba a ser atacada…

 

Ira brotó dentro de mí, pero está bien. Estoy de buen ánimo justo ahora. Oh, sí, es cierto. ¿Cuál es el nombre de esta chica? Ha estado enseñándome todo tipo de cosas, así que probablemente debería preguntar.

 

—Es cierto, tengo que presentarme. Me llamo Zero, ¿cuál es el tuyo, roja?

—Mi nombre es Grace Olu… ¡quiero decir, Grace!

 

¿Qué es eso? Estoy bastante seguro de que iba a decir algo más. Bueno, probablemente esté bien.

 

—¿Gureisoulu? Bueno, Guru-kou.

—¿¡Guru-kou!? ¿Qué tipo de abreviación es esa? ¡Y antes de eso, lo que dijiste, Gureisoulu! ¡Mi nombre es Grace!

—Vaya, mi error, mi error. Un placer, Guru-kou.

—¡Guru-kou también está mal, uwaaaaaaa! ¿¡Qué tipo de insensible persona llama a una chica Roja o Guru-kou en público!?

 

Ignoré todos los gritos de Guru-kou. Dar sobrenombres a los conocidos es una buena forma de llevarse mejor.

Comimos la cena y Guru-kou exclamó:

 

—¡Delicioso!

 

Los chibis también están complacidos. Entonces, dimos por terminada la noche. Las estrellas sí que son hermosas.

 

Guru-kou me dijo su meta al siguiente día. Viajar al pueblo con ella puede no ser tan malo.


Capítulo 3ÍndiceCapítulo 5

Anuncios

3 pensamientos en “Capítulo 4: Entonces, ¿qué es la magia?

  1. Pingback: ¡Yanki4! – Gustang Translations

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s